Síndrome Vestibular En Gatos | Síntomas, Causas Y Tratamiento

29

Un gato generalmente sano y típicamente ágil de repente parece tener problemas para levantarse y mantener el equilibrio. El animal eventualmente logra pararse, pero su apariencia es de mareo. Aunque su visión parece estar bien, su cabeza está extrañamente inclinada hacia un lado, y sus ojos se mueven como locos. Y después de dar unos pocos pasos, de repente se va de lado y se cae otra vez. Este animal puede estar experimentando síndrome vestibular en gatos.

Síndrome vestibular en gatos

El aparato vestibular está ubicado en el oído interno y es responsable de mantener nuestro equilibrio y sentido de orientación. Cuando el aparato vestibular está enfermo o dañado, el equilibrio y la coordinación se ven afectados negativamente, lo que da como resultado síntomas que involucran el equilibrio.

El síndrome vestibular en gatos puede ser el resultado de un trauma o enfermedad en el aparato vestibular dentro del oído del gato. Este aparato ayuda a la coordinación y el equilibrio. El síndrome vestibular también puede ser causado por una serie de afecciones primarias que afectan el sistema vestibular, que van desde la infección hasta el cáncer.

Esta es una condición que afecta el sistema nervioso y provoca una falta de coordinación en los gatos. A menudo se manifiesta de repente. Los gatos afectados por la enfermedad vestibular tienden a caer hacia un lado, inclinan sus cabezas y experimentan movimientos oculares involuntarios. También pueden experimentar otros síntomas según la causa subyacente. Las razas siamesas y birmanas tienen un mayor riesgo de desarrollar este trastorno al nacer.

Síntomas del síndrome vestibular en gatos

Si bien la enfermedad vestibular no es una afección potencialmente mortal en sí misma, puede ser indicativa de una afección más grave. Busca atención veterinaria inmediata tan pronto como notes alguno de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de control sobre el movimiento
  • Inclinación de la cabeza
  • Vómito
  • Movimiento involuntario de los ojos
  • Caída de un lado de la cara (generalmente asociada con tumores o un oído interno inflamado)

Causas del síndrome vestibular en gatos

No entendemos completamente por qué la enfermedad vestibular felina ocurre en muchos casos. Las condiciones como las infecciones del oído medio e interno son causas comunes de la enfermedad. Los tumores son una causa menos común, pero deben considerarse, especialmente en gatos mayores.

La exposición a ciertas toxinas o medicamentos también puede causar síntomas que imitan el síndrome vestibular en gatos. La gran mayoría de los casos se diagnostican como idiopáticos, lo que significa que la causa exacta no se conoce.

La causa de la enfermedad vestibular felina no se entiende completamente. Sin embargo, las razas siamesas y birmanas se han asociado con una forma hereditaria o congénita de la enfermedad. Muchos gatos afectados también son sordos.

Es importante tener en cuenta que la exposición a ciertos medicamentos puede hacer que aparezcan síntomas similares en los gatos. Cualquier gato tiene la posibilidad de desarrollar un síndrome vestibular.

Diagnóstico del síndrome vestibular en gatos

No hay pruebas específicas para diagnosticar este síndrome. La mayoría de los casos se diagnostican en función de los signos clínicos. El diagnóstico de disfunción vestibular requiere un historial médico completo y un examen físico del paciente. Incluido un examen neurológico y un examen otoscópico que explora las orejas del gato en busca de signos de infección, inflamación o tumores.

En algunos casos, se pueden usar imágenes avanzadas como resonancias magnéticas y tomografías computarizadas para detectar problemas más profundos dentro del oído o el cráneo.

El veterinario determinará qué pruebas son apropiadas para su gato según el historial médico, los signos clínicos y los hallazgos de los exámenes físicos. Podrá hacer un diagnóstico tentativo basado en un examen físico completo y la presentación de los síntomas.

Asegúrate de informar al veterinario sobre la extensión y la duración de los síntomas de tu gato, así como sobre cualquier trauma, infección o exposición a toxinas o medicamentos relevantes que conozcas. El veterinario probablemente te pedirá el historial médico completo de tu gato, así que prepárate para proporcionar esta información también.

Tratamiento del síndrome vestibular en gatos

El tratamiento puede variar según la causa subyacente, los síntomas presentes y la gravedad de la afección. El veterinario podrá aconsejarte sobre un plan de tratamiento basado en las necesidades específicas de tu gato. El tratamiento del síndrome vestibular en gatos que no tiene causa conocida es generalmente sencillo e implica el tratamiento de los síntomas en lugar de la condición en sí.

Se pueden recetar medicamentos contra la náusea y terapia nutricional si el gato vomita o se niega a comer. Los animales deben mantenerse confinados en un lugar seguro donde no se lastimen. El cuidado de apoyo puede incluir la alimentación asistida y la administración de líquidos si el gato no puede comer ni beber.

La mayoría de los gatos con enfermedad vestibular idiopática se recuperan rápidamente. Las infecciones bacterianas y micóticas se tratan típicamente con un régimen antibiótico o antifúngico.

El tratamiento quirúrgico puede ser necesario para las infecciones crónicas del oído. Los tumores se pueden tratar con cirugía láser. La radiación y la quimioterapia pueden tratar tumores malignos, que generalmente afectan a gatos de mediana edad y mayores.

Recuperación del síndrome vestibular en gatos

La recuperación y el pronóstico suelen ser excelentes en los casos de síndrome vestibular en gatos. Los gatos suelen recuperarse por completo en tres semanas. Los síntomas, así como la enfermedad en sí, generalmente no se repiten. El pronóstico para la enfermedad vestibular asociada con una afección más grave variará según la gravedad de la afección y el éxito del tratamiento.

Siempre sigue cuidadosamente las instrucciones posteriores al tratamiento y / o postoperatorias dadas por el veterinario. Administra siempre los medicamentos recetados, especialmente los antibióticos, exactamente como se indica durante la duración completa del período de tratamiento. De lo contrario, se podría producir una recurrencia agresiva de la infección.

Al regresar a casa, es posible que debas hacer los ajustes necesarios para asegurarte de que tu gato no pueda lesionarse. Es posible que desees limitar la actividad al aire libre de tu gato durante el período de recuperación, ya que las fallas en el funcionamiento del sistema vestibular pueden causar lesiones graves. Tu mascota también puede necesitar ayuda para comer y beber durante el período de recuperación.

Si el gato se ha sometido a una cirugía, no permitas que lastime el sitio de la cirugía. Asegúrate de que tenga un lugar cálido y seguro para descansar durante el período de recuperación. Para los casos de síndrome vestibular idiopático, por lo general no se requieren citas de seguimiento.

Para la enfermedad vestibular con una causa subyacente más grave, el veterinario programará citas de seguimiento según sea necesario para controlar la condición subyacente. Si la enfermedad recurre o no parece estar mejorando a pesar del tratamiento, consulta a tu veterinario inmediatamente.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here