Alopecia En Los Gatos: Qué Es, Qué Hacer, Signos, Síntomas, Tratamiento Y +

109

La alopecia en los gatos es un trastorno de la piel común en los gatos. Puede afectar a gatos de todas las edades, razas y géneros, y la condición puede ser gradual o aguda.

¿Qué es la alopecia?

La alopecia generalmente se refiere a las deficiencias en el pelaje de un gato o la falta de crecimiento del cabello. La alopecia en gatos hace que el animal tenga una pérdida parcial o total del cabello, y puede ser simétrico o variado, según la causa. Puede afectar la piel de un gato, el sistema endocrino, el sistema linfático y el sistema inmunológico, además de su pelaje.

La alopecia simétrica felina es una forma de pérdida de cabello en los gatos; Se define por la pérdida de cabello que se forma en un patrón simétrico (en ambos lados del cuerpo) sin cambios distintivos en la piel. Con alopecia simétrica, las áreas más comúnmente afectadas son el tronco y los muslos de un gato.

Por lo general, la alopecia es un signo de un problema médico subyacente que debe identificarse para que la afección se pueda tratar con éxito. Si bien es normal que los gatos se desplacen y, a veces, tengan abrigos parcheados entre temporadas, como cuando un gato se está despojando de su abrigo de invierno, la alopecia suele ser un tipo muy distintivo de pérdida de cabello.

¿Qué causa la alopecia en los gatos?

Cuando se trata de alopecia en los gatos, las causas pueden variar. La alopecia y la pérdida de cabello pueden ser congénitas, lo que significa que un gato nace con la enfermedad o se adquiere. Ocurre cuando el crecimiento de los folículos pilosos se interrumpe.

La inflamación en los gatos puede dañar el folículo piloso y provocar la pérdida del mismo. Ciertas infecciones y enfermedades pueden causar pérdida de cabello en un área más extendida del cuerpo; Estos pueden impedir el crecimiento del vello o destruir completamente el folículo piloso o el tallo, haciendo que el cabello se caiga. Si la alopecia se produce debido a una causa inflamatoria, también puede provocar molestias, dolor o picazón en los gatos.

Pérdida congénita del cabello

No todos los tipos de pérdida de cabello congénita son hereditarios, aunque generalmente tienen algún tipo de base genética. La alopecia congénita ocurre cuando faltan folículos pilosos normales. El trastorno puede ser notable en el momento del nacimiento, o los síntomas se pueden suprimir hasta que el gato tenga cierta edad cuando comienza a producirse la pérdida del cabello. La pérdida congénita del cabello puede ser simétrica o localizada en un área.

Alergias

La pérdida de cabello puede ocurrir en asociación con la dermatitis atópica, que es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel causada por alergias. Las alergias a los gatos son bastante comunes. Las fuentes comunes de alérgenos para gatos incluyen picaduras de insectos, pastos y pólenes, ácaros del polvo, esporas de moho, productos de limpieza, alimentos, perfumes, ciertas telas y materiales, y medicamentos recetados.

Los síntomas de alergia a menudo incluyen tos de gato o estornudos, vómitos felinos, erupciones y picazón. Los gatos suelen rascarse o masticarse la piel para aliviar su malestar, dañando aún más sus abrigos.

Infecciones bacterianas y fúngicas

Las infecciones por hongos y bacterias pueden causar alopecia parcial o completa en los gatos. La tiña es una infección micótica muy común, y aparece como pérdida de cabello en patrones circulares y, a veces, lesiones, inflamación, enrojecimiento y formación de costras. Algunas infecciones por hongos desaparecerán por sí solas, mientras que otras requerirán tratamientos más proactivos, como medicamentos antimicóticos, champús o pomadas.

Si la causa de la alopecia en los gatos se debe a una infección por hongos, los dueños de gatos deben tomar precauciones especiales, ya que algunas infecciones pueden ser zoonóticas, lo que significa que puede contraerse y propagarse de una especie de animal a otra.

Las infecciones bacterianas, por otro lado, generalmente deben tratarse con antibióticos recetados por un veterinario. Una infección bacteriana común en gatos es causada por estafilococo (estafilococo), que generalmente se presenta como enrojecimiento y formación de costras, junto con la pérdida del cabello.

Desequilibrios hormonales

La alopecia en los gatos a veces puede ser causada por desequilibrios hormonales o trastornos endocrinos. Existen hormonas específicas que son responsables del crecimiento del vello en los gatos, por lo que un exceso o deficiencia en cualquiera de ellas puede provocar la caída del cabello o un crecimiento lento del folículo piloso.

