Falta De Apetito En Gatos | Posibles Causas Y Tratamientos

211

Algunos gatos son exigentes con lo que comen. Nuestros amigos peludos pueden ser muy particulares sobre lo que ponen en sus cuerpos. Pero la falta de apetito en gatos puede convertirse en un gran problema.

Si tu gato no está comiendo, su cuerpo tiene que usar su reserva de grasa para obtener energía. El problema es que esto requiere mucha proteína. Una vez que la proteína se agota, todo ese exceso de grasa ejerce una gran presión sobre el hígado. Esta cepa puede causar lipidosis hepática, lo que conduce a insuficiencia hepática. Por esto es importante mantenernos al día sobre el apetito de nuestra mascota.

Falta de apetito en gatos

Anorexia es el término médico para la pérdida de apetito. No es una enfermedad, sino que es un síntoma de una enfermedad o un problema subyacente. Puede comenzar como una disminución del apetito al principio y progresar a una completa negativa a comer.

Es crucial abordar la pérdida del apetito de un gato, ya que 24 horas de evitar los alimentos (tan solo 12 horas para los gatitos pequeños) pueden tener un impacto considerable en su salud. Esta pérdida continua de apetito no es generalmente una enfermedad en sí misma, sino más bien un signo clínico que puede indicar una serie de enfermedades u otros problemas que pueden llegar a ser graves.

Otros síntomas de la falta de apetito en gatos

Aunque la señal más clara de que tu gato no está comiendo es observar que rechaza los alimentos cada vez que les das, hay otros síntomas que pueden estar presentes. Estos pueden ayudar a comprender lo que puede estar causando la falta de apetito en gatos. Presta atención a cualquiera de los siguientes signos, ya que pueden indicar un problema como una enfermedad:

  • Letargo
  • Babeo excesivo
  • Deshidratación
  • Vómito
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Cambio de comportamiento
  • Dificultad para respirar
  • Señales de infección (por ejemplo, descarga de pus)

Posibles causas de la falta de apetito en gatos

La pérdida de apetito es muy común en los gatos que no se sienten bien. Las razones pueden dividirse en inquietud, estrés o enfermedad.

Causas Médicas

Hay docenas de causas médicas que pueden llevar a una pérdida de apetito. El dolor y / o las náuseas pueden hacer que un gato deje de comer. Algunas de las razones médicas que pueden estar causando la falta de apetito son las siguientes:

Dentales:

  • Gingivitis, enfermedad de las encías, absceso dental, úlcera bucal, estomatitis, tumor oral.

Gastrointestinales:

  • Úlceras gastrointestinales: las úlceras gástricas o pépticas son llagas abiertas que se desarrollan en las capas profundas del revestimiento del estómago o duodeno. Se dan debido a la exposición al ácido estomacal (ácido clorhídrico) y enzimas digestivas necesarias para la digestión de los alimentos.

Infecciones / parásitos:

  • Infecciones bacterianas: Salmonella, E-coli, leptospirosis.
  • Coccidiosis: se trata de una infección por protozoos, que ocurre más comúnmente en gatitos menores de seis meses de edad.
  • Hemobartonelosis: es una infección causada por uno de los dos micoplasmas (un tipo de bacteria) que se adhieren a las paredes de los glóbulos rojos y causan destrucción.
  • Histoplasmosis: infección por hongos que afecta principalmente a los pulmones y al sistema gastrointestinal.
  • Gusano del corazón: gusano parasítico que afecta el corazón.
  • Infección viral: por ejemplo el virus del herpes felino, virus de la panleucopenia felina, calicivirus y virus de la leucemia felina.
  • Piómetra: infección bacteriana del útero en hembras intactas.

Causas Sistémicas:

  • Enfermedad de Addison: secreción insuficiente de hormonas suprarrenales.
  • Anemia: número reducido de glóbulos rojos debido a diversos factores, como enfermedad o pérdida de sangre.
  • Diabetes felina: una afección en la que el páncreas no produce suficiente insulina o porque las células no responden a la insulina.
  • Glomerulonefritis: Inflamación de los glomérulos, que son unidades de filtración diminutas en los riñones.
  • Hipercalcemia: Niveles altos de calcio en la sangre.
  • Insuficiencia renal: ya sea aguda o crónica. La insuficiencia renal es una condición médica en la que la función renal comienza a fallar, lo que lleva a una acumulación de toxinas en el cuerpo que pueden hacer que el gato se sienta con náuseas.
  • Derivación portosistémica: anomalía del hígado causada por el desarrollo anormal de los vasos sanguíneos que drenan hacia el tracto intestinal. Como el hígado no puede funcionar de manera eficiente, las toxinas se acumulan en el torrente sanguíneo y causan náuseas y trastornos neurológicos.

Condiciones Dolorosas:

  • Absceso: una acumulación de sangre y otros residuos dentro del tejido.

Otros:

  • Ciertos medicamentos pueden afectar el apetito.

Lesiones o traumas:

  • Obstrucción intestinal: es la obstrucción en cualquier lugar del estómago (gastrointestinal) o los intestinos. Afortunadamente, los bloqueos gastrointestinales son menos comunes en los gatos que en los perros, sin embargo, pueden ocurrir y ocurren.

