Cane Corso o Martín Italiano, Historia, Información, Cuidados Y Más

879

La raza Cane Corso o Mastín Italiano es una antigua raza de perros que probablemente haya existido durante miles de años. Se define como una raza Mastín, grande y poderosa con exquisita musculatura, este perro ha sido tradicionalmente utilizado como cazador y como guardián. Hoy en día, el trabajo más común que se le da al Cane Corso es el de “protección personal”, un guardaespaldas canino, si se quiere.

Dedicado a su familia, este es un perro ferozmente protector que será territorial dentro de su hogar. Sus requisitos de ejercicio deben cumplirse adecuadamente, y deben ser entrenados en alto grado para evitar el desarrollo de comportamientos no deseados. Terco a veces y nunca deseoso de complacer, se recomienda mucho a un entrenador experimentado.

Historia de la raza Cane Corso o Mastín Italiano

El Cane Corso Italiano, también conocido como el Mastín Italiano, es un perro tipo Molosser (o Mastiff) que probablemente data de varios milenios. Se cree que esta raza se originó a partir de un antiguo perro que existía en Epiro, y luego fue empleado por los antiguos romanos como guerrero, así como también como cazador.

Los perros grandes y poderosos eran tradicionalmente apreciados, y por lo tanto, el Cane Corso se creó a través de la cría consciente con el fin de crear formidables perros guardianes. Ofreciendo protección a los agricultores italianos, pero también apto para arrear su ganado y la caza, este perro ganó su lugar en la historia como un perro guardián versátil. Impresionantemente, uno de los atributos más buscados de esta raza fue su habilidad para defenderse y matar lobos.

Popular, sobre todo en las zonas más rurales del sur de Italia, el Cane Corso se convirtió en una parte verdaderamente integral de muchas granjas, con agricultores renuentes a dejar de usarlos, incluso cuando sus trabajos fueron ampliamente reemplazados por la tecnología. Sin embargo, sufrieron una disminución en la popularidad, al igual que muchas otras razas de perros en el momento, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los hombres fueron reclutados, y la sociedad sufrió financieramente. Cerca de la extinción, comenzó un esfuerzo dedicado en la década de 1970, y los Corsos de la época se criaron con perros de tipo Mastiff similares para revivir a los criados, lo que resultó en la producción de un perro más pesado en general.

En 1983, se formó la ‘Sociedad Amatori Cane Corso’. Afortunadamente, todos los perros que se ajustan al estándar fueron aceptados (no solo aquellos con un pedigrí conocido), asegurando un grupo de genes más amplio y menos enfermedades hereditarias dentro de la población.

Usado con mayor frecuencia para protección personal y como animal de compañía hoy en día, el Cane Corso se ha ganado innegablemente una mala reputación por ser demasiado agresivo y un perro peligroso de poseer. Esta reputación ha sido causada por propietarios ignorantes, entrenamiento inadecuado (o ausente) y el uso de la raza en prácticas desagradables, como la pelea de perros. Como nota al margen para cualquier propietario de Cane Corso, ya que están oficialmente en la lista de la raza ‘Perro peligroso’, varios proveedores de seguros se negarán a cubrirlos.

Apariencia

Aunque es similar en apariencia a muchos perros de tipo mastín, la raza Cane Corso ha sido criado con el tiempo para ser más aerodinámico y atlético, lo que garantiza que pueda correr y cazar con éxito. Sin embargo, deberían parecer imponentes y lo suficientemente poderosos como para disuadir a cualquier intruso. Mientras que muchos Mastiffs tienen caras notablemente cortas y ‘desaireadas’, el cañón del Cane Corso es relativamente largo teniendo en cuenta su ascendencia. Sin embargo, todavía están clasificados como una raza braquicefálica.

Su cabeza es ancha, y su cuello impresionantemente grueso. Sus orejas caerán hacia adelante si no se recortan, una práctica que está cayendo en desgracia en los últimos tiempos; sus ojos son almendrados, y los ojos más oscuros son preferidos, aunque el color reflejará típicamente el color de su pelaje; tendrán una larga cola que debería mantenerse erguida, aunque muchos Cane Corsos tendrán sus colas atrapadas cuando sean jóvenes.

