Problemas Neurológicos En Gatos | Causas, Síntomas Y Tratamiento

162

Si tu mascota padece alguno de los problemas neurológicos en gatos, es probable que lo notes pronto. Podría desorientarse, caminar con un modo de andar extraño, parecer desequilibrado, exhibir un cambio de personalidad o experimentar convulsiones. Llévalo al veterinario de inmediato para hacerle pruebas de diagnóstico y seguir un tratamiento.

Problemas neurológicos en gatos

Los veterinarios clasifican los trastornos cerebrales en gatos como problemas neurológicos en gatos. Cuando existe un problema neurológico, tu mascota puede tener dificultades para detectar el entorno que lo rodea. Estas condiciones pueden adquirirse a partir de lesiones traumáticas, infecciones o pueden estar presentes desde el nacimiento.

Los problemas neurológicos pueden tener una variedad de causas. El sistema nervioso de tu gato es complejo y consiste en el cerebro y la médula espinal, así como el sistema nervioso periférico. Existe una variedad de trastornos neurológicos que pueden afectar el cerebro de un gato. Si bien algunos trastornos causan síntomas leves, otros pueden tener graves consecuencias para la salud de tu amigo peludo.

Síntomas de los problemas neurológicos en gatos

Los síntomas experimentados dependerán en gran medida de la causa de la condición. Los síntomas más comunes de varios de los problemas neurológicos pueden incluir:

  • Pérdida del equilibrio
  • Debilidad
  • Temblores
  • Estupor
  • Falta de coordinación
  • Reflejos hiperactivos
  • Ceguera
  • Convulsiones
  • Caminar de un lado a otro sin sentido
  • Coma
  • Caminar en círculos
  • Pérdida del sentido del olfato

Causas de los problemas neurológicos en gatos

Las causas de los trastornos neurológicos pueden variar. Aquí hay algunos de los más comunes:

Epilepsia

Uno de los más comunes problemas neurológicos en gatos es la epilepsia. Esto significa que tu gato experimenta convulsiones que son el resultado de una actividad cerebral eléctrica anormal. Si bien los síntomas clásicos de convulsiones incluyen rigidez, espuma en la boca y caídas, un gato puede sufrir convulsiones más leves que solo lo hacen parecer extraño.

Dependiendo de la frecuencia y la duración de las convulsiones, un veterinario puede prescribir medicamentos como el fenobarbital para mantenerlas bajo control.

Infección

Si tu mascota desarrolla una infección en su cerebro o en su oído interno, podría presentar síntomas neurológicos. La enfermedad vestibular felina se debe a la participación del cerebro o del oído interno. Verás a tu gato caminando en círculos, inclinando la cabeza y moviendo los ojos de forma extraña.

El sistema vestibular de un gato regula su equilibrio y coordina los movimientos de la cabeza y los ojos. Así que cuando está fuera de control, tu mascota tendrá un problema. Tu veterinario realizará pruebas para determinar la causa de la enfermedad.

Una infección puede tratarse con antibióticos, pero hasta que tu gato recupere el equilibrio, enciérralo en un área donde no pueda lastimarse.

Tumores

Los tumores, tanto benignos como malignos, pueden afectar el cerebro de un gato. Los meningiomas, generalmente tumores benignos que se encuentran en el tejido protector que rodea el cerebro de ti amigo peludo. Estos pueden crecer y ejercer presión sobre el órgano, causando problemas neurológicos en gatos.

La extirpación quirúrgica de estos tumores a menudo es exitosa. Si a tu gato se le diagnostica un glioma, un tumor maligno, el pronóstico no es tan bueno.

Trauma

Si tu gato sufre un traumatismo craneal, ya sea golpeado por un automóvil, atacado por un perro o cualquier otra cosa que dañe su cráneo, llévalo al veterinario incluso si parece estar bien. El traumatismo craneal es una causa frecuente de problemas neurológicos en gatos.

Si su ojo o músculos faciales comienzan a dejar de funcionar, sospecha del síndrome de Horner. Si bien el síndrome de Horner generalmente es causado por un trauma, también puede ser resultado de una enfermedad cerebral o del sistema nervioso. El tratamiento depende de la causa subyacente.

