Parto En Gatos | Duración, Qué Esperar Y Posibles Complicaciones

27

Si eres dueño de gatos y estás esperando el primer parto de una hembra o si planificas criar a tus gatos, es importante que conozcas todo acerca del parto en gatos. Aunque este es un proceso natural y por lo general no requiere la intervención humana, nunca está de más estar preparado y saber cómo actuar cuando el momento se presente.

Parto en gatos

El embarazo del gato generalmente dura de 63 a 65 días. Sin embargo, no es inusual que algunos gatos tengan una camada normal por un tiempo más corto o más largo. El rango es generalmente entre 58 a 70 días.

El comportamiento general se altera poco hasta la última semana del embarazo. En la última semana, encontrar el lugar más adecuado para parir se convierte en la actividad dominante. Las gatas deben estar confinadas desde este momento para poder observar el parto y porque muchas hembras prefieren alejarse para tener a sus cachorros. Esto no es ideal porque en caso de presentarse problemas, es preferible que seamos testigos y podamos actuar a tiempo.

Generalmente las gatas pueden mostrar dos tipos de temperamento durante el proceso de parto: las independientes que recorrerá distancias extremas para encontrar un espacio oscuro y cerrado lejos del contacto humano. Y aquellas que buscarán confort en la presencia de su propietario e inclusive pueden escoger su cama como el lugar ideal para dar a luz.

Preparación previa al parto

Durante las últimas dos semanas del embarazo, asegúrate de que todos los demás miembros de la familia sepan que deben mantenerse tranquilos a su alrededor, y que deben manejarla con cuidado. Esto es especialmente importante con los niños que pueden estar comprensiblemente entusiasmados con la posibilidad de nuevos gatitos.

Prepara una caja o cama especial para que tu gata dé a luz. Esta debe mantenerla cómoda durante el proceso. Usualmente ellas escogen el lugar de la casa ideal para tener a sus gatitos. Si notas que ya lo hizo, coloca esta caja o cama en ese lugar.

El parto de su gato debe ir sin problemas, pero es útil tener el teléfono del veterinario antes del parto por si necesita ayuda de emergencia. Si la madre tiene problemas para tener a sus gatitos, es posible que debas llevarla al veterinario, así que asegúrate de tener acceso a transporte.

Signos de que una gata está a punto de parir

El inminente trabajo de parto en gatos puede no ser muy fácil de detectar. En la primera etapa del parto, la gata puede mostrarse muy inquieta. Podrás verla caminar y dar vueltas como si buscara algo. También puede volverse muy vocal.

Si no estás seguro de que el trabajo de parto haya iniciado, llama al veterinario y describe el comportamiento de tu gata. El especialista podrá decirte en qué estado se encuentra si acaso ya comenzó. Por esto debes vigilar a tu gata cuidadosamente para intentar descubrir los signos.

Algunas de las señales detectables del inicio del trabajo de parto en gatos son los siguientes:

  • Las glándulas mamarias aumentarán de tamaño. Esto será visible durante la última semana de la gestación.
  • Producción de leche. Aproximadamente dos días antes del nacimiento.
  • Anidar. La gata pasará más tiempo en su caja especial a medida que se acerca el nacimiento.
  • Disminución de la temperatura corporal. La temperatura normal en un gato usualmente se encuentra entre los 37.7 a 39.1 ° C. Uno o dos días antes del parto es posible que la temperatura baje a los 37.2 ° C.
  • Alteración del comportamiento. Durante la última semana es posible que notemos que nuestra gata cariñosa de repente quiere estar sola. O, por el contrario, si nuestra gata es independiente podemos verla estar más cerca de nosotros.
  • Pérdida de apetito
  • Inquietud
  • Lamido genital frecuente
  • Secreción clara de la vagina

Etapas del parto en gatos

El parto se describe generalmente en tres etapas clásicas. En el gato la segunda y la tercera se repiten con cada gatito.

Primera etapa

En esta etapa comienza la relajación del cuello uterino y la vagina. Además señala el comienzo de las contracciones intermitentes del útero. Estas contracciones deben estar intercaladas con períodos de relajación. Si esto no sucede, se corta el suministro de sangre a los fetos. Los músculos pélvicos se aflojan y el área entre el ano y la vulva se vuelve más suelto y más largo.

Podremos ver a los fetos moverse a través de la pared abdominal. Además de esas señales visibles, notaremos que nuestra gata hace repetidas visitas al espacio escogido para el parto. Otro signo que forma parte de esta etapa es el jadeo. Aunque la secreción vaginal está presente, rara vez es visible. Esta es generalmente rápidamente eliminada por la gata. En la gata que pare por primera vez, la primera etapa puede ser muy prolongada, incluso durar hasta 36 horas sin ser anormal.

