Furosemida En Perros: Descripción, Funcionamiento + Efectos Secundarios

944

La furosemida en perros es un potente diurético de asa que actúa dentro del riñón para producir un aumento dependiente de la dosis en la producción de orina con una mayor excreción urinaria de sodio, potasio, calcio, cloruro, magnesio, hidrógeno, amonio y bicarbonato.

La furosemida tiene la capacidad de incrementar progresivamente el flujo  de la sangre hacia el riñón y causa un eficaz aumento transitorio en la denominada tasa de filtración glomerular. No tiene ningún efecto sobre la anhidrasa carbónica y no tiene un efecto antagónico sobre la aldosterona. Aunque la pérdida urinaria de electrolitos es sustancial, generalmente se reemplazan dentro de las 24 horas por la reabsorción de los riñones y dentro del tracto GI.

La furosemida se puede administrar por vía oral, intramuscular, subcutánea o intravenosa. El inicio de la acción después de la administración oral es de aproximadamente una hora. El inicio de la acción después de la administración intravenosa es de cinco minutos con un efecto máximo en aproximadamente 30 minutos. La infusión a velocidad constante puede ser útil en la fase inicial de tratamiento de animales con CHF potencialmente mortal.

 

Descripción general de la furosemida

La furosemida es un medicamento utilizado para prevenir la acumulación de líquido en los pulmones o el abdomen en mascotas con insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad hepática o enfermedad renal.

Asegúrese de que su mascota tenga suficiente agua para beber cuando tome este medicamento. Es importante que controle muy de cerca cada movimiento de su mascota, para evidenciar si existe algún signo o sintomatología de deshidratación.

La furosemida se clasifica como un diurético de asa y es un fármaco comúnmente recetado en el campo veterinario para el tratamiento de la retención de líquidos y el edema pulmonar asociado con la insuficiencia cardíaca.

Cómo funciona la furosemida en perros

La furosemida evita que cierta área de los riñones absorba nutrientes como el cloruro, el sodio, el potasio y el agua. Esto elimina el exceso de líquidos del cuerpo de tu mascota y aumenta la cantidad y frecuencia de la micción.

El principal mecanismo de acción de la furosemida es la parte del riñón conocida como el asa de Henle. Este medicamento aumenta la excreción de cloruro, potasio, sodio y agua, entre otros, aumentando el volumen de orina. Es efectivo para reducir la acumulación de líquido o edema, que a menudo acompaña a la insuficiencia cardíaca.

Este medicamento también se usa en algunos casos para tratar a los animales que sufren desequilibrios electrolíticos, especialmente en casos de niveles de calcio o potasio extraordinariamente altos.

También te recomiendo leer...

Quimioterapia Para Perros
Esteroides Para Perros
Anestesia En Perros

También te recomiendo leer...

Urticaria
Miositis
Disfunción Cognitiva

Efectos secundarios

La furosemida es un diurético potente y, aunque es segura y efectiva cuando se usa de acuerdo con una prescripción veterinaria, algunos animales pueden experimentar ciertos efectos secundarios. Los efectos adversos comunes asociados con la furosemida incluyen deshidratación, bajos niveles de potasio en la sangre, posibles problemas renales y alteraciones electrolíticas. En casos muy raros en los cuales el paciente recibe dosis muy altas del medicamento, se ha informado anemia y pérdida de audición.

La furosemida puede provocar estos efectos secundarios:

  • Deshidración
  • Aumento del consumo de agua
  • Mayor sensibilidad a la luz
  • Letargo
  • Inquietud
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Inclinación de la cabeza en gatos
  • Capacidad reducida para escuchar en los gatos
  • Vomitando
  • Diarrea
  • Convulsiones
  • Pérdida de apetito

La furosemida puede reaccionar con estos medicamentos:

  • Corticosteroides
  • Otros diuréticos
  • Relajantes musculares
  • Fármacos que pueden ser tóxicos para los riñones
  • Fármacos que pueden ser tóxicos para los oídos
  • Aminofilina
  • Corticotropina
  • Digoxina
  • Insulina
  • Cloruro de succinicolina
  • Teofilina

Interacciones de medicamentos con furosemida

La furosemida puede interactuar con uno o más medicamentos que el paciente está tomando, por lo que es importante consultar con el veterinario sobre el régimen de medicamentos existente del animal antes de administrar este medicamento. Los medicamentos comunes que se sabe que interactúan con la furosemida incluyen, pero no se limitan a, corticosteroides, teofilina, aspirina y digoxina.

