Espasmos Musculares En Perros, Qué Son, Causas, Diagnóstico + Tratamiento

571

Ver a tu perro tener espasmos musculares puede ser una experiencia aterradora como dueño de una mascota, especialmente si no sabe por qué ocurren los espasmos. Un perro puede tener espasmos musculares por varios motivos y, a menudo, puede significar que dentro de ellos ocurren cosas diferentes, algunas más son motivo de preocupación que otras.

Aunque a menudo no es una razón para el pánico, un perro con espasmos sigue siendo una situación que requiere atención veterinaria. Tomarlos a la ligera puede llevar a consecuencias graves para tu perro, dependiendo de la fuente del problema subyacente.

¿Qué son los espasmos musculares?

Los espasmos musculares son contracciones localizadas que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo de un perro. Son el resultado de un esfuerzo excesivo, daño neurológico o una lesión física.

A un perro que participa en una actividad física extenuante, o que no toma suficientes líquidos, se le pueden interrumpir las contracciones musculares, lo que puede provocar espasmos musculares localizados.

Los espasmos musculares a veces son confundidos con la epilepsia

Los espasmos a menudo pueden ser un signo de un músculo estirado o algún otro daño físico. Los espasmos no son graves en sí mismos, pero pueden ser dolorosos para el perro, especialmente si han estado ocurriendo durante un largo período de tiempo.

Los espasmos musculares no son potencialmente mortales, pero pueden ser un signo de una condición subyacente más grave que puede requerir atención médica inmediata.

Estos pueden incluir un nervio pinzado, un disco resbalado o daño muscular. Los espasmos con más frecuencia se pueden ver como temblores debajo de la piel. Será necesario un viaje al veterinario para obtener un diagnóstico adecuado de los espasmos y su causa subyacente.

¿Cómo se ven los espasmos musculares caninos?

Los espasmos musculares en los perros son generalmente fáciles de notar y se verán como contracciones o temblores en un área particular del cuerpo del perro. También pueden ser detectados por el tacto.

Los espasmos generalmente son una respuesta a alguna otra lesión o condición médica, que puede causar síntomas adicionales que se presentan sobre los espasmos. Estos pueden incluir cojera, depresión y dolor.

Los espasmos musculares se pueden ver en cualquier parte del cuerpo en un perro afectado. Los espasmos pueden ser localizados o generalizados, dependiendo de su ubicación y severidad. Es importante tener en cuenta que los espasmos musculares son diferentes a los espasmos o temblores musculares.

Un espasmo muscular es una contracción involuntaria de un músculo, mientras que un temblor es un movimiento rítmico involuntario e incontrolable que afecta a una sola parte del cuerpo o extremidad.

Una contracción es un movimiento fino no controlado de solo una pequeña porción de un músculo más grande. También es importante tener en cuenta que cuando un perro tiene un espasmo, puede significar varias cosas diferentes.

Cuando los espasmos están relacionados con convulsiones, hay varios síntomas comunes que el propietario puede buscar. Los síntomas de las convulsiones pueden manifestarse como cambios notables en el comportamiento del perro, inquietud y cierta aprensión antes de que ocurra otra convulsión.

Si estos signos son el preludio de una actividad física y movimientos corporales más extraños y más extremos, así como el babeo, los espasmos e incluso la pérdida de la conciencia, se hará evidente que estos no son solo espasmos musculares.

Los espasmos también pueden estar relacionados con enfermedades, reacciones a algunos medicamentos o incluso alergias. Los espasmos podrían ser solo una indicación de algún dolor en esa parte del cuerpo del perro.

La mayoría de las veces, verá los espasmos en las patas traseras o en la espalda del perro. Ya que puede ser difícil diferenciar entre convulsiones y espasmos, es mejor consultar a su veterinario para obtener un diagnóstico adecuado.

También es posible que deba buscar un especialista, como un quiropráctico o un neurólogo veterinario, para determinar mejor la fuente del problema y si está basado en los huesos o en los músculos.

Encontrar la causa de los espasmos será vital para la salud de tu perro para que pueda recibir el tratamiento adecuado para lo que sea que esté causando los síntomas.

Cuando las convulsiones y la epilepsia se han descartado como posibles causas, puede estar bastante seguro de que la causa es algún tipo de dolor. El dolor puede variar desde leve y temporal hasta mortal.

Los temblores que resultan de las convulsiones se distinguen de los espasmos musculares porque no están localizados, mientras que los espasmos se verán solo en el área afectada.

