5 Virus En Gatos Más Comunes | Síntomas, Causas Y Tratemientos

164

Los gatos son excelentes mascotas, nos traen amor, felicidad, ronroneos y mimos e incluso mejoran nuestra salud. Calman nuestros nervios, secan nuestras lágrimas y sanan nuestros corazones. A cambio, hacemos todo lo posible para protegerlos y cuidarlos lo mejor posible. Por esto es importante que como dueños responsables conozcamos algunos de los virus en gatos que pueden afectar a nuestros amigos peludos, sus signos, síntomas y posibles vacunas.

¿Qué son los virus?

Un virus es una partícula infecciosa que solo se puede replicar dentro de una célula viva. Pueden infectar todas las formas de vida, desde microorganismos hasta animales. Un virus consiste en material genético (ADN o ARN), una cápside de proteína y una envoltura lipídica.

Los biólogos a veces los describen como “organismos al borde de la vida”, ya que se parecen mucho a los organismos vivos, pero no tienen una estructura celular ni su propio metabolismo y no crecen a través de la división celular.

Infectan una célula huésped, se integran en la célula y la redirigen para producir sus productos y múltiples copias de sí mismos. Los virus pueden venir en diferentes formas y pueden llevar diferentes ciclos de vida. Aunque no se encuentra dentro de una célula infectada o en el proceso de infectarla, los virus existen en forma de partículas independientes llamadas viriones. Se pueden propagar de muchas maneras de un organismo a otro.

Las infecciones en animales causan respuestas inmunes. Estas respuestas también pueden ser provocadas por vacunas que ayudan al animal a adquirir inmunidad contra el virus específico. Algunos virus evaden estas respuestas inmunitarias y producen infecciones crónicas.

Los antibióticos no tienen efecto sobre los virus, pero se han desarrollado varios medicamentos antivirales. Algunas vacunas son obligatorias por ley y otras no. Para algunos virus, las vacunas aún no se han desarrollado o perfeccionado. Las vacunas para gatos se agrupan en tres categorías generales: Básicas (todos los gatos deben recibir la vacuna independientemente de las circunstancias), No Básicas (recomendación basada en el riesgo de exposición a la enfermedad (es decir, ubicación y estilo de vida) y No Recomendadas (debido a la falta de evidencia de efectividad o una alta probabilidad de efectos adversos).

5 Virus en gatos más comunes

1. Virus de Inmunodeficiencia Felina

El virus de inmunodeficiencia felina o VIF es un virus que compromete y debilita el sistema inmunológico de un gato. Esto a su vez pone al gato en riesgo de contraer otras infecciones potencialmente fatales.

Síntomas:

Los más comunes incluyen fiebre, fatiga, pérdida de peso e infecciones cutáneas y respiratorias. Vómitos, diarrea, infecciones orales y pérdida de cabello también pueden ser signos de que un gato ha contraído VIF.

Causas:

El virus de inmunodeficiencia felina se transmite típicamente de un gato a otro a través de heridas profundas de mordedura, a través de la saliva y la sangre. Sin embargo, en casos raros, puede transmitirse de las gatas a sus gatitos.

Tratamiento:

Dado que el virus de inmunodeficiencia felina es incurable, se enfoca en el manejo de la enfermedad a través del fortalecimiento del sistema inmunológico. Las visitas rutinarias de bienestar cada seis meses son esenciales. Durante estas el veterinario evaluará la fortaleza del sistema inmunitario del gato y posiblemente recomendará medicamentos antivirales, un cambio en la dieta o suplementos. Deberá ser extremadamente proactivo en el tratamiento de nuevas infecciones si surgen.

2. Herpes Felinos

El herpes felino o la rinoneumonitis viral felina es un virus en gatos con el que la mayoría de estas mascotas entran en contacto en algún momento de sus vidas. También es una de las principales causas de infecciones respiratorias superiores en gatos.

Síntomas:

Los más comunes incluyen estornudos, secreción y congestión nasal, ojos llorosos, fiebre y fatiga. Todo lo cual puede durar hasta dos semanas.

Causas:

El herpes felino a menudo se transmite de un gato infectado a otro a través de las secreciones corporales, como la secreción de los ojos, la nariz y la boca. Las tasas de transmisión son más altas entre los gatos que comparten cajas de arena, cuencos de agua y comida, juguetes y herramientas de aseo. Este virus en gatos también puede propagarse de una madre gato a su gatito durante el embarazo.