Hay una serie de posibles interacciones de medicamentos con furosemida:

  • Mayor potencial de nefrotoxicidad y ototoxicidad cuando se usa con antibióticos aminoglucósidos (amikacina o gentamicina).
  • Mayor riesgo de hipotensión e insuficiencia renal aguda cuando se usa con inhibidores de la ECA (enalapril o benazapril).
  • La furosemida puede aumentar los niveles séricos de digoxina o disminuir la excreción de digoxina. La disminución de los niveles séricos de potasio o magnesio debido a la furosemida puede aumentar los efectos cardioxóxicos de la digoxina. Se puede indicar una monitorización adicional de los niveles de digoxina y los niveles de electrolitos.
  • El uso concurrente con corticosteroides puede aumentar el riesgo de ulceración gastrointestinal o hipocalemia.
  • La disminución del potasio sérico debido a la furosemida puede disminuir los efectos antiarrítmicos de la lidocaína. El monitoreo de electrolitos y la posible administración de suplementos de potasio pueden estar indicados en esta situación.
  • Los efectos diuréticos de la furosemida pueden aumentar la pérdida renal de bromuro, permitiendo el avance de las convulsiones.
  • La furosemida tiene la capacidad de ocasionar alteraciones en os requerimientos mínimos de insulina.
  • Otros medicamentos que pueden causar interacciones incluyen: anfotericina B, atracurio, turbocurarina, probenicida, salicilatos, succinilcolina y teofilina.

Precauciones adicionales para la furosemida

La furosemida debe evitarse si el paciente es alérgico al medicamento o sufre deshidratación, deterioro de la función renal, diabetes, enfermedad hepática o ciertas anomalías electrolíticas. Si el animal no puede orinar, no se debe administrar furosemida. La dosificación debe reevaluarse en pacientes que experimenten afecciones agudas, como diarrea o vómitos, que pueden afectar el equilibrio electrolítico e hídrico del cuerpo.

Sobredosis

  • La sobredosis aguda con furosemida puede causar desequilibrios electrolíticos y de fluidos, signos del sistema nervioso central y colapso cardiovascular. El equilibrio de electrolitos y fluidos debe ser monitoreado y apoyado.
  • Si una sobredosis oral se reconoce de inmediato, el vaciado del intestino puede estar justificado.

¿Cómo se suministra la furosemida en perros?

La furosemida solo está disponible con receta médica. Está disponible bajo la formulación de marca conocida como Lasix® y Salix®, o en una variedad de formulaciones a través de una farmacia de compuestos veterinarios. La furosemida se puede combinar en una cápsula oral, masticable o suspensión, así como un gel transdérmico.

¿Qué hacer si pierdo la dosis?

Administre la dosis lo antes posible. Si está cercana la próxima hora para suministrar la dosis, lo más recomendable es que omita la dosis que olvido y continúe con su cronograma sin problema alguno. No le dé a su mascota dos dosis a la vez.

Conclusiones…

  • La furosemida no debe usarse en animales que no pueden producir orina (anúricos), o aquellos con desequilibrios electrolíticos graves o depleción de electrolitos.
  • La furosemida se debe usar con precaución en animales deshidratados, con disminución de la función hepática o diabetes mellitus.
  • Los animales que tienen vómitos o diarrea deben controlarse de cerca ya que pueden desarrollar desequilibrios electrolíticos que podrían agravarse con la furosemida.
  • Los humanos que son hipersensibles a las sulfonamidas también pueden ser hipersensibles a la furosemida. Este trabajo no ha sido repetido en animales.
  • Se ha demostrado que la furosemida en animales de laboratorio presenta algún riesgo para los fetos. También se encuentra en la leche materna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here