¿Qué causa los espasmos musculares en los perros?

Los espasmos musculares en los perros pueden ser causados ​​por una amplia variedad de afecciones, que van desde tensiones y lesiones hasta trastornos neurológicos, alergias, deshidratación o incluso reacciones a los medicamentos.

Los espasmos son el resultado de una contracción muscular normal que se interrumpe, lo que también puede causar calambres si dura lo suficiente. Los calambres pueden ser el resultado de daño a los nervios, lesiones físicas o dolor en la espalda o las piernas del perro.

Espasmos musculares causados ​​por lesiones

Esta es la causa más común de espasmos musculares en perros. Cuando la lesión es la causa de los espasmos en un perro, las piernas o la espalda suelen ser las fuentes del dolor, pero una lesión en cualquier parte del cuerpo puede causar un espasmo muscular.

Esto ocurre porque los músculos se tensan para proteger y reforzar el área lesionada o la articulación dañada.

Esta es una de las patologías más comunes en perros

Los perros con espaldas inusualmente largas, como Dachshunds y Basset Hounds son más propensos a sufrir espasmos que otras razas.

Los espasmos musculares en las piernas pueden aparecer repentinamente en cualquier perro de cualquier raza. Típicamente, son el resultado de una actividad excesiva o un movimiento brusco.

Si el dolor no parece ser severo, generalmente puede dejar que el perro se lo quite, sin embargo, si los espasmos persisten, la lesión es más grave de lo que se pensaba originalmente.

Mielopatía degenerativa

La mielopatía degenerativa es causada por una pérdida de la función nerviosa en la médula espinal. Esto se ve más comúnmente en los pastores alemanes, pero también puede ocurrir en otras razas de perros.

Cuando la causa es la mielopatía degenerativa, los síntomas iniciales pueden incluir debilidad en las patas traseras y pérdida de coordinación. Desafortunadamente, las únicas opciones de tratamiento actuales para los espasmos causados ​​por la mielopatía degenerativa son el ejercicio y la atención de apoyo.

Síndrome de estrés canino

Una causa de los espasmos musculares en los perros que a menudo se confunde con la epilepsia es el síndrome de estrés canino (CSS). Esto podría deberse a que la CSS es una condición hereditaria que puede causar temblores musculares y convulsiones, además de espasmos.

También te recomiendo leer...

Urticaria
Miositis
Disfunción Cognitiva

Si bien se cree que la condición es de naturaleza neurológica, los espasmos provocados por la CSS son el resultado del estrés psicológico. Esta condición es más frecuente en los perros perdigueros de Labrador.

Ataques de epilepsia

Si bien los espasmos musculares y las convulsiones son eventos diferentes, las convulsiones también pueden causar espasmos. La epilepsia causará convulsiones recurrentes en los perros y puede haber espasmos como resultado de la conducta recurrente.

Hay tratamientos disponibles para las convulsiones, pero los espasmos musculares pueden persistir, incluso si el perro está bajo medicación.

Debilidad muscular causada por hipoglucemia

Cuando los músculos de un perro se debilitan, será más susceptible a los espasmos. La hipoglucemia es una condición en la que el azúcar en la sangre de un perro cae y debilita sus músculos.

Esto comúnmente afecta a las razas de juguete o cachorros menores de tres meses de edad. Los perros bajo estrés también pueden ser susceptibles a la hipoglucemia. Otros síntomas pueden incluir letargo y confusión.

Otras posibles causas de espasmos musculares

Si bien las causas más comunes de espasmos musculares en los perros son físicas o neurológicas, los virus, las toxinas y las enfermedades también pueden ser una causa.

Encefalitis

Los tumores cerebrales y la encefalitis pueden causar espasmos musculares. La encefalitis, una inflamación del cerebro, se propaga por los mosquitos. También hay un tipo que es específico del Pug. Los tumores cerebrales y la encefalitis requieren tratamiento veterinario inmediato.

Enfermedad del disco intervertebral

La enfermedad del disco intervertebral (IVDD, por sus siglas en inglés) es otra condición específica de los perros, en la cual los discos en la columna vertebral se hernian en el área de la médula espinal.

La IVDD puede causar espasmos, pero en casos más extremos, también puede causar parálisis si los discos presionan contra los nervios críticos en la columna demasiado fuerte.

