Neumonía En Gatos, Causas, Síntomas, Prevención Y Tratamientos

80

Si eres como la mayoría de los dueños de gatos, la salud y el bienestar de tu gato siempre están en primer plano. Y la verdad es que hay muchas cosas que pueden afectar la salud de tu gato o ponerlo en peligro de sufrir lesiones graves o la muerte, como por ejemplo, la neumonía en gatos.

Si no son enfermedades múltiples y fiebre, son resfriados e infecciones respiratorias. Algunas cosas, como las enfermedades mortales, no se pueden controlar, pero hay muchas cosas que puede hacer para prevenir infecciones respiratorias, como la neumonía en tu gato.

Es por eso que los expertos en veterinaria han elaborado por décadas diversos artículos para informarte sobre los síntomas de la neumonía en gatos. De esa manera, estarás en la mejor posición para controlar la infección antes de que empeore. Esto es importante porque es bien sabido que cuanto antes se contagie una infección respiratoria, más fácil será tratarla.

La razón simple de esto es que cuanto más tiempo tenga que arraigar una infección, más sistemas de “defensa” puede construir. Por ejemplo, muchos microbios (la causa principal de neumonía en gatos) desarrollarán lo que se conoce como biopelículas alrededor de sus colonias.

Una biopelícula es básicamente una lámina delgada de material que es difícil de perforar. Esto significa que los antibióticos pueden ser menos efectivos después de la presentación de las biopelículas. La biopelícula actúa como un escudo que el antibiótico no puede atravesar.

Es por esto que es importante que revises regularmente a tu gato y lo lleves al veterinario si se presentan signos o síntomas de neumonía.

Este artículo cubrirá:

  • ¿Qué es exactamente la neumonía en gatos?
  • ¿Cuáles son las causas de la neumonía en gatos?
  • Los signos y síntomas de la neumonía del gato para que pueda detectarlos y recuperar la salud de tu gato.
  • Qué hacer si observa que tu gato tiene los signos y síntomas de neumonía.
  • Un poderoso suplemento que puede dar para prevenir y ayudar a tratar la neumonía en tu gato.

¿Qué es la neumonía en gatos?

La neumonía en gatos es una condición en la que los pulmones y el tracto respiratorio inferior se inflaman. Para ayudarlo a imaginar esto, puede ser útil saber que los sistemas respiratorios constan de dos vías.

El tracto superior es la nariz, los senos nasales, la garganta, la laringe y la tráquea. Mientras que el tracto inferior consta de las vías respiratorias más pequeñas, como los bronquiolos, los pulmones y los tejidos circundantes.

La neumonía del gato se divide en dos grandes categorías. La primera categoría es la neumonía microbiana (más comúnmente llamada neumonía bacteriana, micótica o viral) y la segunda es la neumonía por aspiración.

La neumonía microbiana es causada por una infección. Muchas veces, la infección comienza como una infección viral que abre las puertas a una infección por hongos o bacterias.

De igual forma, la neumonía microbiana se considera una condición grave y con frecuencia requerirá una visita al veterinario. Si cree que tu gato puede tener neumonía microbiana, debe traerlo de inmediato.

Además, la neumonía microbiana generalmente es causada por un sistema inmunitario debilitado y la exposición a microbios. Por ejemplo, algunos gatos pueden contraer neumonía por hongos después de excavar en un suelo contaminado.

El otro tipo de neumonía que los gatos pueden contraer se llama neumonía por aspiración. La neumonía por aspiración ocurre cuando un gato inhala un objeto extraño o una materia extraña, o si vomitan ácidos estomacales en sus vías respiratorias.

La parte más peligrosa de la neumonía por aspiración es la posibilidad de obstrucción de la vía aérea. El daño a largo plazo a los pulmones también es posible en este caso.

La neumonía por aspiración es causada por la inflamación de los pulmones a causa de bacterias que entran en el material extraño o por irritantes que causan un sistema inmunitario debilitado.

Por ejemplo, si tu gato se ve obligado a inhalar humo, humo, toxinas u otros contaminantes, podría correr un mayor riesgo de desarrollar neumonía. Asegúrate de que tu gato tenga acceso a aire limpio para que pueda respirar con pulmones sanos.

