Por Qué Los Gatos Se Pelean

363

La pelea en los gatos son en realidad un comportamiento natural, y la clave para que una pelea de gatos se detenga es entender por qué los gatos se pelean en primer lugar. El comportamiento gatuno es bastante complejo, así que debes tener un poco de paciencia.

Si bien los gatos a veces son cazadores solitarios, a menudo prefieren estar en compañía de otros gatos y de sus humanos. Muchos gatos anhelan un compañero de caricias, juegos y la compañía general de otra criatura viviente.

Hay muchos gatos, sin embargo, que preferirían estar solos. Por lo general, estos gatos no fueron socializados adecuadamente cuando eran cachorros o tuvieron malas experiencias al principio de sus vidas. Esto puede dificultarles la confrontación con otros felinos en el hogar.

Por qué los gatos se pelean

Si tienes la suerte de tener una pequeña manada de gatos en casa, así sean solo 2, seguramente has tenido que presenciar en algún momento una de esas peleas. Gritos, pelos de punta y luego, cuando todo acaba, te corresponde barrer todo los pelos sueltos (o arrancados).

Lo más probable es que quieras detener a cualquier costo estos encuentros desagradables de una vez por todas. Para hacer esto, debes primero comprender cuáles son las razones que pueden explicar por qué los gatos se pelean. No te preocupes, vamos a ayudarte. Te explicaremos qué puede estar pasando y qué puedes hacer para solucionarlo.

Luchas territoriales

Los gatos son muy territoriales. De hecho, pueden ser más territoriales que los perros. Si tus gatos no se llevan bien cuando están en contacto cercano, especialmente si uno de ellos es una adición reciente al hogar, podrían proteger su espacio. Alivia las tensiones dándole a cada uno un espacio dedicado.

Pon la esencia de tu gato en una manta o toalla y luego coloca ese artículo en un lugar que sea su espacio personal, como una cama o una caja. Esto le permite a cada gato saber qué espacio le pertenece específicamente a él.

Agresión simple

A veces los gatos, como las personas, simplemente no se llevan bien. Una de las mejores maneras de remediar esta situación es ayudándoles a crear asociaciones positivas entre sí. Esto puede significar darles golosinas cuando estén en la misma habitación o alimentarlos juntos.

Trata de poner sus platos de comida en la misma habitación a la hora de la comida. Asegúrate de que los platos estén lo suficientemente cerca para que los gatos puedan verse entre sí, pero lo suficientemente lejos como para darles cada espacio para que no se sientan amenazados.

Agresión secundaria

Cuando tu gato se enoja pero no puede liberar esa energía en el objeto de su agravación, puede desahogarse con el sujeto más cercano posible. Toma el ejemplo de tu gato sentado en la ventana y viendo a otro gato en el patio. Puede estar enojado con ese gato por invadir su territorio, pero no puede atacar al ofensor cuando un panel de vidrio se interpone en su camino.

Si luego te acercas a tu gato para acariciarlo, puede que te arañe. Esta es una agresión secundaria. La mejor manera de manejar esta situación es mantener la calma y darle algo de espacio. Tu gato no quiso lastimarte y castigarlo no ayudará.

Ranking social

Cuando dos gatos se encuentran, especialmente si uno de esos gatos es nuevo en el hogar, es normal que haya alguna postura. Incluso pueden gritar y luchar. Los dos están tratando de establecer el dominio. Pueden ir y venir haciendo ruido y luchando durante varias rondas, pero es poco probable que se hagan un daño real el uno al otro. Tales ataques eventualmente se resuelven por sí mismos y rara vez requieren tu intervención.

Enfermedad

La mayoría de las mascotas, especialmente los gatos, son muy buenos para esconderse cuando están enfermos o heridos. Si uno de tus gatos intenta jugar con otro y es rechazado de forma inusual, es posible que desees echar un vistazo más de cerca. Del mismo modo que generalmente no estás de humor para jugar cuando estás enfermo, tu gato también puede estar agitado cuando no se siente bien.

Si no se siente particularmente bien, puede responder agresivamente a un amigo que está siendo un poco demasiado enérgico con él. Si sospechas, por alguna razón que tu amigo está enfermo, llévalo al veterinario.

Causas hormonales

Muchas veces son los gatos machos los que se ven involucrados en la agresión entre gatos. Esto ocurre mucho más a menudo cuando un gato alcanza su madurez social. Esto sucede entre los dos y los cuatro años de edad. Este tipo de agresión suele ser mucho más común en machos que compiten por parejas, pero también puede ocurrir entre gatos de cualquier sexo si se producen conflictos territoriales.

El primer paso que debes tomar para acabar con esta forma de pelea de gatos es sin duda esterilizar a tus mascotas. Si ya lo has hecho, los productos con feromonas pueden ayudar a reducir la agresión.

Ahora que ya sabes las razones de por qué los gatos pelean, es muy importante tener en cuenta qué hacer para detener esos impases. Es muy importante recordar al intervenir para detener la pelea que la idea es que no te lastimes y no hagas que tu gato (s) esté más estresado / asustado con las técnicas utilizadas. Así que no seas agresivo con tu gato y no uses técnicas de mano dura.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here