Grano En La Comida Para Perros: Historia, Beneficios, Pruebas Y Más

27

Elegir la dieta adecuada para alimentar a tu perro es una de las decisiones más importantes que tomará como dueño de una mascota, pero también puede ser una de las más confusas. Existe una cantidad significativa de información contradictoria disponible sobre cuál es el mejor tipo de dieta para un perro. Uno de los mayores debates en torno a la comida para perros es si es saludable y beneficioso que haya grano en la comida para perros.

Algunas personas sostienen que el grano es inofensivo en la comida para perros, mientras que otros abogan por una dieta libre de granos para evitar posibles reacciones alérgicas y problemas gastrointestinales. Esto plantea la pregunta, ¿es mejor la comida para perros sin grano? Para ayudarlo a conocer qué tipo de dieta es mejor para tu perro y si debe o no usar alimentos para perros que contengan granos, siga leyendo esta publicación.

La historia de los alimentos para perros

Para entender cómo se ha desarrollado el debate sobre el grano en la comida para perros a lo largo de los años, es necesario examinar la historia de la comida para perros. Las investigaciones sugieren que los perros fueron domesticados hace más de dieciséis mil años, y probablemente han estado pasando tiempo con seres humanos por más tiempo.

Sin embargo, los científicos no están seguros de cuándo los perros pasaron de los animales utilizados para servir como animales de trabajo, a una parte querida de la familia. A lo largo de la historia, la dieta de los perros domesticados ha evolucionado.

En algunas culturas y ambientes, los perros sobreviven predominantemente de la carne, que es de donde surge el argumento a favor de una dieta cruda, que se discutirá más adelante. Sin embargo, a medida que los perros se convirtieron en una parte más dominante de la familia, su dieta se convirtió en fragmentos de lo que los seres humanos estaban comiendo, desde carne, huesos, etc.

Pan, leche, huevos, a las patatas o cebollas. La dieta de un perro dependía de la situación de lo que tenía acceso, ya sea en la naturaleza, ya que algunos perros cazaban presas pequeñas por su carne, o de seres humanos.

A medida que los roles de los perros han crecido en lugar de los hogares, el enfoque para alimentarlos se ha desarrollado y cambiado. Durante la Revolución Industrial en el siglo XIX, hubo un aumento en las familias de clase media que poseían suficientes ingresos en exceso para mantener a los perros como animales de compañía domesticados.

A medida que se produjo este cambio social, el mercado reaccionó en consecuencia y comenzaron a producirse alimentos para mascotas. El primer alimento para mascotas preparado comercialmente disponible en Inglaterra fue fabricado por James Spratt. James Spratt era un hombre de negocios que había notado que los perros eran alimentados con galletas sobrantes y tomaron la iniciativa de desarrollar una galleta para perros.

Esta galleta para perros estaba hecha de una variedad de diferentes materiales, incluyendo vegetales, remolacha, sangre de res y una mezcla de harinas de trigo. James Spratt presentó sus galletas para perros aproximadamente en 1860.

En la sociedad moderna, muchos países imponen restricciones a las instalaciones y productos de fabricación de alimentos para mascotas para garantizar que cumplan con los requisitos nutricionales y cumplan con las normas de seguridad aplicables.

En los Estados Unidos, la Ley de Modernización de la Seguridad de los Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés) se convirtió en ley en 2011 y realizó cambios integrales a las regulaciones de seguridad de los alimentos de los Estados Unidos.

Como parte de la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y los productores de alimentos deben enfocarse en la prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos tanto en seres humanos como en animales.

A medida que la comprensión de la nutrición de las mascotas ha evolucionado con la ciencia, se han lanzado al mercado dietas de especialidades orientadas a diferentes características demográficas de las mascotas, incluidos cachorros, perros ancianos y perros con alergias alimentarias y los perros que tienen sobrepeso.

La discusión sobre el grano en la comida para perros

Al comprender cómo ha evolucionado el alimento para perros a lo largo del tiempo, es más fácil ver por qué hay opiniones tan diferentes sobre el lugar que ocupa el grano en la dieta de un perro. Por un lado, los perros han sobrevivido durante miles de años mientras consumen grano en diversas formas.

