Eutanasia De Mascotas: ¿Cuándo Es Hora De Dejar Ir?

44

Una de las decisiones más difíciles a las que se enfrenta un dueño de una mascota es saber cuándo dejarla ir. Elegir el momento adecuado para practicar la eutanasia de mascotas a tu amado bebé de pelos nunca es fácil, pero desafortunadamente es una parte necesaria de la vida, por muy desgarradora que sea.

Si bien hay varios factores que se deben considerar cuidadosamente antes de pasar por el proceso, es importante recordar, ante todo, que ama mucho a su mascota y que duerma a tu perro o gato cuando esté demasiado enfermo para mantenerse saludable y saludable. La existencia feliz es la cosa más humana y responsable que puedes hacer, aunque no lo parezca en ese momento.

La eutanasia de mascotas es un tema extremadamente delicado y una decisión personal que debe surgir dentro de ti. Aunque su veterinario conoce la salud general de su mascota y lo que puede ser mejor para ellos, respetarán que, en última instancia, es su decisión elegir la eutanasia como último recurso.

Poner el bienestar de tu gato o perro por encima de tu propia felicidad es una de las cosas más desinteresadas que puedes hacer, porque al final, estás evitando que sufran un sufrimiento innecesario. A continuación, se incluye una lista de preguntas que tal vez desee hacerse al considerar esta opción que altera la vida, como lo es la eutanasia de mascotas:

  • ¿Tu mascota tiene una enfermedad terminal? Cuando programe una cita con su veterinario, asegúrese de preguntarle qué esperar y pregúntese si está preparado para las siguientes fases de tratamiento o acciones.
  • ¿Puedes pagar un tratamiento adecuado, medicamentos y / o operaciones? Aunque no podemos ponerle precio al amor y la amistad incondicionales de nuestra mascota, los costos al final de la vida pueden ser extremadamente costosos y pueden complicar el proceso de duelo con el estrés adicional de la deuda.
  • ¿Tu mascota todavía tiene apetito? Una fuerte disminución en el apetito es una señal reveladora de que su perro o gato está llegando al final de su vida.
  • ¿Ha perdido tu perro o gato sus funciones corporales? Si tu mascota está experimentando alguno o todos los siguientes, él / ella está experimentando una calidad de vida muy mala:
    • Dolor crónico
    • Vómitos o diarrea frecuentes que causan deshidratación y / o pérdida de peso significativa.
    • La mascota ha dejado de comer o solo comerá si se alimenta por la fuerza
    • Incontinencia en la medida en que con frecuencia tiene accidentes.
    • Falta de interés en sus actividades favoritas (como pasear, jugar con juguetes u otras mascotas, comer golosinas o recibir afecto de los miembros de la familia)
    • Incapaz de pararse solo o caer cuando intenta caminar; incapaz de subir escaleras
    • Respiración crónica con dificultad o tos.
  • ¿Es posible que un tratamiento adicional mejore la calidad de vida de su mascota o simplemente mantenga su condición actual? Si es lo último, querrás darle a su pronóstico alguna consideración a fondo.
  • Considere el mejor interés de su mascota: si está extendiendo la vida de tu perro o gato simplemente porque está lidiando con la tristeza de decir adiós, es importante recordar cuál es la elección humana, aunque sea dolorosa.

Buscando respuestas: saber cuándo es el momento de la eutanasia de mascotas

Mientras que algunos perros y gatos mueren pacíficamente mientras duermen, la mayoría de las veces, los padres de mascotas se dan cuenta de que tu amigo de cuatro patas ya no disfruta de las alegrías de la vida que una vez conocieron, y que depende de nosotros tomar la decisión correcta de aplicar la eutanasia de mascotas o no.

Nuestra responsabilidad para con nuestras mascotas incluye mantenerlos cómodos a medida que envejecen, brindándoles protección contra el dolor y el sufrimiento, especialmente si desarrollan enfermedades graves o enfermedades terminales.

