Anemia Hemolítica En Perros, Definición, Causas, Síntomas Y Tratamientos

212

La peor pesadilla de cada dueño de una mascota es que su perro se enferme con alguna condición que está completamente fuera de sus manos. Desafortunadamente, la anemia hemolítica en perros es (con más frecuencia) una de esas condiciones.

La anemia hemolítica mediada por el sistema inmunitario en perros es una afección que puede ser bastante grave si no se administra rápidamente la atención y el tratamiento adecuados al perro afectado.

El diagnóstico adecuado será vital, así como la identificación de cualquier causa subyacente de la enfermedad. Este proceso de descubrimiento puede ser frustrante como propietario de una mascota, pero se necesitará algo de paciencia para descubrir todo lo que está mal antes de poder encontrar una solución.

Si bien la anemia hemolítica en perros es bastante común, tiende a afectar a ciertas razas más que a otras. En esta publicación, le diremos qué razas tienen más probabilidades de desarrollar anemia hemolítica, así como las múltiples causas posibles, las opciones de tratamiento y las perspectivas a largo plazo para los perros afectados.

Primero, te ayudaremos a tener una comprensión decente de lo que define la anemia y cómo afecta al cuerpo.

¿Qué es la anemia?

Anemia es un término médico que se refiere a un número reducido de glóbulos rojos circulantes (glóbulos rojos), hemoglobina (Hb) o ambos. En realidad, no es una enfermedad específica, sino que es en realidad un síntoma de otro proceso o afección de la enfermedad.

Los perros anémicos tendrán un recuento bajo de glóbulos rojos y Hb debido a los efectos de la anemia. En perros sanos, la hemoglobina suministra oxígeno a las células y tejidos del cuerpo, pero los perros anémicos tendrán deficiencia de oxígeno.

Mientras tanto, los perros sanos producen glóbulos rojos en la médula ósea, que luego los libera en circulación. Cuando los glóbulos rojos envejecen o se dañan, se retiran de la circulación y se reciclan para formar nuevos glóbulos rojos. Sin embargo, si hay anemia, habrá una reducción en el número de glóbulos rojos que están circulando, debido a un aumento de la pérdida durante la circulación o una disminución en la producción de la médula ósea.

Esta es una patología que debe tratarse a tiempo, de lo contrario, su perro podría sufrís bastante

¿Qué es la anemia hemolítica?

La anemia hemolítica es en realidad más comúnmente conocida como anemia hemolítica autoinmune (AIHA). Es una enfermedad que afecta al sistema inmunológico en el que el cuerpo atacará y destruirá sus propios glóbulos rojos.

Gran parte de la anemia hemolítica autoinmune puede deducirse de una comprensión de dónde proviene su nombre. El término “autoinmune” se refiere a una reacción inmune que se dirige contra el yo. La hemólisis se deriva del griego, con “hemo” que significa sangre y “lisis” que significa romperse.

La anemia hemolítica autoinmune (AIHA, por sus siglas en inglés) es una enfermedad del sistema inmunológico en la que el cuerpo del perro atacará y destruirá sus propios glóbulos rojos. Típicamente, los perros con AIHA todavía están produciendo glóbulos rojos en la médula ósea. El problema es que, una vez que se liberan en circulación en el torrente sanguíneo, tienen una vida útil más corta de lo habitual.

Esta vida útil más corta se debe a que el sistema inmunitario reconoce erróneamente a los glóbulos rojos como intrusos, como un virus o una infección canina, y los destruirá. Una vez que los glóbulos rojos han sido atacados, serán destruidos dentro de los vasos sanguíneos por un proceso llamado hemólisis intravascular, o serán destruidos por hemólisis extravascular si circulan a través del hígado o el bazo.

La hemoglobina se libera en niveles excesivos en ambas situaciones y el hígado intentará descomponerla, por lo tanto, trabajará en exceso el hígado. La hemólisis intravascular generalmente conlleva un pronóstico menos favorable que la extravascular.

Cuando los glóbulos rojos no funcionan correctamente, o la cantidad de glóbulos rojos cae por debajo de los niveles normales, la anemia puede ser una condición bastante grave si no se aborda. Los glóbulos rojos son increíblemente importantes para la salud del perro, ya que transportan oxígeno a las células del cuerpo y recogen dióxido de carbono en el camino.