Ingestión de veneno:

  • Neoplasia: también conocida como neoplasias malignas o tumores malignos, el cáncer es la división incontrolada de las células que normalmente deberían ser restrictivas en su crecimiento.
  • Pancreatitis: inflamación del páncreas que es extremadamente dolorosa y puede causar náuseas.

Cambio de escenario

Los gatos son criaturas de hábito, lo que significa que el cambio puede ser muy aterrador para ellos. Si viajas con tu peludo amigo, la falta de un entorno familiar puede causar estragos en su sentido de bienestar. Lo mismo es cierto si te mudas a una nueva ubicación.

Cuestiones psicológicas

Los gatos tienen cerebros complejos, y son propensos a la depresión y una serie de problemas psicológicos. Tu gato puede estar molesto debido a cambios en el horario, a nuevos miembros de la familia, así como a una variedad de otros factores. Estos problemas son difíciles de diagnosticar por sí solos, y el veterinario puede sugerir que tu gatito se siente triste si no pueden encontrar nada físicamente mal con él.

Vacunación

Las vacunas pueden hacer que tu gatito se sienta mareado. La falta de apetito en gatos puede ser un efecto secundario leve de las inyecciones. Esto generalmente es temporal y no dura mucho tiempo. Asegúrese de que su gato descanse adecuadamente y se mantenga hidratado después de la vacunación.

Diagnóstico de la falta de apetito en gatos

Debido a la variedad de causas de la pérdida de apetito de un gato, el veterinario querrá que tu mascota se someta a una evaluación completa. Una de las primeras cosas que se pueden hacer es controlar el peso y la temperatura del gato, así como hacer un hemograma completo, un análisis de orina y un perfil bioquímico.

Los análisis pueden determinar trastornos específicos que se encuentran en los órganos internos, como las enfermedades infecciosas. Además, el veterinario puede realizar un examen físico para encontrar cosas como heridas u otros signos de trauma.

Probablemente se recomendará una radiografía de tórax o abdomen o una ecografía para detectar cualquier anomalía o inflamación. Si se sospecha que los parásitos son la causa, el veterinario ordenará un examen fecal. Además, lo someterá a un examen oral para detectar enfermedades dentales.

Como la pérdida de apetito a veces puede ser psicológica, puede ser difícil llegar a un diagnóstico si las pruebas de laboratorio vuelven a ser normales. Puedes ayudar en el diagnóstico haciendo un seguimiento e informando al veterinario de cualquier cambio en el comportamiento de tu gato, así como de lo que ocurrió en la casa cuando comenzaron esos cambios.

Tratamiento de la falta de apetito en gatos

Un veterinario querrá comenzar el tratamiento de inmediato. Esto es porque cuanto más tiempo continúe la anorexia, más rápido disminuirá la salud de su gato. A menudo, el tratamiento comenzará mientras el veterinario todavía está determinando exactamente qué está causando la pérdida de apetito. Hay un puñado de diferentes métodos para tratar la condición.

Medicación

Dependiendo del diagnóstico, el veterinario le recetará el medicamento correspondiente para tratar cualquier enfermedad que pueda tener el gato. Por ejemplo, se pueden administrar antibióticos para una infección bacteriana. Mientras que los medicamentos para tratar parásitos se recetarán al descubrir el parásito. También hay medicamentos disponibles que estimularán el apetito de tu gato mientras maneja algunos de los otros síntomas, como las náuseas.

Terapia de fluidos

Se pueden aplicar por vía intravenosa o mediante inyecciones debajo de la piel. El veterinario administrará líquidos al gato para que continúen recibiendo hidratación y nutrientes vitales.

Tubo de alimentación

Este método de alimentación ayuda a evitar que la comida pase por la boca del gato. Esto puede ser especialmente útil si una enfermedad dental es la causa de la pérdida de apetito. Los alimentos licuados o ablandados se pueden enviar directamente al sistema digestivo de la mascota.

Es un método que también es útil para los problemas psicológicos con la comida. Esto es porque el gato no podrá asociar ningún sentimiento negativo con la comida en la boca y, en cambio, volverá a comer solo.

Técnicas de alimentación en el hogar

A menudo, cuando el problema está directamente relacionado con la psique en lugar de con cualquier enfermedad física, el tratamiento funciona mejor mezclando la dieta o cambiando la forma en que se alimenta al gato. Puedes intentar dar comida directamente de tu mano o con una jeringa y agregar alimentos favorecidos. Además, calentar la comida puede ser útil, pero siempre verifica que no esté demasiado caliente y que esté cerca de la temperatura corporal.

Recuperación de la falta de apetito en gatos

Es importante que continúes observando a tu gato a medida que aumenta su apetito a un ritmo constante. La falta de alimentación puede llevar a la deshidratación, así que está atento a eso también. Tu gato puede beneficiarse de suplementos de electrolitos o hidratación, que el veterinario podrá recomendar. Si se administran medicamentos, siempre sigue las instrucciones del veterinario para evitar que la enfermedad regrese.

Si los cambios en el hogar son los culpables de que su gato no coma, también debes consultar con tu veterinario la mejor manera de manejar la situación. Asegúrate de hacer un seguimiento con el veterinario para asegurarte de que sus hábitos alimenticios vuelvan a la normalidad. Y si hay algún indicio de que la anorexia ha regresado, lleva a tu mascota a otro examen tan pronto como sea posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here