Parásitos En Gatos | Clasificación, Diagnóstico, Tratamiento Y Prevención

24

Es relativamente común que un gato se infecte con un parásito interno o externo en algún momento de su vida. Los parásitos en gatos pueden afectar a estas mascotas de varias maneras, desde una simple irritación hasta causar enfermedades que amenazan la vida si no se tratan. Todos los parásitos, particularmente los parásitos internos (gusanos), pueden transmitir enfermedades a las personas.

Al seguir las recomendaciones del veterinario y que tu mascota sea examinada anualmente para detectar parásitos, puedes proteger a tu gato y a tu familia de estos parásitos potencialmente dañinos durante todo el año.

Parásitos en gatos

Hay dos tipos principales de parásitos: externos e internos. Los parásitos externos son los que se encuentran en el pelo y la piel de los gatos. Los parásitos internos viven en los órganos internos de tu gato, como el tracto intestinal o los pulmones.

Por definición, un parásito es un organismo que vive en un organismo huésped, y recibe su alimento a expensas de este. Para mantener a tu gato tan sano como sea posible, es útil tener un conocimiento general sobre los peligros potenciales para la salud y las formas de evitar que el gato se enferme, innecesariamente. La prevención de los parásitos es vital para mantener a tu gato saludable.

Parásitos externos

Pulgas

Estos parásitos se encuentran en casi todo el mundo. Todos los gatos corren el riesgo de contraer una infestación de pulgas, pero aquellos con mayor riesgo son los gatos que tienen acceso al aire libre. Así como los gatos que viven con otras mascotas que salen al aire libre y los gatos en hogares o entornos con múltiples gatos.

Hay muchos productos para el control de pulgas en el mercado, pero no todos son igual de seguros para los gatos. Por esto siempre debes consultar alu veterinario antes de aplicar un producto. En particular, muchos productos destinados a los perros NO SON seguros para los gatos, ya que pueden contener permetrina que es tóxica para los gatos.

Las pulgas causan enfermedades de la piel, pero pueden transmitir otras infecciones graves, como la tenia y las infecciones bacterianas. Los gatitos jóvenes pueden volverse severamente anémicos a causa de infestaciones de pulgas.

Garrapatas

Estos parásitos varían en tipo y distribución según el lugar donde se viva. No solo pueden causar irritación en la piel del gato, sino que también pueden transmitir enfermedades graves que amenazan su salud como parásitos que infectan las células sanguíneas. Los productos de prevención de garrapatas para perros NO SON seguros para los gatos.

Ácaros

Se trata de parásitos comunes de los gatos, especialmente los ácaros de oídos, que causan irritación y dolor significativos y pueden provocar infecciones bacterianas. Otros tipos de ácaros viven en la piel felina, como los ácaros de la sarna, y causan pérdida de cabello, picazón y pueden provocar una infección bacteriana.

Parásitos internos

Gusano redondo

El gusano redondo es el tipo más común de parásito que se encuentra en los gatos. La razón por la cual este parásito es tan frecuente entre ellos es que las lombrices intestinales pueden poner hasta 300,000 huevos por día. Los huevos se eliminan del cuerpo a través de las heces del gato, y los huevos pueden permanecer vivos e infecciosos hasta por cinco años, independientemente del clima frío o caliente.

Si tu gato tiene lombrices, generalmente verás pequeños gusanos blancos o marrones en sus heces. Si no se trata, el gusano redondo puede propagarse a los pulmones, en los cuales el gato comenzará a toser y / o desarrollará neumonía.

Gusano pulmonar

Un gato puede infestarse con un gusano pulmonar si ingiere caracoles, babosas, un ratón, un ave u otro animal pequeño que ya lleva el parásito en su etapa de larva. Las larvas del gusano de pulmón finalmente salen de los intestinos del gato a los pulmones donde se convierten en gusanos adultos.

El gusano adulto pone huevos en los pulmones del gato. Si tu gato tiene un gusano pulmonar, notarás que tose larvas o las pasa en sus heces.

Gusano del corazón

El gusano del corazón puede ser más comúnmente asociado con los perros, pero los gatos también pueden contraerlo. Transmitidos por mosquitos infectados, los gusanos del corazón maduran y viven en el corazón y en los vasos sanguíneos de los pulmones.

Algunos gatos pueden mostrar síntomas como letargo y dificultad para respirar, pero algunos casos no involucran tales signos y síntomas. Si el gusano del corazón no se trata, puede resultar fatal para un gato.

Anquilostoma

El anquilostoma es un parásito que vive en el sistema digestivo de un gato al unirse al revestimiento de la pared intestinal. Los huevos del parásito son expulsados a través del sistema digestivo y al medio ambiente a través de las heces del gato. Por lo general, los gatos se contagian después de caminar a través de un área contaminada. Pero el parásito también puede ingresar al cuerpo del gato a través de la piel.

La diarrea sanguinolenta y la anemia son los signos más comunes de anquilostomiasis y si no se trata, puede ser fatal, especialmente en los gatitos.

