Narcolepsia En Perros, Causas, Tipos, Síntomas, Tratamientos, Prevención Y +

518

Los perros son famosos por sus siestas, que a menudo parecen ocurrir solo minutos después de correr y jugar. Sin embargo, si tu perro cae repentinamente y sale como una luz, podría apuntar a narcolepsia, una condición relativamente rara, pero que se observa en algunos perros.

Puede ser muy atemorizante para un dueño cuando su perro se duerme repentinamente, luego se despierta bruscamente o parece estar un poco letárgico por el resto del día.

Y mientras que la mejor noticia es que la narcolepsia rara vez se ve en perros y presenta poco peligro, incluso cuando lo es, es importante llegar al origen del problema, ya que la narcolepsia a veces puede ser el mejor de los casos, en comparación con condiciones que tienen síntomas similares. Como la enfermedad cardíaca canina, la diabetes y la epilepsia.

Esta publicación profundizará en la narcolepsia canina y le brindará un desglose completo sobre qué es la narcolepsia, por qué sucede, los síntomas a los que debe prestar atención y lo que puede hacer como dueño de un perro narcoléptico.

¿Pueden los perros tener narcolepsia?

Al igual que en los seres humanos, la narcolepsia es un trastorno del sistema nervioso, y más específicamente, los mecanismos que controlan el sueño.

Es una patología que rara vez se ve manifestada en los perros

La narcolepsia afecta principalmente a perros más jóvenes y está vinculada a otra afección neurológica llamada cataplexia, que causa parálisis muscular temporal y pérdida de reflejos.

Cuando un perro con narcolepsia tiene un episodio, repentinamente colapsará y dejará de moverse, lo que significa que literalmente se queda dormido. Esto ocurre a menudo cuando el perro está físicamente activo, lo que puede ser bastante alarmante la primera vez que lo ves.

El perro normalmente se despertará bruscamente y continuará como si nada hubiera pasado.

Un episodio narcoléptico durará tan solo unos segundos o hasta varios minutos. No hay un desencadenante específico para la narcolepsia, y un episodio puede ocurrir cuando su perro está jugando, emocionado o incluso comiendo.

No es una enfermedad mortal, pero debe saberlo para asegurarse de que su perro no se encuentre en una situación peligrosa.

Se cree que la narcolepsia en los perros tiene un origen genético y parece estar relacionada con los movimientos rápidos del ojo cerrado de un perro, o REM.

Cuando un perro tiene un episodio narcoléptico, pueden tener movimientos REM como si estuvieran en un sueño profundo y sus músculos se aflojen. Sin embargo, el perro todavía puede ser consciente de su entorno y “despertarse” ante una estimulación auditiva o física.

Debido a que la narcolepsia interrumpe el ciclo de sueño y vigilia de un perro, hará que se sientan más cansados ​​y letárgicos, aunque la mayoría de los perros se recuperarán de sus episodios de narcolepsia sin problemas médicos continuos. En ocasiones, se encuentra una enfermedad cerebral subyacente, pero esto es bastante raro.

¿Qué causa la narcolepsia del perro?

Hay varios factores que parecen predisponer a un perro a la narcolepsia. Los perros que son obesos, inactivos o tienen problemas subyacentes con su sistema inmunológico tienen más probabilidades de desarrollar narcolepsia en comparación con los perros sanos. También hay un componente genético que los investigadores continúan estudiando.

Se ha encontrado una forma hereditaria de narcolepsia en el Labrador RetrieverPoodle, Dachshund y Doberman Pinscher. Este defecto genético se encuentra en un neurotransmisor químico llamado hipocretina, que es un gen involucrado en el ciclo normal de sueño de un perro.

Cuando los receptores de hipocretina de un perro tienen anomalías, interrumpirá la regulación de su ciclo normal de sueño, lo que puede causar narcolepsia. Los perros narcolépticos producirán un nivel normal de hipocretina en sus cerebros, pero carecerán de la cantidad adecuada de receptores, lo que afectará su capacidad para controlar ciertos aspectos del sueño profundo.

Este defecto genético en realidad se comparte con ratones e incluso con humanos, sin embargo, se están realizando más investigaciones para encontrar la causa exacta en cada especie.

