Hamster

El hámster es un animal pequeño domesticado por humanos muy recientemente, a diferencia de otras especies, como el gato, que ya estaba presente en los hogares humanos en el Antiguo Egipto. Son parte de la familia de roedores, que proviene del verbo “roer”, llamado así porque sus dientes incisivos crecen a lo largo de su vida, por lo tanto, es necesario que los desarrolle de forma natural, royendo, para que conserven una longitud óptima.

Hay más de veinte razas de hámster, de los cuales sólo cinco son domesticados: el hámster dorado que es el más grande,  el hámster ruso, el hámster siberiano, hámster Roborovski y el hámster chino. Los últimos cuatro son llamados “hámsteres enanos” en relación a su pequeño tamaño.

hamster

Características

El hámster tiene muchas características que lo hacen una mascota excelente: es muy bonito, de bajo costo para comprar y mantener (la jaula es el mayor gasto), requiere un espacio extremadamente limitado, no emite olores desagradables (siempre que la jaula se mantenga limpia) y es un animal muy silencioso.

Por lo tanto, el hámster es la mascota ideal para vivir en un apartamento, y no es solo para niños, al contrario de lo que se cree: muchos adultos disfrutan de la compañía de estos pequeños roedores.

Pero si su apariencia de adorables peluches y su piel suave los hace querer abrazarlos y acariciarlos, los hámsteres realmente no aprecian este tipo de atención (la cual los menos amigables pueden reaccionar mordiendo) y prefieren ser observados en lugar de ser tocados. Los hámsteres son a veces difíciles de manejar, especialmente los de las especies más pequeñas, y algunos nunca son domesticados, incluso luego de pasar un largo tiempo.

El hámster es un animal que es muy fácil de cuidar, pero requiere un mínimo cuidado diario (control de agua y comida) y, periódicamente, una limpieza profunda de la jaula. Los niños no siempre pueden asumir estas responsabilidades, y los adultos tienen el deber de asegurarse de que el pequeño roedor no carezca de nada.

Al igual que todos los animales, los hámsteres no son adecuados para niños pequeños, ya que rara vez saben cómo manejarlos de manera segura. Estos roedores también tienen una corta expectativa de vida, un factor que no debe pasarse por alto si uno tiene la intención de comprarlos para un niño que, profundamente apegado a su pequeño animal, inevitablemente sufrirá por su pérdida.

Sin embargo, un hámster puede desempeñar un papel educativo para los niños, ya que aprenden a responsabilizarse por el cuidado de una criatura viva y también aprenden a tratarlo con respeto. Los hámsteres son animales nocturnos: duermen todo el día, excepto por unos pocos períodos cortos de actividad, y están activos principalmente de noche.

Por lo tanto, podemos disfrutar de su compañía principalmente por la noche, lo que los hace perfectos para quienes trabajan fuera de casa durante el día.

Historia del hámster sirio

En 1930, durante una expedición zoológica en la región de Aleppo, en Siria, un profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén capturó a una hembra de hámster dorado con sus once cachorros, y utilizó esta especie para una investigación de laboratorio. .

Después de la captura, la madre mató a uno de sus cachorros y se separó inmediatamente del resto de la camada y se lo extrajeron.

Posteriormente, un cachorro escapó y no pudo ser encontrado. Al llegar a la Universidad de Jerusalén, huyeron otros cinco hámsteres. Parece que de los cuatro restantes, solo uno era una hembra que se reprodujo con éxito, creando así una colonia prolífica. Los hámsteres fueron enviados a muchos laboratorios en Europa y América.

Por lo tanto, se supone que todos los hámsteres dorados del mundo derivan sobrevivientes de esta gama única. Desde 1971, algunos roedores fueron capturados y enviados a los Estados Unidos, pero sus pistas se perdieron.

