Dolor En Gatos. Causas, Síntomas, Cuidados, Tratamientos Y Más

154

Los gatos son grandes, tiernos, mascotas de bajo mantenimiento. Y como propietario de un gato, debes hacer todo lo posible para asegurarse de que tengan una vida buena y saludable. Pero, ¿eres capaz de identificar el dolor en gatos?

Si tienes que pensar realmente en ello, ¡no te preocupes! Puede ser difícil notar el dolor en gatos e identificar la fuente. Esto se debe a que los gatos, por su propia naturaleza, son expertos en ocultar su dolor.

Esto tenía un propósito evolutivo para protegerlos en la naturaleza, donde los animales grandes buscan a los jóvenes y débiles. Pero para los gatos domésticos que dependen de sus dueños, es importante que puedas notar las señales sutiles que emiten para detectar su malestar.

Los síntomas del dolor en gatos

Hay muchas razones por las que un gato puede estar sufriendo, y aunque son expertos en ocultarlo, solo se están causando más daño al no pedir ayuda. En realidad, hay muchas cosas a las que puedes prestar atención para ser más astutas que tu gato y ayudarlas a largo plazo.

Algunos signos de que tu gato podría estar sufriendo:

Maúlla voz alta

Los gatos con dolor no lo vocalizan a menudo, pero si tu gato nunca hace mucho ruido y de repente comienza a gritar, puede ser una señal de que le duele. También podría significar que tu gato está buscando aparearse, pero si su gato está castrado, obviamente este no es el caso.

A la inversa, algunos gatos pueden tener una reacción opuesta y dejar de maullar debido al dolor, por lo que un gato normalmente vocal que no dice nada también podría ser una señal de advertencia.

Ocultarse más de lo habitual y actuar retirado

Los gatos tienden a esconderse en diferentes lugares cuando tienen dolor. Es posible que encuentre a tu gato en los armarios, debajo de los muebles, o escondidos en el patio. Un gato lesionado buscará espacios aislados y será menos sociable de lo habitual.

También puede ser el signo de la última etapa del embarazo, pero nuevamente, si tienes un gato castrado o macho, probablemente sea dolor.

Agresión aumentada

Los gatos con dolor son más propensos a morder y arañar. Esto sucederá no solo con extraños, sino también hacia sus dueños y personas con las que están familiarizados. Los casos de mordeduras y arañazos ocurrirán con mayor frecuencia cuando se toque un área dolorosa, o si el gato piensa que va a tocar o mover el área. Tu gato también puede silbar y huir si siente que se va a tocar un área sensible.

Respiración rápida o jadeo

Los gatos que tienen dolor pueden exhibir cambios en su respiración. Su respiración puede ser más rápida o más superficial de lo normal, y algunos incluso pueden jadear. Los dueños extremadamente atentos pueden incluso notar cambios en los músculos abdominales y torácicos de su gato mientras respira.

Aumento del ritmo cardíaco

Un aumento en la frecuencia cardíaca es otro signo de dolor en gatos. La frecuencia cardíaca de su gato a menudo aumenta cuando se toca el área dolorosa. Si no sabe cómo medir el ritmo cardíaco de su gato, tome un curso de primeros auxilios para mascotas o pídale a su veterinario que le muestre cómo hacerlo.

Cambios en los ojos de tu gato

Los ojos pueden ser fuertes indicadores de que su gato está en dolor. Esto se aplica al dolor en los ojos o en otras partes del cuerpo. El dolor en otras partes del cuerpo también causará pupilas dilatadas, mientras que el dolor en los ojos los estrechará. El aumento de entrecerrar los ojos también puede indicar que su gato tiene dolor, al igual que los ojos que parecen estar inyectados de sangre.

Cambios en los hábitos de comer y beber

Los gatos con dolor a menudo perderán su apetito. Si se niegan a comer y beber, pueden tener un dolor de muelas o problemas en las encías. Si la causa del dolor está en la boca, es posible que dejen los alimentos o el agua. Si tu gato no come durante más de 48 horas, debe consultar a su veterinario.

