Alopecia En Perros, Causas, Diagnostico, Tratamientos Y Prevención

282

La alopecia en perros es uno de los trastornos de la piel más comunes en nuestro amigo de cuatro patas. La alopecia en los perros hace que el animal tenga una pérdida parcial o total del cabello, pero también se refiere a deficiencias en el pelaje de un perro o a la falta de crecimiento del pelo. Puede afectar la piel de un perro, el sistema endocrino, el sistema linfático y el sistema inmunológico, además de su pelaje.

La alopecia puede afectar a perros de todas las edades, razas y géneros, y la condición puede ser gradual o aguda. Por lo general, la alopecia es un signo de un problema médico subyacente en el canino que debe identificarse y diagnosticarse antes de que se pueda resolver la alopecia. Por ejemplo, si un perro tiene pérdida de cabello y también se rasca excesivamente, primero se debe investigar la causa de la picazón.

Si bien es normal que los perros se desplacen y, a veces, tengan abrigos parcheados entre temporadas, la pérdida grave de cabello suele ser un signo de alopecia.

Causas de la alopecia en perros

Debido a que la alopecia es un trastorno tan amplio, hay muchas causas potenciales. La alopecia y la pérdida de cabello pueden ser congénitas (lo que significa que un perro nace con la afección) o puede adquirirse.

La alopecia en perros puede ser una enfermedad congénita

La alopecia se produce cuando el crecimiento de los folículos pilosos se interrumpe. Si faltan varios parches de cabello, podría estar relacionado con la inflamación del folículo piloso. Si la pérdida de cabello es un área más grande y más extendida, puede deberse a una enfermedad o infección específica.

La alopecia adquirida puede ser causada por cualquier enfermedad que afecte los folículos pilosos. Algunas enfermedades pueden destruir completamente el folículo piloso o el tallo, mientras que otras interfieren con el crecimiento del cabello. La pérdida de cabello adquirida puede ser inflamatoria en algunos casos y causar molestias.

Los perros de cualquier edad, sexo o raza pueden desarrollar alopecia, aunque ciertas razas son más propensas al trastorno. Por ejemplo:

  • Chihuahuas
  • Dachshunds
  • Greyhounds Whippets
  • Doberman
  • Pinschers

Y ciertas razas del Ártico tienen un mayor riesgo de desarrollar manchas calvas. En la mayoría de los casos, la alopecia hereditaria es inocua.

Pérdida congénita del cabello

La alopecia congénita no necesariamente tiene que ser hereditaria, aunque puede tener una base genética. Es causada por la ausencia del desarrollo normal de los folículos pilosos. Si la alopecia es congénita, puede notarse al nacer o puede no ser evidente hasta más tarde, a medida que el perro envejece, se produce una pérdida generalizada del cabello.

Alergias

La caída del cabello también puede deberse a alergias. Los perros pueden ser alérgicos a una variedad de sustancias, pero las fuentes más comunes son las picaduras de pulgas, picaduras de insectos, picaduras, pólenes, pastos, productos químicos, alimentos y medicamentos. Estos pueden causar reacciones alérgicas en los perros, como picazón, urticaria y erupciones, lo que incita a los perros a masticar y rascarse la piel, dañando sus abrigos.

Infecciones bacterianas

Las infecciones bacterianas caninas, como la foliculitis bacteriana o infecciones causadas por estafilococos (estafilococos), pueden causar alopecia en los perros. Esta afección generalmente se asocia con enrojecimiento y costras, junto con la pérdida del cabello. Si la alopecia es el resultado de una infección bacteriana, debe tratarse con antibióticos recetados por un veterinario.

Infecciones por hongos

Las infecciones por hongos (o dermatofitosis), como la tiña canina, pueden causar alopecia parcial o completa. Con la tiña, la pérdida de cabello aparece en patrones circulares, y a menudo se asocia con lesiones, inflamación, enrojecimiento y costras en la piel. Algunas infecciones fúngicas son zoonóticas, lo que significa que puede transmitirse de un perro a un humano o de una especie de animal a otra. Las infecciones por hongos a veces desaparecen por sí solas, pero generalmente es mejor buscar tratamiento con un champú, ungüento u otro medicamento antimicótico.

Desequilibrios hormonales

Hay muchos trastornos endocrinos u hormonales diferentes que pueden contribuir a la alopecia en perros. La enfermedad de Cushing, la enfermedad de Addison, el hipotiroidismo, el hipertiroidismo, el hiperestrogenismo (en las mujeres) y el hipoandrogenismo pueden dar como resultado alguna forma de alopecia. Cada uno de estos trastornos puede tener otros síntomas más graves y debe ser diagnosticado y tratado por un veterinario.