Segunda etapa

Las contracciones uterinas se vuelven más fuertes y frecuentes y conducen al primer feto. Contenido dentro de sus membranas, hacia y dentro de la abertura pélvica. Cuando el primer feto entra en la pelvis, la capa externa de las membranas fetales aparece brevemente en la vulva. Esta estalla y arroja un poco de líquido que el gato suele eliminar. La capa interna pasa a la pelvis y retiene algo del líquido que actúa como un lubricante continuo para ayudar al paso del feto.

La presión fluida juega un papel muy importante en el nacimiento. Esto es lo que causa la dilatación del cuello uterino el pasaje vaginal. A medida que las membranas llenas de líquido avanzan hacia la vulva, van seguidas por la cabeza en forma de cuña del feto, que apenas comienza a encajar en la entrada pélvica ya en posición girada.

En el caso normal, a medida que la cabeza del feto entra por completo en la pelvis, su presión provoca el comienzo de un esfuerzo voluntario mediante los músculos abdominales. Esto ayuda a transitar al feto a través de la pelvis. Normalmente, el nacimiento de un gatito puede tomar de 5 a 30 minutos.

Tercera etapa

La tercera etapa sigue inmediatamente y es simplemente el paso de las membranas, que se completa con la placenta separada. También es la etapa de involución, donde el segmento del útero del cual el gatito vino vuelve a ponerse en forma y se acorta.

Normalmente, cada conjunto de membranas se pasa inmediatamente después de cada gatito. Sin embargo, a veces un segundo gatito seguirá tan rápido que las membranas del primero quedarán atrapadas temporalmente y los dos pasarán juntos.

A medida que nazca cada gatito, la gata rasgará las membranas y limpiará el área de la boca y la nariz del gatito. También morderá el cordón umbilical y posteriormente lo comerá después del parto.

La segunda y la tercera etapa del parto se repiten a medida que nace cada gatito. Los intervalos entre los gatitos son variables, desde 10 minutos hasta una hora en el caso promedio. Los gatos de pelo corto generalmente toman menos tiempo que los gatos de pelo largo, especialmente los persas.

Aunque los gatos suelen tener un promedio de cuatro gatitos en cada camada, esto puede variar de 1 a 12 gatitos. Las camadas más grandes se ven con mayor frecuencia en las razas orientales, siamesas y birmanas.

Trabajo de parto interrumpido

Puede haber una brecha significativa entre los nacimientos de gatitos que se conoce como parto interrumpido. La gata dejará de esforzarse y atenderá a los gatitos que ya han nacido limpiándolos y amamantándolos. Ella puede comer algo de comida, si se le ofrece, y parecerá haber completado el parto.

Después de un período de descanso que puede durar entre 24 y 36 horas, se reanudará el parto. Valdría la pena hablar con un veterinario si no se han nacido gatitos en cuatro horas y sospechas que tu gata puedo tener un parto interrumpido.

Dificultades del parto

La distocia o parto difícil puede clasificarse como de origen materno o fetal, dependiendo de si es causada por problemas con la gata o los gatitos. La distocia también se puede clasificar según si se debe a una obstrucción del canal del parto o una deficiencia funcional del músculo uterino.

Distocia obstructiva

Es causada por la desproporción entre el tamaño de los gatitos y el canal de parto materno. Los factores que resultan en un tamaño inadecuado del canal de parto materno pueden incluir trastornos del esqueleto materno, estreñimiento severo o torsión uterina o ruptura.

Las causas fetales de la distocia obstructiva pueden deberse a una mala presentación. Puede ser por una malformación fetal grave (por ejemplo, hidrocefalia o gemelos siameses), sobredimensionamiento fetal o muerte fetal.

Distocia funcional

Generalmente se denomina inercia y es, con mucho, la causa más común de distocia en los gatos. Se ve cuando el útero no produce ninguna, o sólo débiles contracciones infrecuentes. Esto causa una falla en la expulsión de los gatitos a través de un canal de parto.

La inercia debida al estrés, también llamada inercia histérica, no es infrecuente. Se observa especialmente en las razas oriental, siamesa y birmana. En esta condición, la aprensión extrema durante la primera etapa hace que todo progreso de parto cese.

¿Cuándo llamar a un veterinario?

Hay muchos problemas posibles que una gata puede encontrar durante el nacimiento. Una semana antes de la fecha prevista de parto, lleva a tu gata al veterinario para un chequeo final y discute el nacimiento y los posibles problemas. El veterinario podrá aconsejarte qué es normal y qué requiere atención veterinaria. Algunos de los problemas más comunes que requieren atención especializada son los siguientes:

  • Gestación que dura más de 70 días.
  • Trabajo de primera etapa que dura más de 12 horas.
  • Veinte minutos de intenso trabajo y esfuerzo sin producir un gatito.
  • Forzar durante diez minutos mientras se ve un feto o una burbuja llena de líquido en el canal del parto.
  • Secreción espesa, negra y de mal olor de la vagina.
  • Depresión aguda.
  • Fiebre (por encima de 103 ° F).
  • Secreción repentina de sangre roja brillante de la vagina que dura más de 10 minutos.
Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here