¿Qué causa la neumonía en gato?

Entonces, sabes que la neumonía del gato es más comúnmente causada por una infección microbiana, pero ¿por qué pequeños insectos debes mantener los ojos abiertos?

La verdad es que cualquier infección respiratoria será causada por una gran cantidad de bacterias diferentes. Esto se debe a que la mayoría de las cepas de bacterias funcionan mejor en grupos, algo así como colocar ciertas plantas juntas en tu jardín.

Pero aunque una infección tendrá múltiples instigadores microbianos, aquí hay algunos de los más comunes que puede preguntarle a su veterinario:

  • Bacteriano:
  • Bordetella bronchiseptica
  • Pasteurella
  • Moraxella
  • Clamidias. Este tipo de infección bacteriana generalmente se desarrolla junto con la conjuntivitis y rinitis por clamidia más comunes. La cepa específica que causa la neumonía es la clamidia psittaci.
  • Hongos
  • Especies de aspergillus
  • Blastomyces dermatitidis
  • Especies de cándida
  • Coccidioides immitis
  • Cryptococcus neoformans
  • Histoplasma capsulatum

Para prevenir la neumonía microbiana, asegúrate de que tu gato siempre tenga acceso a aire limpio y agua limpia. También evite las áreas donde los gatos pueden estar muy congestionados, como las perreras.

Así que es posible que hayamos tenido éxito en asustarte con los nombres difíciles de pronunciar arriba. No temas, si vigilas a tu gato con atención, podrás detectar los signos de neumonía antes de que la infección se convierta en un problema.

Síntomas de neumonía en gatos

Si bien cada infección es única y cada gato se verá afectado de manera diferente, hay algunos síntomas que pueden ocurrir cuando hay neumonía. Uno o dos de estos síntomas pueden no ser suficientes para un diagnóstico, pero debería ser suficiente para instarlo a que lleve a tu gato al veterinario para realizar más pruebas.

Los signos y síntomas incluyen:

  • Secreción nasal: aunque la neumonía es una infección en las vías respiratorias inferiores, la neumonía a menudo se observa junto con las infecciones respiratorias en el tracto superior, como las cavidades nasales. Esto puede ser causado por una menor infección que se extiende hacia el tracto superior, o al revés. Por ejemplo, el hongo cryptococcus tiende a colonizar el tracto respiratorio superior, específicamente las cavidades nasales. Esto puede causar inflamación en los gatos, lo que a menudo resulta en una acumulación de moco espeso en los senos paranasales. Este moco a veces se descarga a través de la nariz. Si esto ocurre, lleva a tu gato a ver al veterinario en caso de que se trate de una neumonía u otra infección respiratoria.
  • Tos consistente: si tu gato experimenta mucha tos, puede ser una señal de que el cuerpo de tu gato está tratando de deshacerse de algo de la pulpa en sus pulmones. Esto suele ser una buena señal, ya que muestra que tu gato está luchando contra la infección. Demasiada tos puede causar problemas, pero es poco probable que surjan complicaciones. Si nota que muchos gatos están tosiendo, llame a su veterinario para ver si debe traerlos.
  • Dificultad para respirar: debido a que la neumonía causa inflamación e hinchazón en el sistema respiratorio, un efecto secundario común es la dificultad para respirar, sibilancias, jadeo o problemas respiratorios similares. Esto podría ser un signo de neumonía, una infección respiratoria diferente o una obstrucción de las vías respiratorias. De cualquier manera, trae a tu gato al veterinario.
  • Fiebre: como todas las infecciones, la neumonía puede causar una fiebre leve en los gatos. Nuevamente, esta es una buena señal ya que muestra que el sistema inmunológico de tu gato está trabajando duro. Solo asegúrese de no dejar que la fiebre de tu gato suba demasiado, ya que esto podría causar más complicaciones. Junto con la fiebre, pueden aparecer otros síntomas similares a la gripe, como la inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Enrojecimiento de los labios: esto suele ser una señal de que la neumonía ha progresado a una etapa peligrosa. Debido a que las vías respiratorias están afectadas, la neumonía a veces puede causar un intercambio inadecuado de oxígeno, lo que da como resultado labios o membranas mucosas azuladas. Si nota que los labios o las encías de tu gato se vuelven azules, debe llevarlos al veterinario o al hospital de animales de inmediato.
  • Letargo o cambio de humor: Aunque el letargo y el cambio de humor pueden ser causados ​​por una gran cantidad de razones (médicas y no médicas), esto es a menudo un signo de infección como la neumonía.
  • Pérdida del apetito: similar al letargo o al cambio de humor, la pérdida del apetito en los gatos se puede relacionar con muchas razones diferentes. Pero si tu gato se niega a comer o beber agua, debe llevarlo al veterinario. Esto podría ser una señal de que algo está seriamente mal.

