Linfoma Felino: Qué Es, Causas, Síntomas Y Tratamiento

207

Para cualquier persona que tenga una mascota, ser consciente de ciertos tipos de enfermedades es crucial para mantener su calidad de vida en caso de que estén enfermos. El linfoma felino es un tipo de cáncer que se diagnostica con frecuencia en los gatos. Invadiendo las células de la sangre, es un cáncer que se origina en las células de los linfocitos, que juegan un papel vital en el sistema inmunológico del cuerpo.

Debido a que comprenden la mayoría de las células que se encuentran en los ganglios linfáticos, son parte integral de las defensas naturales de su gato contra las enfermedades. Este artículo explorará las causas, los signos y los tipos de tratamiento para el linfoma felino, de modo que pueda brindarle la mejor atención a su amado gato en caso de que esté enfermo.

¿Qué es el linfoma felino?

Una red de nodos y vasos que son capaces de transportar organismos de enfermedades y proteínas extrañas, el sistema linfático se encuentra en la sangre y los tejidos de todo el cuerpo de tu gato. En consecuencia, desempeñan un papel importante en el sistema inmunológico, como la fabricación de anticuerpos y otras sustancias biológicas que evitan enfermedades e infecciones.

En el caso de un linfoma, las células cancerosas atacan y destruyen los tejidos normales y sanos en todo el cuerpo. Aunque el linfoma puede manifestarse en cualquier parte del cuerpo de tu gato, ciertos sitios (como los ganglios linfáticos, el tracto GI y el mediastino) se ven afectados con mayor frecuencia por la enfermedad que otros.

Además, hay dos formas de linfocitos: células B y T; el linfoma puede implicar un crecimiento anormal o maligno de las células que se produce principalmente en los ganglios linfáticos, la médula ósea y los órganos viscerales (como el corazón, los pulmones, el hígado, el páncreas o los intestinos).

Responsable de casi el 90% de los cánceres de sangre en los gatos, el linfoma también es responsable de aproximadamente el 33% de los tumores felinos, así como la causa más frecuente de hipercalcemia.

A medida que el linfoma avanza, la enfermedad puede afectar a otros órganos dentro del cuerpo. Los signos pueden incluir fatiga crónica / letargo, vómitos y diarrea, y una disminución del apetito.

Sin embargo, debido a los diferentes tipos de linfoma felino y al sitio anatómico de la enfermedad, los síntomas físicos pueden variar. A continuación, una lista de formas comúnmente diagnosticadas de linfoma felino junto con los síntomas correspondientes:

Tipos de linfoma felino

Forma alimentaria  (que se presenta en el tracto gastrointestinal, el hígado, el abdomen y los ganglios linfáticos circundantes). La forma más común de linfoma felino, esta enfermedad generalmente ocurre en gatos entre las edades de 9 a 13 años de edad y es la menos probable que esté relacionada con la leucemia felina. Los síntomas de esta forma de linfoma felino incluyen:

  • Movimientos intestinales negros o alquitranados
  • Sangre en las heces
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Fatiga extrema o letargo
  • Signos de anorexia
  • Vómito

Forma mediastínica  (que se produce en los espacios entre los sacos pleurales / pulmones). Comúnmente asociada con la leucemia felina, esta forma de linfoma se encuentra en la cavidad torácica y afecta el timo y los ganglios linfáticos afiliados. Los signos de esta forma de linfoma felino incluyen:

  • Tos excesiva
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso notable / anorexia
  • Respiración abierta

Forma multicéntrica  (que se produce en los ganglios linfáticos). Por lo general, esta forma de la enfermedad, que suele afectar a múltiples ganglios linfáticos / órganos, se asocia con mayor frecuencia a la leucemia felina; por lo tanto, el pronóstico no es tan bueno si el gato ya ha sido probado con FeLV positivo). Los signos y síntomas de esta forma de linfoma en gatos incluyen:

  • Depresión / letargo extremo
  • Pérdida de peso marcada
  • Notable pérdida de apetito
  • Nódulos linfáticos inflamados (como debajo de los brazos, en la mandíbula o en la región de la ingle)

Forma renal  (que se presenta en los riñones). Esta forma de linfoma felino se caracteriza por:

  • Anorexia
  • Aumento de la micción y sed.
  • Signos de debilidad
  • Vómitos y / u otros trastornos digestivos.

Forma solitaria  (puede ocurrir en cualquier localización anatómica):

  • Los síntomas dependen de la ubicación física de la enfermedad.

Causas del linfoma felino

Según los expertos, la aparición del linfoma felino está relacionada principalmente con la exposición al virus de la leucemia felina (FeLV) y al virus de la inmunodeficiencia felina (FIV, o SIDA felino). Los estudios han demostrado que los gatos que han sido infectados con cualquiera de estos virus tienen una tasa mucho mayor de linfomas que la población general felina.

