Melanoma En Gatos | Tipos, Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento

174

Hay ciertas condiciones de salud que pueden afectar a nuestras mascotas que llegan a ser preocupantes. Una de ellas es el Melanoma en Gatos. Aunque se trata de un tipo de tumor, no siempre es maligno. Aprende a descubrir cuáles son los síntomas que tu amigo peludo puede presentar y cómo puedes ayudarlo.

Melanoma en gatos

El melanoma es un tipo raro de tumor que surge de los melanocitos productores de pigmento que pueden ser benignos o malignos. El 50% son malignos (melanomas malignos) y altamente metastásicos. Esto significa que se propagan fácilmente a otras partes del cuerpo, como los pulmones, el hígado, el cerebro, el bazo y los huesos.

Los gatos de colores rojos y ginger son comúnmente afectados por hiperplasias melanocíticas benignas, o lentigo. En estas aparecen manchas planas muy pigmentadas en los labios, la nariz y los márgenes de los ojos. Las manchas aumentan en número a medida que el gato envejece. Si bien es normal, es importante que un veterinario evalúe los bultos y / o cambios de pigmento para descartar un melanoma maligno.

También pueden desarrollarse manchas pigmentadas benignas en los ojos (melanosis del iris). Si bien la melanosis del iris es benigna, en algunos casos puede transformarse en un tumor maligno.

Los gatos con melanosis del iris deben ser evaluados regularmente por un veterinario o un oftalmólogo veterinario especializado. Esto será para controlar su progreso. El glaucoma (aumento de la presión intraocular) también es un factor de riesgo para los gatos con melanosis del iris.

Causas del melanoma en gatos

A diferencia de los humanos, la exposición al sol no parece aumentar la incidencia de melanoma en gatos. Sin embargo, la exposición al sol causa carcinoma de células escamosas. Es por esto que es importante tener cuidado, especialmente con gatos de color claro o con pelaje escaso (como los esfinge)

Es posible que exista una predisposición genética al melanoma maligno. Se ha inducido el melanoma en gatos a los que se les inyectó experimentalmente una cepa del virus del sarcoma felino.

Tipos de melanomas en gatos

Melanoma oral

El melanoma oral es un tumor altamente maligno. Es localmente destructivo en la boca y además se propaga de manera rápida a otras áreas del cuerpo. Esto significa que hay tres aspectos del cáncer que requieren atención: la destrucción local en la cavidad bucal; células tumorales indetectables en proceso de diseminación; y el cáncer que es detectable en órganos distantes.

Una vez que la biopsia confirma este melanoma en gatos, debe comenzar un proceso de estadificación para determinar la extensión de la propagación del tumor. Las radiografías de tórax se examinan para detectar signos de diseminación. Se toman muestras de los ganglios linfáticos locales y se examina el abdomen con un examen de ultrasonido.

Melanoma de dedos

El desarrollo de melanoma en dedos del pie o en la cama de las uñas parece ser un problema particular. El tumor es particularmente destructivo para el hueso y bastante doloroso. Comienza generalmente como una hinchazón que parece asociada con una uña infectada. La infección del dedo del pie puede mejorar con el tratamiento, pero la hinchazón no se resuelve y finalmente empeora.

Si el tumor no se ha diseminado más allá del dedo del pie, la amputación debería ser teóricamente curativa. Pero la realidad es que el tiempo medio de supervivencia después de la amputación del dedo del pie en los casos en que el tumor adicional no es detectable es de aproximadamente un año.

Se cree que entre el 30 y el 40 por ciento de estos tumores ya se han diseminado en el momento del diagnóstico. Por esto si el objetivo es una mayor supervivencia, se debe explorar un tratamiento adicional.

Debido a que este es un tumor tan agresivo, la estadificación es importante después de que se confirma el melanoma en gatos. Esto significa radiografías de tórax y muestreo de ganglios linfáticos. Además de ecografía de los órganos abdominales para identificar la diseminación distante. Como antes, deben abordarse las enfermedades locales, distantes y microscópicas.

Melanoma del cuero cabelludo

El comportamiento de un melanoma es altamente dependiente de donde se desarrolla. La mayoría de las áreas de la piel crecen versiones benignas del melanoma en gatos que se llaman melanocitomas. Estos tumores generalmente no se diseminan y no se comportan de manera maligna.

Dado que algunos melanomas de la piel son definitivamente malignos en su comportamiento, es importante que todos los tumores extraídos (pigmentados o no) sean analizados por un patólogo. Existe cierta sospecha de que este tipo de melanomas que se desarrollan dentro de 1 cm de un margen de la mucosa (como la boca) se comportan de manera más maligna de lo que se podría esperar según lo que se observa bajo el microscopio.

Al igual que con las otras formas de melanoma, los tumores malignos se deben estadificar y tratar para enfermedades locales, distantes y microscópicas.

Melanoma del ojo felino

En los felinos el 60-70 por ciento de estos tumores son malignos y se diseminarán. Los tumores pueden ser grandes y voluminosos pueden ser más sutiles. Pueden comenzar como áreas planas de pigmento en el iris (parte coloreada del ojo) y luego ganan un crecimiento tridimensional.

