Toxoplasmosis En Gatos | Signos, Diagnóstico Y Tratamiento

28

La toxoplasmosis en gatos puede sonar aterradora, y puede serlo realmente porque es una de las enfermedades llamadas zoonóticas, lo que significa que puede transmitirse del gato a una persona y se sabe que es especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas.

Si bien todos los animales de sangre caliente pueden ser huéspedes intermedios de esta enfermedad, solo los gatos son huéspedes definitivos. Esto significa que el parásito solo puede producir huevos mientras infecta a un gato.

¿Qué es la toxoplasmosis en gatos?

La toxoplasmosis en gatos es una infección causada por un parásito llamado Toxoplasma gondii (T. gondii). Esta resulta ser una de las enfermedades de tipo parasitario más comunes que existen entre los felinos domésticos. Es importante saber que tiene la capacidad de afectar a casi todos los animales de sangre caliente, incluyendo a los humanos. Sin embargo, los gatos son el principal huésped vivo.

Este parásito completa su ciclo de vida dentro de los gatos, y estos son los únicos mamíferos en los cuales este parásito pasa a través de las heces y sale al medio ambiente como parte de su ciclo de vida. Sin embargo, se ha demostrado que el contacto con carne cruda y productos sin lavar es también es una fuente muy significativa y bien conocida de la infección humana de este parásito.

Existen formas agudas y crónicas de la toxoplasmosis. En la forma crónica suele ser una enfermedad de bajo grado que no presenta síntomas clínicos. Por su parte, la forma aguda es mucho más sintomática.

Síntomas de la toxoplasmosis en gatos

La infección de T. gondii tiende a afectar muchas partes del cuerpo del afectado, incluido el sistema neural, el hígado y los músculos del gato. Los síntomas que pueden presentarse son los siguientes:

  • Fiebre
  • Letargo
  • Vómitos y diarrea
  • Pérdida del apetito
  • Dificultad para comer
  • Inflamación ocular (tanto uveítis como retinitis)
  • Pupilas anormales
  • Ceguera
  • Cambios en la personalidad
  • Presionar la cabeza contra la pared
  • Parálisis
  • Pérdida de coordinación
  • Sensibilidad al tacto
  • Dolor muscular
  • Incontinencia
  • Hepatitis que causa ictericia
  • Nódulos linfáticos agrandados
  • Neumonía

Los síntomas pueden mostrarse más severos en los cachorros que han sido infectados mientras están en el útero. Estos gatitos pueden nacer muertos o morir antes del destete. Los que sobreviven pueden mostrar falta de apetito, fiebre, disnea e ictericia.

Causas de la Toxoplasmosis En Gatos

Para que un gato resulte infectado con el parásito y desarrolle toxoplasmosis, este debe entrar en contacto con el T. gondii o sus huevos. Los huevos pueden vivir durante 18 meses o más tanto en el agua como en el suelo. Las causas más comunes de esta exposición incluyen:

  • Contacto con parásitos en el aire libre
  • Comer carnes crudas infectadas con T. gondii
  • Caza de pequeños mamíferos
  • Una mordedura o rasguño de un gato infectado
  • Beber agua contaminada por T. gondii
    Compartir una caja de arena con un gato infectado

Diagnóstico

Lo primero que debes hacer es proporcionar un historial detallado de la salud de tu gato. Este historial debe incluir detalles del inicio de la presentación de los síntomas. Además debes dar detalles acerca de la naturaleza de dichos síntomas junto a los posibles incidentes que crees que podrían haber causado esta infección. Esto incluye el contacto con otros gatos. El veterinario procederá a realizará un examen físico completo que servirá para evaluar los sistemas corporales del gato así como para evaluar su salud general.

Ciertas pruebas de laboratorio rutinarias, como hemogramas completos y perfil bioquímico o análisis de orina y heces, también suelen utilizarse con frecuencia para confirmar la infección.

Hemograma

Los gatos con toxoplasmosis pueden llegar a mostrar en el hemograma completo un número anormalmente bajo de glóbulos blancos. Esta condición se conoce como leucopenia. También suelen tener neutrófilos bajos, llamado neutropenia. Además de linfocitos bajos o linfopenia.

Durante la recuperación, el hemograma puede revelar un aumento en el número de glóbulos blancos. Esta es una indicación del aumento de la actividad de la infección que combate a los glóbulos blancos.

