Melanoma En Perros: Signos, Síntomas Y Tratamientos

208

El cáncer de piel es a menudo el más fácil de detectar con la formación de melanomas en la piel de su cachorro. Este artículo analizará más de cerca el melanoma, qué es, los signos a los que debe prestar atención y los consejos para el tratamiento y la prevención.

El cáncer asusta tanto a los humanos como a las mascotas. Con la mejora de los medicamentos, los alimentos y la calidad de vida en general, los perros viven más que nunca, pero eso también los pone en riesgo de contraer enfermedades relacionadas con la edad, como el cáncer. Cerca de 6 millones de perros son diagnosticados con cáncer cada año. El cáncer es responsable de aproximadamente el 47 por ciento de todas las muertes en caninos.

El cáncer de mama es el más frecuente de todos los cánceres, y representa aproximadamente el 70 por ciento de todos los casos de cáncer. En los perros hembra, el cáncer mamario y el linfoma no Hodgkin son los más prominentes, mientras que los perros machos se enfrentan más comúnmente al linfoma no Hodgkin o al cáncer de piel.

¿Qué es un melanoma?

El melanoma es un tipo de cáncer de la piel que comienza en las células de los melanocitos. Los melanocitos son las células que crean el pigmento melanina, responsable del color de la piel, el pelaje y los ojos de un perro. Los melanocitos también son responsables de crear lunares, que es donde tienden a formarse muchos melanomas. Cuando estos melanocitos comienzan a crecer fuera de control anormalmente, pueden formar melanomas.

Los distintos tipos de melanoma se identifican por su ubicación e incluyen:

  • Melanoma cutáneo (que aparece en la piel)
  • Melanoma ocular (que aparece en los ojos o párpados)
  • Melanoma oral (que aparece en cualquier lugar alrededor de la boca o en la cavidad oral)
  • Melanoma subungueal (que aparece en el lecho ungueal)

Los melanomas se clasifican como benignos o malignos. Los melanomas benignos, que también se llaman melanocitomas, generalmente son inofensivos con un riesgo muy bajo de metástasis, aunque dependiendo de dónde se formen, pueden ser localmente invasivos o irritantes.

Sin embargo, los melanomas malignos se pueden metastatizar fácilmente, extendiéndose a varias partes del cuerpo de su cachorro, particularmente a los pulmones y los ganglios linfáticos. Esto puede presentar algunos problemas de salud graves que podrían ser potencialmente mortales.

Identificación de melanoma en perros

Los melanomas benignos generalmente sólo aparecen en la superficie de la piel de su perro. Se ven como masas firmes, redondas y elevadas que están pigmentadas de manera oscura. Estos pueden medir desde un cuarto de pulgada a dos pulgadas de diámetro y ocurren con mayor frecuencia en la cabeza, la espalda o las patas de un perro. A menudo aparecen en color negro, gris, marrón o rojo.

Los melanomas malignos aparecen con mayor frecuencia en la boca de las membranas mucosas, aunque pueden aparecer y diseminarse en casi cualquier lugar del cuerpo de su cachorro, incluidas las almohadillas de los pies y las camas de las uñas. Un melanoma maligno tiende a tener una mayor concentración de melanina, creando un color anormalmente oscuro, aunque algunos melanomas malignos no tienen ese color oscuro característico.

Causas potenciales de melanoma en perros

Al igual que con el cáncer humano, no muchas personas saben qué causa el melanoma y otros tipos de cáncer en los perros. La genética parece jugar el papel principal. Algunas investigaciones sugieren que el trauma físico o la constante lamida de una mancha en el cuerpo de su perro pueden aumentar las posibilidades de que las células se multipliquen, lo que potencialmente brinda a esas células una mayor oportunidad de mutar y volverse cancerosas.

Para los humanos, una de las principales causas de cáncer de piel es la exposición al sol. Sin embargo, la luz solar excesiva no parece causar melanoma en los perros. De hecho, los perros con pelaje marrón, negro u otro oscuro parecen tener una mayor probabilidad de desarrollar melanoma que sus primos de pelo más claro.

Aún debe ser consciente de la cantidad de sol que recibe su perro, ya que la exposición excesiva al sol puede causar una forma diferente de cáncer de piel conocida como carcinoma de células escamosas.

Factores de riesgo de melanoma en perros

El melanoma es más común en perros mayores, generalmente a la edad de 9 años o más. Los melanomas malignos también son más propensos a aparecer en los dedos de los pies o en el lecho de las uñas de los perros negros.

Ciertas razas de perros están más predispuestas que otras. Estas razas incluyen:

Dicho esto, el melanoma puede afectar potencialmente a cualquier perro, generalmente entre 5 y 11 años. 

Signos y síntomas del melanoma canino

La parte aterradora de la mayoría de los melanomas es que generalmente no muestran signos inmediatos y sistémicos de enfermedad hasta que las células ya han hecho metástasis a otros órganos y partes del cuerpo de su perro. A menudo, el signo más prominente del melanoma es la presencia de tumores de pigmentación oscura detectados por usted o por un veterinario capacitado durante un chequeo regular.

Los melanomas en la piel de su cachorro son fáciles de detectar. Estos pueden aparecer simplemente como llagas elevadas o protuberancias oscuras. Con frecuencia son benignos y rara vez se propagan, causan problemas o presentan síntomas graves.

Los melanomas orales parecen masas levantadas en la boca. Mientras que normalmente se encuentran en los exámenes de rutina y en los exámenes dentales, los melanomas orales generalmente se acompañan de un exceso de salivación (conocido como ptialismo) y un aliento repentino, notablemente malo (conocido como halitosis).