Así que ahora sabe qué buscar la próxima vez que tenga miedo de que tu gato tenga neumonía u otra infección respiratoria. Pero puede que se esté preguntando, si detecto una neumonía en mi gato, ¿qué debo hacer? La respuesta simple es llevarlo al veterinario inmediatamente.

Prevención, diagnóstico y tratamiento de la neumonía en gatos

En realidad, no hay una manera segura de prevenir la neumonía en tu gatito. Hay demasiadas variables cambiantes, como las cepas de microbios con las que tu gato interactúa de manera regular, y así sucesivamente.

Pero hay algunas cosas que puede hacer para darle a tu gato la mejor oportunidad de evitar la neumonía. Muchas de estas son cosas que la mayoría de los dueños de mascotas hacen de todos modos.

Estas cosas incluyen la vacunación de rutina y los controles regulares en su veterinario. Lo más importante a la hora de prevenir la neumonía es detectarlo temprano. Incluso solo una semana puede ser la diferencia entre que su gatito tome algunos antibióticos y se sienta mejor, y una estadía prolongada en el hospital (psssst! Uno de estos escenarios es mucho más costoso).

Si tu gato tiene una enfermedad inmunológica o respiratoria subyacente, debe tener mucho cuidado cuando esté atento a una neumonía. Esto se debe a que los gatos con afecciones inmunitarias o respiratorias tienen un mayor riesgo de contraer neumonía y de que su neumonía se agrave.

Si tu gato tiene neumonía, lo mejor que puede hacer es llevarlo a su veterinario. Dependiendo del diagnóstico de su veterinario, pueden decidir realizar algunas pruebas para validar el diagnóstico y determinar el mejor plan de tratamiento.

Estas pruebas pueden incluir:

  • Análisis de orina, sangre y heces: lo más probable es que su veterinario quiera tomar uno o todos estos para ayudar a determinar exactamente qué tipo de neumonía tiene tu gato, junto con la salud general y el bienestar de tu gato.
  • Examen de citología: Un examen de citología es donde las células se toman para ser cultivadas y examinadas. Esto le da al médico la mejor idea de qué tipo de bacteria, hongo o virus está afectando a tu gato. De esta manera, el médico puede prescribir el mejor plan de tratamiento, como el tipo de antibiótico.
  • Raspado traqueal: un raspado traqueal es una de las formas en que un veterinario puede obtener muestras para un examen de citología. Existen otros métodos, como extraer líquido de los pulmones, así que hable con su veterinario para ver qué método de prueba sería mejor para ti y tu gato.
  • Imágenes visuales: las imágenes visuales, como una radiografía de tórax, pueden ayudar a determinar si tu gato tiene neumonía u obstrucción de las vías respiratorias. Por supuesto, si se trata de una neumonía por aspiración, se utilizará una radiografía para determinar qué se inhaló.

Una vez que su veterinario sepa exactamente las causas y las condiciones de la neumonía de tu gato, le recetarán antibióticos para calmar y desmantelar la infección. Se pueden usar otros medicamentos, como los broncodilatadores, que abren los conductos respiratorios para brindar alivio a tu gato y curar la infección más rápidamente.

Es probable que su médico también sugiera chequeos regulares, ya que una vez que la infección ha comenzado, es probable que se propague o regrese debido a un sistema inmunitario debilitado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here