Conejos Domésticos | Origen | Comportamiento | Alimentación | Razas

Si quieres tener una mascota, debes saber que los conejos son mascotas maravillosas tanto para ti como para tus hijos. De hecho, son adorables y llenos de personalidad. Sin embargo, antes de dar un paso tan importante como es tener un conejo de mascota, debes informarte un poco más sobre ellos.

El conejo es un pequeño mamífero cercano a la liebre. Es un herbívoro y pertenece a la familia Leporidae. Se reconoce por sus grandes orejas, su pequeño cuerpo peludo, su pequeña cola tupida y su pequeño hocico que él revuelve.

Hay alrededor de sesenta especies de conejos en el mundo, muchos de los cuales han sido domesticados, y al contrario de lo que a veces se cree, el conejo no es un roedor. Los conejos tienen cuatro pares de incisivos, mientras que los roedores solo tienen dos pares de incisivos.

conejos

Origen del conejo

El nombre científico del conejo, Oryctolagus cuniculus, proviene del griego y el latín. Oryctolagus proviene de las palabras griegas orux (“madriguera”) y lagos (“liebre”), mientras que cuniculus significa en latín tanto ” conejo ” como ” cueva”. Es precisamente del término cuniculus que viene la palabra “conil”, utilizada hasta el siglo XV para designar al conejo.

El orden de los lagomorfos evolucionó en el norte de Asia hace unos 55 millones de años, pero las características principales del esqueleto y los dientes se mantuvieron prácticamente sin cambios. Hace unos dos millones de años, los lagomorfos llegaron a Europa, donde se extendieron ampliamente. Los conejos en particular han evolucionado en Europa y el noroeste de África.

Después de la última glaciación, su presencia en el territorio europeo se limitó entonces a la Península Ibérica y algunas zonas de Francia, donde todavía hay poblaciones silvestres. Un poco más recientemente, el hombre ha favorecido su difusión en todos los continentes, excepto en Asia y la Antártida.

Características físicas

A pesar de que entre la variedad de conejos que existen se pueden diferenciar caracteristicas distintas, existe mucha similitud entre ellos, por esto, se pueden establecer ciertas caracteristicas similares que los hacen diferenciarse de otras especies de animales.

Pelaje

El pelaje, provisto y suave, cubre todo el cuerpo del conejo (excepto la parte interna del oído y los genitales en el macho) y consiste en diferentes tipos de cabello: el cabello principal, más largo y más grande, se forma de pelos conductores y pelos pequeños, llamados ” jarras”. Los calzoncillos, más cortos y más delgados, constituyen el ” relleno”.

En muchas razas, como Rex o Angora, el cabello ha sufrido cambios importantes con respecto a su estructura original.

La piel, al estar protegida por el pelaje, es muy delgada y delicada. En las hembras (y algunas veces también en los machos), hay una papada delante de la garganta particularmente visible en los conejos gordos.

Orejas

Las orejas largas de los conejos, delicadas y muy sensibles, les permiten percibir los mejores sonidos y anticipar la agresión de los depredadores. También tienen otra función importante: representan el 12% de la superficie corporal total y, como están muy vascularizados, sirven para la termorregulación del animal, es decir, lo ayudan a evacuar el calor excesivo, jugando así el mismo papel que las orejas grandes del elefante africano.

Ojos

Los ojos de los conejos están dispuestos a los lados de la cabeza, se benefician de un amplio campo de visión (190 ° para cada ojo) que permite a estos animales observar su entorno sin esfuerzo y no ser sorprendidos por un agresor. Sin embargo, hay un punto ciego en frente del hocico, por lo que utilizan el tacto en lugar de la vista para atrapar la comida con la boca.

Debido a sus hábitos crepusculares, los conejos tienen una sensibilidad a la luz ocho veces superior a la sensibilidad humana: es decir, pueden ver en la oscuridad mucho mejor que nosotros. En lo que respecta a la percepción del color, parecen ser capaces de ver el azul y el verde.