Perfil bioquímico

Los resultados del perfil bioquímico de un gato infectado con toxoplasmosis generalmente muestra un alza anormal en las enzimas hepáticas ALT (alanina aminotransferasa) y AST (aspartato aminotransferasa). Otro resultado que es de esperarse es la reducción de los niveles de la proteína albúmina en la sangre. Este suele ser común en muchos gatos diagnosticados con toxoplasmosis. A esta condición se le conoce como hipoalbuminemia.

En alrededor del 25% de los gatos con toxoplasmosis, se presenta la ictericia causada por enzimas hepáticas ALT y AST alteradas. Por su parte en un análisis de orina es posible ver niveles anormalmente altos de proteínas así como de bilirrubina. Las muestras fecales también pueden mostrar información importante, esto porque los gatos infectados frecuentemente arrojan huevos de parásitos en sus heces.

Pruebas de serología

Este tipo de pruebas se consideran las más confiables para hacer un diagnóstico definitivo de la presencia de toxoplasmosis en gatos. Cuando se miden estos antígenos el veterinario será capaz de determinar si la infección se encuentra activa o inactiva o si es aguda o crónica. El veterinario usualmente repetirá estas pruebas tres semanas después de la prueba inicial como parte de un examen de seguimiento.

Estas pruebas también ayudarán a determinar los niveles de anticuerpos IgM e IgG que son proteínas presentes en el cuerpo y que se producen como respuesta a un antígeno, siendo en este caso este, el toxoplasma. El propósito de esto es el de neutralizar al antígeno. La determinación de los niveles de IgM asiste en el diagnóstico de la toxoplasmosis en su estado activo. Estos anticuerpos aumentan en número dentro de la primera semana de la infección y pueden permanecer elevados durante tres meses.

Los anticuerpos IgG aumentan entre las dos y cuatro semanas de la infección y pueden permanecer elevados durante un año. Esta determinación de los niveles de antígenos y anticuerpos será de gran ayuda para el veterinario a la hora de hacer el diagnóstico.

Otras pruebas diagnósticas

El veterinario puede solicitar una imagen diagnóstica, que incluye una radiografía torácica. Esta puede mostrar cambios en el tejido pulmonar, lo que muestra una infección y marcas de complicaciones relacionadas con esta.

El veterinario también puede tomar una muestra de líquido pulmonar para determinar la presencia del organismo T. gondii. Este estudio es especialmente importante en gatos con afectación pulmonar. Otra prueba para diagnóstico aún más avanzada es la extracción y análisis de líquido cefalorraquídeo. Esta podría revelar un anormalmente alto número de glóbulos blancos. Otro resultado que es de esperarse es una alta concentración de proteínas. Esto es más evidente en aquellos pacientes que presentan una infección que ya ha afectado al sistema nervioso central.

Tratamiento de la toxoplasmosis en gatos

Actualmente no hay cura para la toxoplasmosis en gatos. Los tratamientos que están disponibles retardan el proceso de infección y ayudan al gato a manejar las etapas de la infección.

Se pueden prescribir diferentes antibióticos para deshabilitar la progresión de la infección parasitaria. La clindamicina a menudo se prescribe para diseminar los organismos de T. gondii.

Puede administrarse pirimetamina junto con sulfadiazina o trimetoprim sulfonamida para detener la reproducción de T. gondii. Los antibióticos se deben administrar de inmediato y se toman hasta que hayan transcurrido al menos varios días sin síntomas. Si no se observa mejoría en tres días, puede ser necesario realizar un nuevo diagnóstico.

La mayoría de los gatos responden favorablemente a estos tratamientos. Una vez más, los gatos jóvenes y los gatos con supresión inmunológica tienden a reaccionar menos.

Recuperación De La Toxoplasmosis

Si tienes otros gatos, es importante tomar precauciones para asegurar que no se infecten. Limpia la caja de arena cuidadosamente con agua hirviendo a diario. El T. gondii requiere de uno a cinco días después de salir del gato para volverse infeccioso, es por esto que la eliminación diaria de las heces puede prevenir la propagación del parásito.

Lávate bien las manos después de retirar los desechos de los gatos. Las mujeres embarazadas o las personas que se someten a tratamientos de quimioterapia no deben manipular la caja de arena. Esto es porque son mucho más vulnerables al desarrollo de la toxoplasmosis.

Mantén a tus gatos en el interior para evitar el contacto con el parásito. Además, no permitas que tu gato coma carnes crudas. El T. gondii produce quistes en los animales que infecta que pueden propagar la enfermedad si se comen.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here