Sangre En La Orina Del Perro: Causas Comunes Y Posibles Tratamientos

341

Sin importar lo típico o mundano, estar atento a los hábitos de orina o micción de tu perro puede ser un indicador extremadamente útil de las posibles afecciones o enfermedades que pueda tener. Al detectar estos signos desde el principio, puede tratar una enfermedad de manera proactiva en lugar de enfrentar las repercusiones de descubrir la decoloración de la orina o la sangre en la orina mucho más tarde en el proceso.

La sangre en la orina del perro es generalmente un síntoma grave. Sin embargo, encontrar sangre en la orina del perro también puede ser parte de un proceso natural o la forma en que tu perro reacciona a factores externos (en lugar de internos).

Por este motivo, se recomienda que lleves a tu perro de inmediato a un veterinario si detecta alguna anomalía en el color u olor de la orina de tu perro, solo para estar seguro.

Visualmente, el color de la orina de tu perro puede ser rojo o teñido de ámbar, o incluso anaranjado y marrón, lo que es indicativo de sangre. Incluso si el reconocimiento de sangre en la orina sigue una lesión reciente, los propietarios deben estar atentos y firmes con respecto a un chequeo en caso de que la causa se deba a otro problema.

Es posible que esta orina descolorida se deba a infecciones bacterianas o enfermedades potencialmente mortales.

Si bien es una condición en sí misma, el término médico para este fenómeno de la sangre en la orina se llama hematuria. En ocasiones, también puede ir acompañado de vómitos y diarrea en los perros, así como de una amplia gama de otros síntomas. Estos síntomas dependen del problema de la raíz que causa la enfermedad en general.

Por ejemplo, los síntomas de letargo que acompañan a la hematuria pueden significar cualquier cosa, desde envenenamiento hasta una infección de próstata, pero la causa se puede citar más rápidamente con un ojo observador que detecta cambios en los patrones de comportamiento.

Esta es la razón por la que prestar atención a otras conductas anormales de los perros es importante, e incluso puede cambiar la vida a veces.

Causas comunes de sangre en la orina del perro

Las causas de la hematuria o sangre en la orina se pueden determinar por una variedad de factores que van desde la edad hasta el género y la raza. Si el perro en cuestión es mayor, podría significar algo tan grave como el cáncer en el tracto urinario o los riñones. 

Un perro que sangra en su orina puede estar enfermo

Las razas de perros que están más predispuestas a contraer cánceres como estos, en los órganos internos inferiores del perro, son los Scottish Terriers, Shetland Sheepdogs y West Highland White Terriers. Los pastores alemanes son más propensos que otras razas a tener cistoadenocarcinoma renal, un tipo de cáncer de riñón en perros, donde un tumor o una inflamación anormal en los riñones a menudo son indicativos de la enfermedad.

Los perros más jóvenes que tienen sangre en la orina tienen menos probabilidades de haber desarrollado enfermedades cancerosas. En cambio, es más probable que sufran de hematuria familiar, que ciertas familias de animales son más propensas a desarrollarse que otras.

Por ejemplo, el Labrador Retriever es propenso a la cistinuria, que causan cálculos renales en los perros. Existe una amplia gama de enfermedades bacterianas en el tracto urinario y alrededor de las regiones inferiores del perro que, además, podrían causar este fenómeno.

Por supuesto, esto no excluye otros factores externos disociados con los órganos internos del perro, como el envenenamiento e incluso lesiones físicas o traumas.

Enfermedades que causan sangre en la orina

Algunas de las afecciones o problemas de salud que pueden producir la aparición de sangre en la orina del perro son:

Infecciones o cánceres del tracto urinario

Las infecciones del tracto urinario (ITU) en perros son más comunes en las hembras que en los machos debido a la ubicación de la uretra femenina en el cuerpo. La sangre en la orina de tu perro es un síntoma que él o ella puede tener, junto con la dificultad para orinar o romper la capacitación en el hogar.

Orinar no solo puede ser doloroso o forzado, sino que también puede tomar más tiempo de lo normal o hacerse más frecuente de lo normal. Preste atención también al olor de la orina de tu perro, ya que puede tener un olor más fuerte.

Si tu perro está constantemente lamiendo sus genitales, eso también puede ser una señal de que una infección del tracto urinario es la causa de manchas de sangre.

La orina teñida de sangre también puede indicar enfermedades más graves en el tracto urinario, como los cánceres. El cáncer más común en las vías urinarias de los perros es el carcinoma de células de transición, o TCC.

