Demencia En Gatos. Síntomas, Causas, Cuidados, Prevención Y Más

75

Quizás te has preguntado alguna vez si la demencia en gatos es posible, desafortunadamente, sí. Al igual que los humanos que envejecen pueden desarrollar demencia, sus queridas mascotas también pueden disminuir mentalmente a medida que envejecen.

De hecho, la demencia en gato tiene muchas similitudes con la enfermedad de Alzheimer humana, con las causas y los síntomas tan desconcertantes.

Las complicaciones y trastornos de la salud son inevitables en el envejecimiento de los gatos, y la demencia del gato es en realidad una de las afecciones más comunes que puede encontrar.

Un estudio encontró que el 28 por ciento de los gatos de 11 a 14 años de edad exhibían al menos un síntoma de demencia, con el número saltando al 50 por ciento para los gatos de 15 años o más.

A pesar de la naturaleza común de la enfermedad, en realidad hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a mejorar su función cerebral a medida que envejecen, ¡por lo que no es necesariamente el fin de su gato como lo sabe!

¿Qué es la demencia en gatos?

La demencia en gatos se refiere a una disminución en las habilidades relacionadas con el cerebro de su gato, incluida su respuesta a los estímulos, la retención de la memoria y la conciencia general. Los gatos con demencia también verán cómo su sistema inmunológico se debilita.

Los gatos que viven más tiempo comúnmente desarrollan enfermedades asociadas con el envejecimiento. Si un gato desarrolla demencia, puede parecer olvidadizo o maullar en voz alta y parecer ansioso sin razón. También pueden parecer que se pierden en la casa. Todos estos podrían ser signos de demencia felina.

Causas de la demencia en gatos

Desafortunadamente, al igual que con la enfermedad de Alzheimer en los seres humanos, la causa subyacente de la demencia en los gatos no se conoce, aunque parece que la genética juega un papel en el inicio de la enfermedad. Pero lo que se sabe es cómo la enfermedad funciona físicamente.

Al igual que con la enfermedad de Alzheimer en los seres humanos, la demencia del gato es causada, al menos en parte, por la disminución del flujo de sangre al cerebro y un aumento de las moléculas llamadas “radicales libres”.

Cuanto más viejo se hace un gato, más radicales libres produce su cuerpo. Cuando se combina esto con la disminución del flujo de sangre (y oxígeno), las moléculas causan estragos en las células sensibles del cerebro del gato.

Esto hará que aparezcan placas de proteína alrededor de las células nerviosas, lo que dificulta que las señales lleguen del cerebro al resto del cuerpo del gato. Esto interrumpe la comunicación y causa desorientación en tu gato.

Cuanto más tiempo continúe, más difícil será tu gato para hacer las cosas simples que solían venir naturalmente. Por ejemplo, pueden dejar de usar su caja de arena o exhibir malos hábitos alimenticios.

Su comportamiento en general y el comportamiento hacia ti, su dueño, puede cambiar. Puede ser fácil descartar estos signos como un gato que envejece y no hacer nada, pero la demencia del gato no debe tomarse a la ligera. Comience a buscar los signos de la demencia del gato, y puede mejorar la vida de su gato mayor y disminuir el estrés para usted como propietario.

Señales de demencia en gatos

Entonces, ¿cómo sabes si tu gato tiene demencia felina o muestra síntomas de algo más?

Primero, es fácil confundir los signos de la demencia del gato con una multitud de otras afecciones de salud, por lo que si observa un cambio repentino en el comportamiento de tu gato, siempre debe llevarlo a ver a su veterinario para descartar otro problema médico.

Además de simular los síntomas de otras enfermedades, los signos de demencia de los gatos pueden ser vagos y confusos. Pero en general, un gato que está perdiendo la función cognitiva puede parecer desorientado o confundido, ansioso o irritable.

Es posible que tu gato ya no quiera jugar y renunciar a las reglas del hogar o los trucos que ha conocido durante años. Tu gato puede perder el apetito, tener patrones extraños de sueño, ya sea con una preparación excesiva, o dejar de arreglarlos por completo.

