Diarrea En Gatos | Causas, Diagnóstico Y Tratamiento

196

Las heces normales que pasa un gato son de color marrón y están bien formadas. Cuando e presenta la diarrea en gatos, la consistencia fecal cambia para volverse blanda, acuosa o incluso completamente líquida. El color también puede cambiar para volverse más claro o más oscuro de lo normal.

En algunos casos, pueden observarse otros signos: puede haber sangre fresca o mucosidad en las heces y el gato puede producir un mayor volumen de heces que lo normal. O puede haber una mayor frecuencia de defecación y / o esfuerzo para expulsar las heces. Algunos gatos también desarrollarán vómitos junto con su diarrea, y tal vez otros signos como pérdida de apetito y letargo.

Siempre vale la pena que visites al veterinario cuando se presenta un caso grave de diarrea en gatos. Sobre todo si está acompañada de otros signos o si la diarrea persiste durante más de unos pocos días. Aunque la sangre en las heces puede parecer alarmante, a menos que exista una cantidad muy grande, esto no requiere atención de emergencia. Pero un veterinario debe revisar al gato dentro de uno o dos días.

Aunque no es agradable, vale la pena tomar nota de los hábitos de deposición de tu gato y observar la naturaleza y frecuencia de la diarrea, si hay algo de esfuerzo, sangre o mucosidad presente. Estas son las cosas que ayudarán al veterinario a descubrir las posibles causas subyacentes.

Causas de la diarrea en gatos

En términos generales, la diarrea puede ser causada por una enfermedad del tracto intestinal en sí (enfermedad intestinal primaria). O menos comúnmente por una enfermedad que afecta a otro órgano (enfermedad sistémica) que, a su vez, afecta al intestino (por ejemplo, enfermedad hepática o renal). La mayoría de los casos de diarrea se deben a una enfermedad intestinal primaria.

Muchos casos de diarrea son leves, de corta duración (duran solo unos pocos días) y se resuelven espontáneamente. En muchos de estos casos, una enfermedad subyacente específica nunca se diagnostica y los gatos pueden mejorar por sí solos o responder a un tratamiento sintomático y de apoyo. En otros casos, especialmente cuando la diarrea es grave o prolongada, es posible que se deban realizar investigaciones para determinar la causa subyacente y el tratamiento adecuado.

Algunas de las causas comunes de la diarrea en gatos incluyen:

Dieta

Un cambio repentino en la dieta, la introducción de un nuevo alimento o la caza o recolección de alimentos en el exterior es una causa común de diarrea leve y transitoria. A menudo esto se establece a medida que el intestino se adapta a la nueva dieta. Esto es particularmente común en los gatos más jóvenes y cuando se pasa del destete a la comida comercial. También sucede si se le dan alimentos no diseñados para el gato, o se sobrealimenta. Estos son errores comunes que pueden provocar diarrea.

En algunos casos, los gatos mayores (especialmente los que salen) pueden consumir carne en mal estado (podrida) que puede causar diarrea. Es posible que algunos gatos no puedan tolerar ciertos alimentos, y en estos casos la diarrea no se resolverá hasta que se haya cambiado la dieta. Un buen ejemplo es que muchos gatos son intolerantes a la lactosa presente en la leche.

Causas infecciosas

Una amplia variedad de agentes infecciosos diferentes pueden causar diarrea en gatos. Estos incluyen virus que a menudo causan diarrea leve y transitoria. Aunque algunos virus como el parvovirus felino y el virus de la leucemia felina pueden causar una enfermedad grave que amenaza la vida.

Las bacterias como Salmonella y Campylobacter y parásitos como Giardia, Tritrichomonas y coccidia también pueden ser una causa. Los agentes infecciosos con frecuencia afectarán a más de un gato en el hogar y son más comunes en los gatos más jóvenes.

Alergia a la dieta

Aunque no es particularmente común, algunos gatos pueden desarrollar una alergia o hipersensibilidad a algo (generalmente una proteína) presente en la dieta. Esto generalmente ocurre después de que un alimento haya sido consumido durante un largo período de tiempo en lugar de estar asociado con un cambio reciente en la dieta.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Este es un grupo complejo de trastornos que resultan en diarrea persistente o intermitente crónica (a largo plazo) y / o vómitos en gatos. Es una causa relativamente común de diarrea crónica y está asociada con una inflamación marcada en la pared del intestino.