Morfología

El cuerpo del hámster está cubierto con un pelaje grueso y suave; la piel es flexible y muy elástica. El macho y la hembra asumen una apariencia similar (aunque hay, en algunas especies, una ligera diferencia de tamaño entre los dos), excepto, por supuesto, en sus genitales externos.

Las piernas son bastante cortas; las delanteras poseen cuatro dedos, y los traseras, cinco; todos los dedos tienen garras. Cuando quiere mirar a su alrededor y examinar su entorno, el hámster se para sobre sus patas traseras. Las patas delanteras se pueden utilizar para agarrar la comida de la boca y ayudar a limpiar la capa.

El hocico tiene largos patillas que se mueven constantemente cuando el pequeño roedor huele el aire y es un órgano táctil extremadamente útil para detectar obstáculos cuando el animal se mueve en la oscuridad.

Altamente desarrollado, el sentido del olfato les permite buscar comida, mantenerse alejado de los enemigos y, en el caso del macho, encontrar a una hembra lista para aparearse.

Largos y afilados, los incisivos (dos superiores y dos inferiores) no solo sirven para comer, sino también para defenderse: de hecho pueden infligir mordiscos profundos y dolorosos si es necesario. Tienen un color amarillento, que no debe tomarse como un signo de falta de higiene o enfermedad.

Los incisivos crecen continuamente a lo largo de la vida del animal y deben mantenerse a la longitud adecuada mediante un desgaste incesante. Debido a esta característica, los incisivos de los hámsters, como los de todos los roedores, se llaman “conductos radiculares abiertos”.

La papada es probablemente la característica más destacada de los hámsteres. Consisten en una evacuación de la pared interna de las mejillas, que forma un bolsillo expandible utilizado para acumular la comida y el material de anidación que el hámster recolecta durante sus expediciones nocturnas para luego colocarlo en su madriguera.

Vacías, sus mejillas pasan desapercibidas; llenas, se revelan por otro lado perfectamente visibles y se extienden sobre los flancos del animal dándole un aspecto cómico. De vuelta en su madriguera, el hámster vacía su papada con la ayuda de sus patas delanteras. Los alimentos que son demasiado grandes para ser introducidos en los pómulos son transportados por la boca sosteniéndolos con los incisivos.

Anatomía

El pecho de un hámster es relativamente pequeño, y aloja el corazón y los pulmones. Está separado del abdomen por el diafragma, un músculo delgado que participa en el proceso de respiración. El pulmón derecho consta de tres lóbulos y el izquierdo un lóbulo único.

El estómago tiene la distinción de dividirse en dos partes: una parte desprovista de glándulas, donde la comida se fermenta, y una parte glandular, donde se elaboran los jugos gástricos. El ciego, una porción del intestino grueso, está altamente desarrollado. En el ciego, las bacterias promueven la digestión de los alimentos y producen vitaminas, así como otras sustancias útiles.

El riñón de un hámster tiene una notable capacidad para retener agua y secretar una orina altamente concentrada con una apariencia turbia, especialmente en el hámster de Roborovski. Es un proceso de adaptación a los climas áridos donde estos animales han evolucionado, esenciales para prevenir la deshidratación.

En tiempos de sequía, los hámsteres pueden extraer agua de sus alimentos, especialmente de los insectos que consumen.

Carácter y comportamiento

El carácter de un hámster puede variar considerablemente de un roedor a otro: hay unos tranquilos y gentiles, y especímenes nerviosos y mordedores. Los hamsters manejados con regularidad y delicadeza desde una edad temprana generalmente serán dóciles, pero aquellos que nunca han estado acostumbrados al toque de la mano del hombre se volverán tímidos o agresivos.

El hámster dorado suele ser bastante dócil y se puede atrapar sin problemas. Con su tamaño relativamente grande en comparación con otros hámsteres, por su carácter relativamente pacífico y movimientos más lentos es menos difícil de manejar y, por lo tanto, es mejor para los niños.