Las hembras son de 58-66 cm y pesan entre 40-45 kg, mientras que los machos son más grandes, miden 62-70 cm y pesan hasta 50 kg. Su pelaje corto puede venir en una variedad de colores y se aceptan parches blancos. Los colores comunes de la capa incluyen:

  • Negro
  • Abigarrado
  • Gris
  • Adular
  • rojo

Si bien corto, su pelaje es, de hecho, una doble capa, con el pelaje exterior es mucho más duro que la capa inferior aterciopelada.

Carácter y temperamento

Fiel al final, la raza Cane Corso es el perro de guardia por excelencia, ferozmente dedicado a su familia, defendiéndolos a cualquier precio. Mientras que comúnmente forman un fuerte vínculo con un miembro de la familia en particular, protegerán a todos en su círculo interno. Muy sospechoso de cualquier nueva gente, el Cane Corso será cauteloso hasta el punto de la agresión y se recomienda una gran precaución cuando una nueva persona invade su territorio.

Un Cane Corso bien entrenado se mantendrá distante con los extraños y esperará un comando de parte de su propietario para garantizar que todo esté bien. Si no se entrena apropiadamente al Cane Corso desde una edad temprana, puede llevar a un perro que no acepte visitantes en su hogar.

Tradicionalmente, es un perro independiente, el Cane Corso se siente cómodo en su propia compañía y rara vez exigirá atención humana. Habiendo dicho eso, dejar un Cane Corso solo por un período de tiempo prolongado conducirá inevitablemente a comportamientos molestos, como la destrucción en el hogar o los ladridos incesantes.

Si bien en general son muy tolerantes con los niños con los que han crecido, el Cane Corso debe ser supervisado en todo momento con cualquier niño debido a su fuerza innata y su potencial para la agresión; es famoso por ser agresivo con los perros y, en particular, los machos intactos no tolerarán a otros machos intactos; también se debe tener cuidado con los animales más pequeños, como los gatos o los conejos, ya que el Cane Corso es un cazador nato y puede confundir a las mascotas de la familia con las presas.

Entrenamiento

El Cane Corso es un perro guardián natural que patrulla su territorio y garantiza que los intrusos sepan que no son bienvenidos. También tienden a tener una personalidad increíblemente dominante y cuestionarán la autoridad a lo largo de su vida.

Por lo tanto, es imperativo que su entrenador sea experimentado y consistente. Su inteligencia mantiene a su entrenador alerta, pero también significa que generalmente responden bien a las instrucciones y aprenderán nuevas tareas rápidamente; esta raza de perro responde particularmente bien al refuerzo positivo y al entrenamiento basado en el tratamiento.

Un propietario mal preparado que no dedica suficiente tiempo para entrenar a su Cane Corso corre el riesgo de poseer un arma potencialmente letal y debería cuestionar seriamente si es el mejor propietario para esta raza de perro.

También te recomiendo conocer...

Razas De Perros más fuertes
Razas De Perros Más Amigables
Razas De Perros Menos Agresivas

Salud

Generalmente conocido por su buena salud, la raza Cane Corso tiene una esperanza de vida de 10-12 años y tiende a tener una buena calidad de vida. Como son menos braquicéfalos que otros mastines, comúnmente no sufren los problemas respiratorios asociados. Algunas condiciones, que deben controlarse incluyen:

  • Hinchazón: una afección potencialmente mortal que ocurre cuando el estómago se llena de un gas que no puede escapar. El animal aparecerá visiblemente hinchado y babeará y jadeará. Sin atención veterinaria inmediata, es probable que el animal muera.
  • Conditones ortopédicos: muchos perros grandes son propensos a la displasia de cadera, la displasia del codo y otras anormalidades óseas dolorosas y degenerativas. Los animales reproductores deben ser cribados y los perros afectados no deben ser criados.

Niveles de ejercicio y de actividad

Con una demanda de ejercicio relativamente alta, particularmente en comparación con razas similares, este perro grande necesita una gran cantidad de actividad en sus vidas para mantenerlos calmos y bien ajustados. Un largo recorrido diario y el acceso a un gran jardín cercado son esencial.

