Tortugas

Las tortugas o Quelonios pertenecen a una familia de reptiles cuya característica es tener un caparazón. Existe una amplia variedad de especies con diferentes características, pero todas se distinguen de otros reptiles por este caparazón que consiste en una coraza en el vientre y un caparazón en la parte superior, conectados por dos puentes a los lados del cuerpo

Las tortugas son ovíparas y solo ponen huevos una vez al año. Los jóvenes crecen rápidamente, aunque luego su desarrollo se ralentiza. La dieta de las tortugas puede consistir en carne o plantas dependiendo de la especie, algo que hablaremos más adelante.

Presente durante más de 210 millones de años, la tortuga es uno de los reptiles más antiguos del planeta. Es uno de los animales más fascinantes, especialmente por su legendaria longevidad. A pesar de esto, puede que todavía sean un animal un poco desconocido para algunas personas.

A día de hoy la tortuga terrestre ocupa toda la superficie del planeta excepto la Antártida. Ya sea desierto, tropical, pantanoso o marino, se ha adaptado a todos los climas y hay alrededor de 300 especies.

Este animal sin ninguna duda llama la atención de muchas personas, pero la adquisición de una tortuga terrestre debe ser un acto reflexivo porque te atrapará por mucho tiempo. Muy sociable, a veces son muy unidas a su dueño, lo cual no es el caso cuando viven en una comunidad. De hecho, las tortugas terrestres no disfrutan vivir juntas.

tortuga

Origen

Su origen data del comienzo de los tiempos. Es durante el Noriense, un corto período en el Triásico y antes del Jurásico, donde aparecieron los primeros quelonios: una subclase de reptiles cuyo cuerpo es un caparazón y un plastrón óseo ventral cubierto con cuerno.

La tortuga más antigua hasta la fecha es Proganochelys. Esta ya tenía todas las características de nuestras tortugas actuales, con la diferencia de que todavía tenía dientes.

Todavía no se ha encontrado suficientes evidencias que puedan decirnos cuáles fueron los antepasados ​​de las tortugas, sin embargo, hay una cosa que cosa es cierta y es que la tortuga Proganochelys ya tenía una larga historia evolutiva.

Después de la aparición de las primeras tortugas, se separaron en dos sub grupos:

Tortugas Pleurodirus: retraen la cabeza lateralmente y horizontalmente.

Tortugas Cryptodirus: retraen su cabeza en forma de S, verticalmente.

Mitología

En algunas religiones, las tortugas se consideran un símbolo de inmortalidad. El budismo cree en el renacimiento, y los creyentes creen que cada tortuga contiene diferentes almas de personas en su camino hacia el Nirvana. Por esta razón, a todos los budistas se les prohíbe matar a una tortuga.

También para los hinduistas las tortugas tienen un significado especial. Para ellos, la tortuga es la segunda encarnación del dios Vishna.

Según la tradición, el dios Vishna se convirtió en una tortuga durante una gran inundación y luego pudo desarrollar un nuevo mundo en la parte posterior de esta tortuga. Incluso entre los indios, la tortuga es un símbolo importante. La tribu Iroquois cree que la tierra está en la parte posterior de una tortuga. Además, otras tribus indias creen que las tortugas tienen poderes misteriosos. Además, las tortugas representan una larga vida y una cierta tenacidad.

Características físicas

La característica principal de las tortugas, como ya se ha mencionado, es que tienen un caparazón que consiste en una coraza en el vientre y una concha en la parte superior. Ambos están conectados por dos puentes de hueso en los lados del cuerpo.

Existen tres grupos principales de tortugas: las tortugas terrestres que viven exclusivamente en la tierra, las tortugas acuáticas que viven en el agua dulce o cerca de ella y las tortugas marinas que se encuentran en los océanos.

En las tortugas, el caparazón es particularmente pesado y puede representar dos tercios del peso total del animal. Sirve tanto para protegerse de los peligros, como para mantener el calor y almacenar el calcio.

Las tortugas no tienen orejas visibles afuera, sus orejas son internas y están ubicadas detrás de los ojos. Tampoco tienen dientes sino un pico.

Las tortugas terrestres pueden medir hasta 1.30 metros de largo y pesar hasta 300 kg, mientras que las tortugas marinas pueden medir hasta 2 metros de largo por un peso récord observado de 950 kg. En cuanto a las tortugas acuáticas, son bastante pequeñas y apenas miden más de 50 cm.