Otros hámsteres son más animales para observar que tocar, especialmente con respecto al hámster Roborovski, que posee un temperamento muy vivo y activo. Estos roedores tienen un sueño profundo, si tratamos de atraparlos cuando duermen, al despertarse hay una gran posibilidad de que reaccionen mordiendo.

Las hembras que están en proceso de criar también pueden volverse agresivas y no deben ser molestadas. Todos los hamsters son curiosos y activos, y verlos es un verdadero entretenimiento. Son animales nocturnos que pasan el día durmiendo, incluso si a veces tienen períodos cortos de actividad durante el día.

La ocupación principal a la que un hámster dedica su tiempo cuando no duermen es explorar constantemente su entorno. Cuando encuentran comida, la almacenan en su papada hasta que están completamente llenas, luego vuelven a su madriguera para vaciarlas en el área de la despensa, antes de volver a explorar.

Al igual que otros roedores y el conejo, estos animales se permiten la coprofagia, es decir, la ingestión de sus propios excrementos. Es un comportamiento perfectamente normal, que se utiliza para obtener nutrientes, especialmente vitaminas producidas por bacterias intestinales. Los hámsteres también pasan mucho tiempo cuidando su nido, protegiéndolo cuidadosamente con los materiales que encontraron durante sus expediciones.

A muchos hámsteres, especialmente a los más jóvenes, les gusta correr en la rueda, una actividad que puede absorberlos durante horas todas las noches. Muy limpios, estos animales finalmente dedican un tiempo considerable a su baño: lamen cuidadosamente su abrigo con la ayuda de sus pequeñas patas, como los gatos.

El fotoperiodo

En la naturaleza, el comportamiento de los hamsters, como el de muchas otras especies, está influenciado por el fotoperiodo, es decir, la duración de las horas de luz. En invierno, el sol se pone temprano y se levanta tarde (fotoperiodo corto); en verano, ocurre lo contrario y los días son más largos (fotoperiodo largo).

La influencia del fotoperiodo en los hámsters es particularmente evidente en el hámster de Siberia, que durante los cortos meses de invierno, cambia el color de su pelaje y se vuelve casi completamente blanco. La duración del día también tiene efectos sobre la actividad reproductiva, que disminuye o cesa en invierno.

Reproducción

Los hámsteres tienen capacidades reproductivas increíbles, que se traducen en madurez sexual temprana, embarazos extremadamente cortos y rápidos, y el nacimiento de una gran cantidad de crías.

Esto explica principalmente la corta vida de los hámsteres, y más particularmente por el período durante el cual la hembra es fértil, que es un año y un poco más. La segunda razón es la larga lista de depredadores que amenazan la existencia de estos roedores en su entorno natural.

Excepto por el hámster chino, los hámsteres se reproducen con bastante facilidad. Cuando las crías están listas para dejar a sus madres, es aconsejable separar inmediatamente a los machos de las hembras para evitar una reproducción entre familia.

Temporada de cría

En la naturaleza, los hámsteres tienen un ciclo de cría estacional: crían solo en una determinada época del año, de abril a septiembre en hamsters rusos, siberianos y Roborovski, y de febrero a octubre en el caso del hámster chino.

El ciclo reproductivo del hámster dorado realiza una parada durante el invierno. En cautividad, con calefacción y luz artificial, pueden reproducirse durante todo el año. Durante la temporada de cría, la hembra ingresa calor (período de ovulación) cada cuatro días. Esta es la fase de maduración de los óvulos en los ovarios, cuando la hembra acepta aparearse con el macho.

En los hámsteres, el celo dura solo unas pocas horas, tan corto como todo el ciclo reproductivo. Cuando el apareamiento es exitoso, comienza la gestación; si no, la hembra vuelve a entrar en celo  cuatro días después. Esto generalmente comienza en la noche, cuando las luces se apagan; si el macho y la hembra viven en jaulas separadas, es cuando se debe introducir a la hembra en la jaula del macho para ver si la misma está lista para aparearse.