Cuentan con un pequeño párpado adicional, llamado tercer párpado o membrana nictitante (que también existe en muchos otros animales, incluidos perros y gatos) y está presente en el ojo del conejo. Cuando este se encuentra en reposo, se esconde en la esquina interna del ojo, pero durante el sueño se mueve y cubre la córnea. Una glándula lagrimal excepcionalmente desarrollada se asocia con este tercer párpado.

Dientes

Los dientes del conejo representan una estructura muy especializada e increíblemente compleja. El conejo tiene dos incisivos inferiores y cuatro incisivos superiores, de los cuales solo dos son visibles cuando cierra la boca. Los otros dientes, mucho más pequeños, están más atrás. Los molares y premolares son muy similares y se caracterizan por un perfil de dientes de sierra. Su acción de molienda se usa para masticar la hierba, las raíces y la corteza.

Entre los incisivos, que sirven para cortar las hojas de hierba en pedazos, y los premolares, hay un gran espacio llamado diastema. Los dientes del conejo, y esta es también su característica principal, experimentan un crecimiento continuo, como las uñas.

Esto significa que crecen permanentemente, renovando así la parte gastada al masticar (los incisivos, por ejemplo, crecen de 10 a 12 cm por año). Por lo tanto, la acción muy abrasiva de la hierba de los prados y el alimento natural del conejo salvaje, que causa el desgaste rápido de los dientes, se ve compensado por este continuo crecimiento dental.

Patas

Los pies del conejo carecen de almohadillas para los pies, a diferencia de los perros, y su superficie inferior está protegida por un buen espesor de pelo. Los dedos, que son cinco en las patas delanteras y cuatro en las patas traseras, están provistos de clavos.

Cuando el conejo vive en la naturaleza, sus uñas se desgastan regularmente porque sirven para cavar cuevas profundas en el suelo. En cautiverio, incluso si el conejo tiene la oportunidad de cavar, no utiliza tanto sus uñas y, por lo tanto, se deben cortar regularmente.

Hábitat

A pesar de que nuestro sitio esta dedicado a los conejos como mascotas o animal de compañía, es conveniente resaltar que los conejos tienen un hábitat distinto al que se le concede cuando los convertimos en nuestro compañero de hogar. A continuación se describen los mas comunes.

Hábitat interior

Los conejos pueden vivir en semilibertad en el interior, aunque para esto, es importante asegurar su entorno, ya que a los conejos les gusta cavar y roer.

Se deben proteger los muebles, y para la seguridad del conejo, también todos los cables eléctricos con protecciones para cables, para evitar el riesgo de electrocución.

También se puede poner a su disposición toallas viejas, mantas o incluso una bandeja llena de tierra o corteza, para que el conejo se sienta cómodo.

Hábitat exterior

Si un conejo vive afuera, debe tener un refugio protegido contra el viento y bien aislado en el que se sienta seguro para descansar. Deben estar protegidos de posibles peligros como perros, gatos u otros depredadores.

Un conejo puede saltar fácilmente un corral de 60 cm de alto, por lo tanto, a veces será necesario agregar un techo de rejilla. Una cama bien provista de paja y una jaula cubierta con una manta por la noche le permitirá al conejo no tener mucho frio.

Jaula

Los conejos son animales activos y deportistas, por lo que deben poder descansar. Su jaula debería permitirles estirarse, cavar, correr, jugar, esconderse y pararse sobre sus patas traseras.

Lo ideal es darles a los conejos en su jaula un espacio seguro (caja) donde puedan hacer ejercicio y explorar su entorno.

Comportamiento de los conejos

Los conejos silvestres cavan subterráneas y complejas madrigueras. A menudo se construyen al borde de las áreas boscosas que bordean los prados o campos de cultivo, y dichas madrigueras se componen de varias habitaciones y por lo general tienen muchas entradas.