A pesar del hecho de que las prácticas veterinarias modernas han florecido en las últimas décadas, no siempre le conviene a tu mascota prolongar su vida. Entonces, ¿cómo sabemos cuándo es el momento de decir adiós?

Aquí hay algunos pensamientos, acciones y contemplaciones que los dueños de mascotas pueden experimentar antes de tomar una decisión final sobre el bienestar de tu querido gato o perro:

Buscar señales

A menudo, los padres de mascotas saben cuándo tu perro o gato se acerca a sus últimos días: el vínculo que ha compartido con su querido miembro de la familia le brinda una comprensión innata de su comportamiento.

Ya sea por falta de apetito, incapacidad para levantarse o esconderse de la vista, hay ciertas señales que tu mascota mostrará para indicar el futuro inminente de aplicar la eutanasia de mascotas.

Si ves que tu mascota está experimentando una calidad de vida drásticamente disminuida, la eutanasia puede ser la acción más misericordiosa y digna que puede brindar para protegerlos de más sufrimiento.

Consulta a familiares y amigos

Puede ser reconfortante buscar el sistema de apoyo disponible a través de su familia y amigos más cercanos; pedir consejo a sus familiares es una reacción natural cuando no está seguro de qué hacer. A veces, simplemente necesitamos una conversación sincera con los seres queridos para guiarnos en la dirección correcta.

Yendo a consulta con el veterinario

Muchos dueños de mascotas sienten que es hora de hacer ese viaje fatídico al veterinario. Aunque tomar el camino moral puede ser un viaje emocional doloroso, sabrá en su corazón que está haciendo lo correcto.

Obteniendo una segunda opiniones

También tiene derecho a una segunda opinión: si se encuentra en la cerca o en desacuerdo con el consejo de su veterinario familiar, puede visitar otra oficina para aclarar su proceso de toma de decisiones.

Cuando hayas llegado a un punto de ruptura, en algún momento, es posible que resulte demasiado doloroso ver sufrir a su mascota y darse cuenta de que tiene el poder para ayudar a terminar con la miseria de tu mascota.

Aunque llegamos a esta fase después de intentar todas las formas posibles de tratamiento, sentirá una sensación de alivio al saber que su amada mascota ya no sufrirá más.

Circunstancias fuera de nuestro control para la eutanasia de mascotas

A veces, podemos encontrarnos en situaciones en las que las decisiones de la vida se toman por nosotros, aunque no sean de nuestra elección o preferencia. En situaciones de crisis, como la operación de su mascota que revela que el cáncer se encuentra en sus etapas finales, nos vemos obligados a elegir el curso de acción más humano.

Llegar a un acuerdo con lo inevitable

Una vez que haya llegado a un acuerdo en el sentido de que la calidad de vida de tu mascota está disminuyendo y que tiene el poder de brindarle un acto de misericordia, está bien abrazar todas las emociones que acompañan su decisión: la eutanasia puede ser un alivio para ambos. Usted y su mascota, porque su perro o gato ya no tendrán dolor.

Prevenir dolor y sufrimiento adicional

Cuando te das cuenta de que no importa lo que hagas para aliviar el sufrimiento de tu mascota, todavía estarán con dolor y desdicha, se vuelve un poco más fácil aceptar la eutanasia como la mejor opción. Esperar hasta que tu perro o gato esté completamente incapacitado es mucho peor que adoptar un enfoque humano y dejarlos ir con dignidad y gracia.

Pregunte a su veterinario

Para aquellos que han establecido una buena relación con su veterinario, es común que los dueños de mascotas les pregunten su opinión personal, no solo una recomendación médica, sino que en realidad les pregunten: “¿Qué harías si estuvieras en mi lugar?”

Casi todos los veterinarios han tenido experiencias similares con otros padres de mascotas, así que no tengas miedo de ser sincero si sientes que te ayudará tener una conversación con ellos.