Alimentación de las tortugas terrestres

La tortuga no tiene dientes, pero hace mucho daño porque tritura la comida y la traga en silencio. Es aconsejable poner la comida siempre en el mismo lugar de su hábitat. Su comida debe ser del 5% de su peso si es adulta y del 10% si es joven. La frecuencia de las comidas será de 2 a 3 veces por semana para adultos, 2 veces por día el primer año para menores y 1 vez por día el segundo año.

Su menú debe ser vegano: puede incluir un 90% de plantas, 8% de frutas y el 2% restante de lombrices, caracoles o los insectos. De manera general y esto es válido para la mayoría de los reptiles, es preferible dar alimentos cuyo nivel de calcio es definitivamente más alto que el fósforo, a lo que se le llama la proporción phosphocalcique. La tortuga tiene necesidades particularmente altas debido a su caparazón y necesita también alimentos cuya ingesta de calcio sea entre 2 y 5 gramos.

 Es recomendable distribuir de vez en cuando una alimentación de pellets, ligeramente aguada con un poco de agua. Es práctico, equilibrado y, a menudo, económico. Sin embargo, hay que asegurarse de usar una marca reconocida y de buena calidad.

El suministro de betacaroteno o vitamina A en muchos alimentos es suficiente para una protección óptima de sus membranas mucosas y sus ojos. Esta vitamina se almacena en el hígado y la piel. Una deficiencia de vitamina A en una tortuga causaría rápidamente hinchazón de los párpados con un gran estado de fatiga. En ningún caso se debe dar un alimento a una tortuga si no se sabe si es recomendable o no.

Seguir los consejos y recomendaciones dadas es mejor que tener una tortuga enferma debido a una mala dieta. La adición de vitaminas no es necesaria si la dieta está equilibrada. La tortuga de tierra bebe raramente agua, excepto cuando hace calor. La mayoría de sus necesidades de agua están incluidas en su dieta, sin embargo, a la tortuga le gusta bañarse en unos pocos centímetros de agua (que se le mojen las patas), y es capaz de rehidratarse a través de su recto, irrigando así la vejiga.

Para este propósito, debe tener un recipiente grande y plano con agua a temperatura ambiente. Una tortuga que carece de agua puede desencadenar lo que se llama “gota”, es decir que el ácido úrico, en lugar de ser evacuado naturalmente en los excrementos, se cristalizará y se asentará en articulaciones y vísceras del animal. Entonces, cuando hace calor, un baño de 15 minutos puede ser suficiente para evitar esta situación.

Reproducción

Para tener éxito en la reproducción de una tortuga, es necesario reunir varios factores igual de importantes:

Criadores

En primer lugar, se debe tener un macho y una hembra, aunque dos hembras son ideales para la comodidad de estos. En el 90% de los quelonios, los  machos son predominantemente más pequeños que las hembras. El macho tiene una cola más gruesa porque es ahí donde contiene su sistema reproductivo, por lo que también es más larga. En el macho, el plastrón es cóncavo, mientras que en la hembra es plano. En las tortugas acuáticas, los machos se identifican fácilmente con largas garras en sus patas delanteras. Permiten agarrar en el agua a la hembra durante el apareamiento. La tortuga es ovípara (Se reproduce por huevos que salen del cuerpo de la hembra) y la madurez sexual de una tortuga terrestre es, en promedio, a la edad de 10 años.

Comida

La alimentación juega un papel muy importante porque durante el período anterior y posterior al apareamiento, las tortugas tendrán un mayor apetito. Las tortugas se alimentan mucho durante el ciclo de reproducción porque gastan mucha energía. Este punto es sin duda el más importante.

Hábitat

El hábitat debe estar al aire libre para que sus tortugas estén “sintonizadas” al ritmo de la naturaleza y las estaciones. Se pueden organizar varios escondites para que la hembra se sienta segura y pueda descansar. Durante la temporada de cría, que es en la primavera y comienzos del verano, hay que evitar manipular a las tortugas y permitir que la naturaleza haga el resto.

