Gingivitis En Gatos | Causas, Síntomas, Tratamiento Y Prevención

343

El gato es uno de los mamíferos domésticos con menos dientes, tienen 30, y al igual que otros mamíferos, pierden sus dientes deciduos entre los 4 y 6 meses de edad. La salud bucal de los gatos es muy importante porque estos animales usan su boca para asearse, cazar y por supuesto, más importante, comer. Es por esto que la aparición de condiciones como la gingivitis en gatos puede ser bastante complicada.

Gingivitis en gatos

La gingivitis es la forma más leve de enfermedad periodontal en la que se desarrolla una inflamación de las encías. La infección y la inflamación se extienden desde las encías hasta los ligamentos y los huesos que sostienen los dientes. Si esta condición no se trata y ocurre la pérdida de soporte en el hueso, los dientes terminan por aflojarse y eventualmente caerse.

Los dientes y las encías no saludables tienen un mayor impacto en el cuerpo que solo causar mal aliento, dolor e infección. Como las encías tienen un suministro de sangre abundante, las bacterias se transportan fácilmente a otros órganos (como el hígado, los riñones, etc.) en el cuerpo y causan daños e incluso fallas en los órganos.

Síntomas de gingivitis en gatos

Lo más importante que se debe hacer para ayudar a un gato que sufre gingivitis es identificar el problema que la está originando. Esta condición generalmente comienza mostrando una línea roja delgada a lo largo de las encías, además, las encías se verán inflamadas y rojas. Un gato que sufre de gingivitis tendrá mucho dolor y esto puede afectar su alimentación. Especialmente puede negarse a comer alimentos secos. Esto se debe a que este tipo de alimento es más difícil de masticar lo que causa incomodidad y más dolor que un alimento húmedo y suave. También pueden tener mal aliento y dejar de asearse con frecuencia.

Ese dolor gingival también puede llegar a producir algunos cambios en el comportamiento de tu mascota. Cuando existe esta condición el gato puede algunas veces verse deprimido. Además, puede mostrarse más irritable incluso llegando al punto de morder más de lo normal. Los signos más importantes que se pueden ver en gatos con gingivitis son:

  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para tragar (alimento seco)
  • Pérdida de peso
  • No permite que le toquen la boca
  • Mal aliento
  • Babeo
  • Cambios de comportamiento

Es importante destacar que muchas otras enfermedades de la boca y los dientes, que no son gingivitis, provocan estos mismos signos. Por esto, si observas estos signos, debes acudir a un veterinario para que realice un diagnóstico diferencial a fin de confirmar que se trata de gingivitis en gatos.

Causas de la gingivitis en gatos

La primera causa en la que se piensa cuando se habla de gingivitis es una mala higiene bucal y dental. La placa dental contiene toxinas que pueden ser la causa de la aparición de la gingivitis. Esto usualmente se asocia con la presencia de sarro.

Sin embargo, la causa no es necesariamente una mala higiene dental, otros factores pueden favorecer la aparición de gingivitis en gatos. Tales como, una dieta de alimentación suave o un problema inmune asociado con la actividad bacteriana.

La gingivitis en gatos también puede ser causada por un virus en la boca de tu mascota: el virus más común responsable de la aparición de la gingivitis es el calicivirus. Puedes vacunar a tu gato regularmente para que sea inmunizado contra el calicivirus. El virus de la leucemia felina también puede desencadenar gingivitis felina e insuficiencia renal.

Diagnóstico de la gingivitis en gatos

Un veterinario realizará un examen físico de rutina y general, así como un examen de la boca de tu gato. Esto después de hacerte una serie de preguntas sobre el cuidado dental y el historial de salud de tu mascota. Se puede necesitar una cita por separado para un examen dental más completo.

Durante este segundo examen, el veterinario primero anestesiará al gato, tomará radiografías dentales. Además, le extraerá sangre para evaluar la condición sistémica y el recuento de células. También revisará la gravedad de los síntomas como la profundidad de las bolsas de las encías y la cantidad de placa y sarro.

