Ocratoxina En Perros, Definición, Efectos Prevención Y Más

325

La ocratoxina A (OTA) es una micotoxina que se produce basicamente por el metabolismo secundario de un conjunto de hongos pertenecientes a los géneros conocidos como Aspergillus y Penicillium respectivamente. La Ocratoxina en perros es potencialmente nefrotóxica, neurotóxica, inmunotóxica y carcinogénica en varias especies animales y en humanos.

¿Que es la ocratoxina?

La ocratoxina A (OTA) es una micotoxina ubicua producida por hongos de productos alimenticios mal almacenados. La OTA es nefrotóxica y se sospecha que es el principal agente etiológico responsable de la nefropatía endémica de los Balcanes (BEN, por sus siglas en inglés) y los tumores del tracto urinario asociados. Se observan similitudes sorprendentes entre la nefropatía porcina inducida por OTA en cerdos y BEN en humanos.

Las micotoxinas contaminan los cereales en todo el mundo, y su presencia en los alimentos para mascotas ha sido una amenaza potencial para la salud de los animales de compañía.

La repercusión de la contaminación por micotoxinas en los alimentos para mascotas es menos estudiada que su toxicidad en los animales de granja, pero varios brotes fatales que ocurrieron en los últimos años crearon conciencia sobre la gravedad del problema.

Las materias primas que están potencialmente contaminadas con micotoxinas, como granos y nueces, se usan generalmente como ingredientes en alimentos comerciales para mascotas para animales de compañía. Se han encontrado aflatoxinas, ocratoxina A, tricotecenos, zearalenona, ácido fusárico y penitrem A en ingredientes y productos terminados, lo que resulta en toxicidad aguda y enfermedades crónicas en mascotas.

La Ocratoxina en perros puede tener efectos crónicos en la salud de los animales de compañía.

El procesamiento de granos, el error de muestreo, los métodos analíticos, las micotoxinas conjugadas, las condiciones de almacenamiento y las interacciones sinérgicas son desafíos comunes que enfrenta la industria de alimentos para mascotas. Las técnicas de procesamiento de alimentos como el tamizado, lavado, perlado, ozonización y la inhibición del moho a base de ácido reducen el contenido de micotoxinas en los cereales.

La suplementación dietética con aminoácidos neutros grandes, antioxidantes y ácidos grasos polisaturados omega-3, así como la inclusión de agentes secuestrantes de micotoxinas y microbios desintoxicantes pueden mejorar los efectos nocivos de las micotoxinas en alimentos contaminados para mascotas.

Efectos de la ocratoxina en perros

Una de las micotoxinas comúnmente encontradas es la ocratoxina en perros (OTA). Al igual que otras especies de animales, el riñón es el principal órgano de advertencia de la OTA en las mascotas como perros que son particularmente susceptibles.

En un estudio, una dosis diaria de 0.2 mg de OTA / kg de peso corporal durante 2 semanas o una dosis única de 7.8 mg de OTA / kg de peso corporal fue letal para los perros Beagle machos jóvenes. Los signos clínicos de OTA en perros variaron desde anorexia, pérdida de peso y vómitos hasta aumento de la temperatura corporal, deshidratación y postración.

En 2007 investigaron el contenido de ocratoxina A de 101 riñones caninos y 55 muestras de alimentos para perros. Las muestras de riñón (38 estaban contaminadas con ocratoxinas A) contenían 0,31 – 5,18 μg de ocratoxina A / kg, mientras que el contenido en los alimentos fue muy bajo con 0,31 – 2,41 μg de ocratoxina A / kg (14 muestras fueron positivas).

Como ven, las micotoxinas en general son posibles contaminantes del alimento para mascotas y, por lo tanto, poseen una potencial amenaza para la salud de los animales de compañía. Los controles previos y posteriores a la cosecha, como las “Buenas Prácticas Agrícolas” o el almacenamiento adecuado, pueden reducir, pero no evitar, el riesgo de contaminación por micotoxinas. Así que lo más recomendable para lograr una protección eficaz de la ocratoxina en perros, debe garantizar la presencia de los aditivos para piensos, pues de esta forma resguardará la salud de su mascota y podrá eliminar los agentes contaminantes de los alimentos.

Estos agregados son bastante provechosos, pues además de desactivar las micotoxinas en los alimentos, tienen la capacidad de proteger la salud de los animales, mediante la desactivación de todos estos contaminantes, cabe destacar, que este proceso de logra, gracias a la absorción directa del tracto intestinal que ejecuta este agregado, es por ello, que su funcionalidad está más que probada y certificada.

La sensibilidad a las micotoxinas difiere no solo entre las especies sino que también depende de otros factores:

  • Factores relacionados con la toxina (tipo de micotoxinas consumidas, nivel y duración de la ingesta)
  • Factores relacionados con los animales (especie, raza, sexo, edad, etapa reproductiva, estado general de salud, estado inmune).
  • Factores relacionados con el medio ambiente (higiene, temperatura).

Debido a esta complejidad, no es fácil diagnosticar problemas relacionados con micotoxinas en animales de compañía.

Importancia de un control efectivo de la contaminación por ocratoxina en perros

Los controles previos y posteriores a la captura, como los recomendados en las “Buenas prácticas agrícolas” de la FAO, o el almacenamiento adecuado de las materias primas pueden reducir, pero no eliminar por completo, el riesgo de contaminación por micotoxinas. Es necesario establecer un plan completo para minimizar el riesgo de micotoxicosis.

En primer lugar, es clave que los fabricantes de alimentos para mascotas conozcan las implicaciones de la contaminación por micotoxinas. En segundo lugar, es extremadamente importante que los fabricantes establezcan un sistema de análisis y selección de materias primas basadas en la contaminación por micotoxinas.

El tercer elemento vital en un sistema de prevención de micotoxicosis de mascotas es el uso de aditivos para piensos anti-micotoxinas.

Los aditivos para piensos anti-micotoxinas protegen al animal mediante la desactivación de micotoxinas. El mecanismo de acción se basa en la adsorción de esas micotoxinas con grupos funcionales polares ubicados adecuadamente (aglutinantes de micotoxinas) o degradación biológica (enzimas o microorganismos bioactivantes).

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here