Factores adicionales a considerar: Mantener el mejor interés de tu mascota en mente

Como es el caso de cualquier decisión que altera la vida, hay muchos factores que deben tenerse en cuenta al hacer frente a la posibilidad de la eutanasia de mascotas. En algunos casos, puede ser parte de una pareja donde una pareja está teniendo más dificultades que la otra en “dejar ir”.

En este escenario, es esencial tener una conversación tranquila y racional para decidir cuál es la opción más humana para su mascota.

Cuando busque orientación en su veterinario para el futuro de tu mascota, es importante recordar que aunque los veterinarios están capacitados para salvar vidas, solo pueden tomar ciertas decisiones con su consentimiento.

Cuando la salud de su mascota supere el ahorro, sabrá cuál es la decisión correcta: no se sienta presionado para que duerma si cree que a su gato o perro aún le quedan algunos años buenos.

Sin embargo, tenga cuidado al sopesar los pros y los contras con respecto a la calidad de vida general de tu mascota, y base su decisión solo en eso. Incluso si puede permitirse tratamientos para prolongar la vida de su bebé de piel, pregúntese si realmente es lo mejor para él.

Algunas personas pueden hacer la pregunta: “¿Estoy jugando a Dios al elegir la eutanasia?” Aunque esa es una pregunta moral que es subjetiva para su sistema de creencias personal, proporcionar tratamiento médico para salvar la vida de tu animal puede verse de la misma manera, por lo que querré dar a esta decisión una gran reflexión.

Debido a que puede elegir estar presente cuando pase tu mascota para que no esté solo, tenga en cuenta su reacción: si no puede mantener la calma, ahorrará un trauma adicional para su gato o perro al permanecer en la sala de espera.

No olvides este simple hecho: tus mascotas viven en el momento. A diferencia de nuestra predisposición a reflexionar sobre el pasado o anticipar el futuro, tu gato o perro disfrutan del presente, y dicho esto, si no están felices “viviendo en el ahora”, es importante evaluar su calidad de vida.

Ya que nuestras mascotas no pueden decirnos verbalmente cómo se sienten, es esencial prestar atención a su lenguaje corporal. Si sabe que tu mascota está enferma y nota que su condición empeora constantemente, tenga en cuenta su comportamiento.

Una de las reglas básicas más seguras para determinar su bienestar general es anotar sus cinco cosas favoritas, ya sea socializar con otros animales, comer o salir a pasear, si su mascota ya no disfruta de sus pasatiempos favoritos. Es posible que desee considerar hablar con su veterinario y ver si la eutanasia es una opción misericordiosa.

Además, lleve un registro de su rutina: tome notas para ver cuántos días “buenos” versus días “malos” tiene tu gato o perro en el transcurso de unas pocas semanas. Si los días malos superan a los buenos, debe tener una indicación bastante clara de los próximos pasos para su mascota.

Una vez que haya tomado su decisión, asegúrese de que todos los miembros de la familia tengan la oportunidad de despedirse de su mascota antes de que se lleve a cabo el procedimiento.

Para las familias con niños pequeños, explique con cuidado lo que está sucediendo y prepárelos para la pérdida de tu mascota. Dado que puede ser la primera experiencia de su hijo con la muerte, es importante ayudarlo a través del proceso de duelo. Hay muchos libros infantiles disponibles para abrir un diálogo y ayudar a su hijo a sobrellevar este tema difícil.

Por encima de todo, tenga en cuenta que cada situación es diferente; lo que puede funcionar para una familia de mascotas puede no ser factible para la suya. Al final, depende de usted confiar en sus instintos, consultar con su veterinario, hablar con sus seres queridos y hacer su investigación antes de tomar una decisión.

A pesar de que está perdiendo a un miembro de su familia, administrar la eutanasia a las mascotas con enfermedades terminales es en realidad un tipo de regalo: al proporcionar un pase pacífico para tu gato o perro, está honrando la vida que compartieron y respetando esa vida eliminando Dolor y sufrimiento adicional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here