Vómito Amarillo En Gatos | Causas, Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento

411

La bilis es una sustancia amarilla producida en el hígado del gato que ayuda en la digestión de los alimentos. El vómito amarillo en gatos o síndrome de vómitos biliosos puede ser una condición alarmante tanto para el felino como para el dueño preocupado.

Vómito amarillo en gatos

Cuando un gato vomita de color amarillo, significa que está vomitando bilis, una secreción producida por el hígado que a veces también puede aparecer como verde o marrón.

La bilis es un líquido que ayuda en la digestión y se almacena en la vesícula biliar. Esta es una sustancia esencial para que se dé una correcta digestión. Esta cuenta con enzimas que ayudan en el proceso de emulsión de las grasas que han sido digeridas en los alimentos. Cuando comienza el proceso digestivo la bilis es expulsada desde la vesícula biliar y viaja hasta el intestino delgado. Es aquí donde acciona en la asimilación de esas moléculas de grasas.

El vómito amarillo en gatos puede ser especialmente difícil de reconocer para el dueño, dado que es probable que los animales limpien lo que hagan. Esto a menos que logres atrapar a tu gato en el acto de vomitar. Esto puede dificultar la determinación exacta de cuánto tiempo ha estado ocurriendo la condición. Es importante conocer los signos y síntomas que pueden ocurrir con el síndrome de vómitos biliosos para determinar cuándo es necesaria la intervención veterinaria.

Causas del vómito amarillo en gatos

La bilis ayuda a empujar los alimentos a través del tracto digestivo. La peristalsis es una serie de movimientos de carácter involuntario y fisiológico realizado por el cuerpo. Cuando este movimiento se invierte se produce la devolución del bolo alimenticio y el vómito amarillo en gatos. Esto significa que la comida no sigue su paso en el tracto digestivo sino que se devuelve.

Estos movimientos conocidos como anti-peristálticos son usualmente causados por algunos mecanismos de defensa presentes en el tracto digestivo. Estos mecanismos funcionan al intentar expulsar lo que consideran toxinas del organismo. Sin embargo, esta no es la única razón para que suceda esta reacción. Además, estos movimientos pueden accionarse gracias a un impulso defectuoso del sistema nervioso central.

El vómito en los gatos puede ser producido por una variedad de cosas. Por ejemplo, trastornos de alimentación y la acumulación de bolas de pelo en el tracto digestivo de tu gato. Otras razones pueden ser la presencia de enfermedades gastrointestinales o la intoxicación.

Sin embargo, cuando un gato vomita bilis específicamente, la razón de este impulso es más fácil de identificar. Te mostramos algunas de las causas más comunes de por qué tu gato está vomitando bilis:

Ayuno prolongado

Cuando se produce un período largo de ayuno, la bilis así como otros fluidos digestivos pueden comenzar a acumularse en el estómago de tu gato. Como no hay comida en el estómago, no hay nada que digerir y estos líquidos se acumulan. Esta acumulación de ácidos digestivos puede ser extremadamente abrasivo para las mucosas y membranas gástricas. Esto porque resultan altamente corrosivas y en consecuencia inflaman e irritan las paredes del estómago.

El mecanismo de defensa del tracto digestivo activa los movimientos anti-peristálticos que causan el vómito amarillo en gatos. Esto movimientos contrarios tienen como objetivo eliminar la bilis y en consecuencia aliviar el malestar en el estómago. Generalmente cuando un gato vomita la bilis luego de estar varias horas sin comer, veremos que botará un líquido amarillo. Sin embargo, este no debe ir acompañado de sangre o mucosidad alguna.

Esta causa de vómitos puede aliviarse fácilmente con la adopción de hábitos alimenticios que sean más saludables. Sin embargo, no dudes en acudir al veterinario para asegurarte de que tu animal esté sano. Cuando visites a tu veterinario él puede realizar algunas pruebas específicas para verificar el estado de salud general de tu gato. Luego, podrá establecer un tratamiento que sea eficaz así como guiarte en la cantidad y frecuencia en la que tu gato debe comer.

Cuerpo extraño o substancia tóxica

Esta es una causa mucho más frecuente en los perros que en gatos. Sin embargo, nuestros felinos también pueden ingerir objetos extraños que no son digeribles. Por ejemplo juguetes, objetos del hogar, adornos de ropa o residuos desconocidos.

Inicialmente, el tracto intestinal notará la dificultad para digerir este objeto y, a su vez, aumentará su producción de fluidos digestivos. Por lo tanto, la ingestión de cuerpos extraños generalmente conduce a un aumento de la producción de bilis, ya que causa irritación de la mucosa gástrica. El vómito amarillo en gatos sucede en consecuencia como una manera de coadyuvar en la expulsión del cuerpo extraño y así disminuir la concentración de bilis en el estómago.

Además, un gato también puede vomitar la bilis después de una intoxicación. Si crees que tu gato puede haber ingerido insecticidas, pesticidas, productos de limpieza u otra sustancia tóxica, es vital que lo lleves al veterinario inmediatamente.

Parásitos

Debes desparasitar tanto interna como externamente a tu gato periódicamente para garantizar que se mantenga en un buen estado de salud. Si acabas de adoptar un gato es muy importante que lo lleves al veterinario para actualizar su calendario de desparasitación y vacunación.

Cuando hay infestaciones por parásitos internos estas pueden hacer que el gato vomite bilis. También puede causar diarrea, dolor abdominal y cansancio excesivo (o letargo). Por lo tanto, es increíblemente importante mantenerse al día con el calendario de desparasitación de su animal.