El TCC es un cáncer invasivo, maligno y de metástasis que produce el crecimiento de tumores alrededor de la vejiga. Esto significa que es a la vez agresivo y extendido.

La predisposición genética, así como los factores ambientales, son los más propensos defensores de esta enfermedad, que los Terriers escoceses, como se mencionó anteriormente, tienen el mayor riesgo de contraer. Se sugiere que los factores ambientales podrían incluir la ingesta de pesticidas y herbicidas.

Si bien el cáncer de vejiga en los perros se considera altamente inusual, el TCC afecta a miles de perros cada año.

Tumores

Al igual que con el TCC, los tumores en perros a menudo pueden ser indicativos de cáncer. Pero algunos tumores no son cancerosos también. Estos tumores no son malignos, sino más bien benignos, lo que significa que no se propagan.

Sin embargo, los tumores benignos que son lo suficientemente grandes como para obstruir o ejercer presión sobre los órganos vitales, en este caso, la vejiga o el riñón, pueden causar problemas como disfunción o insuficiencia del órgano primario.

La sangre en la orina puede ser sinónimo de otros problemas de salud

Se puede producir sangre en la orina si los órganos están estresados, dañados o en riesgo de estos tumores. A veces, estos tumores se desarrollan durante la vida útil del perro y no se manifiestan hasta mucho más tarde en sus ciclos de vida.

Si bien solo el 3% de los tumores de vejiga son benignos, esta es una posibilidad que su veterinario o especialista definitivamente debe tener en cuenta al momento de la revisión.

Infección de la vejiga o del riñón

Las infecciones bacterianas pueden afectar la vejiga y los riñones de un perro. A menudo acompañadas de agacharse o sentarse con frecuencia, las infecciones de la vejiga ocurren cuando las bacterias ingresan a través de las áreas rectales o genitales.

A esto le sigue la necesidad constante de orinar, aunque la orina no sale, y cuando lo hace, puede ser sangrienta o turbia. También puede ser indicativo de una infección de la sangre que ha afectado directamente la vejiga o las áreas renales para producir síntomas físicos.

Ya sea que se trate de una infección de sangre o de órganos, encontrar sangre en la orina de tu perro puede ser una de las siguientes indicaciones.

Pielonefritis: esta infección bacteriana se debe a veces al bloqueo de cálculos renales o infecciones del tracto urinario que se extienden a las regiones superiores del cuerpo interno. Cuando se produce este bloqueo, puede ser extremadamente peligroso. La sangre en la orina puede ser indicativa de este fenómeno en etapas tempranas.

Sepsis: se trata de una infección bacteriana de la sangre que puede afectar la vejiga y el riñón. Esto sucede cuando la orina no descompuesta se introduce en el torrente sanguíneo. La decoloración de la orina es un síntoma extremadamente probable de esta afección, así como fiebre, dolor de espalda y hábitos anormales de micción.

Piedras en el riñón o la vejiga: son comunes en ciertas razas de perros, donde las condiciones pueden variar desde la necesidad de tratamiento con antibióticos hasta la cirugía. Un cambio en la dieta puede ser preventivo de esta condición, así como un trabajo para eliminar las piedras ya formadas. Esto es diferente de una infección y se explicará por separado para no confundir los dos.

Piedras de riñón o vejiga

Como se mencionó anteriormente, algunas razas de perros son más propensas a tener cálculos renales o de vejiga más que otras, como el Labrador Retriever. Otras razas susceptibles a un alto desequilibrio de orina o sangre incluyen Lhasa Apsos, Yorkshire TerriersDálmatas, Bulldogs inglesespoodles miniatura.

Sin embargo, esto puede suceder a cualquier perro, ya que la condición no es estrictamente hereditaria. Los cálculos renales tienden a formarse cuando los riñones no absorben aminoácidos específicos, lo que produce cristales o piedras que se forman cuando precipitan en la orina del perro.

La sangre en la orina del perro puede estar presente cuando los cálculos están acompañados por un desequilibrio de la sangre o la orina. Demasiado calcio puede llevar al desarrollo de cálculos, así como a dietas con alto contenido de ácido alcalino o úrico para producir un alto pH de la orina.

Otros síntomas asociados de los cálculos renales incluyen molestias durante la micción, lamer los genitales e incluso pérdida de peso y falta de apetito en los perros.

