Gato Habana. Origen, Características, Cuidados e Imágenes

438

El Gato Habana es un hermoso gato con un cálido abrigo color chocolate y una cabeza con una forma distintiva. A pesar de su nombre, la raza se desarrolló en Inglaterra en la década de 1950. Este es un gato musculoso de tamaño mediano relacionado con el siamés. Le gusta sentarse en el regazo de sus dueños y charlar en voz baja. Su abrigo corto es fácil de mantener.

Historia y Origen

Algunos de los primeros gatos siameses vistos fuera de Tailandia eran de color marrón azulado sólido. Estos gatos de color sólido, a veces llamados Gatos de Montaña Suizos, fueron documentados en Europa y Gran Bretaña en el siglo XIX. Eventualmente perdieron popularidad ante sus primos.

No fue hasta la era posterior a la Segunda Guerra Mundial que los aficionados a los gatos renovaron sus esfuerzos para recrear el pelo corto de color marrón. A principios de la década de 1950, un grupo de aficionados a los gatos ingleses comenzaron a trabajar juntos para restaurar el Habana.

Se dice que los criadores cruzaron un doméstico negro de pelo corto sin pedigrí con un Siamés punto chocolate o Seal. Este apareamiento produjo un gatito de color chocolate sólido y formó la base del actual Gato Habana. Los cruces con el azul ruso se usaron en el desarrollo temprano de la raza, probablemente para agregar más refinamiento.

A lo largo de los años, se hicieron muchos apareamientos con gatos siameses en las habanas inglesas y europeas. Cada uno de los diferentes colores y patrones de los gatos extranjeros en Europa y Gran Bretaña tienen diferentes nombres y compiten por separado.

Los primeros Habana descendieron de gatos de pelo corto color marrón almendra que se exportaron desde Inglaterra a los Estados Unidos a mediados de los años cincuenta. A partir de ese momento, el Habana comenzó a divergir en su tipo de sus homólogos europeos, volviéndose menos exóticos y menos anguloso en apariencia.

La Asociación de aficionados a los gatos (CFA, por sus siglas en inglés) reconoció la raza en 1959 y le otorgó el estatus de Campeonato en 1964.

Características Físicas

La impresión general del Habana ideal es un gato de tamaño mediano con un pelaje brillante y de color sólido y un buen tono muscular. Debido a la forma distintiva de su hocico, color de pelaje, ojos brillantes y expresivos y orejas grandes inclinadas hacia adelante, esta no es comparable a ninguna otra raza.

Galería: Gato Habana

Cabeza

Cuando se ve desde arriba, la cabeza es más larga que ancha, y se estrecha a un hocico redondeado. El hocico es algo estrecho y los bigotes son características distintivas de la raza. El extremo del hocico aparece casi cuadrado; esta ilusión se da por un mentón bien desarrollado, cuyo perfil es más cuadrado que redondo. Idealmente, la punta de la nariz y la barbilla deben formar una línea casi perpendicular.

Las orejas son grandes, de punta redonda, más anchas en la base e inclinadas hacia adelante dando al gato una apariencia alerta. Estas tienen poco pelo dentro o fuera. Los ojos tienen una apertura de forma oval y deben encontrarse bastante separados entre sí. Cualquier tono vivo de verde es aceptado, cuanto más profundo sea el color, mejor.

Cuerpo

Los machos adultos tienden a ser más grandes que sus contrapartes femeninas. El cuello es de longitud mediana y en proporción al cuerpo. La conformación general es de rango medio entre las razas. El espécimen ideal es relativamente alto en sus patas comparado con un gato de proporciones medias. Las patas son rectas, las de las hembras son delgadas y delicadas.

La esbeltez y la longitud de las patas serán menos evidentes en los machos más poderosamente musculosos y las patas traseras son un poco más largas que las delanteras. Los pies son ovalados y compactos con cinco dedos adelante y cuatro atrás. La cola es mediana en longitud y en proporción al cuerpo. Es delgada, más aún al final.

Pelaje

El pelaje es de corta a mediana longitud, suave y brillante. Tiene un color es de un rico y uniforme matiz marrón cálido en toda su extensión. El color tiende a ser de color marrón rojizo (caoba) en lugar de negro-marrón. La nariz debe ser marrón con un asomo de color rosado.

