Enfermedad Neuromuscular En Perros, Causas, Diagnóstico, Tratamiento

370

El perro nervioso se compone de varias cosas esenciales, a saber, el cerebro, los nervios periféricos, la médula espinal, la unión neuromuscular y, por último, los músculos. Se puede dividir en dos categorías: el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico, que incluye la unión neuromuscular de un perro.

Cuando esto se ve afectado negativamente por cualquier motivo, puede afectar gravemente a un perro porque, como resultado del daño, puede desarrollar una enfermedad conocida como enfermedad neuromuscular en perros.

Reconocer cuando algo está mal

Cuando los perros padecen una enfermedad neuomuscular, hay ciertos signos de que hay algo en serio que deben vigilar. Los síntomas asociados con el trastorno generalmente incluyen los siguientes:

  • Debilidad que puede variar de leve a muy grave
  • Un andar forzado
  • Intolerancia al ejercicio
  • Una incapacidad para levantarse cuando está acostado
  • Respiración dificultosa
  • Dificultad para deglutir, lo que puede llevar a que el perro sufra neumonía por aspiración
  • Colapso

Las causas de la enfermedad neuromuscular en perros

Un perro puede sufrir una enfermedad neuromuscular por muchas razones que pueden incluir haber desarrollado los siguientes problemas de salud:

  • Un desorden metabólico
  • Una enfermedad neoplásica
  • Un problema nutricional
  • Una condición inflamatoria
  • Un desorden infeccioso
  • Un problema vascular
  • Toxicidad

Sin embargo, hay muchas otras razones por las que un perro también puede desarrollar una enfermedad neuromuscular, por lo que es importante que un veterinario lo examine minuciosamente lo antes posible para que pueda establecer la causa subyacente.

También te recomiendo leer...

Urticaria
Miositis
Disfunción Cognitiva

Diagnóstico de la enfermedad neuromuscular en perros

Lo ideal es que un veterinario necesite tener un historial médico completo de un perro y que se le informe cómo se presentó por primera vez cualquier señal de que haya algún problema.

Un perro sería examinado a fondo con el objetivo final de establecer si han desarrollado una enfermedad respiratoria o cardíaca. El veterinario observará cómo se mueve un perro, cómo colocan una pata en el suelo y evalúan su comportamiento general para ver cuán débiles se han vuelto. El movimiento de los ojos y los reflejos se probarán durante un examen físico también.

Un veterinario recomendaría llevar a cabo varias pruebas que ayudarían a confirmar un diagnóstico. Los exámenes que los veterinarios suelen realizar en perros con sospecha de padecer el trastorno podrían incluir los siguientes:

  • Una prueba de sangre completa
  • Un perfil de sangre bioquímica completa
  • Una biopsia de músculo y nervio
  • Rayos X
  • Ultrasonido
  • CT scan

Estas pruebas también ayudarían a descartar otros problemas de salud que podrían estar causando los síntomas de un perro, que podrían incluir las siguientes condiciones:

  • Hipopotasemia
  • Hipocalcemia
  • Hiperadrenocorticismo / enfermedad de Cushing
  • Hipotiroidismo
  • Hipertiroidismo
  • Diabetes mellitus

Opciones de tratamiento de la enfermedad neuromuscular en perros

El tipo de tratamiento que un veterinario establecería depende de la causa subyacente del problema. Sin embargo, si la condición de un perro se considera grave, sería necesario hospitalizarlos para que puedan ser monitoreados de cerca y recibir cuidados de apoyo esenciales hasta que su condición pueda ser diagnosticada y tratada con éxito.

El pronóstico

El pronóstico para cualquier perro que padece una enfermedad neuromuscular más bien depende del problema de salud subyacente. Sólo después de que se haya alcanzado un diagnóstico definitivo, un veterinario podría proponer cualquier tipo de pronóstico para un perro, teniendo en cuenta que también depende de qué tan bien respondan a cualquier tratamiento que reciban cuando padecen una enfermedad neuromuscular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here