Por otro lado, los perros también han sobrevivido durante miles de años basándose principalmente en la carne y las verduras como su fuente de nutrientes. Para comenzar a analizar este argumento, es vital comprender el razonamiento subyacente y los factores que afectan a cada lado de la discusión.

Los defensores de la comida para perros sin grano argumentan que los antepasados ​​de los perros modernos no habrían buscado o confiado en el grano como fuente de alimento en su dieta. Una imagen en la que se basan los defensores de la comida para perros sin grano para desafiar la lógica de usar grano en la comida para perros es la de un perro salvaje que come trigo en un campo de trigo.

Esto parece intrínsecamente improbable, por lo que está destinado a apoyar la dieta sin granos. Uno de los principios principales del argumento para la comida para perros sin grano es que los perros no estaban destinados a depender de los granos en su dieta y su sistema digestivo se creó en consecuencia.

Esto puede resultar en alergias, problemas gastrointestinales e infecciones como resultado de una intolerancia digestiva al grano. Sin embargo, no todos los perros muestran una reacción adversa a los alimentos que contienen grano.

Aquellos que defienden la inclusión del grano en la comida para perros afirman que a lo largo de los siglos de domesticación, el sistema digestivo de los perros se ha desarrollado para acomodar el grano como parte de su dieta y que comer grano no afectará negativamente al sistema digestivo.

Muchas personas que apoyan esta afirmación admitirán que muchos alimentos para perros modernos dependen demasiado del grano como relleno en los alimentos para perros para reducir el costo. Sin embargo, los perros han sobrevivido a lo largo de la historia con el grano como parte de su dieta, por lo que el grano en sí no es un ingrediente inherentemente peligroso dentro de la comida para perros.

Con estos dos lados del argumento del grano en mente, a continuación es importante considerar si tu perro necesita o no una dieta sin grano.

¿Tu perro necesita una dieta sin grano?

Como dueño de una mascota, puede ser difícil determinar la elección correcta para tu perro en todos los aspectos de su vida, especialmente en lo que respecta a su nutrición, ya que hay una gran variedad de opciones disponibles. Es importante tener en cuenta que muchos perros no requieren una dieta sin grano para vivir una vida feliz y saludable, pero para algunos perros, puede ser una opción beneficiosa.

Para decidir si una dieta sin granos puede o no beneficiar a tu perro, es importante examinar las razones más comunes por las cuales los dueños de mascotas cambian a tu perro a una dieta sin granos.

Como se mencionó anteriormente, algunos argumentan que el grano no es una fuente natural de nutrición para los perros, lo que resulta en problemas digestivos y de salud, mientras que otros sostienen que los perros domesticados han evolucionado con el tiempo para digerir los granos.

Algunos dueños de mascotas toman la decisión de cambiar a tu perro a una dieta sin grano porque tienen problemas digestivos y / o gastrointestinales. Para los perros que tienen una sensibilidad o alergia al grano, un cambio a una dieta sin grano puede resolver sus problemas digestivos.

Sin embargo, es importante buscar la consulta de un profesional veterinario con licencia antes de cambiar la dieta de tu perro para asegurarse de que seguirán recibiendo la nutrición que necesitan y que no existe una condición subyacente que cause sus síntomas gastrointestinales.

Otra razón común por la que los dueños de mascotas cambian a tu perro a una dieta sin grano es debido a las alergias a los alimentos. Si un perro posee alergias alimentarias, es importante determinar a qué alimentos son alérgicos y luego adaptar su dieta en consecuencia.

Los granos en la comida para perros son uno de los principales ingredientes de los alimentos para mascotas a los que un perro puede ser alérgico, pero otras alergias comunes son la carne de res, pollo, productos lácteos, huevos y papas. Si tu perro es alérgico a los granos, entonces una dieta libre de granos es una opción óptima para ellos.

Las alergias a los alimentos se pueden manifestar de diferentes maneras y reconocer los síntomas de una alergia a los alimentos en una etapa temprana puede ayudar a evitar que el perro se sienta incómodo.