Un perro que tiene narcolepsia caerá periódicamente en un estado de sueño profundo durante sus horas normales de vigilia, a menudo durante las horas de actividad. El perro se inmoviliza parcial o totalmente, y luego se recuperará espontáneamente. Afortunadamente, la narcolepsia no es peligrosa para la vida ni dolorosa para el perro.

Sin embargo, a veces puede haber una enfermedad secundaria o subyacente relacionada con la narcolepsia de tu perro. Su veterinario deberá realizar un examen físico para revisar las respuestas físicas y neurológicas de tu perro y buscar anomalías.

Un perro narcoléptico a menudo no muestra anomalías evidentes durante estas pruebas, pero los que sí lo hacen pueden tener algo más que está causando la narcolepsia.

Los perros que son narcolépticos pero que no tienen otros problemas neurológicos simplemente necesitarán que sus dueños presten atención y estén conscientes de su condición.

¿Cuáles son los tipos y síntomas de la narcolepsia en perros?

La narcolepsia en perros está estrechamente relacionada con una condición llamada cataplexia. La cataplejía implica episodios breves de parálisis muscular parcial o completa, a menudo con pérdida de reflejos. Al igual que con la narcolepsia, los episodios cataplécticos suelen ser reversibles espontáneamente.

Cuando un perro está teniendo un episodio catapléctico, los músculos de las piernas se debilitan repentinamente y también pueden contraerse. Algunos efectos también se pueden ver en los músculos de la cara o el cuello.

Cuando esto ocurre los perros aparentan estar dormidos

Mientras tanto, un perro con un episodio narcoléptico podría estar jugando y caer repentinamente en un sueño profundo, posiblemente momentáneo, y luego volver a la acción como si nada hubiera pasado.

Si sospechas que tu perro puede ser narcoléptico, hay algunos síntomas comunes que puedes tener en cuenta:

También te recomiendo leer...

Urticaria
Miositis
Disfunción Cognitiva

  • Somnolencia excesiva durante el día.
  • Períodos prolongados de sueño durante el día cuando normalmente estarían despiertos
  • Aparición rápida de episodios narcolépticos, vistos como períodos de sueño profundo que duran desde segundos hasta 30 minutos, sin ninguna advertencia aparente
  • Pérdida repentina de conciencia y colapsando sobre su costado o estómago.
  • Parálisis de extremidades, cabeza y torso durante un episodio (cataplexia)
  • Tener dificultad para despertarse
  • Movimientos oculares rápidos (sueño REM), contracciones musculares (especialmente alrededor de la cara, ojos y extremidades inferiores) y gemidos durante los episodios de narcolepsia
  • Los episodios generalmente terminan cuando son estimulados por caricias, ruidos fuertes, etc.
  • Un repentino y espontáneo regreso a la conciencia o vigilia y reanudación de cualquier actividad en la que participaban antes del episodio.

La frecuencia con la que se presentan los síntomas narcolépticos depende de la gravedad de la condición del perro. Algunos solo tendrán algunos episodios de narcolepsia cada mes, mientras que otros pueden tener docenas de ataques narcolépticos diarios.

No importa la frecuencia, los episodios no deben representar una amenaza mayor para el perro y se resolverán por sí solos.

¿Cómo se diagnostica la narcolepsia canina?

Si bien la narcolepsia no es dolorosa ni pone en peligro la vida de tu perro, todavía es importante que un veterinario le diagnostique la afección, solo por el hecho de descartar otras posibles afecciones médicas.

A menudo, la narcolepsia se diagnostica solo por sus síntomas, lo que puede deberse a que usted proporcione a su veterinario un historial completo del comportamiento de tu perro y una descripción detallada de los episodios que ha presenciado. Es incluso mejor si puedes ver uno en video.

También debe poder decirle a su veterinario lo que estaba haciendo tu perro antes de que ocurriera el episodio para ver si existen patrones de desencadenantes. Si cree que ha identificado un desencadenante, su veterinario puede intentar instigar un episodio en tu perro para que pueda presenciarlo personalmente, lo que les ayudará a prevenir futuros episodios de narcolepsia.