Proliferación prolongada

La gestación de un hámster puede durar unos días debido a un retraso en el desarrollo de los embriones, que permanecen en una etapa de “animación suspendida” dentro del útero.

Este fenómeno generalmente se explica por las dificultades que la madre encuentra durante el embarazo para alimentar a su camada anterior. Al retrasar el próximo nacimiento, puede concentrar toda su energía en la atención brindada a los bebés que ya nacieron.

Especies

Si te preguntas cómo elegir un hámster, es importante que primeramente conozcas las principales especies que hay en el mercado y cuáles son sus diferencias. Algunos hámsteres son bastante raros, hay unos que no admiten la presencia de otros, mientras que algunos son más silenciosos y fáciles de domesticar.

Cada uno tiene sus particularidades, las diferencias de tamaño, apariencia, comportamiento… Todos tienen un cuerpo compacto con patas cortas y orejas y papada anchas. Son estos “bolsillos” expansibles dentro de sus mejillas los que les permiten llevar su comida o incluso esconder a sus pequeños en caso de peligro.

Al adoptar un hámster, es necesario proporcionar una jaula lo suficientemente grande con una capa muy gruesa de hojarasca, una rueda de un diámetro adecuado y varios juguetes. El color de la piel varía según la especie. Los pelos pueden ser largos o cortos. Para adoptar un hámster, puede elegir entre estas cinco especies de hámsters:

Hámster dorado

El hámster dorado es uno de los hamsters más comunes, y también se conoce como hámster sirio. Esta es la especie más fácil de adoptar, especialmente cuando hay niños en casa. Es uno de los pocos hámsters que se pueden liberar en una habitación. Es muy agresivo con otros hamsters y debe ser adoptado por su cuenta, ya que es un animal solitario y también es el hámster doméstico más grande. Puede tener pelos cortos, o incluso puede estar desnudo.

Hámster ruso

El hámster ruso es un hámster enano que tiene la espalda rayada y puede cambiar de color en invierno. Es el más común como mascota e incluso si es pequeño, el hámster ruso necesita un gran espacio para sentirse bien. Es muy activo, le gusta correr y cavar, además también es amable y agradable de domar.

Puede ser de color ordinario o zafiro y se caracteriza por una banda dorsal. Es un animal dócil y sociable pero a quien le gusta especialmente vivir por la noche. Una de las ventajas de esta especie es que se puede criar junto a otros animales

Hámster de Roborovski

El hámster de Roborovsky es más agradable de observar que de tocar, porque no le gusta que lo sostengan en las manos. Es el hámster doméstico más pequeño con un tamaño de aproximadamente 5 cm y un peso de 15 a 20 gramos. Algunos son más fáciles de domesticar que otros, pero todos son rápidos, rápidos y se les hace muy fácil escapar. Es tan pequeño que no debe colocarse en una jaula con barras, porque puede salir a través de ellas, sino en una jaula con paredes lisas.

El hámster de Roborovski tiene un cabello castaño dorado grueso en la parte posterior y blanco en la parte inferior del cuerpo.

Hámster chino

El hámster chino es un hámster enano pero un poco más grande que los demás. Es también el único que tiene una cola de dos centímetros. Su cuerpo es delgado y su cabeza un poco larga. Pide más cuidado que otros hámsteres porque es bastante tímido, sin embargo, es un compañero dócil que se domina bastante bien.

Es de color gris pardusco; una banda más ligera marcada en su espalda y en su pelaje se encuentran dispersas manchas más o menos grandes.

Hámster siberiano

El hámster de Siberia es bastante cercano al hámster ruso pero un poco menos común. Su pelaje cambia de color en invierno y se vuelve completamente blanco. El resto del año, el hámster siberiano es de color marrón grisáceo con una banda negra en la parte posterior y vientre de marfil. Es sociable y fácilmente domesticable.

