Síndrome De Horner En Gatos | Síntomas, Causas Y Tratamiento

36

Dicen que los ojos de un gato son la ventana a su alma, pero a veces, los ojos son de hecho una ventana a su salud. Si alguna vez observas que uno de los ojos de tu gato se ve diferente al otro, por ejemplo si se ve hundido, con párpados caídos, tercer párpado expuesto o una pupila que parece más pequeña que la otra, podría significar que tiene el síndrome de Horner. El Síndrome de Horner en gatos es un trastorno neurológico complejo que afecta los ojos y los músculos de la cara.

Síndrome de Horner en gatos

Es difícil explicar los mecanismos exactos que pueden llevar a la aparición del síndrome de Horner. En pocas palabras, el síndrome de honer en gatos se debe a un error de comunicación en el sistema nervioso del gato. Este error entonces se manifiesta como problemas en los ojos.

Este trastorno neurológico puede ser unilateral o bilateral, dependiendo de si afecta uno o ambos ojos. Es un trastorno neurológico que es común en los gatos y que a menudo se muestra como una posición anormal de los músculos faciales y oculares. El síndrome suele ser unilateral, afectando solo un lado de la cara.

El daño a la trayectoria del nervio simpático se clasifica en tres áreas. Una lesión de primer orden se llama lesión central. Es donde se ha producido daño en algún lugar desde el tronco cerebral hasta la médula espinal. La segunda diferenciación de localización se llama lesión pregangliónica, que se refiere al daño en cualquier lugar entre la médula espinal y la sinapsis del ganglio cervical superior (ubicada cerca de la mandíbula).

Una tercera orden, o lesión posganglionaria, se encuentra entre la sinapsis del ganglio cervical superior y los nervios oculares. El sistema nervioso autónomo del gato se compone de dos partes; Los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

El sistema nervioso simpático controla las respuestas automáticas o involuntarias a los instintos de lucha o huida. Esto implica dilatación de la pupila, parpadeo, tono muscular y frecuencia cardíaca. La vía nerviosa simpática es larga, y va desde el cerebro hasta el tórax. El daño a estos nervios en cualquier lugar a lo largo del camino puede llevar a que el sistema nervioso parasimpático asuma las funciones normales del sistema nervioso simpático.

Síntomas del Síndrome de Horner en gatos

El síndrome de Horner en gatos se puede determinar en un gato que muestra los siguientes signos:

  • Protuberancia de la membrana nictitante o tercer párpado: los gatos mostrarán esta membrana que, en esta y otras condiciones, se extiende sobre el ojo para protegerla. Los problemas oculares en los gatos hacen que una membrana blanca se muestre sobre el ojo afectado de un gato.
  • Miosis: definida como la apariencia fija de la pupila, que se contrae permanentemente.
  • Ptosis palpebral: consiste en una ligera caída del párpado superior del ojo.
  • Enoftalmia: el ojo parece más pequeño en tamaño, esto es porque está retraído en su base.

Cualquiera de estos síntomas mencionados anteriormente es motivo suficiente para pedir una consulta veterinaria. Otros síntomas que pueden estar presentes dependiendo de la causa subyacente del síndrome pueden ser:

  • Anisocoria (tamaño desigual de la pupila)
  • Hiperemia conjuntival (tercer párpado saliente)
  • Estrechamiento de la abertura del ojo
  • Calor y enrojecimiento alrededor del ojo y la oreja en el lado afectado
  • Babeo
  • Cabeza inclinada
  • Poca coordinación al caminar

Causas del Síndrome de Horner en gatos

Hay que decir que, a veces, la causa que desencadena el síndrome de Horner en gatos es difícil de determinar. En estos casos, el origen es idiopático.

Sin embargo, una causa común de los síndromes de Horner en los gatos puede estar relacionada con el traumatismo. Este trauma puede ser causado por caídas desde alturas considerables, mordidas por peleas o trauma psicológico.