Los gatos que están embarazadas o en período de lactancia pueden experimentar cambios hormonales, y como resultado pueden perder algo de pelo; Otras causas de alopecia debidas a hormonas pueden ser hipotiroidismo o hipertiroidismo, enfermedad de Addison, enfermedad de Cushing y aumento de los niveles de esteroides. La alopecia relacionada con las hormonas generalmente no es inflamatoria, y cualquier comezón generalmente se relaciona con una infección secundaria de la piel u otra fuente.

Sarna

La sarna es una razón común para la alopecia en los gatos. Es causada por una superpoblación de ácaros Demodex, que no se puede ver a simple vista. Cuando estos ácaros comienzan a habitar en el folículo piloso de un gato, pueden causar afecciones de la piel como lesiones, pérdida de cabello y costras en la piel, especialmente si no se tratan.

La sarna se clasifica como una enfermedad inflamatoria, pero los síntomas (aparte de la pérdida del cabello) y la gravedad de los síntomas, pueden depender del tipo de ácaro que tenga el gato.

Dolor

Si un gato está lidiando con el dolor, como la artritis felina, puede que se lama para intentar aliviar el dolor. Cuando se produce alopecia por este motivo, la pérdida del cabello se detiene cuando el dolor cesa.

Estrés y trastornos nerviosos

Se sabe que los comportamientos compulsivos, como lamer excesivamente, masticar y asearse, aparecen en gatos con ansiedad, depresión u otros trastornos psicológicos. Cuando están en apuros o sintiéndose nerviosos, los gatos recurren a estos comportamientos como una forma de calmarlos, sin embargo, pueden llevar a la pérdida localizada del cabello en las áreas donde buscan alivio. Esto a menudo se conoce como alopecia psicógena.

A veces, la alopecia también puede ocurrir por sí sola, sin ninguna causa en particular.

Signos y síntomas de la alopecia en los gatos

La alopecia puede presentarse como una gran variedad de síntomas, pero generalmente es muy distinta. Suele caracterizarse por adelgazamiento del cabello o calvicie; otros síntomas dependen de la causa subyacente (como infección o enfermedad) de la pérdida del cabello.

La pérdida del cabello puede ocurrir gradualmente con el tiempo o ser aguda, con la caída del cabello y otros síntomas que aparecen repentinamente. La alopecia se puede localizar, aparece en una sola área, o se puede diseminar a múltiples áreas del cuerpo a medida que avanza la afección. La pérdida de cabello también puede ser simétrica, apareciendo en ambos lados del cuerpo, o aislada y esporádica.

Ocasionalmente, la alopecia en loa gatos causa reacciones inflamatorias, donde la pérdida de cabello se acompaña de enrojecimiento, irritación y formación de costras en la piel. Otras veces, la piel alrededor del área afectada parece normal (o inflamatoria), y el gato no mostrará ninguna reacción al trastorno, esto es típico de la alopecia congénita.

La alopecia en los gatos a menudo se asocia con síntomas clínicos más allá de la pérdida del cabello. Los signos de comportamiento de la alopecia son picazón, rascarse, masticar y lamer, mientras los gatos tratan de lidiar con la irritación.

Dependiendo de la causa de la pérdida de cabello, la piel afectada por la alopecia se irritará, se decolorará (ya sea con tonos rojos o grises) y se inflamará. Si la situación es grave, las áreas afectadas pueden desarrollar llagas o ampollas.

Algunas causas de la alopecia en los gatos pueden conducir al desarrollo de enfermedades secundarias de la piel, como infección o secreción de líquidos. Estos pueden provocar olores desagradables y la piel crujiente, engrosada o elevada.

¿Cómo se diagnostica la alopecia en los gatos?

Si crees que tu gato puede tener alopecia y parece haber aparecido de repente, llévalo al veterinario de inmediato para un diagnóstico y tratamiento precisos.

Durante la cita, su veterinario necesitará información sobre el historial médico de su gato. Es probable que la cita también incluya un examen físico para determinar la causa de la alopecia.

Su veterinario probablemente le preguntará cuándo comenzó la pérdida de cabello, cómo ha progresado y si tu gato ha estado picando y rascándose excesivamente. También es posible que deba tener en cuenta si ha visto otros síntomas que podrían estar asociados con una infección, como letargo o micción frecuente.