Preguntas frecuentes

¿Qué comen los hamsters?

Los hámsteres son omnívoros; en la naturaleza, se alimentan de todo tipo de alimentos, tanto vegetales como animales (plantas, semillas, tubérculos, insectos, frutas), incluso si son principalmente granívoros y por lo tanto prefieren las semillas.

Los requisitos alimentarios de las diferentes especies son idénticos, por lo que se les puede aplicar el mismo tipo de dieta. Los hámsteres se han estudiado durante muchos años como animales de laboratorio, y sabemos todo sobre sus necesidades alimentarias. La variedad es la garantía de una dieta sana y equilibrada: no debe limitarse a un solo tipo de alimento (la mezcla de semillas, por ejemplo), sino que debe distribuir una amplia gama de sustancias, de modo que el hámster reciba todos los nutrientes necesarios

La ración debe ser de 16 a 20% de proteína y 4 a 5% de grasa, pero en la práctica es extremadamente difícil calcular la composición exacta de los alimentos, excepto en el caso de los pellets de roedores. Formulado para roedores de laboratorio, estos consisten en pequeños cubos o gránulos que contienen, triturados y mezclados, todos los ingredientes en una proporción adecuada. Completo y equilibrado, los pellets son, sin embargo, difíciles de encontrar.

A los hámsteres les gustaría comer varias comidas durante todo el día y la noche, por lo que siempre se debe tener alimento disponible para ellos, y serán distribuidos por la noche cuando el animal comienza su actividad. Un hámster dorado consume alrededor de 12g de comida al día, especialmente durante la noche.

¿Cómo atrapar a un hámster?

Antes de atrapar a un hámster, es importante que te asegures de que el roedor está al tanto de tu presencia, para evitar que se asuste al sentir que lo estas agarrando de repente y para defenderse intente morderte, porque es lo que generalmente hace un depredador.

Por la misma razón, nunca intentes atrapar a un hámster dormido: levántalo primero tocando suavemente en su jaula o soplando suavemente sobre él. Espera hasta que esté completamente despierto para agarrarlo.

La típica actitud defensiva de un hámster asustado es acostarse sobre su espalda para exponer a su “agresor” sus largos incisivos con los que está a punto de morder. Si esto pasa, debes abandonar tu intento de captura hasta más tarde, cuando el pequeño animal se haya calmado. Un hámster manipulado todos los días siempre será dócil, y por el contrario, un hámster que no ha sido tocado durante meses será más propenso a morder.

¿Cómo saber si mi hámster está enfermo?

A menudo, un hámster enfermo no muestra ningún síntoma hasta que muere. Los signos de enfermedad de un hámster a veces son tan tenues que solo un muy dueño atento podrá detectarlos.

Las principales pistas para un problema son:

  • Disminución de la conciencia
  • Renuencia a moverse, cojera o escalonamiento, espalda arqueada
  • Poco interés por la comida y el agua
  • Mayor consumo de agua
  • Excrementos más blandos de lo habitual o diarrea
  • Poca o nula defecación
  • El pelo mojado en el área bajo la cola
  • Aparición de hinchazón y lesiones
  • Descarga nasal u ocular, pelo manchado, respiración ruidosa o dificultosa, estornudos
  • Incisivos demasiado largos
  • Agresividad en un hámster previamente dócil

Problemas falsos

Los hámsteres poseen estructuras normales que a veces son tomadas como tumores u otras lesiones por sus dueños. Las glándulas de los hámsteres dorados son una causa bastante común por la que se preocupan los dueños. Los testículos de los hámsteres dorados, que alcanzan dimensiones realmente impresionantes en la época de cría, también se consideran a veces estructuras anormales.

Las mandíbulas también pueden ser motivo de preocupación, ya que al verlas llenas por primera vez, algunos propietarios las consideran tumores o abscesos.

Hamster
4.5 (90%) 2 vote[s]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here