Si se encuentran lesiones, eso indicaría una condición llamada estomatitis. La estomatitis es poco conocida, pero el pensamiento predominante es que es causada por infecciones bacterianas o virales, o por una hipersensibilidad a los antígenos orales. Además de los síntomas de la gingivitis, el gato puede experimentar dificultad para tragar, babear, fatiga y debilidad.

El veterinario también puede encontrar dientes sueltos o faltantes durante el examen. Se realizarán pruebas para detectar enfermedades sistémicas subyacentes como la leucemia felina, el virus de inmunodeficiencia felina y el calicivirus felino. Esto será para determinar una posible causa de las lesiones. También se tomará una biopsia para detectar la posibilidad de cáncer. Por lo general, el diagnóstico será seguido inmediatamente por un tratamiento quirúrgico dentro de la misma visita.

Tratamiento de la gingivitis en gatos

El tratamiento para la gingivitis es bastante simple. Una limpieza dental completa cuenta con cuatro pasos:

  • Eliminación de la acumulación: los dientes de tu gato se escalarán para eliminar la acumulación de placa y sarro, tanto por encima como por debajo de la línea de las encías.
  • Pulido: los dientes se pulirán para eliminar la placa restante y crear una superficie lisa para evitar que la placa se vuelva a formar.
  • Enjuague: un enjuague oral con una solución especial eliminará la acumulación restante entre los dientes y eliminará las bacterias.
  • Sondeo: se realizará un examen adicional de la boca para evaluar cualquier problema adicional.

Si el veterinario encuentra problemas orales adicionales o afecciones subyacentes en el gato, los siguientes pasos para el tratamiento se tratarán contigo. Los tratamientos pueden o no ser quirúrgicos. A menudo, las extracciones son necesarias, debido a la pérdida ósea, las fracturas que exponen el conducto pulpar, los abscesos de la raíz y la reabsorción.

Si se encuentra estomatitis, a menudo se deben extraer todos los dientes (extracción de boca completa) para aliviar el dolor y ayudar en la recuperación general de la afección subyacente. Para los dientes restantes, se puede aplicar un sellador para evitar la acumulación futura de placa y sarro.

Recuperación de la gingivitis en gatos

Algunos gatos no responden bien al tratamiento, incluso después de una extracción de boca completa. La razón es desconocida, pero se sospecha que hay suficientes bacterias persistentes en la boca para mantener la boca inflamada e irritada. El veterinario recetará medicamentos para el dolor, antiinflamatorios y antibióticos para ayudar a controlar la enfermedad. Si tu gato sigue sin responder al tratamiento, será necesario realizar pruebas adicionales.

Si se confirma el diagnóstico de un virus sistémico como la leucemia felina, el virus de inmunodeficiencia felina o el calicivirus felino, también se recetarán medicamentos para tratarlo.

Suponiendo que tu gato no tenga estomatitis, lo más probable es que no necesite una cita de seguimiento a menos que los síntomas vuelvan a aparecer. Si esto ocurre, llama a tu veterinario de inmediato. Puede ser necesario un examen más profundo para descartar cualquier otra condición subyacente.

De lo contrario, debes esperar que el veterinario limpie los dientes de tu gato al menos una vez al año. Las limpiezas más frecuentes pueden ser necesarias dependiendo de la gravedad de la condición del gato.

El cepillado regular de los dientes de tu gato es la mejor manera de prevenir la gingivitis en gatos tanto inicialmente como nuevamente en el futuro. Los dientes de tu gato deben ser cepillados al menos tres veces por semana. También se puede sugerir un enjuague antibacteriano. El veterinario le indicará cómo cepillar sus dientes y qué herramientas y pasta de dientes debe usar. No uses crema dental hecha para humanos.

Deberías considerar cambiar la comida de tu gato a una que tenga mayor cantidad de fibras vegetales que ayuden a prevenir la acumulación de placa. A medida que tu gato come, las fibras se raspan contra los dientes y actúan como un removedor de placa natural. Pídele una recomendación a tu veterinario. Ciertos masticables y tratamientos dentales también pueden ser útiles.

Las limpiezas regulares en el hogar, los exámenes de rutina realizados por el veterinario y una dieta adecuada son esenciales para la buena salud oral de tu gato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here