Tumores intestinales

Generalmente son más comunes en gatos mayores. Los dos tumores más comunes en el intestino son el linfoma y el adenocarcinoma. Pueden causar enfermedades y signos clínicos al interferir con la absorción normal de los alimentos y también al causar una obstrucción parcial del intestino.

Pólipos y crecimientos benignos

Aunque son poco frecuentes, ocasionalmente se pueden desarrollar en el intestino pólipos benignos. Estos a menudo causan enfermedades a través de una obstrucción parcial gradual al paso de los alimentos.

Insuficiencia pancreática

Aunque esta es una causa importante de diarrea en los perros, la insuficiencia pancreática es rara en los gatos. Sin embargo, el páncreas es responsable de producir importantes enzimas digestivas. Y cuando no se producen (insuficiencia pancreática), se produce una diarrea en gatos ya que los alimentos no se pueden digerir correctamente.

Deficiencia de vitamina B12

Si bien no se comprende por completo, existe una relación importante entre la diarrea crónica en gatos y la deficiencia de vitamina B12 (cobalamina). Es posible que estos gatos necesiten una terapia de reemplazo de vitamina B12 antes de que se resuelva la diarrea.

Enfermedades sistémicas

Estas son una consideración importante, aunque son una causa menos frecuente de diarrea que la enfermedad intestinal primaria. Las enfermedades sistémicas que pueden afectar el intestino y causar diarrea incluyen: hipertiroidismo (glándula tiroides hiperactiva), enfermedad hepática y enfermedad renal.

Signos de diarrea

La diarrea puede variar mucho según la gravedad de los gatos, dependiendo en parte de la causa subyacente. La región del intestino afectada también determinará algunos de los signos clínicos. Por ejemplo, si el intestino grueso (colon) se ve afectado, los signos comunes incluyen esfuerzo, aumento de la frecuencia y mucosidad y algunas veces sangre fresca con heces.

Si los gatos no usan una bandeja higiénica en interiores, a veces puede ser difícil saber si tienen diarrea y otros signos como la pérdida de peso pueden ser más evidentes. Sin embargo, si la diarrea es severa, incluso los gatos que están afuera pueden comenzar a tener accidentes en la casa y también puede haber heces blandas pegadas a la piel debajo de la cola.

Pruebas de diagnóstico

El veterinario examinará primero al gato y hablará con usted sobre lo que ha estado sucediendo, antes de decidir si es necesario realizar más pruebas. Una de las dificultades es que hay tantas causas posibles diferentes de la diarrea en gatos, que en algunos casos pueden ser necesarias investigaciones muy extensas para determinar la causa.

Si la diarrea se ha desarrollado recientemente, es relativamente leve y el gato aún está brillante y alerta, el veterinario puede simplemente sugerirle un tratamiento sintomático para ver si el problema se resuelve. Si no, o si la diarrea es más grave, es posible que se requieran investigaciones adicionales. Los veterinarios intentarán realizar estas investigaciones de una manera lógica y estructurada para que no se pierdan las causas potenciales de la diarrea. Las investigaciones pueden incluir:

  • Cambio dietético
  • Exámenes de sangre y orina para descartar enfermedades sistémicas y cosas como insuficiencia pancreática y niveles bajos de vitamina B12.
  • Examen de muestras fecales: se puede evaluar la presencia de parásitos (a menudo se recolectan 3 muestras fecales diferentes para evitar que los parásitos) y para el cultivo de la presencia de bacterias potencialmente dañinas.
  • Radiografías (rayos X) y la ecografía se utilizan a menudo para examinar el tracto gastrointestinal y detectar anomalías físicas.
  • Endoscopia: aquí se coloca una pequeña cámara médica en el intestino (ya sea a través de la boca y / o a través del ano) bajo anestesia general, para que se pueda examinar el revestimiento del intestino y se puedan tomar biopsias. Esto puede ser valioso, especialmente cuando se sospechan tumores, pólipos o enfermedades inflamatorias del intestino.
  • Encuesta exploratoria: esto se hace a veces como una alternativa a la endoscopia o si la endoscopia no ha proporcionado una respuesta. Permite que se examinen todos los intestinos (junto con órganos como el hígado y el páncreas) y proporciona una excelente manera de obtener biopsias de diferentes partes del intestino.