Rabia

Aunque te asegures de que tus gatos estén al día con las vacunas contra la rabia, si encuentras un felino desconocido que muestre síntomas neurológicos, déjalo solo y llama a un oficial local de control de animales. Esto se debe a que los signos de la rabia incluyen problemas neurológicos, como convulsiones y desorientación.

Tomando en cuenta que la rabia siempre es mortal, es mucho mejor prevenir que tratar. Si entras en contacto con un animal rabioso, tendrás que someterte a una serie de inyecciones para asegurarte de no contraer la enfermedad.

Diagnóstico de los problemas neurológicos en gatos

Para diagnosticar los problemas neurológicos de un gato, el veterinario puede realizar una serie de pruebas. Durante la visita, es importante transmitir tanta información sobre el comportamiento de tu gato al médico. Después de tomar una breve historia, tu veterinario le realizará un examen físico. Observará su marcha, comportamiento, postura y la función motora de tu mascota.

Además, se puede realizar un examen neurológico que examina en detalle las funciones motoras del gato. La función nerviosa, las características de la marcha del gato y los movimientos de la cola son parte de este examen.

Los nervios craneales también se examinan para determinar el alcance de los problemas neurológicos. Algunas cosas que se observan durante este examen son los movimientos oculares, el control de los músculos faciales, el equilibrio, la masticación, la audición y los sonidos vocales.

Estudios

Los análisis de sangre generalmente se ordenan cuando se sospecha la existencia de problemas neurológicos en gatos. Después de una extracción de sangre, el veterinario enviará la muestra a un laboratorio para su evaluación. Él está buscando signos de enfermedades metabólicas, infecciones o enfermedades autoinmunes.

Las radiografías son generalmente el siguiente paso en la búsqueda de un diagnóstico. Estas pueden darle al veterinario un buen vistazo a la estructura del cerebro. Buscará tumores, fracturas o signos de infección en el cerebro.

Los médicos también pueden ordenar pruebas de imagen más detalladas, como una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Estos proporcionan una visión más profunda del cerebro de tu gato. Se puede realizar una tomografía computarizada con contraste, lo que hace que las anomalías sean más fáciles de ver.

Las pruebas para examinar el líquido que rodea la columna vertebral no son las primeras que se realizan, pero se pueden realizar si un diagnóstico resulta difícil de alcanzar. El líquido se recolecta durante una punción con aguja de la columna vertebral, conocida como punción espinal. El líquido extraído se analiza para detectar cáncer, infección, tumores, infecciones por hongos y abscesos cerebrales.

Los electroencefalogramas no se usan comúnmente para diagnosticar problemas neurológicos en gatos. Sin embargo, se pueden usar para registrar la salida eléctrica del cerebro. También puede revelar cualquier daño causado por las convulsiones.

Tratamiento de los problemas neurológicos en gatos

El tratamiento de este tipo de condiciones dependerá en gran medida de la causa de los síntomas. Estos son algunos de los tratamientos más comunes utilizados en la medicina veterinaria en la actualidad:

Medicamentos

Con frecuencia, se administran antibióticos a los gatos que se sospecha que tienen infecciones como la meningitis. Estos medicamentos trabajan para eliminar la fuente de la infección para aliviar los síntomas. Los anticonvulsivos se usan a menudo en gatos con trastornos convulsivos. Estos medicamentos pueden reducir en gran medida la cantidad de actividad convulsiva en algunos gatos.

Cirugía

Si tu gato tiene un tumor, el veterinario puede realizar una cirugía para extirparlo. Algunos veterinarios refieren estos casos a una clínica especializada para tratamiento.

Medidas de confort

En algunos casos, los gatos tienen condiciones que son potencialmente fatales e intratables. En estos casos, los médicos administran líquidos y medicamentos por vía intravenosa para mantener al gato cómodo. Los casos severos pueden requerir eutanasia.

Recuperación de los problemas neurológicos en gatos

La recuperación de los gatos tratados por problemas neurológicos depende de la causa y la gravedad de los síntomas. Es importante seguir las instrucciones del veterinario al pie de la letra. Informa cualquier cambio en el comportamiento tan pronto como sea posible. Esto es especialmente importante si tu gato deja de comer o de orinar, o se vuelve letárgico.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here