Es en estas madrigueras donde los conejos pasan todo el día sin salir, ya que suelen hacerlo al anochecer o al amanecer para buscar comida. Se alimentan de pastos, hojas, brotes, raíces y en invierno, cuando la comida es escasa, también ingieren corteza de árbol. La dieta de los conejos es relativamente nutritiva y se compensa con la coprofagia, lo que les permite usar los alimentos de manera más eficiente.

Los conejos son animales sociales, viven en grupos familiares compuestos en promedio de seis a diez conejos. La hembra dominante y su acompañante, que ejerce el control sobre otros, marcan su territorio y el de los otros conejos del grupo frotando sus glándulas sobre ellos para ser luego poder reconocer su olor y perseguir a las especies extranjeras. Este comportamiento también se observa en el conejo doméstico, ya que este también marca su territorio con su olor para hacerlo más “familiar” y sentirse más seguro.

Por lo tanto, si un conejo se frota la barbilla contra un objeto o en tu mano, es para dejar su “rastro” oloroso y apropiado. Los conejos marcan su territorio con la misma eficacia con su orina, al igual que los gatos, y este molesto hábito puede eliminarse mediante la esterilización.

Los conejos silvestres deben ser cuidados de muchos depredadores contra los cuales no tienen ninguna defensa, excepto estar quietos para no ser detectados o huir para refugiarse en sus madrigueras. Este instinto que impulsa al conejo a esconderse o escapar cuando la situación se vuelve peligrosa le ha dado la reputación de ser un animal tímido.

Esta actitud es comúnmente encontrada en el conejo doméstico que, para intentar pasar desapercibido, se aplana contra el suelo y dobla sus orejas contra su cuerpo, o, cuando está asustado por un ruido repentino, trata de huir rápidamente (con consecuencias a veces desastrosas dado al pequeño espacio que a menudo tiene).

Cuando un conejo se encuentra con un oponente de su clase o enfrenta una agresión sin poder escapar, se convierte en un luchador agresivo, capaz de morder, dar patadas vigorosas y arañazos severos. .

Domesticación

La historia de su domesticación comienza con los fenicios que los descubrieron en España en 1.100 aC y que los introdujeron en otros países donde fueron criados para obtener su carne. Llamaron a este animal shepam y le dieron el nombre de i-shepan-im (tierra de conejos) al suelo que los saludó, un nombre que luego se latinizó en Hispania, España. El conejo, sin embargo, también fue criado por los romanos, quienes contribuyeron a su manera a su diseminación.

De hecho, los conejos cautivos en fuga se reprodujeron rápidamente y formaron numerosas colonias salvajes que se extendieron por toda Europa. La última contribución a la difusión del conejo se debe a los marinos que, hasta el final de la Edad Media, solían abandonar a estos animales en islas situadas en las rutas de los barcos para que constituyeran, por multiplicado, una reserva de carne que podrían usar durante su viaje de regreso.

La verdadera domesticación de los conejos, es decir, la selección artificial de caracteres definidos, no comenzó, sin embargo, hasta el siglo XVI en los monasterios. Los monjes comenzaron a seleccionar a los conejos por su docilidad, es decir, su capacidad de adaptarse a la vida en cautiverio, así como por su color, tamaño, tipo de cabello y otras características, dando lugar a las primeras carreras.

En los siglos siguientes, la selección artificial condujo a la creación de las sesenta o más razas que existen en la actualidad (aunque los resultados obtenidos a veces son discutibles), convirtiendo al conejo en un animal doméstico en pleno derecho.

Alimentación

Los errores más comunes en la dieta de los conejos son, sin duda, la causa de la mayoría de los problemas médicos que se encuentran en los conejos mascotas. Es extremadamente simple establecer una dieta adecuada, pero desafortunadamente circula una gran cantidad de información completamente falsa sobre la dieta del conejo.

En resumen, podemos decir que el conejo debe comer solo heno, hierba, verduras frescas y pellets. Veamos con más precisión por qué este tipo de dieta es correcta y cuáles son las consecuencias de los alimentos nocivos para su salud.