Causas patológicas del vómito amarillo en gatos

Junto a las causas que ya hemos tratado arriba, algunos gatos también pueden vomitar bilis como signo de una enfermedad crónica. A continuación, te hablaremos acerca de las principales patologías que pueden ser responsables de provocar este tipo de vómitos en tu mascota:

Problemas hepáticos

Siendo el hígado el órgano encargado de producir la bilis, cualquier condición que altere la función hepática puede afectar la producción normal de este líquido. Una vez que estamos en presencia de problemas hepáticos es posible que se dé una sobreproducción de bilis. Esto puede producir inflamación e irritación de las mucosas gastrointestinales.

Como método para aliviar esta irritación y parar el proceso inflamatorio de las mucosas, la bilis será eliminada a través del vómito. El síntoma más común de la presencia de problemas hepáticos es la ictericia o color amarillento de los ojos y las membranas mucosas.

Pero debes estar atento ya que este síntoma aparecerá cuando el daño hepático esté avanzado. Es por esto que debemos aprender a identificar los primeros cambios en la apariencia y el comportamiento de nuestros gatos. Esto permitirá el diagnóstico temprano y tratamiento eficaz.

Pancreatitis

La pancreatitis en gatos a menudo se diagnostica en gatos domésticos. Los gato afectados por esta inflamación mostrarán signos como pérdida de apetito; esto a su vez conducirá a largos períodos de ayuno. Esto, como ya mencionamos produce una acumulación de bilis causado por el período de ayuno. La acumulación de la bilis extra provocará el vómito amarillo en gatos. Esto es lo que ayuda a aliviar la irritación de las membranas gástricas.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Las inflamaciones intestinales pueden comprender una amplia gama de enfermedades, como la colitis en gatos. Si esta condición no es tratada de manera adecuada, usualmente causa vómitos frecuentes. Y estos irán acompañados de bilis además de probablemente diarrea con sangre bien sea líquida o coagulada.

Síntomas del vómito amarillo en gatos

El vómito con bilis ocurre generalmente en la mañana o temprano en la noche, cuando el estómago de un gato está vacío, aunque también puede ocurrir en cualquier momento. Estos son los principales síntomas a tener en cuenta:

  • Vómitos con bilis
  • Pérdida de peso
  • Desinterés por la comida
  • Babeo excesivo
  • Vómitos ocasionales a largo plazo

Tipos

El vómito puede tomar muchas formas, y es importante distinguir los distintos tipos para saber cuándo existe una condición grave que justifique un viaje a su veterinario local.

  • Regurgitación: En la naturaleza, los gatos comen comidas pequeñas con frecuencia, ya que hay comida disponible. Cuando los gatos domesticados comen demasiada comida a la vez, o comen demasiado rápido, pueden regurgitar su comida después de comer.
  • Bola de pelo: las bolas de pelo se regurgitan o se eliminan de la garganta de su gato de una manera que puede parecer similar a vomitar. El gato puede saltar por varios momentos intentando limpiar la bola de pelo y también puede devolver fluidos estomacales o comida regurgitada con la bola debido a la tos agresiva.

Diagnóstico

Lo primero que hará un veterinario para diagnosticar la causa de los vómitos es preguntar por el historial de tu gato con respecto a la condición. Por lo tanto, es importante que documenten el número de veces, la frecuencia y la fecha de inicio aproximada del vómito. Además, se tomará una muestra de orina y heces y debes suministrar a tu veterinario la marca y la receta específica de cualquier alimento que tu gato consuma.

Después de revisar el historial, el veterinario puede optar por realizar varias pruebas de diagnóstico para descartar enfermedades graves y potencialmente mortales. Estas pruebas pueden incluir una evaluación del hígado y los riñones mediante un análisis de orina, un perfil completo de sangre, incluido un análisis de recuento de glóbulos blancos y un examen físico completo.

El veterinario también puede realizar pruebas como radiografías o ultrasonido, para examinar la motilidad del contenido del estómago o cualquier posible obstrucción. Los resultados de estas pruebas pueden tardar entre varios días y más de una semana en devolverse a su veterinario.

Tratamiento del vómito amarillo en gatos

Algunas veces, el vómito amarillo en gatos disminuirá por sí solo. En los casos en que el síndrome está en curso, habrá varios cursos de tratamiento dependiendo de la causa subyacente.

Si se trata de causas alimentarias, el veterinario puede prescribir una fórmula de comida para gatos aprobada para animales con problemas de estómago o sensibilidad a los alimentos. También puede alterar la cantidad o la frecuencia de las comidas.

Si las alteraciones en los alimentos o en la dieta no alivian los síntomas de su mascota, el veterinario puede prescribir ciertos medicamentos. Por ejemplo antibióticos para infecciones o medicamentos que afectan el digestivo para aumentar la capacidad de su mascota para digerir los alimentos o reducir la cantidad de bilis en el sistema digestivo.

También se pueden recetar probióticos para ayudar a restablecer los niveles de bacterias buenas en el sistema digestivo del gato.

Recuperación

Con el tratamiento adecuado, el pronóstico es muy bueno después de haber sido diagnosticado con vómito amarillo en gatos. Las condiciones estomacales pueden tardar en sanar por completo. Y el sistema digestivo de tu gato a menudo tendrá que restablecer y volver a crecer los balances importantes de bacterias buenas.

En el caso de medicamentos recetados, será importante completar todo el régimen para resolver completamente la afección. Para el tratamiento a base de alimentos debes seguir el curso recomendado de comidas. Además de seguir una dieta consistente eliminará casi de inmediato el síndrome de vómitos biliosos.

La alteración del curso de alimentación, si se sigue, proporcionará resultados duraderos. La mayoría de los gatos con esta afección responderán bien con un tratamiento mantenido, ya sea basado en la dieta o con receta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here