Cambios en los hábitos de aseo

Un gato con una enfermedad o un gato que experimenta dolor generalizado pueden dejar de arreglarse, lo que puede ser un comportamiento alarmante. Los gatos también pueden exagerar el área si tienen una herida o algo malo en su piel.

La agitación y el insomnio

Los gatos con dolor pueden llegar a estar muy agitados. Podrían caminar más de lo normal y no poder calmarse. Los gatos agitados en el dolor a menudo se mantendrán despiertos durante la noche.

Energía disminuida

Los gatos con dolor a menudo tendrán una disminución general en su nivel de actividad. Si notas que tu gato generalmente activo pasa más tiempo durmiendo o está corriendo y saltando menos de lo normal, puede indicar dolor.

Movimiento alterado o marcha

Si tu gato se está moviendo menos o parece moverse de forma diferente, también puede ser un signo de dolor. Dependiendo de lo que esté haciendo daño a tu gato, es posible que se muevan alrededor de la misma cantidad, solo que se muevan de manera diferente, por lo que es importante prestar mucha atención a los movimientos naturales de su gato para detectar estos signos.

Pueden incluir encorvarse un poco más, aflojarse o tomarse su tiempo para subir y bajar las escaleras.

Cambios en los hábitos de baño

Los gatos que experimentan dolor de espalda pueden tener dificultades para ponerse en posición para ir al baño. Esto puede causar estreñimiento en un gato si las cosas van demasiado lejos. Los gatos con dolor en sus huesos y articulaciones también tendrán dificultades para entrar y salir de sus cajas de arena, por lo que podrían comenzar a salir de la caja.

Cambios en el contorno del cuerpo

Las inflamaciones, ya sea en las piernas, el cuerpo o la cara de tu gato, podrían ser una indicación de una condición dolorosa, como un absceso de la raíz del diente, una inflamación o un cáncer.

Ronroneando

¡Sí, ronroneando! A menudo pensado como un signo de placer, el aumento del ronroneo también puede ser un signo de dolor en gatos. Si tu gato ronronea mientras muestra alguno de los signos anteriores, es posible que no tenga dolor en lugar de placer.

Causas del dolor en gatos

Algunas causas de dolor en gatos serán obvias, como un hueso roto o una herida abierta. Si tu gato se ha sometido recientemente a un procedimiento quirúrgico, es probable que se produzcan molestias. Sin embargo, esas causas obvias no serán las únicas razones.

Hay muchas otras afecciones comunes que pueden causar dolor en su gato. Debido a la naturaleza de su gato, a menudo no serán reconocidos por sus dueños. Cualquiera de las afecciones que se enumeran a continuación tiene componentes para el dolor asociados, por lo que si su gato se encuentra con una de ellas, asegúrese de hablar con su veterinario sobre la mejor manera de controlar el dolor de su gato.

Aquí hay varias condiciones que causan dolor en gatos:

  • Cáncer: especialmente cáncer de huesos, carcinomas de células escamosas de la boca, cualquier tipo de cáncer que agranda un órgano capsular, como un riñón o el bazo, y tumores que presionan estructuras internas importantes.
  • Piedras en el riñón o la vejiga
  • Inflamación de la vejiga (cistitis)
  • Obstrucción uretral
  • Infección del oído: esto puede ser muy doloroso para los gatos, especialmente si la infección ha estado ocurriendo durante mucho tiempo y / o afecta al oído medio o interno.
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis) y / o del estómago (gastritis) e intestinos (enteritis)
  • Obstrucción del tracto digestivo, incluidas las obstrucciones lineales de cuerpos extraños
  • Artritis de la (s) cadera (s), el (los) codo (s) o cualquier otra (s) articulación (s) (Tenga en cuenta que los gatos desarrollan la artritis con mucha más frecuencia de lo que las personas se dan cuenta, lo que significa que hay muchos gatos que viven con el dolor no detectado y artritis no tratada)
  • Enfermedad periodontal o fractura de dientes.
  • Lesiones dorsales de resorción (a menudo llamadas FORLs o lesiones del cuello)
  • Problemas oculares como glaucoma, uveítis o úlceras corneales
  • Tromboembolismo aórtico felino, o FATE

También hay varias causas que provienen de fuentes externas y que originan e dolor en gatos. Estos incluyen cualquier trauma o lesión, la ingestión de venenos y cirugía. Por lo general, los propietarios sabrán si su gato se ha encontrado con alguno de estos, pero los gatos al aire libre se meten en problemas con más frecuencia.