El conejo tiene un sistema digestivo, incluidos los dientes, extremadamente especializados. Esto significa que ha evolucionado para adaptarse a un tipo específico de dieta y que no admite alimentos inapropiados.

Para entender cómo alimentar a un conejo doméstico, basta observar el comportamiento de un conejo salvaje, que come principalmente hierba, raíces o incluso, durante los períodos de magra, corteza de árbol.

Todos estos alimentos tienen un bajo contenido de nutrientes pero están perfectamente adaptados a su cuerpo. Son ricos en fibra (que estimula la actividad intestinal) y requieren masticación prolongada.

Para permanecer en buenas condiciones, los dientes de los conejos necesitan comer alimentos ásperos durante varias horas al día, especialmente hierba, que, con las partículas minerales microscópicas que contiene, permite que los dientes de estos animales crezcan continuamente.

Alimentos a evitar:

  • Biscottes
  • Galletas
  • Galletas con chocolate
  • Cereales dulces
  • Pasteles
  • Pasta de pan
  • Y todos los dulces vendidos en tiendas de mascotas

Reproducción

La edad de madurez sexual en conejos depende de su tamaño, y ocurre antes en razas enanas y más tarde en gigantes. En promedio, se alcanza entre cuatro y diez meses después de su nacimiento, tanto en el macho como en la hembra. La edad a la que los conejos comienzan a reproducirse es, por lo tanto, proporcional a su tamaño: aproximadamente cinco meses en conejos enanos, seis meses en razas medianas y nueve a doce meses en razas gigantes

Datos importantes

  • Madurez sexual del varón: 6-10 meses.
  • Madurez sexual de la hembra: 4-9 meses.
  • Duración del embarazo: 29-35 días.
  • Número de ubres: 4-5 pares.
  • Número de cachorros: 4-12.
  • Peso al nacer: 30-80 gramos.
  • Apertura de los ojos: 10 días después del nacimiento.
  • Edad del destete: 3-7 semanas (preferiblemente 7).

Sistema reproductivo masculino

Los testículos del conejo permanecen dentro de la cavidad abdominal hasta la edad de tres meses, antes de descender al escroto a través de una abertura en la pared abdominal, llamada anillo inguinal.

A diferencia de muchos mamíferos, los anillos inguinales del conejo permanecen abiertos y los testículos pueden ingresar fácilmente al abdomen.

La ubicación de los testículos, en los lados del pene en lugar de detrás, es más cercana a la de los marsupiales que a la de los mamíferos. Después de la pubertad, el macho siempre es fértil y está listo para aparearse. Por lo tanto, no experimenta períodos de calor muy distintos.

Sistema reproductivo femenino

El útero del conejo tiene forma de “V”, cuyas dos ramas se llaman cuernos uterinos. Al final de estos cuernos uterinos están los ovarios, que producen los óvulos que serán fertilizados por el macho. A diferencia de muchos mamíferos, los dos cuernos no se comunican entre sí en la parte posterior del útero, pero cada uno de ellos se abre de forma independiente, con su propio cuello, dentro de la vagina.

El ciclo reproductivo del conejo no incluye un período corto y definido durante el cual está en celo, es decir, listo para aparearse, como se ve, por ejemplo, en las perras. Por el contrario, tiene largos períodos de receptividad, que varían en promedio de cuatro a diez días, durante los cuales puede aparearse y quedar embarazada.

Estos periodos receptivos suceden periódicamente, intercalados con períodos cortos (de un día o dos) de inactividad, durante los cuales los ovarios producen huevos nuevos, listos para ser fertilizados.

Esta disponibilidad casi permanente para el apareamiento es una de las explicaciones de la proverbial fecundidad de los conejos. Esto explica la velocidad con la que logran colonizar tan eficazmente un nuevo entorno en el que se introducen.

