Singapura | Origen, Características, Cuidados E Imágenes

266

El Singapura es una de las razas más pequeñas y originalmente fueron “gatos callejeros” encontrados en Singapur. Cuentan con ojos verdes extremadamente grandes, lo que se suma a su atractivo pero con un aspecto pícaro.

Son gatos pequeños y delicados que se han abierto camino en los corazones y hogares de muchas personas. No solo tienen un aspecto adorable, sino que también cuentan con una naturaleza alerta, activa y amorosa que hace que sea un placer compartir un hogar con ellos. .

Historia y Origen

El Singapura es nativo de Singapur. Se cree que todos los gatos que se ven en el Oeste hoy son descendientes de seis gatos que fueron encontrados en el área de Loyang de Singapur por Tommy y Hal Meadows durante los años 70. Sin embargo, algunas personas creen que la raza es el resultado de cruzar abisinios y los birmanos que luego crearon el Singapura y fueron importados a Singapur.

No pasó mucho tiempo antes de que la gente comenzara a notar a estos pequeños gatitos encantadores y el interés en la raza aumentó en toda América durante los años ochenta. En 1988, una criadora británica llamada Carole Thompson importó el primer gato Singapura al Reino Unido.

Los gatos marrones y los gatos agutí, o marcados son comunes en la región, y es probable que haya alguna relación con los gatos siameses y birmanos. El gen tabby marcado es dominante en todos los demás patrones de tabby y se ve con frecuencia en los gatos del sudeste asiático. Los gatos pequeños con un pelaje marrón se conocían en Singapur desde al menos 1965.

El Singapura, tal como lo descubrieron los Meadows, puede haber resultado de apareamientos entre gatos con el gen tabby abisinio y el gen birmano (que dio el color marrón). Un estudio de ADN publicado en 2008 mostró poca o ninguna diferencia genética entre los birmanos y los singapura.

La Asociación de Cat Fanciers reconoció la raza en 1988, y también es reconocida por la mayoría de las otras asociaciones de gatos. En 1990, la Junta de Promoción Turística de Singapur adoptó el Singapura como la mascota de viaje de la isla.

Características Físicas

El Singapura tiene la apariencia de un gato de cuerpo musculoso, sano y despierto. Debe verse alerta, con ojos y orejas notablemente grandes en proporción a su cabeza. El gato debe dar la ilusión de delicada coloración refinada.

Galería: Singapura

Cabeza

El cráneo de estos gatos se redondea desde la frente hacia atrás. De lado a lado es ancho y también redondeado que se estrecha a una clara ruptura de bigotes y un hocico medio-corto y ancho con una nariz roma. Visto de perfil, también se nota un cráneo redondeado con una ligera curva muy por debajo del nivel del ojo. Una línea recta desde la nariz al mentón es visible. La barbilla está bien desarrollada.

Las orejas son grandes, ligeramente puntiagudas, bien abiertas en la base y poseen una copa profunda. Las líneas externas de la oreja se extienden hacia arriba en un ángulo ligeramente ancho. Por su parte los ojos son grandes y en forma de almendra. Deben estar bien abiertos pero con una cierta inclinación. No deben sobresalir ni verse hundidos. El color debe ser avellana, verde o amarillo con ningún otro color permitido.

Cuerpo

El Singapura es un gato de tamaño general pequeño a mediano. Tanto el cuerpo como las patas son moderadamente robustos y musculosos. El conjunto forma un cuadrado. La sección media no debe verse hundida pero si firme. El cuello tiende a ser entre corto y grueso.

Las patas son pesadas y musculosas en el cuerpo reduciéndose a pequeños pies ovalados cortos. La longitud de la cola debe ser corta llegando hasta el hombro cuando se coloca a lo largo del torso. Tiende a ser esbelta pero no exactamente delgada.

Pelaje

Cuando se trata de su pelaje, el Singapura cuenta con un abrigo corto y ajustado que es fino y extremadamente sedoso al tacto. El color del cuerpo debe ser dorado marfil con un aspecto cálido y marcado con sepia marrón.

Cada cabello tiene al menos 2 bandas de tictac que están separadas por bandas de colores más claros. El cabello es más claro cerca de la piel del gato y más oscuro en la punta. Su hocico, estómago, pecho y el interior de sus patas son un marfil más ligero sin tic-tac. Sin embargo, en el interior de sus patas delanteras y sus rodillas traseras, deben tener alguna restricción.

La punta de la cola es oscura con el color descendiendo hacia la parte superior. Los Singapura también pueden tener una línea por sus espinas que es aceptable según el estándar. Sus narices están bien delineadas con un pigmento más oscuro y tienen líneas de “guepardo” que van desde la esquina interna de sus ojos hasta un poco detrás de sus almohadillas de bigotes. Los singapuras tienen unas almohadillas marrones agradables y espuelas marrones en la parte inferior de sus patas traseras.