Sarna

Una de las causas más comunes de la alopecia en perros es la sarna, que se produce como resultado de una superpoblación de ácaros (en particular, el ácaro Demodex ). La sarna se clasifica como una enfermedad inflamatoria, pero los síntomas (aparte de la pérdida del cabello) pueden depender del tipo de ácaro que tenga el perro. La condición puede conducir a la pérdida extrema del cabello y la formación de costras en la piel si no se trata.

Los parásitos

Los parásitos externos, como las garrapatas, los piojos, los ácaros y las pulgas en los perros son otra causa común de alopecia. Estos irritantes pueden causar picazón y rasguños, lo que conduce a la pérdida del cabello. También pueden dañar físicamente los folículos pilosos de un perro o causar una reacción alérgica, que también puede resultar en la pérdida del cabello.

Estrés

Los perros que sufren de ansiedad canina, depresión, trastornos psicológicos o que han sido abusados ​​previamente tienen más probabilidades de desarrollar alopecia. Estas condiciones pueden llevar a un comportamiento nervioso como masticar, lamer y un aseo excesivo, lo que puede causar calvicie localizada y pérdida de cabello.

Pérdida temporal del cabello

La pérdida temporal del cabello puede ser el resultado del estrés, pero también puede ocurrir durante el embarazo o la lactancia del perro. Las enfermedades, la fiebre, las lesiones, las úlceras por presión o el aseo excesivo también pueden causar alopecia temporal en los perros. En algunos casos, algo tan simple como la fricción, de un collar mal ajustado, puede producir puntos calvos.

La alopecia en perros también puede ocurrir por sí sola y, a veces, no tiene ninguna causa en particular.

Los síntomas de la alopecia en perros

La alopecia en perros, es extremadamente notable; Los síntomas pueden presentarse de varias maneras, pero en general, la alopecia se caracteriza por la pérdida o adelgazamiento del cabello. Los signos de alopecia en perros pueden variar según las causas o enfermedades subyacentes.

La pérdida de cabello puede ser gradual y empeorar lentamente con el tiempo, también puede ser aguda, lo que resulta en parches repentinos de calvicie y otros síntomas relacionados. Puede ser localizado y aislado, y no tener otros signos clínicos asociados con él, ni generalizarse y propagarse a medida que progresa.

En algunas situaciones, la piel puede parecer normal, sin enrojecimiento ni inflamación, y el perro puede no reaccionar a la pérdida del cabello. Otras veces, la alopecia puede presentarse como manchas calvas acompañadas de costras, irritación y descamación alrededor del área.

Con la alopecia congénita o hereditaria, la pérdida de cabello puede ser simétrica, se produce en ambos lados del cuerpo o puede estar ubicada en una sola área. Este tipo de alopecia no suele ser inflamatoria.

Además de la pérdida de cabello, la alopecia se asocia frecuentemente con otros síntomas clínicos. Los perros con alopecia suelen picar, rascarse y masticar debido a la irritación. A menudo, la piel afectada por la pérdida del cabello también se enrojece, se oscurece, se irrita o se inflama. A veces, la piel puede volverse grasa. En casos extremos, los perros pueden desarrollar ampollas o llagas en las áreas afectadas.

Algunas causas de la alopecia en perros pueden conducir al desarrollo de enfermedades secundarias de la piel, como infección o secreción de líquidos. Estos pueden conducir a olores desagradables, y piel crujiente, engrosada o elevada.

Los síntomas que desarrolla un perro debido a la alopecia suelen depender de sus causas subyacentes. Si sospechas que tu perro tiene alopecia, especialmente si se trata de alopecia aguda, debe llevarlo al veterinario para establecer un diagnóstico específico.

Existen muchos métodos para tratar la alopecia en perros

Diagnóstico de la alopecia en perros

Para que su veterinario pueda hacer el diagnóstico más preciso, deberá darles una historia completa de la salud de tu perro. También necesitarán realizar un examen físico.

Por lo general, su veterinario tendrá que saber la duración y la progresión de la pérdida de cabello, ya sea que tu perro se haya estado rascando o no, si ha notado alguna evidencia de una infección (y síntomas relacionados como letargo, pérdida de apetito en tu perro, etc.), e información sobre la salud general de tu perro.

La parte física de la cita incluirá un examen de la piel de tu perro. Su veterinario notará el patrón y la distribución de la pérdida de cabello. Diferentes patrones de pérdida de cabello pueden indicar diferentes causas.