Tenia

Los gatos suelen contraer la tenia al ingerir pulgas infestadas mientras se acicalan. Las larvas de la tenia en la pulga eventualmente maduran en los intestinos del gato. Los gatos también pueden contraer la tenia al comer roedores infectados y otros animales pequeños.

Las señales más comunes que tu gato podría tener tenia son lamer excesivamente el ano, las fluctuaciones del apetito y fases alternas de diarrea y estreñimiento. También puedes ver pequeños segmentos del gusano con forma de arroz en las heces del gato.

Peligro de los parásitos en gatos

Los gusanos intestinales pueden ser un problema grave en los gatitos jóvenes. Los anquilostomas pueden causar anemia y los gusanos redondos pueden llevar a un crecimiento y desarrollo deficientes. Las tenias también pueden acumularse en grandes cantidades, lo que lleva a la obstrucción intestinal.

Sin embargo, en los gatos adultos, los parásitos intestinales solo ocasionalmente ponen en peligro la vida. Los animales debilitados o aquellos que tienen un sistema inmunológico debilitado tienen más probabilidades de experimentar un parasitismo intestinal grave y mostrar signos clínicos debido a sus gusanos.

La enfermedad del gusano del corazón es un problema importante que amenaza la vida de los perros y se reconoce cada vez más como una amenaza para los gatos. La enfermedad del gusano del corazón es transmitida por los mosquitos y puede causar un daño extenso dentro del corazón y los pulmones.

Diagnóstico de los parásitos en gatos

El diagnóstico de una infección parasitaria se puede realizar mediante un examen de la sangre, las heces o la orina de un felino. La prueba diagnóstica exacta depende del tipo de parásito con el que se cree está infectado el felino, pero el veterinario puede elegir realizar:

  • Una prueba de gusano del corazón: el veterinario requerirá que se coloque una pequeña muestra de sangre en la prueba de parásitos del corazón. Los resultados de esta prueba aparecen en minutos.
  • Flotación fecal: el veterinario requerirá una muestra fecal nueva para diluir y ver bajo el microscopio.
  • Análisis de orina: se tomará una pequeña muestra de orina del gato para analizarla.
  • Raspado de la piel: esta es una prueba utilizada para detectar ácaros.
  • Peine de pulgas: es un peine especializado que se utiliza para recoger la caspa de pulgas (heces de pulgas).

Tratamiento

Una infección de parásitos externos en gatos puede tratarse por vía oral o tópica, dependiendo de la gravedad de esta. Pregunta a tu veterinario sobre el producto apropiado para el tratamiento de pulgas, garrapatas, ácaros o piojos para tu gato y su condición.

Los parásitos internos siempre se tratan con medicamentos orales y la mayoría se venden comercialmente. Sin embargo, los gusanos del corazón son extremadamente difíciles de tratar y el gato puede requerir hospitalización como paciente interno. Además, si el gato ha desarrollado anemia, el veterinario puede recomendar una transfusión de sangre además de la terapia con medicamentos.

Recuperación de las infecciones por parásitos

El pronóstico de una infección parasitaria en gatos depende del parásito y la edad y la salud general del felino antes de que se produjera la infección. Las pulgas, las garrapatas, los ácaros, los piojos, las tenias y los gusanos redondos son muy tratables. La mayoría de los pacientes se recuperan por completo.

Sin embargo, el tratamiento para los gusanos del corazón puede ser difícil para el gato y no todos los felinos lo logran a lo largo del tratamiento. La clave para evitar cualquier infección parasitaria es evitar que el parásito se adueñe del cuerpo de su gato. Es por esto que la prevención es tan importante.

Prevención de los parásitos en gatos

El uso de medicamentos para parásitos de amplio espectro durante todo el año, así como productos adecuados contra las pulgas y las garrapatas, es la base de un programa eficaz de control de parásitos en gatos.

Además, los siguientes pasos pueden ser parte de un programa proactivo para ayudar a mantener a un gato sano y sin parásitos:

  • Haz que el veterinario examine al gato al menos una vez al año e incluye un historial completo.
  • Realiza exámenes de gusanos del corazón periódicamente.
  • Proporciona a tu mascota alimentos cocinados o preparados (no carne cruda) y agua fresca y potable.
  • Realiza exámenes fecales de 2 a 4 veces durante el primer año de vida y de 1 a 2 veces cada año para adultos, según los factores de salud y estilo de vida de la mascota.
  • Administra tratamiento antihelmíntico para cachorros y gatitos comenzando a las dos semanas de edad. Repite cada dos semanas hasta las 8 semanas de edad. Y sigue esto de tratamientos mensuales como preventivo.
  • Desparasita a las madres lactantes junto con sus gatitos.

Si no se sigue un programa óptimo de prevención de parásitos durante todo el año puedes hacer lo siguiente:

  • Desparasita a los gatitos cada dos semanas de 2 a 8 semanas de edad y luego mensualmente hasta los 6 meses de edad.
  • Realiza exámenes fecales de 2 a 4 veces al año para gatos adultos.
Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here