Tratamiento de la diarrea en gatos

El tratamiento de la diarrea puede ser específico o de apoyo. La mayoría de los casos de diarrea moderada a grave necesitarán algún tipo de tratamiento de apoyo, pero el tratamiento específico requiere identificar la causa subyacente y apuntar al tratamiento en este caso.

Terapia de apoyo

La mayoría de los gatos con diarrea que ha persistido durante algún tiempo se beneficiarán de la terapia de apoyo. Esto puede incluir:

  • Reposo del intestino: en casos de diarrea aguda (aparición repentina y reciente), la simple retención de alimentos por un período breve (24 horas) puede ayudar a que las cosas se calmen. Sin embargo, a menos que se indique lo contrario, un gato no debe ser privado de alimentos por más de 24 horas, ya que esto podría ser perjudicial.
  • Terapia dietética: el cambio a una dieta simple y altamente digestible suele ser muy útil para controlar la diarrea independientemente de la causa subyacente. Una dieta casera de pollo o pescado con un poco de arroz blanco es adecuada a corto plazo. Pero para un manejo a largo plazo es preferible una dieta más balanceada y su veterinario podrá recomendar una serie de opciones.

Además, un rastro de la dieta es una parte importante de la investigación de la diarrea persistente para descartar intolerancia a la dieta o alergias a la dieta. En estos casos, las dietas especiales disponibles se utilizan a menudo.

  • Probióticos: los probióticos son bacterias vivas que se pueden administrar con alimentos. Algunas veces pueden ayudar en el tratamiento de la diarrea al mejorar la salud intestinal, pero no siempre estarán indicadas. Algunos probióticos se han desarrollado específicamente para su uso en perros y gatos.
  • Ingesta de líquidos: con diarrea más severa, es posible que los gatos se deshidraten, por lo que se puede prestar atención a la ingesta de líquidos y su veterinario puede incluso sugerir que anime a su gato a tomar una solución de electrolitos adecuada en lugar de solo agua para ayudar con esto.

Terapia especifica

Las terapias específicas dependerán de la causa subyacente de la diarrea, pero estas pueden incluir:

  • Medicamentos antibacterianos y antiparasitarios: si se identifican agentes infecciosos, es posible que haya medicamentos específicos disponibles para tratar a su gato y eliminarlos. Sin embargo, los antibióticos nunca deben usarse indiscriminadamente. Esto porque pueden causar la exacerbación de la diarrea e interferir con otras investigaciones. Y el uso innecesario de antibióticos simplemente promueve la resistencia bacteriana.
  • Medicamentos antiinflamatorios e inmunosupresores: a menudo se utilizan en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Cirugía y / o fármacos quimioterapéuticos: pueden ser útiles en el tratamiento de la neoplasia intestinal.
  • Vitamina B12: las inyecciones semanales de vitamina B12 se usan generalmente cuando se diagnostica la deficiencia de vitamina B12.

¿Puedo usar medicamentos antidiarreicos humanos?

Algunas de las preparaciones recomendadas para las personas son muy peligrosas para los gatos. Así que nunca uses un medicamento sin consultar primero a un veterinario. Los productos que contienen ácido acetilsalicílico o acetaminofén son extremadamente tóxicos para los gatos.

Pronóstico

El pronóstico depende de la causa de la diarrea en gatos. Las enfermedades que se manejan fácilmente con la dieta y / o los medicamentos tienen un buen pronóstico. Y muchos casos se resolverán completamente con la terapia adecuada. En otros casos, se puede requerir terapia continua.

En todos los gatos, el diagnóstico temprano de la causa subyacente de la diarrea persistente ayudará a prevenir cambios a largo plazo en el intestino que pueden ser irreversibles.

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here