Cistitis En Gatos | Síntomas, Causas Diagnóstico Y Tratamiento

292

Aunque muchas enfermedades diferentes pueden afectar el tracto urinario inferior varios gatos desarrollan una enfermedad sin ninguna causa subyacente obvia. Esta es llamada cistitis idiopática felina o Cistitis en Gatos. Esta forma de enfermedad parece tener muchas similitudes con una enfermedad en los humanos llamada “cistitis intersticial”, pero tanto en gatos como en humanos puede ser difícil de manejar.

Se piensas que la cistitis en gatos es responsable de alrededor de dos tercios todos los casos de infecciones del tracto urinario en gatos. Como estos gatos muestran signos de cistitis pero no tienen una causa subyacente obvia, es posible que haya más de una afección subyacente no identificada que cause la cistitis.

¿Qué es la cistitis en gatos?

Cuando los gatos tienen cistitis significa que sus vejigas están inflamadas. La cistitis idiopática felina describe aquella que tiene una causa médica inexplicable. Es una condición muy común y normalmente no es un problema de salud grave, pero puede ser muy incómodo para tu gato.

Es más común en felinos más jóvenes y los episodios tienden a reducirse con la edad. La cistitis en gatos es diferente de una infección de la vejiga, cálculos en la vejiga o afecciones urinarias más graves, pero a menudo puede presentar los mismos síntomas.

¿Qué causa la cistitis en gatos?

Por definición, esta es una enfermedad de causa desconocida. Sin embargo, varias anomalías parecen ser comunes en los gatos con cistitis y pueden contribuir a la enfermedad:

Revestimiento defectuoso de la vejiga

El revestimiento de las células de la vejiga es una capa de moco compuesta por glicosaminoglicanos (GAG). Estos ayudan a proteger las células delicadas de la pared de la vejiga. Esto es importante ya que la orina contiene una alta concentración de muchas sustancias que de lo contrario serían irritantes para estas células.

En gatos con cistitis parece que esta capa de GAG es defectuosa y deficiente. Esto puede permitir daños en las células subyacentes (las células epiteliales de transición de la vejiga) y puede permitir el desarrollo de áreas de ulceración e irritación / inflamación.

Inflamación neurogénica

Los nervios en la pared de la vejiga se pueden estimular por irritación local en el revestimiento de la vejiga. O a veces, por la estimulación a través del cerebro (por ejemplo, en respuesta al estrés). La estimulación de estos nervios provoca la liberación de sustancias químicas conocidas como neurotransmisores que pueden exacerbar la inflamación local y el dolor.

Estrés

Existe buena evidencia que sugiere que el estrés juega un papel importante en la aparición de la cistitis en gatos. En muchos gatos, un episodio de enfermedad puede desencadenarse por un evento estresante. E incluso cuando es difícil hacer una asociación directa, es probable que el estrés desempeñe un papel en su aparición.

Los gatos mantenidos exclusivamente en el interior y los gatos que comparten su entorno con uno o más gatos son ejemplos típicos de donde puede haber estrés. Este puede influir en la enfermedad, incluso si no hay otros signos evidentes que indiquen que el gato está estresado.

Respuestas anormales al estrés

No solo existe una buena evidencia de que el estrés desempeña un papel en la provocación de la cistitis en gatos, sino que también existe evidencia de que estos gatos no manejan el estrés de una manera “normal”.

En individuos sanos, el estrés produce la liberación de dos tipos de hormonas de las glándulas suprarrenales (glándulas cercanas a los riñones). El estrés normalmente induce la liberación de ambas ‘catecolaminas’ (adrenalina y noradrenalina), y también cortisol.

Sin embargo, en los gatos con cistitis, mientras que las concentraciones de catecolamina tienden a ser altas (reflejando una respuesta de estrés subyacente), en realidad tienen respuestas de cortisol subnormales y, por lo tanto, no responden de manera normal.

Síntomas de cistitis en gatos

Los signos clínicos de esta condición son similares a otros casos de problemas del tracto urinario, siendo los más comunes:

  • Disuria: dificultad o dolor al orinar
  • Polaquiuria: aumento de la frecuencia de la micción
  • Hematuria: sangre en la orina.
  • Periuria: orinar fuera de la caja de arena
  • Exceso de aseo: especialmente alrededor del perineo.