Cuando se trata de los síntomas de la demencia felina, los veterinarios a menudo usan el acrónimo “DISHA” para clasificar los síntomas de un gato. Los síntomas de la demencia del gato incluyen:

  • Desorientación: un gato con demencia puede parecer confuso e incapaz de navegar por entornos familiares, incluso pareciendo perderse en su casa. Podrían vagar sin rumbo y tener una pérdida general de conciencia espacial. Tu gato podría tener dificultades para ubicar sus platos de comida y agua y su caja de arena. Incluso podrían ser incapaces de reconocer caras familiares, incluso de sus dueños, y maullar en voz alta o llorar sin razón aparente.
  • Cambios en la interacción: un gato con demencia felina puede cambiar su comportamiento normal. Es posible que ya no te salude ni a otros miembros de la familia en su puerta o muestre un desinterés general en la interacción social con personas y otras mascotas por igual. Es posible que ya no quiera sentarse en tu regazo y podría evitar ser acariciado o dejar de lado cualquier otro comportamiento social que alguna vez fue común.
  • Cambios en el sueño: la demencia también puede afectar el ciclo de sueño de tu gato. Los gatos duermen mucho, por lo que esto puede ser difícil de notar, pero puede ser un signo de demencia si se trata de un cambio notable en la rutina normal de su gato. La demencia podría hacer que el ciclo de sueño de tu gato se revierta hasta el punto en que está inquieto por la noche y duerme más durante el día. Tu gato también puede estar ansioso por la noche y maullar toda la noche.
  • Suciedad en la casa: tu gato puede parecer “olvidar” sus años de uso de una caja de arena y comenzar a orinar o defecar en otros lugares de su casa. Incluso puede parecer que se olvida de dónde se encuentra la caja de arena o no sabe qué hacer una vez que está dentro. Esto puede ser un signo de muchas otras condiciones, por lo que primero será necesario descartar otras. La incontinencia y el estreñimiento también pueden ocurrir.
  • Cambios en la actividad: los cambios en el nivel de actividad de su gato pueden estar en todas partes, por lo que, de nuevo, es importante notar lo que es anormal para tu gato. Un gato con demencia puede parecer que no se interesa en las actividades normales, como comer, arreglarse e incluso caminar por la casa. Pueden volverse irritables o de mal humor e incluso ansiosos.

¿Cómo se diagnostica la demencia en gatos?

El diagnóstico adecuado requiere la ayuda del dueño del gato. Si tu gato comienza a mostrar cualquiera de los comportamientos mencionados anteriormente, puede ser útil tomar nota de ellos antes de ir al veterinario, incluida la frecuencia. Esto ayudará a su veterinario a descartar otras posibles causas médicas primero.

También es importante tener en cuenta estos síntomas en comparación con el historial de salud de su gato. ¿Cómo fue tu gato antes de que comenzaras a notar estos síntomas?

La demencia del gato es en realidad un diagnóstico de exclusión, lo que significa que no se diagnostica directamente, sino a través de descartar otras afecciones. Su veterinario realizará un examen físico para analizar la salud general de su gato.

A partir de ahí, su veterinario realizará algunas pruebas, incluidos ultrasonidos, rayos X y análisis de sangre. Esto es para asegurarse de que no haya otros problemas médicos que puedan estar causando los síntomas de su gato.

Aunque la demencia afecta el cerebro de un gato, sus síntomas se parecen más a la artritis. Hay muchas similitudes entre ellos, incluyendo sus causas subyacentes y tratamientos.

Más allá de la artritis, otras afecciones que pueden mostrar algunos de los mismos síntomas incluyen enfermedad renal, hipertiroidismo, sordera, ceguera o tumores cerebrales.

Algunos de estos son tratables, mientras que otros son condiciones más serias, por lo que definitivamente querrá hacer un diagnóstico adecuado antes de comenzar cualquier tratamiento en el hogar.

Cómo manejar la demencia en gatos

Aunque no hay cura para la demencia del gato y la enfermedad es progresiva (lo que significa que empeora con el tiempo), no significa que sea el final. Hay varias cosas que puede hacer para retrasar la progresión de la demencia de su gato y ayudar a su gato a sobrellevar su enfermedad.