Su veterinario también realizará un examen físico completo, que incluirá pruebas de laboratorio como un perfil químico de la sangre, un hemograma completo, un análisis de orina, un panel de electrolitos y exámenes neurológicos.

Estas pruebas se usan para ayudar a descartar cualquier otra enfermedad subyacente, como la epilepsia canina, la diabetes, la enfermedad cerebral y la enfermedad cardíaca en los perros.

Si también se sospecha de cataplejía, su veterinario también puede realizar una prueba de cataplejía provocada por la comida (FECT), ya que la cataplejía a menudo le ocurre a un perro cuando está comiendo.

En general, los perros narcolépticos tardarán más tiempo en completar esta prueba, e incluso se puede desencadenar un episodio mientras se realiza la prueba.

A veces, su veterinario también puede realizar ciertas pruebas farmacológicas para ver si la administración de ciertos medicamentos inducirá o reducirá los episodios narcolépticos de un perro. Otras veces, estas pruebas se pueden realizar en conjunto con la FECT.

Cómo tratar la narcolepsia del perro

Aunque no existe una “cura” para la narcolepsia, existe un tratamiento disponible. Sin embargo, el tratamiento solo se considera realmente si un perro tiene episodios narcolépticos frecuentes que interfieren con su estilo de vida o lo ponen en situaciones peligrosas.

Aunque es una condición atemorizante no es mortal

Si bien los ataques solos no ponen a tu perro en peligro, los episodios pueden ocurrir en los momentos difíciles que lo hacen vulnerable. Como no puede supervisar a su perro las 24 horas del día, los 7 días de la semana, ciertas terapias pueden ser de gran ayuda.

Hay medicamentos disponibles para el tratamiento de la narcolepsia en perros, generalmente en forma de antidepresivo tricíclico oral. Estas drogas tratarán la narcolepsia del perro al bloquear ciertos neurotransmisores, incluida la norepinefrina.

Los medicamentos generalmente son muy efectivos para controlar la parálisis periódica que a veces ocurrirá junto con el episodio narcoléptico.

Se pueden usar otros medicamentos para ayudar a aliviar la somnolencia diurna en su perro. Los medicamentos también pueden ayudar a controlar la frecuencia y la duración de los episodios.

Los medicamentos de hiperactividad pueden controlar la excitabilidad de su perro, que a menudo es un desencadenante de un episodio narcoléptico.

Si bien ninguno de estos medicamentos cura la narcolepsia, hará que la vida de tu perro sea más placentera.

¿Puede usted evitar que se produzcan episodios narcolépticos?

Siempre es reconfortante saber que su perro no siente dolor durante un episodio de narcolepsia, pero aun así es difícil observar el colapso de tu perro durante la actividad, sin importar cuántas veces lo haya visto antes.

Sin embargo, puede ayudar a notar signos de un episodio inminente para que pueda saltar de inmediato y brindar comodidad a su perro durante el combate. Esto debería ayudarlo a disminuir la duración y la gravedad del episodio.

La narcolepsia del perro solo requerirá tratamiento si cree que los episodios del perro están interfiriendo con la calidad de vida de tu perro. Sin embargo, puede ayudar a asegurarse de que las cosas no alcancen este nivel, confirmando que no hay nada peligroso en el área de juego de su perro.

De esta manera, en caso de que ocurra un episodio, su perro no se colapsará por algo que podría dañarlo.

También debe hacer lo que pueda para proteger a su perro en caso de que colapse mientras juega con otros perros. Esto puede ser sorprendente para otros perros y puede provocar una reacción agresiva. En general, debes evitar los parques para perros si tienes un perro narcoléptico.

Es posible que no pueda detener el episodio narcoléptico de tu perro, pero debería poder identificar algunos patrones o comportamientos posibles que pueden precipitar un episodio. Este conocimiento puede ayudarlo a reducir la frecuencia y la gravedad de los episodios narcolépticos de tu perro.

Junto con su veterinario, observarás a tu perro para detectar posibles patrones de comportamiento, como las actividades o los alimentos que parecen ser un desencadenante. Es posible que no pueda evitar los ataques, pero puede reducir la frecuencia y la duración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here