Insuficiencia Renal En Gatos | Síntomas, Causas Y Tratamiento

185

Los riñones de tu gato hacen muchas cosas importantes. Ayudan a controlar la presión arterial, producen hormonas, estimulan la médula ósea para producir más glóbulos rojos y eliminan los desechos de la sangre. Es por esto que la presencia de la insuficiencia renal en gatos puede causar muchos y perdurables problemas de salud.

Los riñones de los gatos pueden comenzar a fallar con la edad. Si no se trata, la enfermedad renal puede llevar a una serie de problemas de salud. Cuando es crónica, no hay cura. Pero con un diagnóstico temprano y una buena atención, puedes ayudar a mejorar tanto la calidad como la duración de la vida de su mascota.

¿Qué es la insuficiencia renal en Gatos?

La insuficiencia renal puede desarrollarse lentamente debido a una enfermedad crónica u ocurrir repentinamente debido a envenenamiento o incluso trauma. Ambos tipos deben abordarse de inmediato para salvar la vida del gato.

Los riñones son responsables de varias funciones necesarias de la vida, que incluyen mantener los niveles adecuados de presión arterial, filtrar las toxinas y los desechos del torrente sanguíneo, excretar los desechos a través de la orina, contribuir a la producción de glóbulos rojos y producir una variedad de enzimas y hormonas esenciales. Aproximadamente el 30% de los gatos desarrollarán enfermedad renal durante su vida. Muchos de estos casos progresarán a insuficiencia renal. Cuando los riñones no funcionan correctamente, la vida del gato está en riesgo.

Tipos de insuficiencia renal en gatos

Hay dos tipos de insuficiencia renal en gatos. Cada uno tiene diferentes causas, tratamientos y perspectivas de vida.

Insuficiencia renal aguda

La insuficiencia renal aguda puede desarrollarse de manera repentina, en cuestión de días o semanas. Ocurre en gatos de todas las edades y suele ser el resultado de:

  • Venenos. Esta es la causa más frecuente de insuficiencia renal aguda. El anticongelante, las plantas tóxicas como los lirios, los pesticidas, los líquidos de limpieza y ciertos medicamentos para humanos son altamente tóxicos para los riñones de los gatos. Incluso una sola tableta de ibuprofeno puede hacer que sus riñones se cierren. Revisa en casa y en el garaje por estas sustancias y asegúrate de que tu gato no pueda llegar a ellas.
  • Trauma. Especialmente en la pelvis rota o en la vejiga que pueda romperla o rasgarla.
  • Choque. Sucede cuando se pierde mucha sangre rápidamente u ocurre una deshidratación rápida. Esta puede suceder por sobrecalentamiento en climas cálidos y un aumento significativo de la actividad. También los vómitos y la diarrea pueden causar una gran disminución de líquidos.
  • Infección en los riñones.
  • Bloqueos. Estos cambian el flujo de sangre hacia el riñón y el flujo de orina hacia afuera (como en un gato macho que no puede orinar debido a un bloqueo uretral)
  • Insuficiencia cardíaca con presión arterial baja. Esta condición reduce el flujo de sangre a los riñones.

Si se diagnostica a tiempo, la insuficiencia renal aguda a menudo puede revertirse.

Insuficiencia Renal Crónica

Este tipo se encuentra principalmente en gatos de mediana edad y mayores. Se desarrolla durante meses e incluso años. Si tu gato tiene 7 años o más, presta especial atención a su salud.

Si bien las causas exactas de la enfermedad renal crónica no siempre son claras, incluso para los veterinarios, estas pueden incluir:

  • Infecciones y obstrucciones renales. Estas pueden no producir insuficiencia renal aguda, sino desgastar la función renal a un nivel bajo durante meses o años
  • Otras afecciones. Estas van desde enfermedades dentales avanzadas y presión arterial alta hasta problemas de tiroides y cáncer

Síntomas de insuficiencia renal en gatos

Dependiendo del tipo de insuficiencia renal que experimente el gato, los síntomas pueden progresar lentamente o comenzar repentinamente. Estos síntomas incluyen:

  • Aumento de la sed debido a la acumulación de toxinas y desechos en el torrente sanguíneo (polidipsia)
  • Aumento de la salida urinaria
  • Ausencia de apetito
  • Pérdida de peso
  • Sangre en la orina sangrienta u orina turbia
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Mal aliento que huele a amoniaco
  • Úlceras orales en lengua y encías
  • Pelaje seco
  • Estreñimiento
  • Lengua de color marrón
  • Debilidad
  • Letargo
  • Indiferencia

Diagnóstico de la insuficiencia renal en gatos

El veterinario deberá conocer todos los síntomas que el gato está experimentando y cuándo estos se presentaron por primera vez. Si se produjo un envenenamiento o trauma reciente, el veterinario deberá recibir detalles sobre estos incidentes. El veterinario examinará físicamente al gato, escuchando su corazón y pulmones y tomando su presión arterial.