Apareamiento

El desfile de apareamiento es muy típico en las tortugas terrestres. Una vez que la primavera está en marcha, las temperaturas comienzan a subir y los animales están bien alimentados, el macho busca una hembra. Primero está el contacto con la nariz, que se conoce como el contacto olfativo, y luego sacudiendo la cabeza para advertir a la hembra que es con ella que el macho quiere reproducirse.

 Finalmente llega el momento en que intentará inmovilizar a la hembra sujetándole las piernas para poder subir sobre ella. Si tiene éxito, se produce el apareamiento. Durante este, el macho chillará y dejará su boca abierta.

Colocación

Unas semanas más tarde, la hembra se detendrá por un corto tiempo para alimentarse e ir en busca de un sitio de anidación. Ella buscará la tierra expuesta al sur, y durante 2 o 3 horas cavará con sus patas traseras un agujero oval. El agujero tendrá su profundidad final cuando la tortuga ya no toque el fondo con sus patas traseras, y es en este punto que el desove puede comenzar, generalmente por la mañana o al final de la tarde, y cuando termine, cerrara el agujero anteriormente hecho.

La hembra puede colocar huevos entre 2 y 4 veces durante un año. El sexo de las tortugas lo determinará la temperatura en el momento de la etapa embrionaria, un período que para la tortuga es alrededor del cuadragésimo día. Como muchos reptiles ovíparos, la tortuga es uno de esos animales donde el sexo está determinado por la temperatura en el momento de la incubación del huevo. Una temperatura baja dará la mayoría de crías machos y una temperatura alta, la mayoría serán hembras.

La duración del proceso hasta que las tortugas nacen y salen del hoyo puede ir hasta los 3 meses, dependiendo de las condiciones climáticas.

Evitar peligros

La tortuga es un animal generalmente pequeño y rechoncho. Su curiosidad a veces puede causar su pérdida, por lo que se recomienda nunca dejarla desatendida.

Si se tiene un jardín, hay que evitar que la tortuga llegue a áreas que hayan sido tratadas o rociadas con productos nocivos para los animales. También se debe verificar antes de cortar el césped que la tortuga este en un lugar seguro, ya que todos los años se reportan docenas de accidentes con tortugas desolladas por una cuchilla de corte.

Cuando se vive en un campo también hay que tener un especial cuidado con las tortugas, ya que hay animales que querrán hacerles daño como las ratas, gallinas, comadrejas y otros. Una mordedura de perro también puede causar lesiones irreparables.

Las terrazas con piscinas o con mayor frecuencia las cuencas acuáticas son depredadores inmóviles donde es muy probable que una tortuga se ahogue. También el envenenamiento con plantas del jardín ocurre más a menudo de lo que pensamos, ya que algunas plantas son venenos reales como: lirios, altramuces, hojas de aligustre y botones dorados, entre otros.

Para aquellos que no tienen un jardín, los balcones o terrazas pequeñas en apartamentos también son lugares peligrosos, porque una caída de una tortuga desde varios metros de altura puede causar lesiones graves.

Expectativa de vida

La vida útil de una tortuga varía según la especie, pero se puede decir que 30 años es el promedio general. Algunos especímenes pueden vivir hasta más de 200 años. El mayor registro de vida fue obtenido por una tortuga de las Seychelles, que murió a la edad de 250 años el 23 de marzo de 2006 en el Jardín Zoológico de Calcuta en la India. La tortuga es el animal que más bate  récords de longevidad.

Magia negra con las tortugas en Tailandia

Cuando los tailandeses encuentran un caparazón de una tortuga, por lo general se lo llevan a casa con ellos. Esto es para protegerlos a ellos y a su hogar del mal. Esta “magia” solo funciona si la tortuga ha muerto en un bosque. En caso de que no haya muerto en un bosque, la llevan a un  templo y le rezan al Buda. Luego tienen que ir a un monje tailandés para que tenga una buena encarnación.

Si los tailandeses siguen estas reglas, pueden llevar a casa el caparazón de la tortuga y “alimentar” el caparazón en cada día feriado de Buda. Ellos creen que haciendo esta actividad obtendrán una vida larga y feliz.

Otra practica común entre los tailandeses es poner el caparazón de la tortuga en cada habitación de la casa, excepto en la oficina, porque  trabajan más despacio. Ellos dicen que la velocidad de movimiento de la tortuga se transfiere a la operación que esté realizando la persona.

Tortugas
5 (100%) 1 vote[s]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here