Diagnóstico del linfoma felino

Debido a la amplia naturaleza de los síntomas que pueden ser indicativos de otras enfermedades o problemas de salud subyacentes, es imperativo que su veterinario ejecute una batería completa de pruebas para descartar otras causas y factores antes de llegar al diagnóstico de linfoma.

Una vez que haya programado una visita al veterinario, él o ella le pedirá un historial completo de la salud de tu gato, así como los síntomas que tu mascota ha mostrado.

Proporcionar información detallada al médico de tu mascota puede ayudar a determinar el tipo de linfoma y los órganos afectados. Un examen físico puede revelar inflamaciones en el tracto gastrointestinal (GI) o ganglios linfáticos.

Además de un examen físico completo, su veterinario puede realizar una variedad de diferentes pruebas de laboratorio, incluyendo un análisis de orina, imágenes de diagnóstico (para detectar tumores o inflamaciones en los órganos internos), hemograma (CBC) y un perfil bioquímico (para determinar el órgano implicación), entre otros.

Además, su veterinario puede realizar una aspiración con aguja fina o biopsias para diagnosticar correctamente la presencia de una enfermedad relacionada con el linfoma. En ciertos casos, él o ella también puede recomendar una cirugía para confirmar los hallazgos, así como el tratamiento inicial de la enfermedad.

Tratamiento y pronóstico del linfoma felino

Como ya hemos descrito, hay varios tipos primarios de linfoma felino; En todas las formas, los tumores son el resultado de una proliferación celular anormal dentro de los tejidos linfoides de tu gato. Debido a la naturaleza de los linfocitos presentes en todo el cuerpo, la enfermedad puede ocurrir en casi cualquier lugar y afectar a muchos órganos diferentes.

Por lo tanto, el sitio de la enfermedad determina los síntomas, el tratamiento y el pronóstico, ya que la ubicación inicial del crecimiento celular maligno está frecuentemente vinculada a la causa raíz.

El linfoma también se clasifica según el tipo de células que afecta; En términos generales, existen dos tipos principales de linfoma:

  • Linfoma de grado bajo (o de células pequeñas)
  • Linfoma de grado alto (o de células grandes)

Debido a que estos dos tipos de linfoma presentan características diferentes, se requiere un diagnóstico definitivo para evaluar una forma apropiada de tratamiento.

Linfoma De Grado Alto En Gatos

En el caso de un linfoma de alto grado, las terapias de tratamiento generalmente consisten en quimioterapia según lo determine su veterinario. Su veterinario controlará de cerca el progreso de tu gato para verificar el número de glóbulos blancos y rojos, junto con la formación de masa o tumor, que puede requerir cirugía u otros tipos de tratamientos de radiación.

Como en cualquier caso de quimio, el objetivo principal es matar a la mayoría de las células cancerosas para que tu gato se encuentre en un estado de remisión, lo que significa que todos los síntomas primarios del cáncer han desaparecido temporalmente.

En el caso de una remisión exitosa, tu gato no mostrará signos de cáncer (las masas y los bultos desaparecerán), y él comerá, beberá y se comportará como lo hizo antes de desarrollar cáncer.

Aunque la remisión total se reporta dentro del 50 al 75% de los gatos, los propietarios han notado que incluso la remisión parcial resulta en una mejor calidad de vida en general para sus mascotas. Las tasas de supervivencia felina se reportan en un promedio de 6 a 9 meses, pero la duración de la remisión depende de algunos factores clave, que incluyen:

  • El sitio anatómico principal del cáncer.
  • ¿Qué tan enfermo está su gato al inicio del tratamiento?
  • La presencia de leucemia felina: los gatos que son FeLV o FIV positivos tienen una tasa de respuesta a la terapia más baja, así como una tasa de supervivencia promedio más corta cuando se tratan.
  • Con qué rapidez se diagnostica y trata el tumor
  • La extensión de la enfermedad

Es importante tener en cuenta que estos números y estadísticas representan valores promedio, ya que cada gato es un individuo y responderá al tratamiento de manera diferente.

Linfoma de bajo grado en gatos

En el caso de un linfoma de grado bajo (células pequeñas), este tipo de cáncer generalmente ocurre en el tracto gastrointestinal (GI) de los felinos. A diferencia del linfoma de alto grado, crece más lentamente y, por lo tanto, se requieren diferentes formas de quimioterapia.

Las estadísticas han demostrado que 85-90% de los gatos han respondido positivamente al tratamiento, aunque el tiempo de respuesta y la efectividad varían entre los animales individuales. Las tasas de supervivencia para los gatos que reciben un tratamiento promedio de 1.5-2 años.