La anemia hemolítica autoinmune puede ser causada por varias enfermedades y afecciones subyacentes diferentes, y un bajo recuento de glóbulos rojos también puede ser causado por la pérdida de sangre, la baja producción de nuevos glóbulos rojos y la destrucción de los glóbulos rojos.

Si los glóbulos rojos se destruyen, causará una reducción en los niveles de oxígeno entregado a las células en el cuerpo. Esto puede convertirse rápidamente en una amenaza para la vida del perro en casos de anemia grave, y requerirán atención veterinaria inmediata.

¿Qué causa la anemia hemolítica en perros?

En realidad, hay dos formas de anemia hemolítica autoinmune: primaria o secundaria.

En la AIHA primaria, el sistema inmunológico de un perro funciona mal y, por error, produce anticuerpos que atacan a sus propios glóbulos rojos. Esta es la causa más común de anemia en perros, que se calcula que representa alrededor del 75 por ciento de la AIHA. No hay una causa conocida para la AIHA primaria, lo que significa que se diagnosticará mediante un proceso de eliminación, ya que su veterinario descarta los desencadenantes secundarios de la AIHA.

En la AIHA secundaria, un proceso de enfermedad subyacente o toxina modificará la superficie de los glóbulos rojos del perro. El sistema inmunológico del perro reconocerá estos glóbulos rojos alterados como invasores extraños y los destruirá. Si se destruyen demasiados glóbulos rojos y la médula ósea no los reemplaza lo suficientemente rápido, el perro se volverá anémico.

Hay varios posibles desencadenantes de la anemia hemolítica autoinmune secundaria, que incluyen:

También te recomiendo leer...

Urticaria
Miositis
Disfunción Cognitiva

  • Cáncer
  • Infección
  • Parásitos de la sangre (como Babesia)
  • Reacciones de medicamentos a ciertas vacunas y antibióticos.
  • Picaduras de serpiente
  • Infecciones transmitidas por garrapatas, como la enfermedad de Lyme
  • Exposición a ciertos químicos y toxinas, como zinc, cebollas, ajo, etc.
  • Picaduras de abeja u otras reacciones alérgicas
  • Causas hereditarias

En los perros, el cáncer es la causa más común de AIHA secundaria.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia hemolítica en perros?

Los síntomas de la anemia hemolítica en perros variarán de un animal a otro y dependerán de la causa subyacente de la AIHA. En muchas situaciones, incluso cuando el perro tiene anemia hemolítica autoinmune temprana o leve, el perro tendrá síntomas muy leves o puede que no muestre ninguno.

Sin embargo, la mayoría de los perros con AIHA desafortunadamente tendrán anemia severa. Los síntomas asociados con la anemia grave ocurrirán porque su cuerpo se ha vuelto contra sí mismo y ha destruido demasiados glóbulos rojos, dejando muy pocos para transportar oxígeno a los tejidos del perro.

En un intento por compensar la falta de oxígeno en los tejidos, el corazón del perro latirá más rápido y el perro también respirará más rápido. El perro puede incluso parecer desorientado o desmayarse debido a los bajos niveles de oxígeno en su cerebro. A menudo, sus encías aparecerán pálidas en lugar del color rosado normal.

Este cambio de color se debe a la descomposición secundaria de los glóbulos rojos en perros anémicos. Sus glóbulos rojos generalmente de color rojo a naranja se rompen y hacen que aparezcan matices de amarillo a naranja en las encías, la piel e incluso en la orina. 

Este producto de descomposición se llama bilirrubina, que se acumula en el cuerpo a medida que se rompen más y más glóbulos rojos. Los niveles excesivos de bilirrubina son los que producen ictericia en las encías, la piel y otras membranas mucosas y hacen que su orina sea más oscura.

Otros síntomas de la anemia hemolítica autoinmune en perros incluyen:

  • Letargo y debilidad
  • Jadeo constante o respiración superficial.
  • Pulso rápido
  • Pérdida de apetito
  • Sed excesiva
  • Vómito
  • Pérdida de peso
  • Soplo en el corazón
  • Un bazo o hígado agrandado
  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Hipotensión

¿Qué razas están predispuestas a la anemia hemolítica?