Un jardín muy seguro es esencial en caso de que el Cane Corso vea a su presa afuera e intente escapar. Los perros no deben ejercitarse con cables extensibles o demasiado cerca de otros animales debido al alto riesgo de peleas de perros. Sin una salida para su energía, es mucho más probable que un perro de la raza Cane Corso se porte mal y se vuelva agresivo.

Aseo

Un perro de poco mantenimiento con una capa corta, cepillado 2-3 veces por semana será adecuado. Es absolutamente esencial introducir un régimen de aseo cuando este perro es un cachorro para garantizar su aceptación. La revisión y limpieza de los oídos, el cepillado de dientes, el cepillado de la ropa, el control de la pata, el baño y el recorte de las uñas deben iniciarse lo antes posible.

Conclusiones…

El Cane Corso (KAH-neh-KOR-soh, plural: Cani Corsi) pertenece a una subcategoría de razas de trabajo llamada mollosus dogs, o mollosers, llamada así por Molossi, una antigua tribu griega que se cree que crio un guardián gigante de huesos grandes o perros de tipo Mastiff. En el apogeo del poder del Imperio Romano, las legiones que sometieron y ocuparon las islas griegas trajeron mollosers de vuelta a Italia y los criaron a las razas nativas italianas.

Con casi 28 pulgadas en el hombro y con un peso de más de 100 libras, con una gran cabeza, expresión de alerta y músculos que se ondulan bajo su pelaje corto y rígido, la raza Cane Corse es a primera vista una criatura intimidante.

Su aspecto imponente es su primera línea de defensa contra los intrusos. Los Corsi son inteligentes, leales, ansiosos por complacer, versátiles e intensamente leales a sus humanos, pero también son asertivos y voluntariosos, y pueden terminar siendo dueños de un dueño involuntario. Como con cualquier otro perro guardián grande, la crianza responsable y la socialización temprana con personas y otros perros son vital.

Muscular y atlético, se mueve con considerable facilidad y elegancia. Siempre ha sido un guardián de la propiedad y un cazador de juegos difíciles como el jabalí.

El abrigo de Cane Corso es corto, pero de doble capa; la capa inferior, que varía en longitud dependiendo del clima en el que vive el perro, se disemina durante todo el año, especialmente durante la temporada de muda en la primavera.

El cepillado semanal -durante la temporada de muda- con un cepillo de cerdas medianas, una guante o herramienta de aseo de goma, o un guante de perro eliminará el cabello muerto antes de que pueda caer sobre los muebles, y ayuda a eliminar la suciedad y promueve el crecimiento del cabello nuevo bien. Al igual que con todas las razas, las uñas deben recortarse con regularidad, ya que las uñas excesivamente largas pueden ser dolorosas para el perro y causar problemas para caminar y correr.

La raza Cane Corsos necesita ejercicio serio; una caminata rápida, o mejor aún, una carrera de al menos una milla por la mañana y otra vez por la tarde, mantendrá su salud y tono muscular. Son excelentes compañeros en largas caminatas, caminatas o paseos en bicicleta; fue criado para trabajar y es más feliz cuando se le da un trabajo que hacer. Él necesita estimulación tanto mental como física, o se producirá un comportamiento indeseable.

Muchos Cane Corsos compiten en agilidad, obediencia, buceo en muelle, deporte de protección y eventos de seguimiento.

Las clases de socialización temprana y entrenamiento de cachorros se recomiendan para todos los perros, pero para una raza tan grande y fuerte como un Cane Corso, son imprescindibles.

Muchos Cane Corsos pueden ser dominantes y protectores; la socialización ayudará a garantizar que se conviertan en adultos bien adaptados y educados. El entrenamiento de obediencia evitará que se conviertan en el jefe del hogar.

Son inteligentes y están ansiosos por complacer, por lo que en general son fáciles de entrenar. A pesar de su apariencia, la raza Cane Corso son todo corazón, y responden al amor y las recompensas mucho mejor que a las duras correcciones o métodos de entrenamiento.

Los Corsos de Caña son generalmente perros sanos, y criadores responsables  seleccionan sus reservas para condiciones de salud tales como  displasia de cadera, epilepsia idiopática, sarna Demodex y anormalidades del párpado.

Video recomendado: Cane corso – Características y adiestramiento del CANE CORSO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here