Tratamiento:

Al igual que el VIF, el herpes felino es incurable, por lo que se enfoca en controlar la enfermedad. Con frecuencia se recetan antibióticos o medicamentos antivirales para evitar que el virus se replique. Se recomendarán medicamentos adicionales para tratar los síntomas del alta y limitar las molestias. Sin embargo, ten en cuenta que el estrés puede desencadenar un brote; por lo que querrás reducir los factores estresantes presentes en el hogar.

3. Leucemia Felina

La leucemia felina es un virus de la sangre. Este inicialmente se había confundido con un cáncer, ya que a menudo ataca la médula ósea y permite que los cánceres se afiancen.

Síntomas:

Los más comunes incluyen pérdida de peso lenta y constante, deterioro del pelaje, diarrea crónica, ganglios linfáticos agrandados y convulsiones. Sin embargo, estos síntomas pueden no aparecer hasta meses o años después de la infección inicial.

Causas:

La leucemia felina es un virus en gatos altamente contagioso. Se transmite de un gato infectado a otro a través de las secreciones corporales, como la saliva, la flema, la orina y las heces. Los gatitos nacidos de madres infectadas tienen una gran probabilidad de contraer la enfermedad, especialmente durante el período de lactancia.

Tratamiento:

Dado que la leucemia felina es una condición incurable y terminal, el tratamiento se enfoca en hacer que el gato esté lo más cómodo posible. Algunos veterinarios recetan medicamentos para prolongar la vida del gato, aunque los hallazgos sobre la efectividad de los medicamentos no son concluyentes. Los tratamientos disponibles incluyen inmunorregulina, Acemannan, interferón alfa, modulador inmune de linfocitos T linfocíticos y proteína estafilocócica A. Es importante encontrar un veterinario que analice en detalle las opciones de tratamiento.

4. Distemper Felino

El moquillo felino o el virus de la panleucopenia felina es un virus en gatos altamente contagioso que ataca las células del tracto intestinal y la médula ósea. Es raro que los gatos contraigan este virus, ya que a menudo se vacunan como gatitos para protegerse contra él. Pero en la población de gatos no vacunados puede estar muy extendida.

Síntomas:

Los más comunes incluyen fiebre, pérdida de apetito, vómitos, diarrea y fatiga. Ya que esos síntomas son bastante comunes a otras dolencias, usted querrá consultar a su veterinario para diagnosticar adecuadamente la afección. El moquillo felino puede ser mortal.

Causas:

El distemper felino es causado por el parvovirus felino. Se transmite de un gato infectado a otro a través de fluidos corporales como sangre, orina, heces o posiblemente incluso pulgas. El virus puede transmitirse de superficie a superficie, incluidos los juguetes, la ropa de cama, el equipo de aseo y los tazones de alimentación.

Tratamiento:

Una vez contraído, muchos gatos no sobrevivirán al moquillo felino, incluso con la hospitalización. Sin embargo, se ha demostrado que los antibióticos pueden salvar la vida, combatir el virus en los intestinos, así como la mayoría de las infecciones secundarias que a menudo resultan. Tal tratamiento puede prevenir que la condición progrese. Por suerte, los gatos que sobreviven al moquillo felino son inmunes a la enfermedad de por vida.

5. Calicivirus Felino

El calicivirus felino es un virus en gatos responsable de una serie de infecciones respiratorias superiores, orales y oculares en gatos. Se han detectado al menos 40 cepas diferentes del virus, todas ellas de severidad variable.

Síntomas:

Los más comunes incluyen estornudos, congestión nasal, secreción de los ojos y la nariz, así como úlceras en la lengua, las encías, los labios o la nariz y babeo excesivo. También puede haber fiebre, fatiga y ganglios linfáticos agrandados.

Causas:

El calicivirus felino es altamente contagioso y se transmite de un gato infectado a otro a través de las secreciones corporales. Generalmente saliva o secreción de ojos y nariz, que golpea el aire durante los ataques de estornudos. También se cree que se propaga a través del contacto con la orina y las heces. El virus puede vivir en objetos como un juguete, un tazón de alimentación y ropa de cama hasta por una semana. Incluso si un humano toca estos objetos, puede propagar el virus a un gato sano.

Tratamiento:

Cuando trata el calicivirus felino, en realidad se tratan los síntomas y las infecciones secundarias. Probablemente se recetarán antibióticos y antiinflamatorios. El veterinario también puede recomendar suplementos para fortalecer el sistema inmunológico. En casa, el uso de un humidificador puede aliviar la congestión y el aumento de líquidos puede ayudar a evitar una posible deshidratación.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here