Sarna Sarcóptica En Gatos | Causas, Diagnóstico Y Tratamiento

415

La piel de nuestro gato es su órgano más grande. Como tal, es muy importante que sepamos determinar cuando se presentan condiciones que pueden afectarla. Una de estas enfermedades que puede afectar la piel de tu felino es la sarna sarcóptica en gatos.

¿Qué es la sarna sarcóptica en gatos?

La sarna sarcóptica es el nombre de la enfermedad de la piel causada por una infección del ácaro Sarcoptes scabei. Los ácaros no son insectos; en su lugar, están más estrechamente relacionados con las arañas. Son microscópicos y no se pueden ver a simple vista.

Los ácaros adultos de Sarcoptes scabei viven entre 3 y 4 semanas en la piel del huésped. Después de aparearse, la hembra se entierra en la piel depositando 3-4 huevos en el túnel detrás de ella. Los huevos eclosionan en 3-10 días, produciendo una larva que, a su vez, se mueve sobre la superficie de la piel y finalmente se convierte en una etapa “ninfal” y finalmente en un adulto. Los adultos se mueven sobre la superficie de la piel donde se aparean y el ciclo comienza de nuevo con las hembras cavando y poniendo huevos.

Los gatos de todas las edades pueden verse afectados, pero la sarna sarcóptica en gatos es más común en animales jóvenes. Los gatos que viven en contacto cercano con los perros afectados pueden desarrollar la enfermedad. El ácaro prefiere vivir vidas en la superficie de la piel y no sobrevive mucho tiempo fuera del huésped.

Como se presenta la sarna sarcóptica en gatos

El movimiento del ácaro en y sobre la piel produce extremo picor. Además, la presencia de ácaros enterrados y sus huevos genera una respuesta inflamatoria masiva en la piel que crea aún más picazón.

Los ácaros prefieren vivir en la piel con menos pelo. Lo que deja a las orejas, los codos y el abdomen en mayor riesgo. Estas zonas son más propensas a mostrar la piel roja y escamosa que caracteriza a la sarna sarcóptica en gatos. Cabe señalar que este patrón de picazón es similar al que se encuentra con las alergias en el aire (atopia), así como con las alergias a los alimentos.

Usualmente, antes de intentar determinar la presencia de alergias, el veterinario simplemente tratará a un paciente por sarna sarcóptica como medida de precaución. A medida que la infección progresa, eventualmente la mayor parte del cuerpo se verá involucrado.

El término “sarna” se refiere a las infestaciones de ácaros por Sarcoptes scabei u otras especies de ácaros estrechamente relacionadas con Sarcoptes scabei. Si bien este ácaro puede infectar a humanos y gatos, no tiende a persistir en estos huéspedes. Es una condición más común en perros.

Se cree que los síntomas son el resultado de una reacción alérgica grave al ácaro. Solo unos pocos ácaros pueden causar prurito generalizado grave, que a veces persiste después de la terapia. El período de incubación (hasta que se manifiestan los síntomas clínicos) puede durar hasta 3 semanas después de la exposición.

Si no se trata, se desarrollan lesiones crónicas de la piel que incluyen aumento de la pigmentación, engrosamiento y arrugas de la piel, ulceraciones y drenajes. Las infecciones bacterianas secundarias son comunes debido al autotraumatismo.

Las pápulas pruriginosas (pequeñas protuberancias rojas) se pueden encontrar en los brazos, el cuello y la cintura de los humanos afectados. El ácaro de la sarna sarcóptica de los gatos no puede reproducirse en la piel humana, y las lesiones en los humanos regresan espontáneamente en 12 a 14 días.

Diagnóstico de la sarna sarcóptica en gatos

Si tu gato tiene algunos de estos sintomas debes estar alerta:

Raspado de piel

Clásicamente, la infección por ácaros se diagnostica raspando la superficie de la piel con una hoja de bisturí. Estos restos son examinados bajo un microscopio para detectar la presencia de ácaros. Si la presencia del ácaro se confirma con el raspado de la piel, entonces se sabe de inmediato la causa de la picazón y no es necesario buscar otras afecciones.

Cuando un gato con sarna sarcóptica se rasca, rompe los túneles en los que los ácaros se han enterrado y los ácaros mueren (aunque el picor persiste debido a las toxinas en la piel). El resultado es que los ácaros pueden ser muy difíciles de confirmar mediante pruebas de raspado de la piel. Probablemente la presencia de los ácaros confirma cerca del 50% o menos de los casos de sarna sarcóptica.

Ensayo de medicamentos

Dado que los resultados negativos de las pruebas no descartan la infección por ácaros, con frecuencia se realiza una prueba de probabilidad. Esto consiste simplemente en tratar la sarna sarcóptica y observar la resolución de los signos dentro de 2 a 4 semanas. El tratamiento es muy simple y muy exitoso en la mayoría de los casos. Por esto es bastante fácil descartar la sarna sarcóptica en gatos con un curso de prueba de medicación.

Biopsia

Los ácaros de la sarna rara vez se ven en una muestra de biopsia de piel. Sin embargo, si un patólogo que se especializa en la lectura de la muestra de la piel, el tipo de inflamación que se observa en la muestra puede ser altamente sugestivo de sarna sarcóptica. Como regla general, si se realiza una biopsia de la piel, es mejor que el veterinario solicite que un dermatohistopatólogo lea la muestra.

Tratamiento de la sarna sarcóptica en gatos

El tratamiento debe llevarse a cabo durante todo el ciclo de vida del ácaro, que es de 3 semanas. Todos los animales en el hogar deben ser tratados para reducir la posibilidad de re-infestación.

Hay varias formas de tratar la sarna.

Es posible que te pidan que bañes a tu animal semanalmente y que uses un baño antiparasitario de azufre con cal. Un tratamiento alternativo consiste en la administración del medicamento antiparasitario ivermectina una vez cada 2 semanas para 3 tratamientos. Algunas razas son extremadamente sensibles a los efectos adversos de la ivermectina.

También se puede utilizar un producto tópico aplicado mensualmente para el control de pulgas y la prevención del gusano del corazón. Este es también es un tratamiento seguro y eficaz para la sarna sarcóptica en gatos.

El tratamiento con antibióticos puede ser necesario si tu gato ha desarrollado una infección bacteriana secundaria. La limpieza regular, la aspiración y el lavado de la ropa de cama por lo general son suficientes para eliminar el hogar de los ácaros.

Cuidado preventivo

La prevención consiste en evitar el contacto con animales infectados. Los ácaros no sobreviven mucho tiempo en el medio ambiente, y es necesario el contacto directo para infectarse. Todos los animales en el hogar deben ser tratados para reducir la posibilidad de re-infestación. Mantén a tu gato como mascota de interior y asegúrate de que cualquier otro gato o perro que ingrese a tu hogar sea tratado para sarna antes de estar en contacto con tus actuales mascotas.

La limpieza regular, la aspiración y el lavado de la ropa de cama por lo general son suficientes para eliminar los ácaros del hogar.

Aunque es menos común que en los perros, la sarna sarcóptica en gatos puede ocurrir y causar serios problemas y molestias en tu mascota. Asegúrate de tomar las medidas preventivas y si ya ha sido diagnosticado, sigue cuidadosamente las instrucciones de tu veterinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here