Linfoma felino de grado bajo y grado alto: efectos secundarios del tratamiento

Los efectos secundarios de la quimioterapia para tu gato dependen de varios factores (por ejemplo, qué tan agresivo es el cáncer de tu gato, qué tan enfermo está al inicio del tratamiento y las anomalías en la función de los órganos).

Su veterinario podrá prescribir el curso de terapia más eficaz basado en estos factores, teniendo en cuenta su calidad de vida y al mismo tiempo controlar su progreso y la reacción a sus tratamientos.

En una nota positiva, también puede valer la pena mencionar que los efectos secundarios negativos que sufren los humanos como resultado de la quimioterapia son menos graves y menos comunes para los animales que reciben los mismos tratamientos.

Aunque no hay una cura garantizada o un tratamiento único disponible para tratar varios linfomas felinos, el objetivo final es mejorar la calidad de vida de tu gato y hacerlo lo más cómodo posible. Como hemos discutido, hay varios tratamientos disponibles, incluyendo quimioterapia y radioterapia.

Al reunirse con su veterinario, él o ella podrán determinar si tu gato es un candidato viable para dichos tratamientos. Además, es posible que desee hablar sobre tratamientos homeopáticos para apoyar el bienestar general y la sensación de confort de tu gato, incluidos los suplementos naturales para mascotas y un régimen de dieta saludable.

Mirando hacia el futuro: vida y manejo del cáncer felino

Los dueños de mascotas quieren lo mejor para sus queridos bebés de pelo. Dicho esto, controlar el progreso de tu gato con cuidado a lo largo de su determinado tratamiento de linfoma es esencial para garantizar su bienestar general y su nivel de comodidad. Observar el consumo de comida y agua de su mascota es fundamental durante su fase de recuperación.

Además, asegúrate de verificar si hay infecciones, ya que la producción de glóbulos blancos y el sistema inmunológico de tu gato se verán comprometidos, lo que lo hará más propenso a las infecciones.

Los síntomas de la infección pueden incluir vómitos / diarrea, pérdida de apetito, disminución de la actividad, depresión y letargo.

Si observa estos signos u otras indicaciones de enfermedad durante las rondas de tratamiento de quimioterapia, asegúrese de ponerse en contacto con su veterinario inmediatamente.

Aunque estos signos pueden ser una reacción breve o temporal a los medicamentos que se usan durante la terapia, el tratamiento rápido puede ayudar a prevenir que ocurran efectos secundarios secundarios graves.

Si elige administrar quimioterapia a tu gato después de que su veterinario haya determinado un curso de tratamiento viable, se le pedirá que lleve a tu gato para las evaluaciones de rutina.

Durante las visitas, puede anticipar pruebas de sangre, exámenes físicos y otras pruebas para evaluar qué tan bien está respondiendo su gato al tratamiento, así como determinar qué ajustes deben hacerse.

Además, si su veterinario le ha recetado algún tipo de medicamento para que se administre en el hogar, asegúrate de tomar nota de la respuesta de tu gato e informar a su veterinario; Es posible que también desee preparar una lista de preguntas para hacer durante su visita.

Establecer un curso claro de tratamiento como propietario de una mascota es vital para brindar el cuidado adecuado a tu gato durante su terapia, así como para seguir implícitamente las instrucciones de su veterinario.

Como en el caso de cualquier medicamento, nunca le dé a tu gato ningún tipo de medicamento sin el consentimiento de su veterinario, y asegúrate de seguir las instrucciones cuidadosamente para evitar una sobredosis.

Además, asegúrate de informar a otros miembros de la familia y cuidadores el horario y las dosis de los medicamentos de su gato.

Una decisión moral: ¿es la terapia contra el cáncer el tratamiento adecuado para mi gato?

Aunque las tasas de supervivencia y los resultados de la terapia pueden variar entre los animales, la decisión más difícil para muchos dueños de mascotas reside en la decisión moral de la terapia contra el cáncer: si se siente seguro de que esta es la mejor opción para su mascota, puede Para prolongar la vida de tu gato por meses o incluso años.

Al final, no hay una solución correcta o incorrecta, solo el deseo de brindarle a su gato las mejores y más humanas opciones posibles basadas en el pronóstico único de tu gato.

Discuta las posibles formas de tratamiento con su veterinario, además de evaluar las ventajas y desventajas del tratamiento del cáncer (como los costos financieros, sus sistemas de creencias personales o la logística que conlleva).

En última instancia, el bienestar y la comodidad de tu gato jugarán un papel integral en su decisión al determinar el curso de tratamiento de tu mascota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here