¿Qué hago si sospecho que hay presencia de dolor en gatos?

Si bien los signos del dolor en gatos suelen ser muy sutiles, usted, como propietario, conoce a tu gato mejor que nadie. Si conoce el comportamiento normal de tu gato, es mucho más fácil saber cuándo algo no está bien. Esto incluirá su marcha, actitud, patrones de sueño, nivel de energía, apetito y más.

Si notas alguno o varios de los signos mencionados anteriormente o piensa que su gato puede estar sufriendo, lo mejor que puede hacer es consultar a su veterinario.

Nunca le dés a tu gato un medicamento a menos que su veterinario lo indique. El tylenol en particular puede ser muy dañino para los gatos. Muchos dueños de mascotas auto-prescriben medicamentos a sus gatos sin consultar primero con su veterinario, a veces con resultados trágicos. Evite posibles tragedias y siga el curso de acción apropiado para tratar el dolor de su gato.

¿Qué tratamientos médicos son seguros para el dolor en gatos?

Como se mencionó anteriormente, NUNCA prescriba medicamentos a tu gato. Esto es extremadamente importante para el bienestar de tu gato. Prescribir la medicación adecuada para su gato es difícil incluso para su veterinario.

Si un gato requiere cirugía, sin importar cuán pequeño sea el procedimiento, puede haber algo de dolor, especialmente en el proceso de recuperación. Si tu gato debe someterse a una cirugía, es importante trabajar con su veterinario para desarrollar un plan de control del dolor para antes, durante y después de la cirugía.

Los veterinarios suelen pre dedicar al gato antes de la anestesia para disminuir su respuesta al dolor. Esto también puede ayudar a la efectividad de la anestesia.

Los gatos también suelen estresarse yendo al veterinario; también se puede administrar un medicamento contra la ansiedad para ayudarlo a calmarse antes del procedimiento. Después, su veterinario le recetará medicamentos para ayudar a su gato a controlar su dolor durante la recuperación.

Prescribir los medicamentos adecuados para el dolor de los gatos requiere un conocimiento especial y una atención cuidadosa. Su veterinario debe estar actualizado sobre las últimas tendencias y los medicamentos más adecuados para cada condición.

Nuevamente, SOLAMENTE administre a su gato medicamentos para el dolor bajo la supervisión cercana de su veterinario

¿Existen otras opciones para aliviar el dolor en gatos?

Eso realmente depende de tu gato. No solo su nivel de dolor, sino también lo que está dispuesto a tolerar desde la perspectiva del tratamiento. Pero hay varias cosas que puede hacer solo o en combinación con medicamentos para ayudar a controlar el dolor de tu gato.

La atención quiropráctica es una de las opciones más asequibles que pueden ayudar de forma progresiva al alivio del dolor en gatos y reducir la degeneración en sus articulaciones. Darle masajes al gato también puede de ser de gran ayuda para reducir la inflamación y el dolor de los tejidos dañados.

El uso de la acupuntura, así como de la proloterapia, también son opciones funcionales que pueden ofrecer beneficios para el alivio del dolor en gatos.

También puede agregar suplementos a la dieta de su gato para darle nutrientes adicionales para la curación. Su veterinario puede ayudarlo a elegir los suplementos que serán beneficiosos para tu gato. Una dieta saludable en general es también una gran opción.

Es difícil saber cuándo le duele a tu gato, pero seguir los pasos para notar y tratarlos los ayudará a vivir vidas más felices y más largas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here