Si se identifica esto como la causa de los espasmos de tu perro, puede ser necesaria una cirugía médica inmediata para detener el problema antes de que las cosas empeoren.

Fallo CNS provocado por Distemper

El moquillo es una condición grave en los perros que a menudo puede ser fatal. Esta enfermedad contagiosa afecta el sistema nervioso central y puede causar un fallo del SNC.

Los perros son típicamente vacunados contra el moquillo, pero no hay cura para la enfermedad. Si bien los espasmos musculares pueden ocurrir como resultado del moquillo, serán mucho menos preocupantes si la causa es el moquillo.

Dado que el moquillo puede ser mortal, debe comunicarse con su veterinario inmediatamente si sospecha que podría ser la causa de los espasmos de su perro.

Debe estar atento para poder identificar los espasmos musculares en tu mascota

¿Cómo se diagnostican los espasmos musculares en los perros?

Si empiezas a notar que tu perro experimenta contracciones o tics localizados debajo de su piel, es probable que tu perro sufra de espasmos musculares. A veces, el espasmo desaparecerá por sí solo simplemente a través del reposo y los líquidos, pero si los espasmos persisten, deberá llevar a su perro a su veterinario.

Esto es especialmente cierto si el espasmo muscular está acompañado por otros síntomas, como cojera o dolor. Su veterinario realizará un examen físico de su perro para localizar la fuente de los espasmos.

Siempre debe dar un informe preciso de sus observaciones de los espasmos musculares, incluso cuando notó por primera vez el espasmo, qué tipo de actividad estaba realizando su perro antes de la primera aparición, los niveles normales de actividad física de su perro, su historial médico, cualquier medicamentos actuales en los que está su perro, lesiones recientes y cualquier otra cosa que pueda ser útil.

Una vez que su veterinario identifique la fuente, es posible que se requieran más pruebas para identificar la causa del problema.

Si su veterinario puede identificar la causa, armará un plan de tratamiento para tu perro, incluida una terapia para aliviar las molestias y prevenir más espasmos.

¿Cómo se tratan los espasmos musculares en los perros?

A menudo, para los incidentes aislados de espasmos musculares, todo lo que se necesita para aliviar los síntomas son líquidos y reposo. Mantener a tu perro bien hidratado y asegurarse de no trabajar demasiado es una de las formas más fáciles de evitar los espasmos musculares.

Cuando notes que tu perro tiene espasmos o cólicos, dale muchos líquidos y trate de estirar o masajear suavemente el área afectada. También puede probar la terapia de calor o frío para disminuir los espasmos y aliviar cualquier dolor o malestar asociado.

Si los espasmos son recurrentes, debe consultar a su veterinario para elaborar un plan de tratamiento para tu perro. Algunas veces se requerirá tratamiento adicional para abordar la causa raíz de los espasmos musculares de su perro.

Estos pueden incluir fisioterapia, masajes o incluso cirugía para eliminar el nervio afectado o la fuente de los espasmos y los cólicos. Si tu perro tiene espasmos crónicos en la espalda, pueden tratarse con medicamentos para el dolor, cirugía quiropráctica o acupuntura.

¿Se pueden prevenir los espasmos musculares en los perros?

¡Depende! Pero sí, a menudo pueden. Dependiendo de la causa, la mayoría de los perros se recuperarán de sus espasmos musculares sin problemas en un corto período de tiempo.

Pero cuando se trata de espasmos, la mejor manera de asegurarse de que su perro tenga una recuperación completa es hacer lo que pueda para evitar que vuelvan a suceder. Y la mejor manera de hacerlo es a través de la hidratación adecuada.

Cuando ejercites a tu perro o lo someta a su programa de tratamiento físico, asegúrese de que tenga acceso a muchos líquidos. Esto es especialmente cierto en los días más cálidos.

No trabaje en exceso a tu perro ni lo someta a actividades extenuantes que pueden provocar un esguince o una lesión muscular. También puedes calentarlos nuevamente antes de cualquier juego de alcance u otras actividades intensas. También es una buena idea para ayudarlos a refrescarse después de la actividad.

Los seguimientos a su veterinario serán innecesarios a menos que los espasmos musculares de su perro sean el resultado de alguna otra condición médica.

Una vez que los espasmos hayan desaparecido por completo, proporciona a tu perro una dieta de mayor apoyo y ayude a fortalecer su sistema muscular sin exagerar.

Con estas tácticas, puedes ayudar a evitar que tu perro vuelva a tener espasmos musculares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here