Sed Excesiva En Perros: 9 Razones Por Las Que Su Perro No Deja De Beber

1423

A diferencia de los gatos, que regularmente no toman suficiente agua, la mayoría de los perros beben suficiente agua para mantenerse saludables. Sin embargo, algunos perros ocasionalmente intentan beber cantidades excesivas de agua, lo que puede indicar la presencia de varios problemas de salud diferentes, esta anomalía se conoce como sed excesiva en perros.

Causas comunes de sed excesiva en perros

Aunque hay una variedad de condiciones diferentes que pueden llevar a un perro a beber agua en exceso, las siguientes siete están entre las más comunes. No importa por qué cree que su perro está bebiendo grandes cantidades de agua, es importante consultar con su veterinario para asegurarse de que se realice un diagnóstico adecuado y se diseñe un plan de tratamiento.

La sed excesiva puede significar una serie de enfermedades

1.- Deshidratación

La razón más simple por la que los perros beben grandes cantidades de agua es porque están deshidratados. Su perro puede, por ejemplo, drenar un recipiente lleno de agua después de una caminata de verano o después de una sesión prolongada de búsqueda. Si bien aún es una buena idea consultar a su veterinario cuando sospeche que su perro está deshidratado, la mayoría de los perros se recuperarán de casos leves de deshidratación simplemente bebiendo un poco de agua y descansando en un lugar fresco por un tiempo.

2.- Problemas de comportamiento

Los perros ansiosos y nerviosos ocasionalmente exhiben comportamientos repetitivos o compulsivos, incluido el consumo excesivo de agua, una condición a veces llamada sed psicógena. Si bien es poco probable que la mayoría de los perros sanos se enfermen por beber cantidades razonables de agua (solo tendrán que salir afuera para aliviarse más a menudo), aun así es importante discutir el problema con su veterinario. El tratamiento de este tipo de problemas requerirá que aborde la razón subyacente por la que su perro sufre de ansiedad.

3.- Problemas dietéticos

Algunos perros comienzan a beber grandes cantidades de agua después de un cambio en la comida. Algunos bocadillos comerciales, por ejemplo, tienen muy poco contenido de agua, lo que estimulará a su perro a compensar esto bebiendo más. Los alimentos para humanos, especialmente aquellos con alto contenido de sal, también pueden hacer que los perros beban más agua de lo normal.

4.- Medicamentos

La sed excesiva ocurre con frecuencia después de la administración de varios medicamentos, incluidos los corticosteroides y los diuréticos. Estos tipos de medicamentos a menudo estimularán a su perro a beber grandes cantidades de agua y requerirán más viajes afuera de lo habitual. Póngase en contacto con su veterinario si nota que su perro ha comenzado a beber grandes cantidades de agua después de la administración de un nuevo medicamento o un cambio en la dosis.

5.- Infecciones del tracto urinario

Los perros pueden sufrir infecciones del tracto urinario (UTI) cuando las bacterias patógenas pueden colonizar la uretra o la vejiga. Los perros que sufren de UTI pueden orinar más de lo normal y sentir dolor al orinar; muchos incluso pasarán cantidades significativas de sangre en su orina. El consumo excesivo de agua a menudo sigue estos síntomas, y es probable que sirva como una adaptación evolutiva para eliminar las bacterias causantes de la vejiga y la uretra. Las infecciones urinarias de tránsito son muy comunes en los perros (particularmente en las hembras), y generalmente son fáciles de tratar con un tratamiento de antibióticos.

6.- Enfermedad de riñón

Los riñones de su perro son responsables de dos procesos primarios: filtrar desechos y toxinas del torrente sanguíneo y regular la cantidad de agua en el cuerpo. Esto significa que cuando los riñones de un perro se dañan o enferman, puede afectar la cantidad de agua que beben. La enfermedad renal es una condición médica grave que puede precipitarse por varias causas, como presión arterial alta, diabetes e infección, pero a menudo se puede tratar con medicamentos.

También te recomiendo leer...

Urticaria
Miositis
Disfunción Cognitiva

7.- Enfermedad de Cushing

La enfermedad de Cushing es un trastorno causado por la producción anormalmente alta de hormonas, principalmente el cortisol. Además de la sed excesiva, el consumo de agua y la micción, esta enfermedad también puede causar sequedad en la piel, jadeo frecuente, aumento del apetito, debilidad muscular y problemas del sistema nervioso. La enfermedad de Cushing es más comúnmente causada por tumores que crecen en las glándulas suprarrenales, por lo que el tratamiento implica medicamentos para reprimir la actividad del tumor o cirugía para extirpar el tumor por completo.

8.- Diabetes

La diabetes es una de las enfermedades más comunes que causan un aumento de la sed y el consumo de agua. La diabetes canina generalmente es el resultado de la incapacidad de un perro para producir suficiente insulina para la función corporal adecuada y el metabolismo de la glucosa. Esto conduce a niveles altos de glucosa en la sangre, lo que causa problemas que van desde una visión borrosa hasta una mala función nerviosa. El consumo excesivo de agua que acompaña a la diabetes es la forma en que el cuerpo trata de eliminar este exceso de glucosa de la sangre. La diabetes no se puede curar, pero se puede controlar con medicamentos.

9.- Enfermedad hepática

Junto con la anorexia, las convulsiones y la pérdida de peso inexplicable, la sed excesiva a menudo es causada por una enfermedad hepática. La enfermedad hepática puede ser causada por una variedad de condiciones diferentes, que incluyen desde parásitos del corazón hasta la ingestión de algunas plantas u hongos. El tratamiento adecuado requiere que busque atención veterinaria inmediata, para que se pueda hacer un diagnóstico adecuado. Muchos tipos de enfermedad y disfunción hepática son tratables, pero la acción inmediata es imperativa para las mejores posibilidades de éxito.

Definir la sed excesiva en perros: ¿Cuánto es demasiado?

Los perros sanos suelen consumir aproximadamente 100 mililitros de agua por kilogramo (aproximadamente 1.5 onzas por libra) de peso corporal por día. En otras palabras, un perro de 50 kilogramos (110 libras) requeriría 5 litros (aproximadamente 170 onzas) de agua por día.

Para determinar la cantidad de agua que consume su perro en un período de 24 horas, simplemente deberá medir la cantidad de agua suministrada al comienzo de la prueba y luego restar la porción restante de este total al final de las 24 horas. Tenga en cuenta que algunos perros consumen agua de otros lugares que no sean su plato de agua, como inodoros abiertos, charcos y grifos que gotean. En consecuencia, deberá eliminar estas fuentes cuando evalúe el comportamiento de bebida de su perro.

El consumo excesivo de agua a menudo es el resultado de problemas menores, como la deshidratación, pero como también puede indicar la presencia de condiciones mucho más graves, siempre es apropiado realizar una visita al veterinario. No se demore, ya que esto puede permitir que algunos problemas empeoren, lo que dificulta el tratamiento.

¿Cómo se puede vigilar la sed excesiva en perros?

Es más fácil notar cambios en la sed o el comportamiento de bebida de su perro si desarrolla una rutina de tazón de agua.

  • Vuelva a llenar el tazón de su perro aproximadamente a la misma hora todos los días.
  • Llene el recipiente a aproximadamente el mismo nivel cada vez.
  • Presta atención a cuánto pones cada día y cuánto te queda.

El agua es fundamental para la salud y el bienestar de su perro. Nunca prives a tu perro de agua. Si le preocupa que su perro esté bebiendo demasiado (o no lo suficiente), no espere, llame a su veterinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here