Carácter y Comportamiento

El Singapura tiene una pequeña voz, pero este gato travieso y activo hace que su presencia se conozca de otras maneras. Le encanta perseguir bolitas pequeñas por el pasillo, hacer tapping en los teclados. Además adora subir cortinas o cualquier otra cosa que lo coloque en lo alto, o saltar sobre tu hombro mientras caminas para ir a dar un paseo. Conserva su alegría hasta la edad adulta.

Este gato ama a la gente y no tiene miedo de conocer personas nuevas. Le gusta ser un gato faldero y es un excelente calentador de camas en las noches frías de invierno. A pesar de su naturaleza ocupada, es un amigo amable que dejará de lado sus actividades para hacerte compañía cuando te sientas mal. Es un gato muy curioso y se interesará por cualquier cosa que parezca interesante. El Singapura se la pasa mejor en un hogar donde tendrá mucha compañía, ya sea humana o animal.

Son gatos de gran energía y tan inteligentes como curiosos. El Singapura también es conocido por ser un poco travieso, pero esto los hace aún más atractivos para vivir. Les gusta participar en todo lo que sucede en su entorno y no les gusta que se les deje solos por mucho tiempo.

Con sus personalidades extrovertidas, cariñosas y traviesas son una excelente opción para familias con niños. Son rápidos en sus pies y, por lo tanto, saben cuándo salir del alcance de los niños más pequeños. También se llevan bien con los perros con los que han crecido en casa y realmente disfrutan estar en su compañía.

Alimentación

Cuando compres tu cachorro el criador debe proveerte con su rutina diaria de alimentación, desde los horarios hasta el tipo de comida. Es mejor seguir esta misma rutina para evitar problemas estomacales.

Estos, como todos los felinos, son carnívoros obligatorios y sus cuerpos no están preparados para digerir carbohidratos complejos. Por esto, sus dietas deben consistir mayormente en proteínas animales y ácidos grasos, especialmente omegas. Si vas a darle carbohidratos, es preferible que sea en la forma de frutas o verduras.

Aseo

Los singapuras cuentan con un pelaje corto, denso y extremadamente brillante. Esto los convierte en gatos de bajo mantenimiento cuando se trata del aseo. Un cepillo semanal y un paño de gamuza es todo lo que necesitarás para ayudar a mantener su pelaje limpio y con un brillo agradable.

Al igual que otras razas de gatos, mudan sus pelajes durante la primavera y luego nuevamente en el otoño. En esta época generalmente es necesario un cepillado más frecuente. También es importante estar atento a sus orejas regularmente y limpiarlas solo cuando sea necesario. Enséñale desde pequeño para que deje que le cepilles los dientes. Hacer esto al menos una vez por semana puede ser de gran ayuda para combatir la aparición de enfermedades dentales.

Salud del Singapura

La esperanza de vida promedio de un Singapura es de entre 9 y 15 años. Es conocido por ser un pequeño gato robusto. Sin embargo, se sabe que padecen un par de problemas de salud hereditarios que vale la pena conocer si estás planeando compartir su hogar con uno de estos gatos inteligentes. Las condiciones que parecen afectar más a la raza incluyen:

  • Atrofia progresiva de la retina
  • Deficiencia de piruvato quinasa
  • Hipopotasemia birmana

Adoptar un Singapura

Si deseas adoptar un gato de esta raza debes tener en cuenta que es mucho más probable que encuentres uno adulto en vez de un cachorro. Usualmente los gatos de esta raza que se encuentran disponibles para adopción son aquellos que han perdido su hogar por alguna razón.

Puedes tratar de ponerte en contacto con grupos de rescate felino o buscar en la web. Otra buena opción es ponerte en contacto con criadores locales. Muchas veces estos están al tanto de previos dueños que necesitan reubicar a sus gatos.

Aunque puede ser difícil encontrar un gato de esta raza en adopción, no cuesta nada intentarlo. Siempre es una buena opción darle un nuevo hogar a un gato que lo necesita.

Comprar un Singapura

Siempre que quieras adquirir un gato de esta o cualquier raza, haz tu trabajo en tratar de conseguir un criador que sea responsable. Para reconocer un criador responsable hay ciertas cosas que debes tener en cuenta. Esta es una raza poco común, lo que quiere decir que un criador te ofrece gatitos disponibles todo el tiempo, puede no tratarse de un criador sino de un mayorista de mascotas.

Lo ideal es que tengas la posibilidad de visitar el lugar donde los cachorros se encuentran. Esto te da la oportunidad de ver las condiciones en las que los gatitos están siendo criados. Además, tienes el derecho de, al menor, conocer a la madre de la camada.

No te extrañe que debas esperar un tiempo antes de poder llevar a casa tu cachorro. Esta no es una raza extremadamente común por lo que no siempre encontrarás gatitos disponibles.

Video: Dos curiosos Singapura y una caja

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here