  • Múltiples áreas de pérdida de cabello pueden deberse a una infección por hongos como la tiña. Esto suele aparecer con descamación y enrojecimiento de la piel.
  • La alopecia en perros que se presenta como simétrica es a menudo congénita o resultado de un desequilibrio hormonal. Esto puede deberse a niveles bajos de tiroides, niveles excesivos de estrógeno o niveles más bajos de testosterona.
  • La pérdida generalizada del cabello puede ocurrir si la sarna es la causa de la alopecia. Las infecciones por hongos o bacterias en los perros también pueden causar este tipo de pérdida de cabello.

Su veterinario también buscará signos de infecciones secundarias, parásitos y lesiones, y luego analizará el pelo de tu perro para determinar si se están desprendiendo o desprendiéndose directamente del folículo piloso.

Si es necesario, su veterinario puede ordenar pruebas diagnósticas de laboratorio para determinar la causa de la pérdida del cabello. Estos podrían incluir frotis y cultivos de piel para determinar si la causa es una infección bacteriana, micótica o por levaduras. Su veterinario también puede ordenar análisis de sangre y muestras de orina si sospechan que un desequilibrio hormonal es el culpable. Si esas pruebas no son concluyentes, su veterinario puede pasar a una biopsia de piel para confirmar otros tipos de causas inflamatorias o cancerosas.

Tratamiento de la alopecia en perros

En general, la alopecia en perros se trata con champús tópicos y terapias con antibióticos. Debido a que generalmente es un síntoma de un problema médico subyacente más grande, la causa debe diagnosticarse con precisión para que su veterinario le recete un tratamiento efectivo.

Si a tu perro se le diagnostica un problema parasitario que está causando la pérdida de cabello, su veterinario probablemente le recetará medicamentos tópicos para tratar los parásitos externos. Una vez que los parásitos han sido eliminados y erradicados, el pelo de tu perro debe volver a crecer normalmente, aunque puede tomar semanas o meses para que su pelo vuelva a crecer por completo.

Su veterinario también puede recomendar medicamentos para la prevención de pulgas y garrapatas para evitar que este tipo de alopecia vuelva a ocurrir. Si vives en áreas que suelen estar infestadas de parásitos, debes usar regularmente repelentes contra pulgas y garrapatas para evitar que tu perro se infecte.

La alopecia causada por desequilibrios hormonales se trata según el trastorno subyacente. A veces, la esterilización y esterilización de tu perro rectificarán la afección, otras veces tu mascota necesitará tomar medicamentos de reemplazo hormonal por el resto de su vida.

Si se ha determinado que la alopecia de tu perro es el resultado de una reacción alérgica, su veterinario puede intentar reducir el agravante para que pueda eliminarlo del entorno de tu mascota. Su veterinario también puede recetarle champús medicado, medicamentos antiinflamatorios, antihistamínicos o terapia con corticosteroides para aliviar la enfermedad.

Los champús medicados también son efectivos para tratar varias infecciones, incluida la sarna. Su veterinario puede recomendar antibióticos orales o tópicos como parte de un plan de tratamiento infeccioso.

Puede tomar algún tiempo reducir la causa exacta de la alopecia en perros, por lo tanto, mientras tanto, su veterinario puede recetarle medicamentos tópicos para controlar o reducir la incomodidad y la picazón de su perro relacionadas con la pérdida del cabello. Estos tratamientos pueden incluir antibióticos recetados, antifúngicos o esteroides en forma de ungüentos, cremas, lociones y champús.

Si la alopecia en perros es el resultado de que tu perro se acicala, mastica y lame excesivamente, es posible que tenga que usar un cono o un collar isabelino hasta que pueda romper el hábito y detener el comportamiento.

La alopecia en perros se puede prevenir de forma satisfactoria

Prevención de la alopecia en perros

La alopecia en perros no siempre se puede prevenir, sin embargo, hay varias cosas que puede hacer para mantener saludable el pelaje de tu perro, a menos que exista cualquier otra condición médica subyacente. Proporcionar un ambiente seguro, limpio y libre de estrés, junto con una dieta nutritiva, mantendrá a su perro saludable en general.

Mantener una estrecha vigilancia sobre la salud general de tu perro y asearlo regularmente lo ayudará a reconocer cualquier problema de piel o pelaje tan pronto como surja. También debe programar un chequeo anual y un examen con su veterinario; Por lo general, estos exámenes incluirán análisis de sangre y de orina, que pueden ayudar a su veterinario a identificar y tratar o prevenir problemas médicos que pueden provocar alopecia.

La alopecia en perros no es necesariamente una condición médica grave, aunque normalmente apunta a un problema subyacente. Trabaja con tu veterinario para asegurarte de que tu perro retenga un pelaje brillante y saludable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here