Es probable que sea necesario extirpar el ojo para controlar el dolor debido al crecimiento en expansión. Pero es importante realizar primero la estadificación adecuada (radiografías del tórax, muestreo de los ganglios linfáticos locales, ecografía de los órganos abdominales). Esto será para determinar la extensión de la diseminación del tumor existente.

La melanosis del iris, que es una afección benigna. Puede ser imposible de distinguir de un melanoma temprano, por lo que a menudo la evaluación periódica por parte de un especialista es necesaria. La melanosis del iris se refiere a las “pecas” y las manchas oscuras planas que los gatos más viejos desarrollan en sus iris. Estos puntos son comunes, pero no deben tener ningún bulto o cambio de rugosidad cuando se ve el iris desde un lado.

Melanoma Epibulbar

Esta forma de melanoma generalmente es benigna. Surge en la parte externa del ojo donde la esclerótica (parte blanca) se encuentra con la córnea (parte transparente sobre el iris). Crecimientos más pequeños pueden no necesitar tratamiento. Los más grandes pueden ser removidos quirúrgicamente, tratados con láser o con criocirugía. No se espera la diseminación del tumor con esta forma de melanoma.

Síntomas del melanoma en gatos

Los sitios comunes de melanoma incluyen la cabeza, los ojos, los párpados, la cavidad oral y los dedos de los pies. Los melanomas oculares son más comunes que los melanomas cutáneos u orales y son más propensos a ser malignos.

Obviamente, los síntomas varían según la ubicación del tumor, pero pueden incluir:

Melanomas en la piel:

  • Crecimiento único, elevado que crece rápidamente y que puede estar pigmentado
  • Las ubicaciones comunes incluyen la cabeza, las orejas, los dedos de los pies y el escroto de los machos intactos
  • Hemorragia y ulceración

Melanomas oculares:

  • Manchas pigmentadas y elevadas en el iris (la parte coloreada) del ojo que tienen un aspecto aterciopelado
  • Ampliación del globo ocular
  • Distorsión de la pupila (la porción negra del ojo)
  • Lagrimeo excesivo
  • Dolor

Melanoma en gatos que afectan la Boca:

  • Mal aliento
  • Babeo excesivo
  • Renuencia a comer
  • Hinchazón facial
  • Hemorragia y ulceración
  • Pérdida de peso

A medida que el tumor se disemina a través del cuerpo, se pueden desarrollar síntomas adicionales como:

  • Letargo
  • Pérdida de peso
  • Respiración dificultosa

Diagnóstico del melanoma en gatos

El veterinario le realizará un examen físico completo y obtendrá su historial médico. Este incluirá el tiempo que el bulto ha estado presente y cualquier otro síntoma que hayas notado. Ciertas pruebas de diagnóstico serán necesarias para evaluar la salud general del gato, así como para diagnosticar el melanoma. Estas incluirán:

  • Pruebas de referencia: perfil bioquímico, hemograma completo y análisis de orina para evaluar los órganos y la salud del gato.
  • Oftalmoscopio o examen con lámpara de hendidura: para los gatos con sospecha de melanoma ocular (ojo). El veterinario examinará el ojo con cuidado y en profundidad.
  • Aspirado con aguja fina: una aguja extrae una pequeña muestra del tumor para una evaluación microscópica.
  • Biopsia por escisión: si el aspirado con aguja fina no proporciona resultados concluyentes, o si el veterinario sospecha de un melanoma maligno, se puede realizar una extirpación quirúrgica con un amplio margen bajo anestesia. El tumor se enviará a un patólogo para su evaluación y estadificación.
  • Radiografía o ecografía: si el gato tiene un melanoma maligno, será necesario realizar una radiografía torácica (tórax) y abdominal. También puede hacerse una ecografía para determinar si el tumor se ha diseminado.

Tratamiento del melanoma en gatos

Cuanto antes comience el tratamiento, mejor. El tratamiento del melanoma en gatos depende de la ubicación del tumor. Tristemente los tumores malignos son muy agresivos y el pronóstico es malo incluso con el tratamiento. Para tratar los otros tumores se recomiendan los siguientes métodos:

  • Cirugía: si el tamaño y la ubicación lo permiten se puede hacer una extirpación quirúrgica de los melanomas de la piel con un amplio margen. Los melanomas oculares requerirán la extirpación quirúrgica del ojo (enucleación). Los ganglios linfáticos locales afectados también se extirparán en este momento. Todos los tejidos se enviarán a un laboratorio para la histopatología (evaluación microscópica de los tejidos).
  • Terapia con láser: para tratar melanomas de iris pequeños. Un láser de diodo destruye las células tumorales oculares.
  • Electroquimioterapia: este es un tratamiento terapéutico emergente que muestra una gran promesa para el tratamiento de los tumores de la piel. Los medicamentos de quimioterapia se absorben poco, este tratamiento permite una mejor penetración. Esto porque administra impulsos eléctricos en el tumor después de la administración de quimioterapia.
  • Radioterapia: si no es posible extirpar el tumor, la radiación puede ayudar a reducirlo.
  • Vacuna contra el melanoma: esta vacuna utiliza el ADN humano para estimular el sistema inmunitario del gato y reconocer el melanoma como extraño. La vacuna se usa habitualmente en perros y caballos, pero no hay mucha investigación sobre la efectividad de la vacuna en gatos. Con suerte, esta vacuna proporcionará tratamiento para los gatos en un futuro próximo.
Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here