Junto con su veterinario, creará un plan de manejo específico para su gato, pero aquí hay algunas cosas que puede hacer para hacer que la vida de su gato (y su) sea un poco más fácil.

Dieta

La dieta de su gato será muy importante si desarrolla demencia. Querrás una dieta rica en antioxidantes para eliminar esos radicales libres. La vitamina C y E, el betacaroteno y los ácidos grasos esenciales (omega-3) son excelentes alimentos para el cerebro de tu gato.

Su veterinario puede agregar vitaminas y suplementos adicionales a la dieta de su gato para garantizar que obtengan más de estos nutrientes para promover la salud cerebral. Junto con la dieta de tu gato, puedes asegurarte de alimentar a tu gato en un horario de rutina para que no se confunda.

Medicación

Su veterinario también puede recetarle un medicamento psicoactivo para mejorar la función cerebral de tu gato. Una de estas drogas, Anipryl, se usa con mayor frecuencia para tratar perros con demencia (y está aprobada por la FDA para perros), pero la Asociación Americana de Practicantes Felinos también apoya su uso en gatos que han sido diagnosticados con demencia por un veterinario.

Alrededor de un tercio de los gatos ha mostrado una modesta mejora con respecto al medicamento, mientras que otro tercio no se beneficia de él. Sin embargo, el último tercio ha mostrado una mejora drástica, y la droga realmente invierte dramáticamente los síntomas del gato.

Ambiente

Si bien los cambios drásticos en el entorno de su gato no serán buenos porque solo los estresarán y aumentarán su confusión, también hay varias cosas que puede hacer en casa para ayudar a su gato con demencia.

Como se mencionó anteriormente, debe darles de comer en un horario de rutina para que sepan cuándo deben esperar los alimentos. Podría proporcionarles cajas de arena o bandejas con bordes poco profundos que les permitan entrar y salir con mayor facilidad. Además, considere agregar áreas de descanso más cómodas para su gato en toda la casa que sean fácilmente accesibles.

¿Se puede prevenir la demencia en gatos?

Como dice el viejo dicho: “Si no lo usas, lo perderás”. Esto también es cierto para los gatos. Ciertamente, puede disminuir la probabilidad de que su gato desarrolle demencia manteniendo su cerebro activo a través de la estimulación mental.

Los investigadores están de acuerdo en que la estimulación mental puede mejorar drásticamente la función cognitiva de tu gato. Mantenga a tu gato comprometido física y mentalmente a lo largo de su vida para mantener su cerebro activo y joven, lo que puede retardar o incluso prevenir la progresión de la demencia.

Hay varias actividades en las que puedes involucrar a tu gato para mantenerlos en forma física y mentalmente en forma. Algunos gatos disfrutarán de actividades de resolución de problemas y juguetes de rompecabezas. Incluso puedes sobornarlos con golosinas para aprender nuevos trucos.

Hay algunos otros cambios en el estilo de vida que puede hacer para su gato que apoyará un cerebro sano. Lleve a su gato a pasear con una correa para abrirlos a un nuevo mundo. Puede agregar árboles de gatos a su hogar para darles nuevas áreas para escalar y descansar.

Bríndeles un entretenimiento estimulante para el cerebro colocando comederos para pájaros y baños para pájaros fuera de las ventanas, donde a menudo se sientan al calor del sol.

La dieta de tu gato también puede promover una función cerebral saludable a lo largo de su vida, no solo después del diagnóstico. Comience a agregar esos antioxidantes y alimentos pesados ​​Omega-3 en la dieta de su gato desde el principio de su vida, y continúe alimentándolos a medida que envejecen.

Estos alimentos apoyan el cerebro y mejoran las funciones cognitivas de un gato, como la memoria y la capacidad de aprendizaje.

Hay aceites de hígado de bacalao para mascotas naturales y otros suplementos que pueden proporcionarle a su gato esos ácidos grasos beneficiosos. Incluso hay suplementos de alimentos integrales y multivitamínicos para un impulso saludable adicional.

La demencia del gato es sin duda motivo de preocupación para el dueño de cualquier mascota, pero a través de un cuidadoso monitoreo y cuidado, puede controlar fácilmente los síntomas de su gato y extender su tiempo junto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here