Carácter y Comportamiento

El Habana es un gato elegante, cariñoso y muy inteligente, con una gran personalidad. Es similar en temperamento al siamés, aunque es menos vocal y tiene una voz más suave. Estos son gatos sociables, adaptables y amigables. Siempre anhelan la compañía humana y no prosperan cuando se les deja desatendidos por largos períodos de tiempo. Sin embargo, no son agresivos ni exigen demasiada atención.

Son juguetones, animados y muy divertidos. Estos gatos son excepcionalmente ágiles y acrobáticos y tienden a disfrutar los lugares altos. Los propietarios de esta raza comúnmente encuentran a sus gatos en la parte superior del refrigerador o acurrucados en un estante o gabinete.

Estos hermosos gatos comúnmente corren hacia la puerta principal para saludar a sus dueños u otros visitantes a su llegada, lo cual no es el comportamiento típico de un gato.

Alimentación

Asegúrate de que cualquier alimento que compres para el Habana cumpla con los requisitos mínimos. Eso garantiza que la comida cumpla al menos los requisitos dietéticos básicos de tu gato. Es mejor no prestar atención a términos como “gourmet”, “premium”, “super-premium” y “natural” que no tienen una definición definida. Siempre siéntete libre de preguntarle al veterinario qué comida le recomienda.

En cuanto a cuánta comida necesita tu Habana eso va a depender de muchas cosas. Por ejemplo, si es un gato interior o exterior o si está esterilizado. Ambas respuestas son de suma importancia para establecer los requisitos dietéticos. La mejor opción es obtener el consejo del médico, quien te ayudará a establecer el mejor peso y los requisitos dietéticos diarios. Una vez que descubras cuánto necesita tu Havana Brown, apégate al plan.

Aseo

El pelaje corto y suave de los gatos Habana es fácil de cuidar con un rápido cepillado semanal. Estos gatos rara vez necesitan un baño.

Cepilla sus dientes para prevenir la aparición de enfermedades periodontales. También puedes recortar las uñas cada dos semanas. No olvides limpiar sus ojos con un paño suave y húmedo cada cada cierto tiempo. Esto es para eliminar cualquier descarga. Revisa sus orejas semanalmente. Si se ven sucias o tienen un olor desagradable, puedes limpiarlas con una mezcla 50-50 de vinagre de sidra y agua tibia. Mantén siempre la caja de arena limpia.

Es una buena idea mantener a esta raza como gato de interiores para protegerlo de las enfermedades transmitidas por otros gatos, ataques de perros y otros peligros.

Salud del gato Habana

Los Habana son generalmente gatos sanos. De manera poco frecuente, se ha informado que desarrollan blastomicosis, que es una condición infecciosa que se observa en algunas áreas que tienen suelos arenosos cerca de grandes cuerpos de agua. También se sabe que algunos pueden ser propensos a infecciones respiratorias superiores, generalmente cuando son jóvenes.

Adoptar un Habana café

Tal como pasa con muchas otras razas exóticas de gatos, adoptar un ejemplar de Gato Habana no es común. Sin embargo, siempre vale la pena buscar, porque inclusive los gatos con pedigrí pueden terminar en una situación en la que pierden su hogar y necesitan una nueva familia.

Para tratar de conseguir un Habana que requiera un nuevo hogar puedes usar las redes sociales para contactar con clubes de la raza o páginas dedicadas al rescate de animales en situaciones de peligro. También puedes ponerte en contacto con tus veterinarios locales en caso de que ellos sepan de algún gatito que necesite ser reubicado.

Comprar un Gato Habana

Antes de comprar un ejemplar de este gato te recomendamos conocer toda la información posible acerca del cuidado y las necesidades de esta raza. De la misma manera, busca adquirir tu cachorro directamente de un criador experimentado con buenas referencias. Preferiblemente, trata con criadores que mantengan a sus camadas en casa bien socializados y que sea capaz de entregar una certificación de salud.

No es recomendable adquirir cachorros de tiendas de mascotas o de páginas web que no generen confianza. Por ejemplo, una persona que tenga siempre gatitos disponibles o que pida pagos adelantados antes de firmar contratos o entregar documentación.

Gato Habana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here