Conejo silvestre

El conejo silvestre es el animal más pequeño de la mayoría de las razas domésticas actuales, con un peso promedio que varía de 1.5 a 2.5 kg y una longitud de 38 a 50 cm. Su color es definido como “agouti”, y se caracteriza por tener pelos cuyas puntas son negra y en la base tiene tonos gris-azul, con rayas amarillas o blancas.

Su pelaje es una mezcla de unos pelos principales negros más largos, mientras que su abdomen y la parte inferior de sus extremidades son blancos. Esta coloración “mimética” tiene la intención de proteger al animal de los depredadores, lo que permite que se mezcle con el paisaje. Sin embargo, en la naturaleza, también encontramos conejos negros, blancos o leonados, resultados de mutaciones espontáneas.

Nacimiento de nuevas razas

Todas las razas existentes, con sus innumerables variedades de color, tamaño, conformación, tipo de orejas y cabello, se originan del conejo silvestre. Las nuevas razas nacen de dos maneras diferentes: en algunos casos (como Rex , Satin o Lion’s Head), son mutaciones espontáneas que aparecen en una camada; más a menudo, sin embargo, las nuevas razas se obtuvieron mediante el cruce de estos animales con razas pre-existentes (como en el caso de la hada de cuentas nacido de un cruce entre conejos Habana y Fairy Marburg).

Los conejos que son el fruto de estos cruces se cruzan entre ellos a lo largo de varias generaciones, para seleccionar los que tienen las características deseadas y para definir estos caracteres.

Continuamente se crean nuevas razas, pero generalmente lleva varios años antes de que sus características estén bien establecidas, sus estándares estén escritos y aceptados, y sean reconocidos oficialmente. El número y tipo de razas reconocidas, así como su estándar, varían de un país a otro.

Razas de Conejos domésticos

En el mundo existen muchas razas de conejos, tanto silvestres como conejos que han sido domesticados para convertirse en conejos mascotas. en un apartado exclusivo te hablamos de las razas de conejos más usados como mascotas. Los tipos de conejos usados como animal de compañía han ido creciendo a lo largo de los años, sin embargo, acá solo trataremos los más populares y que mejor se adaptan a vivir con los humanos. Para leer el articulo completo sigue el enlace a continuación: Razas de Conejos

Preguntas frecuentes

Ya tengo un perro/gato ¿debo tomar alguna precaución?

Los perros y los gatos en la naturaleza son peligrosos para los conejos.

De hecho, por ejemplo, para los perros de caza, los conejos son presas, y los gatos pueden lastimar fácilmente los ojos del conejo con sus garras.

Nunca debes dejar a tu perro o gato con tu conejo desatendido. Sin embargo, puedes tratar de hacer que se encuentren bajo vigilancia siempre siendo cercanos y muy cuidadosos.

¿Cómo saber si mi conejo está enfermo?

Es importante observar bien a tu conejo porque tú eres es la persona que lo conoce mejor y que detectará con mayor facilidad un cambio de comportamiento.

Los principales signos que pueden sugerir un problema de salud son:

  • Pérdida y aumento de peso.
  • Un cambio radical de comportamiento
  • Problemas digestivos: diarrea o estreñimiento.
  • Anorexia: tu conejo se niega a comer.

Cualquier cambio en el comportamiento, los hábitos y el físico de un conejo son importantes para observar.

¿Cómo enseñar a mi conejo a hacer sus necesidades?

El conejo es un animal naturalmente limpio. De hecho, en la naturaleza, los conejos satisfacen sus necesidades en lugares bien definidos. Puedes enseñarle a hacer sus necesidades en una bandeja que será su “esquina del baño”. Para esto es necesario que la bandeja sea de fácil acceso.

Coloca la basura solo en este recipiente para que tu conejo entienda que es allí donde debe ir. Los primeros días, coloca su popó en esta bandeja para alentar a tu conejo a que vaya dentro de este tanque y cumpla con sus necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here