Gato Burmilla. Origen, Características, Cuidados E Imágenes

535

El Burmilla es un hermoso gato con luminosos ojos verdes. La raza se produjo por un acoplamiento accidental entre un gato Chinchilla y un Birmano y el Burmilla tiene las mejores características de ambas razas que son lúdicas pero tranquilas. Esta raza es una excelente opción y puede encajar bien con familias, personas mayores o solteros.

Historia y Origen

Esta raza fue creada en 1981 a partir de un acoplamiento accidental entre una hembra Birmana lila y un Chinchilla plateado macho, ambos pertenecientes a la baronesa Miranda von Kirchberg. Según la historia, el macho Chinchilla de plata, Sanquist, y una hembra birmana, Faberge, estaban esperando a sus compañeros cuando se interesaron el uno por el otro. Aunque Faberge fue luego enviada a aparearse con su propia raza, ella produjo una camada a su llegada que era bastante diferente a la de los birmanos.

La camada, que más tarde se descubrió que estaba engendrada por Sanquist, consistía en cuatro gatitos: Galatea, Gemma, Gabriela y Gisella. Eran tan atractivos que en lugar de castrarlos, la Baronesa decidió desarrollarlos como la base de una nueva raza. Fueron cruzados con los birmanos y las características de la raza fueron retenidas. Poco después, la Baronesa formó la Asociación Burmilla para promover este nuevo y distintivo tipo de gato de pedigrí.

Otra criadora, Therese Clarke, quien adoptó a Gemma de la camada original, formó el Burmilla Cat Club en 1984. En 1990, el Burmilla fue reconocido por el estado preliminar del Campeonato.

Características Físicas del Burmilla

La apariencia del Burmilla es la de un gato elegante de tipo extranjero de tamaño mediano.

Cabeza

La parte superior de la cabeza es suavemente redondeada con un ancho medio entre las orejas; es más ancha a la altura de las cejas aguzándose hacia la mandíbula, que se estrecha hacia una cuña roma. La cabeza forma una cuña equilibrada, ancha en los pómulos y afilada hasta un acabado romo en el hocico.

El perfil muestra una suave inclinación y la punta de la nariz y el mentón deben estar en línea. Sus orejas son de medianas a grandes, anchas en la base con puntas ligeramente redondeadas. Se presentan con una ligera inclinación hacia adelante en el perfil. Visto desde el frente, la línea externa de la oreja continúa la de la cara. Esto puede no ser así en machos maduros que desarrollan una mejilla más llena.

Los ojos son grandes y bien separados en un entorno ligeramente oblicuo con una línea superior curva en ángulo hacia la nariz con una curva más completa en la línea inferior. Son luminosos y expresivos y se presentan en cualquier tono de verde. Un tinte amarillo es aceptable en los gatitos y gatos jóvenes menores de dos años de edad.

Cuerpo

Estos gatos presentan una longitud y tamaño medianos. Cuentan con un pecho redondeado de ancho medio. La espalda debe ser recta desde el hombro hasta la grupa. Sus patas son delgadas con huesos fuertes y las patas traseras son ligeramente más largas que las patas delanteras. Las patas son ovales. El Burmilla muestra una cola mediana a larga con un grosor medio en la base que se estrecha ligeramente a una punta redondeada.

Pelaje

Esta raza se puede encontrar en dos variedades, de Pelo Corto y Largo. Los primeros muestran un pelaje corto con una textura sedosa y suave con una capa interior que da una ligera elevación. La variedad de Pelo largo cuenta con un revestimiento fino y sedoso de longitud media, excepto por encima de los hombros sin una capa interior. Pueden tener mechones más largos en la orejas, patas traseras y cola.

El color de fondo debe ser blanco plateado puro, sombreado o manchado en los colores reconocidos. Con esta base se pueden encontrar diferentes parones y combinaciones con otros colores como negro, azul, chocolate, lila, caramelo, crema y rojo.

Carácter y Comportamiento del Burmilla

El Burmilla puede parecer independiente en la superficie, pero luego hace algo tonto y gatuno solo para hacerte reír. Por lo general, ama a su gente y es un placer vivir con ellos, gracias a su naturaleza tranquila y calmada. Desde el lado birmano de su ascendencia, trae una tendencia a ser sociable con otros, incluidos otros gatos, perros y niños.

También tiende a ser un animal juguetón e inquisitivo. Es inteligente y travieso, pero no tanto que siempre tenga problemas. Al Burmilla le gusta ser parte de la familia y se adapta bien a la mayoría de los tipos de hogares. Apreciará tener un área exterior cerrada donde pueda escalar o tumbarse al sol, pero no se le debe permitir vagar.