Sin embargo, a veces, los signos y síntomas no existen: las piedras solo se descubren después de que un especialista las diagnostica. La cirugía o pasar las piedras a través de un cambio en la dieta son dos formas en que se pueden tratar los cálculos renales.

Otra es la litotricia extracorpórea por ondas de choque (ESWL, por sus siglas en inglés), donde las ondas sonoras rompen las piedras en pedazos más pequeños que reducen el bloqueo del tracto.

Envenenamiento

Otra posible causa de la sangre en la orina podría ser la intoxicación. Si tu perro ha ingerido sustancias tóxicas, como el rodenticida o el pesticida, puede amenazar los órganos internos. Además de ser sustancias extrañas que alteran las funciones corporales normales, los materiales tóxicos como estos pueden ser fatales en algunos casos. La sangre en la orina es solo un síntoma de esta intoxicación en los perros.

Otros síntomas que pueden acompañar un cambio en los patrones de micción de tu perro son letargo, tos, intolerancia al ejercicio o dificultad para respirar. Esto probablemente causará un cambio inmediato en el comportamiento y el bienestar de su perro, por lo que se necesitará atención inmediata en el caso de que tu perro comiera algo que no debía.

Lesión

Si tu perro ha sufrido un trauma o lesión física reciente, es posible que no haya nada particularmente malo en el tracto urinario. La sangre en la orina del perro o una alteración en los hábitos habituales de micción podrían ser una respuesta a factores externos que han sacudido al perro.

Sin embargo, la decoloración en la orina debe ser monitoreada por un veterinario o especialista para asegurarse de que ningún órgano interno esté en peligro o en riesgo de infección.

Esta atento a las micciones de tu mascota

Infección de próstata o uretra

Es probable que ocurran infecciones de próstata o uretra en perros machos. La secreción sanguinolenta del pene es un síntoma extremadamente probable de esta afección. Si se acompaña de caminar rígido, letargo y pérdida de apetito o fiebre en los perros, es inteligente hacerse un chequeo y ver cuáles son las posibles causas.

Si la micción es laboriosa, el flujo de orina parece disminuir significativamente, o pasar los movimientos intestinales conlleva una dificultad extrema, tu perro puede estar luchando contra una infección en estas áreas. Sin embargo, una inflamación de la próstata en los perros es algo que viene con la vejez que una indicación de cáncer o infección en lugar de una indicación de infección.

Si son graves o cancerosos, los perros machos a menudo necesitarán cirugía o castración para sobrevivir a la enfermedad. Las infecciones bacterianas pueden propagarse rápidamente, por lo que es mejor descubrir esto más pronto que tarde para un tratamiento inmediato.

Estro

Por el contrario, una vulva inflamada en las perras puede ser indicativa de estro. El estro es una parte normal de los ciclos reproductivos de las hembras, donde se encontrarán “en celo” cada seis meses o dos veces al año. A los perros les toma alrededor de dos años desarrollar ciclos regulares.

Esto se puede escuchar de forma poco frecuente porque las perras a menudo están esterilizadas o castradas para prevenir infecciones uterinas y tumores de mama.

Del mismo modo, los perros machos neutralizantes pueden ayudar a prevenir el cáncer de próstata. Al remover los órganos reproductivos de tu mascota, se volverán infértiles y tendrán menos probabilidades de desarrollar tales enfermedades. Sin embargo, las perras que no están esterilizadas o castradas tendrán “períodos de perrito” y podrían quedar embarazadas también.

El estro se observa principalmente porque la sangre en la orina puede no ser del tracto urinario, sino de la misma área. La sangre del flujo vaginal saldrá del cuerpo y se puede ver primero en la orina del perro.

Una buena manera de saber que la sangre puede provenir de la vagina es si en su lugar se dejan gotas de sangre cuando el perro se sienta. Si ella ha sido esterilizada, no será un problema; Sin embargo, de dónde proviene la sangre es importante para determinar cuál puede ser la causa.

Debido a que la sangre en la orina del perro puede ser un factor único de muchas afecciones diferentes de diversos grados, no se puede subestimar la observancia cercana a las rutinas y conductas diarias del perro.

Esto ayudará al veterinario a saber qué pruebas se deben realizar y qué se debe revisar, lo que les permite tener más información sobre la base de un diagnóstico. Si se puede hacer un diagnóstico más rápidamente, el tratamiento de la enfermedad será un proceso más fácil y rápido que si se detecta más adelante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here