Desafortunadamente, la anemia ocurre con más frecuencia en ciertas razas que en otras. Incluso puede ocurrir en gatos, aunque es más común en perros. Las razas predispuestas incluyen:

Otras razas tienen sospechas de vínculos genéticos, como Vizsla Escocés,  Terrier, Schnauzer miniatura y el Bobtail, sin embargo, aún no se ha establecido ninguna base genética. Los perros de todas las edades han sido diagnosticados con anemia, pero se observa con más frecuencia en perras de mediana edad.

¿Cómo se diagnostica la anemia hemolítica en perros?

Para diagnosticar la anemia hemolítica autoinmune, su veterinario realizará un examen físico completo con análisis de laboratorio y análisis de sangre, así como también un análisis de orina. La prueba de sangre más común para la anemia es la prueba de Conteo sanguíneo completo (CSC).

Esta prueba medirá el volumen de células empaquetadas en una muestra de sangre total para ver qué porcentaje de glóbulos rojos hay en la muestra. Estos glóbulos rojos se contarán y examinarán bajo un microscopio para analizar su tamaño y forma.

Si el perro tiene anemia hemolítica autoinmune, tanto el número como el porcentaje de glóbulos rojos serán más bajos de lo normal, y también tendrán un tamaño y una forma anormales. También puede haber signos de agrupación anormal de los glóbulos rojos.

Si su veterinario sospecha AIHA, es probable que él o ella soliciten pruebas de diagnóstico adicionales para determinar si el perro tiene anemia primaria o secundaria. Estas pruebas pueden incluir una prueba de reticulocitos que verificará la cantidad de glóbulos rojos inmaduros en el torrente sanguíneo, pruebas de anticuerpos y análisis de sangre para detectar enfermedades parasitarias.

Se pueden tomar radiografías para detectar enfermedades subyacentes, se pueden realizar ecocardiografías y ecografías, e incluso se pueden tomar muestras de médula ósea. Su veterinario también puede tomar un perfil bioquímico para evaluar la función de los órganos y los niveles de electrolitos. El análisis de orina medirá la función renal y verá si hay una infección del tracto urinario.

¿Cómo se trata la anemia hemolítica en perros?

Las opciones de tratamiento para perros con anemia dependerán de la gravedad del problema. Durante el diagnóstico, su veterinario determinará el plan de tratamiento de su perro. Esto implicará si su perro necesita cuidados intensivos inmediatos o si puede recibir atención ambulatoria.

El plan de tratamiento específico de su perro se basará en sus necesidades individuales y se basará en los resultados de sus pruebas de diagnóstico. Este plan de tratamiento generalmente incluirá una variedad de medicamentos y un monitoreo cercano de los signos vitales de su perro. Si se considera que la anemia es potencialmente mortal, se requerirá una transfusión de sangre.

Cuando la anemia es secundaria, el tratamiento se dirigirá primero a la causa subyacente. Si no se puede encontrar una causa, significa que la anemia es primaria o idiopática. En estos casos, los perros deben responder rápidamente a las dosis de corticosteroides, posiblemente además de medicamentos.

¿Cuál es el pronóstico para la anemia hemolítica en perros?

El pronóstico para un perro con AIHA dependerá del diagnóstico individual y de la salud general del perro en el momento del diagnóstico. La condición del perro a veces se puede manejar con medicamentos y la anemia se estabilizará o se resolverá. Desafortunadamente, las recaídas son comunes, por lo que deberá vigilar a su perro durante toda su vida.

Resumen

La anemia hemolítica en perros puede ser una condición difícil de tratar, pero obtener un diagnóstico adecuado y tratar la condición en consecuencia hará toda la diferencia para el bienestar de su perro. Si sospechas que algo está mal con tu perro y algunos de los síntomas coinciden con los que hemos enumerado aquí en esta publicación, lleva a tu perro a ver a tu veterinario tan pronto como puedas. Incluso si no es anemia, debe hacer que revisen a su perro para asegurarse de que no haya nada grave.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here