Siendo leal, devoto y afectuoso, este gato se quedará con su dueño, siempre haciéndoles compañía. Aunque el Burmilla no se lleva bien con extraños de inmediato, eventualmente se acostumbrará a los visitantes amistosos.

Alimentación

Los Burmillas comen carne. Siempre tenlo en cuenta a la hora de decidir qué alimento adquirir. Si te desvías de esto, tu gato puede parecer un comedor quisquilloso. Puede tener problemas para comer su nueva dieta si le estás dando alimentos que no son a base de carne como frutas, verduras, lácteos, nueces, semillas, etc.

Estos, como otros gatos, disfrutan de porciones pequeñas durante todo el día, así que planea dejar algo en su tazón para que pueda comer cuando tenga hambre. También puede darle la mitad de la ración en la mañana y la otra mitad en la noche para controlar un poco la porción. No te excedas con los bocadillos, tampoco. No permitas que las golosinas diluyan su nutrición. Al igual que con las personas, no debe consumir demasiada sal.

Aseo

El pelaje del Burmilla de pelo corto tiene una textura sedosa. Los de pelo largo cuenta con un fino y sedoso abrigo de longitud media con mechones de oreja, un flequillo en las patas, el pecho y el vientre y una cola totalmente emplumada.

El aseo de esta raza tiende a ser fácil, ya sean de pelo largo o corto. Solo peina o cepilla su pelaje semanalmente para distribuir los aceites de la piel y prevenir o eliminar cualquier enredo a lo que este gato puede ser propenso.

El único otro cuidado que requiere el Burmilla es el recorte regular de las uñas y la limpieza de las orejas. También puedes cepillar sus dientes con frecuencia con una pasta dental especial para mascotas. Te recomendamos comenzar a acostumbrar al gatito a esta rutina de aseo desde que es pequeño para que lo vea de manera natural y se deje atender sin problemas.

Salud del Burmilla

Todos los gatos tienen el potencial de desarrollar problemas genéticos de salud. Es por esto que debes estar atento a las certificaciones de salud que sean proveídas por el criador del que obtengas tu cachorro. Un criador acreditado será honesto y abierto sobre los problemas de salud en la raza y la incidencia con la que ocurren en sus líneas.

Los Burmilla generalmente son saludables, pero hay algunas condiciones de salud que debes tener en cuenta. Pueden estar predispuestos a desarrollar Alergias, así como a una afección llamada Enfermedad Renal Poliquística. Elije un criador que pruebe los riñones de los padres mediante ultrasonido antes de la reproducción y que proporcione una garantía de salud por escrito.

Recuerda que después de llevar a un nuevo gatito a casa, tienes el poder de protegerlo de uno de los problemas de salud felinos más comunes: la obesidad. Mantener una Burmilla con un peso adecuado es una de las formas más fáciles de proteger su salud en general.

¿Cómo adoptar un Gato Burmilla?

Como pasa con muchos gatos de pedigrí, encontrar un Burmilla que esté disponible para adoptar no es nada fácil. Sin embargo, no es inusual que alguno pierda su casa debido a diversas situaciones. Si deseas adoptar uno de estos gatos, puedes ponerte en contacto con los clubes de la raza en tu zona; si alguno de sus miembros necesita un nuevo hogar, ellos serán los primeros en saberlo.

También puedes hablar con algunos veterinarios locales acerca de tu disponibilidad de adoptar un burmilla. Otra opción es hacer buen uso delas redes sociales para buscar entre los albergues de mascotas locales algún burmilla en busca de una nueva familia.

¿Cómo comprar un Gato Burmilla?

El primer consejo que podemos darte antes de comprar un gato de raza es que busques un criador certificado. Estos criadores no suelen llevar sus crías a tiendas de mascotas sino que hacen sus transacciones personalmente. Los gatitos que se encuentran en tiendas suelen estar más propensos a enfermedades porque usualmente sus condiciones de vida no son las mejores.

Un criador profesional tiene la responsabilidad y costumbre de mostrar a posibles compradores las certificaciones de salud tanto de los cachorros como de los padres. Esto te da una ventaja a la hora de conocer la salud de tu cachorro y las posibles enfermedades a las que sea propenso.

Siempre has lo posible por conocer al menos a la madre de la camada y visitar el lugar en donde nacieron y se encuentran los gatitos. Los animales que son criados fuera de casa y sin contacto humano tienden a tener futuros problemas de socialización al crecer.

5.0
01

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here