Si sospechas que tu perro sufre de alergias alimentarias, sobre todo al grano en la comida para perros, busca la ayuda de un veterinario con licencia para realizar una prueba de alergia a fin de determinar a qué alimentos y alergenos específicos es alérgico su perro. A continuación se presentan algunos de los síntomas más comunes en perros que sufren alergias alimentarias.

  • Pérdida de cabello excesiva
  • Costras
  • Llagas
  • Piel inflamada o roja
  • Parches de calvicie
  • Comezón
  • Infecciones del oído
  • Glándulas anales impactadas
  • Vómito
  • Lamer o morder crónico para aliviar la picazón
  • Erupción o irritación de la piel
  • Heces sueltas / diarrea
  • Flatulencia excesiva

También es vital tener en cuenta que algunas razas de perros tienen un mayor riesgo de desarrollar alergias a los alimentos, en especial a los granos en la comida para perros. A continuación hay una serie de razas de perros que los estudios han indicado tienen una mayor probabilidad de desarrollar alergias a los alimentos.

Realización de una prueba de alimentos

Una de las mejores maneras de ver si una dieta sin grano puede ser la opción correcta para tu perro es hacer una prueba de alimentos. Antes de realizar cambios en la dieta de tu perro, asegúrate de consultar con su veterinario.

También es importante tener en cuenta que si tu perro no experimenta ningún efecto secundario negativo en su dieta actual o no presenta síntomas que indiquen un problema digestivo o alergia a los alimentos, no es vital cambiarlos.

Si tu perro experimenta síntomas de alergia a los alimentos o problemas digestivos y tú decides cambiarlos a una dieta sin grano, hay varias tácticas diferentes que debe tener en cuenta a medida que avanza.

Antes de embarcarse en su prueba de alimentos, es necesario determinar a qué alimento cambiará tu perro. Para encontrar la mejor comida para tu amigo peludo, asegúrate de leer las etiquetas de las opciones de comida que esté considerando. Existe una gran variedad de diferentes alimentos disponibles, así que asegúrate de investigar qué tipo de dieta sin grano será más beneficiosa para tu perro.

Algunos dueños de mascotas optan por cambiar a sus perros a una dieta cruda, que consiste en carne cruda, órganos, huesos y, en ocasiones, verduras como fuente de nutrición. Para las dietas crudas, es vital encontrar el equilibrio correcto de nutrientes para que no afecte negativamente al sistema digestivo de su perro. Además de una dieta cruda, hay todas las croquetas sin granos y alimentos húmedos disponibles para su compra.

La faceta más importante de seleccionar el alimento correcto al que debe cambiarse es entender a qué reacciona tu perro en su dieta actual, cuáles son los objetivos de cambiar su dieta y adaptar su selección en consecuencia. Las etiquetas de los alimentos para mascotas pueden ser confusas, así que investigue los métodos para seleccionar alimentos para mascotas hechos de ingredientes de alta calidad, sobre todo si pretendes implementar los granos en la comida para perros.

Una vez que haya encontrado la comida adecuada para cambiar a tu perro, el siguiente paso es comenzar a cambiar su comida. Si toma la decisión de cambiar a su perro a una dieta sin grano, es importante que no cambie su comida inmediatamente y de una sola vez. Si cambian sus alimentos al pavo frío, pueden experimentar efectos secundarios digestivos adversos debido a que su cuerpo aún no está adaptado a los nuevos alimentos.

Para cambiar a un alimento para perros sin grano, introduzca lentamente el alimento para perros mezclándolo con el alimento anterior. Durante una o varias semanas, aumente gradualmente la cantidad de alimento sin grano y disminuya la cantidad del alimento anterior hasta que tu perro solo esté consumiendo el alimento sin grano.

Tendrás que ver cómo reacciona tu perro al cambio para evaluar la rapidez con la que pueden hacer la transición sin estreñirse o tener diarrea. Este proceso será diferente si se cambia a una dieta cruda, que puede variar según el tipo de dieta cruda que se está ajustando. Independientemente de la ruta que elija, asegúrate de consultar con un veterinario con licencia para asegurarte de que tu perro reciba la nutrición que necesita y si los granos en la comida para perros son beneficiosos o no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here