El resto de la cita incluirá un examen físico. Su veterinario buscará pulgas u otros parásitos, signos de infecciones secundarias, llagas, cicatrices y lesiones. También observarán la distribución de la pérdida de cabello; un patrón (o falta de) puede indicar o reducir una posible causa. Determinar si el pelo de su gato se ha desprendido directamente del folículo piloso o si se ha roto, puede ayudar a establecer la causa del trastorno. Si el cabello se ha roto, es una señal de que la alopecia es autoinducida, generalmente por un exceso de aseo.

Si las alergias son las culpables, su veterinario lo sabrá porque tu gato probablemente desarrollará heridas llamadas granuloma eosinofílico (o úlceras de roedor) que pueden llegar a ser muy grandes y perceptibles.

Si su veterinario no ha podido determinar la causa de la pérdida de cabello basándose en un examen visual de tu gato, es posible que le ordenen pruebas de diagnóstico, que incluyen frotis para la piel, análisis de sangre y muestras de orina. Esto debería ayudar a identificar las causas subyacentes, ya sea una infección bacteriana, una infección por hongos o un desequilibrio hormonal.

Su veterinario también puede realizar una biopsia de piel si las pruebas anteriores no son concluyentes. Los ultrasonidos y las radiografías también se pueden usar para descartar problemas de cáncer de gato o de glándulas suprarrenales.

Alopecia en los gatos: opciones de tratamiento

La alopecia en el tratamiento de gatos existe, pero en su mayor parte, determinar un tratamiento exitoso depende de la identificación correcta de la causa. El tratamiento general para la alopecia generalmente incluye champuses antibióticos y tratamientos tópicos. Descubrir el problema médico detrás de la alopecia, es la forma más efectiva de tratarla; la verdadera causa debe ser diagnosticada adecuadamente para que su veterinario decida qué tratamiento funcionará mejor.

El tratamiento más fácil para la alopecia en los gatos es erradicar las pulgas u otros parásitos. Generalmente se recetará un medicamento tópico para deshacerse de los insectos. Una vez que se haya tratado, el cabello de su gato debería volver a crecer normalmente, sin embargo, esto puede demorar unas semanas o un par de meses para volver a crecer por completo.

Si la alopecia se debe a una reacción alérgica, su veterinario trabajará para reducir el alérgeno. Pueden recetarle un champú medicado, un antihistamínico, un medicamento antiinflamatorio o un tratamiento con corticosteroides. En algunos casos, su gato puede recuperarse una vez que elimine el alérgeno de su entorno o dieta, y no necesitará ningún medicamento para la alergia.

Si tu gato ha sido diagnosticado con alopecia psicógena debido a conductas nerviosas, se necesitarán cambios en su entorno para resolver el problema. Darle juguetes adicionales podría distraerlo del aseo compulsivo. Si puede determinar la causa de su ansiedad, por ejemplo, los niños, los perros o los visitantes, puede ser útil que le brinde altas perchas o lugares donde esconderse.

Mientras su veterinario reduce la causa de la pérdida de cabello de su gato, es posible que le receten un tratamiento antibiótico o tópico para reducir la picazón y la incomodidad.

¿Puedo prevenir la alopecia en los gatos?

La alopecia en los gatos no siempre se puede prevenir, pero hay varias cosas que puede hacer para reducir la probabilidad de que su gato adquiera el trastorno. Por ejemplo, asegurarse de que tu gato tenga un entorno seguro y libre de estrés contribuirá en gran medida a mantener su salud general. Una dieta rica en nutrientes también ayudará a mantener su abrigo saludable.

El aceite de pescado y las vitaminas A, D y E pueden ayudar a aliviar la piel seca y aliviar las irritaciones de la piel. También pueden ser efectivos para estimular el crecimiento del cabello y mejorar la condición del pelaje de su gato. Asegúrate de consultar con el veterinario de tu gato antes de darle nuevas vitaminas o suplementos, y siga las pautas de dosificación que le da su veterinario.

Si la alopecia de tu gato fue causada por pulgas o parásitos, mantener su hogar limpio y usar productos para el control de pulgas y garrapatas puede ayudar a evitar que vuelva a ocurrir. Si tu gato pasa tiempo al aire libre y usted vive en un área que suele estar infestada de parásitos, debe usar regularmente repelentes contra pulgas y garrapatas para evitar que su gato se infecte.

Aunque la alopecia en sí misma no es necesariamente una afección grave, como síntoma, podría indicar un problema más preocupante. Es importante controlar la salud general de tu gato. Regularmente el aseo y el baño de su gato lo ayudarán a reconocer si tiene más problemas con el pelaje.

Programar una cita anual con su veterinario también lo ayudará a identificar o detectar cualquier problema médico, como los relacionados con la alopecia, antes de que se conviertan en graves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here