Se realizará un análisis de orina y un perfil bioquímico. El análisis de orina buscará la proteína en la orina que se ha filtrado a través de los riñones dañados y medirá la gravedad específica de la orina. Debido a que la insuficiencia renal hace que los riñones ya no filtren los desechos de la orina, un gato que tiene insuficiencia renal tendrá orina con una gravedad que se parece mucho al agua destilada.

El perfil bioquímico buscará productos de desecho en la sangre que los riñones deberían haber filtrado; Un gran número de estos productos son indicativos de insuficiencia renal.

Tratamiento de la insuficiencia renal en gatos

Tratamiento de la insuficiencia renal aguda

Los gatos que tienen insuficiencia renal aguda debido a un traumatismo o envenenamiento a menudo se recuperarán una vez que se resuelva el problema principal que causó la insuficiencia renal. Esto puede incluir cirugía, medicamentos, terapia de fluidos o transfusiones de sangre. Si los riñones no responden después de que se trata el problema principal, deberán realizarse otros tratamientos para tratar la insuficiencia renal.

Diálisis

La hemodiálisis o diálisis es un procedimiento en el que una máquina actúa como los riñones, filtrando los desechos y toxinas que se acumulan en el torrente sanguíneo. La diálisis se puede usar para tratar gatos con enfermedad renal crónica o para eliminar un veneno de un gato con enfermedad renal aguda. Desafortunadamente, la diálisis sólo está disponible en ciertos hospitales veterinarios y puede ser extremadamente costosa.

Tratamiento de la insuficiencia renal crónica

La insuficiencia renal crónica es una enfermedad progresiva, pero a menudo puede tratarse con cierto éxito. Si tu gato ha recibido el diagnosticado de este tipo de insuficiencia renal, lo que puedes esperar que suceda a continuación es lo siguiente:

Medicamentos

Para tratar este tipo de insuficiencia pueden usarse ciertos medicamentos y suplementos. Estos serán aquellos que disminuyen la presión arterial y aumentan los niveles de potasio. O aquellos que reducen los niveles de fósforo, promueven la función renal y tratan la anemia. También son aplicables aquellos que tratan las úlceras gastrointestinales y reducen los vómitos. Todos estos pueden ser parte del tratamiento de este tipo de enfermedad renal.

Alimentación

Para ayudar a mejorar la función renal a menudo se prescriben dietas especiales. Estos cambios en la alimentación ayudan a reducir las anomalías bioquímicas que suceden en el cuerpo y que son consecuencias de la insuficiencia renal. Los alimentos enlatados suelen ser los mejores debido a su alto contenido de agua. Algunos líquidos suplementarios también pueden administrarse de manera subcutánea.

Cirugía

En casos muy raros y específicos, puede considerarse un trasplante de riñón. Los trasplantes de riñón en gatos requieren un equipo experimentado de veterinarios, anestesiólogos y personal de enfermería. Como tal, solo se realizan en unos pocos hospitales veterinarios en el mundo. Durante el trasplante, un riñón sano de un gato donante fallecido se trasplantará al gato con insuficiencia renal. Será necesario administrar medicamentos para garantizar que el cuerpo del gato no rechace el riñón del donante.

Recuperación

Los gatos que se recuperaron de una insuficiencia renal aguda deberán tener un seguimiento con el veterinario. Esto para asegurarse de que los riñones siguen funcionando correctamente con pruebas repetidas. Lamentablemente no hay cura actualmente para la insuficiencia renal crónica. Los gatos que no pueden recibir diálisis o un trasplante tienen un pronóstico desfavorable. Muchos propietarios optan por la eutanasia de su gato como resultado.

Los gatos que recibieron un trasplante deberán realizar un seguimiento continuo con el veterinario para asegurarse de que el riñón trasplantado todavía funciona correctamente. Los gatos que reciben diálisis deberán continuar con la diálisis por el resto de su vida o hasta que sea posible un trasplante de riñón.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here