Otra causa común del síndrome de Horner es la otitis, que puede ser considerada como media o interna. Por ejemplo, cuando un gato sufre una infección o inflamación severa en el oído, puede terminar dañando el sistema nervioso.

Las causas del síndrome de Horner en gatos también pueden incluir:

  • Envenenamiento
  • Infecciones
  • Tumores benignos o malignos en el pecho, cuello, cerebro o médula espinal
  • Enfermedad retrobulbar (detrás del ojo)
  • Problemas del oído medio
  • Enfermedad del disco intervertebral
  • Coágulos de sangre

Diagnóstico del Síndrome de Horner en gatos

Para diagnosticar a tu gato, el veterinario necesitará conocer su historial médico completo para detectar cualquier problema subyacente. Se realizará un examen físico completo al gato. Si tu mascota sufre de lesiones traumáticas, los problemas que amenazan la vida se tratarán primero.

En un intento por identificar cualquier problema de salud causal, el veterinario también completará una evaluación neurológica y un examen otoscópico (oído). El síndrome de Horner en gatos deberá diferenciarse de otros problemas que comparten síntomas como infecciones de oído, parálisis facial y síndrome de Key-Gaskell.

Se puede realizar una prueba de fenilefrina para localizar cualquier daño simpático de la trayectoria del nervio. Cuanto más tiempo tarda la pupila en volver al tamaño normal después de la administración de gotas, más lejos del ojo está el daño.

Se realizará un análisis de sangre completo, incluido un hemograma completo y un perfil bioquímico para ayudar a identificar cualquier problema de salud en el cuerpo. Un análisis de orina también se puede utilizar para este propósito. Si se sospecha de daño en la médula espinal o en el cerebro, se pueden tomar muestras de líquido cefalorraquídeo para analizarlas.

Tratamiento del Síndrome de Horner en gatos

El síndrome de Horner es un grupo de síntomas y no una enfermedad en sí. Si no se puede identificar una causa subyacente, el problema puede resolverse por sí solo. El tratamiento de los síntomas puede proporcionar alivio a medida que el gato los experimenta. Si se ha encontrado un problema de salud primario, un tratamiento adecuado puede revertir el síndrome.

Gotas para los ojos

Si los ojos del gato están irritados por los muchos efectos del síndrome de Horner, se pueden prescribir gotas para los ojos para ayudar a aliviar el parpadeo y aliviar y minimizar las úlceras oculares. Si el gato sufre de una pupila dilatada inadecuadamente, se pueden usar gotas de fenilefrina para corregir el problema.

Remoción quirúrgica

Si se ha identificado un tumor que causa daño a los nervios, su extirpación puede aliviar los síntomas. Esto puede o no ser posible dependiendo de la ubicación del tumor. La cirugía solo debe realizarse si el riesgo es menos grave que los síntomas que existen o si los tumores son cancerosos. Se utiliza anestesia general para el procedimiento.

Limpieza del oído

Si es un caso de otitis en gatos, se debe conocer la causa para tratarla adecuadamente. También se puede administrar anestesia a un gato que padece este síndrome, lo que le permite al veterinario examinar y limpiar el oído a fondo.

Recuperación del Síndrome de Horner en gatos

Si tu gato se ha sometido a una cirugía, asegúrate de seguir todas las instrucciones de atención en el hogar. Monitorea el sitio de la incisión diariamente para verificar si hay inflamación o sangrado. Si se han encontrado tumores como la causa del síndrome de Horner en tu gato, el pronóstico puede ser reservado.

Si el síndrome fue el resultado de un trauma y el gato sobrevive a todas las demás lesiones, la probabilidad de recuperación es bastante buena. En los casos en que el síndrome se desarrolla repentinamente y no se identifica una causa, los problemas nerviosos pueden resolverse por sí solos. A veces esto puede tardar hasta 16 semanas en ocurrir. En algunos casos, el síndrome de Horner puede ser permanente debido a un daño irreversible, sin embargo, esto es raro.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here