Los melanomas en el lecho ungular de su perro son sólo moderadamente metastásicos, pero aún pueden ser invasivos. Los melanomas en lechos de uñas o dedos de los pies a menudo conducen a:

  • Hinchazón
  • Cojera
  • Lamer o masticar la zona afectada.

Los melanomas caninos que aparecen en los pies también son propensos a la infección, lo que a menudo conduce a un diagnóstico erróneo. Los melanomas en o alrededor de los ojos de un perro son generalmente benignos y rara vez tienen la posibilidad de metástasis. Si su perro tiene melanoma ocular, puede notar:

  • Una masa en el ojo o párpado.
  • Enrojecimiento en el ojo
  • Ojos nublados
  • Un cambio en la apariencia general del ojo.
  • Oscurecimiento del iris
  • Hinchazón en o alrededor del ojo de su perro.
  • Dolor ocular
  • Visión deteriorada, que puede manifestarse cuando su perro se topa con objetos en entornos familiares o tiene dificultades para navegar por áreas desconocidas
  • Crujir los músculos alrededor de los ojos.

Diagnóstico de melanoma en perros

El diagnóstico de un melanoma generalmente comienza con un simple examen físico. Los bultos y protuberancias característicos del melanoma son fáciles de detectar por los veterinarios y dueños de mascotas. Su veterinario probablemente realizará una evaluación, que puede incluir muestras de orina y fecales.

A partir de ahí, si el veterinario de su perro sospecha de un melanoma, puede proceder con una evaluación microscópica de células y muestras de tejido. El más común de estos procedimientos implica un FNA, o aspirado con aguja fina. Durante este procedimiento, el veterinario insertará una aguja en una masa o bulto sospechoso y extraerá las células afectadas. Estas células se colocan en un portaobjetos de vidrio y se examinan de cerca.

Su veterinario puede tomar una biopsia de la masa. Esto implica extraer una porción real de tejido del bulto en lugar de solo una muestra de células. Estos se realizan bajo sedación o anestesia general. El tejido extraído durante una biopsia se envía a laboratorios especializados para una evaluación y procesamiento más precisos. A partir de la biopsia, el veterinario puede determinar la probabilidad de que el melanoma se propague o invada a otros órganos.

Otras pruebas potenciales para el melanoma en caninos incluyen:

  • La aguja fina aspira los ganglios linfáticos cercanos a la masa para determinar si las células se metastatizaron en el sistema linfático
  • Radiografías de tórax para ver si las células cancerosas se han diseminado a los pulmones
  • Pruebas de ultrasonido en el abdomen para determinar si alguna otra parte del cuerpo del perro ha sido afectada

Cabe señalar que la tecnología y las pruebas utilizadas para evaluar y diagnosticar el melanoma canino evolucionan constantemente para identificar mejor las diferentes etapas del melanoma.

Tratamiento para el melanoma en perros

Los tratamientos para el melanoma en perros generalmente dependen de la ubicación del tumor y de la extensión a la que se ha diseminado, pero la cirugía suele ser el primer paso. A menudo, incluso el melanoma benigno se extirpa, en parte porque el área puede ser molesta para el perro y en parte para evitar la posibilidad de que se vuelva maligno. El cirujano usualmente hará márgenes más grandes para prevenir la posibilidad de rebrote o expansión. Un patólogo puede examinar la masa extraída para determinar si las células cancerosas se han diseminado y en qué medida.

Si las células del melanoma se han diseminado o no se pudieron eliminar por completo, el veterinario de su perro probablemente usará radioterapia. Con la radioterapia, se ha demostrado que el melanoma entra en remisión aproximadamente el 70 por ciento de las veces. La quimioterapia también se puede usar, ya sea sola o en combinación con cirugía y radioterapia.

El USDA obtuvo una licencia condicional de una vacuna en 2007 que podría tratar los melanomas caninos. La vacuna hace que el sistema inmunitario ataque y rechace las células tumorales, prolongando los tiempos de supervivencia en general. Sin embargo, la investigación sobre la efectividad de esta vacuna está en curso.

El melanoma maligno es muy agresivo y debe tratarse de inmediato. Dependiendo de la ubicación, los melanomas malignos requerirán la extirpación quirúrgica del área y el tejido circundante, incluido el hueso. Esto puede significar la extirpación de la mandíbula del perro en el caso de melanomas orales o la amputación del dedo del pie en el melanoma subungueal. Afortunadamente, la cirugía reconstructiva puede ayudar a reconstruir esas áreas.

Los perros que han extirpado quirúrgicamente los tumores benignos tienen un pronóstico muy bueno. El pronóstico para los perros con melanomas malignos depende de la etapa en que se detectó y trató el melanoma.

Prevención del melanoma en perros

No existe un medio realista o confiable para prevenir el melanoma, ya que los veterinarios aún no están seguros de las causas precisas del melanoma. Sin embargo, con la detección temprana, usted y su veterinario pueden aumentar las posibilidades de garantizar una vida larga y saludable para su perro.

Esté atento a los nódulos o masas oscuras en el cuerpo, los párpados y las patas de su cachorro, especialmente si su perro es una de las razas predispuestas al melanoma. Familiarícese con los posibles síntomas y realice un examen de rutina para identificar los bultos, bultos o masas extraños. Es fácil de hacer y tu perro disfrutará de las mascotas y las fricciones en el vientre.

Por encima de todo, como dueño y mejor amigo de tu perro, probablemente conozcas a tu cachorro mejor que nadie y puedes determinar cuándo algo no parece correcto. Si su cachorro está actuando de forma extraña o está lamiendo constantemente el mismo lugar de su cuerpo, haga una cita con su veterinario. Es mejor estar seguro que lamentarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here