En algunos gatos machos con cistitis, el bloqueo uretral también puede ocurrir. Esto como resultado de una inflamación severa y el espasmo de los músculos que rodean la uretra, o si se desarrolla un tapón uretral.

Muchos gatos desarrollan episodios recurrentes de los signos clínicos. Es posible que se desarrollen con bastante rapidez y, a menudo, disminuyan y se resuelvan de forma natural en un plazo de 5 a 10 días, y luego vuelvan a aparecer.

Esta condición puede provocar una inflamación severa de la vejiga y engrosamiento de la pared de esta lo que puede dificultad la distinción de un tumor subyacente sin una biopsia.

Diagnóstico de la cistitis en gatos

Es importante destacar que, en la actualidad, no existe una prueba de diagnóstico que confirme que un gato padece cistitis. Esto significa que solo se puede hacer un diagnóstico excluyendo otras causas reconocidas de problemas del tracto urinario. Esto significa que los gatos deben ser investigados a fondo a través de:

  • Análisis y cultivo bacteriano de muestras de orina.
  • Radiografías de la vejiga (incluidos estudios de contraste)
  • Posiblemente ecografía de la vejiga.

Solo cuando se excluyen las causas reconocidas de otras condiciones se puede alcanzar un diagnóstico de FIC.

En los gatos con cistitis el análisis de una muestra de orina puede mostrar la presencia de sangre y células inflamatorias, pero no hay una causa subyacente reconocible para explicar estos cambios. También es común encontrar evidencia microscópica de cristales en las muestras de orina.

Sin embargo, estos cristales no son la causa de la cistitis (inflamación de la vejiga) y se pueden encontrar en gatos con y sin esta condición. Esto porque los gatos a menudo producen una orina muy concentrada dentro de la cual se pueden formar los cristales.

Tratamiento

Si se diagnostica una cistitis en gatos relacionada con el estrés, el tratamiento generalmente consiste en el alivio del dolor, la relajación del músculo de la vejiga y las glucosaminas. Estas parecen aliviar el dolor de la capa interna de la vejiga.

También se recomienda que los gatos que son propensos a la cistitis se alimenten solo con alimentos húmedos. Se sabe que la ingesta total de agua para el paciente es mejor cuando se administran alimentos húmedos, ya que la orina más diluida puede ayudar a prevenir nuevos episodios de cistitis.

Si es posible, se pueden agregar pequeñas cantidades de agua a la comida húmeda. O se puede alentar al gato a que beba al condimentar el agua con pequeñas cantidades de caldo de pollo sin sal. Cualquier cosa que aumente el consumo de agua en tales gatos es beneficiosa.

Los gatos machos que no pueden orinar a menudo necesitan un tratamiento mucho más intensivo. Por lo general, estos pacientes necesitan sedación de emergencia o anestesia general para permitirnos desbloquear la vejiga y lograr el flujo de orina.

En algunos casos, especialmente si el problema se ha pasado por alto durante un tiempo, es posible que sea necesario un cuidado intensivo durante varios días. Lamentablemente, no todos los gatos con esta afección logran salir adelante. Cuanto antes se trate la condición, mejor.

Medicamentos utilizados para el manejo de la cistitis

Esta no es principalmente una enfermedad sensible a los medicamentos. Pero en algunos casos la terapia con medicamentos puede tener algunos beneficios adicionales. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos deben usarse solo si los cambios en la dieta y el medio ambiente no han logrado resolver la situación.

Reemplazos de GAG

En teoría, si la capa de GAG que recubre la vejiga es deficiente, la reparación debería ser beneficiosa. Hay varias formas orales o inyectables de GAG que están disponibles. Estos son generalmente seguros de usar (bajo la guía de su veterinario), pero hay poca evidencia de que esta terapia sea realmente beneficiosa en la cistitis en gatos.

Antidepresivos tricíclicos

Se han usado medicamentos como la amitriptilina en algunos gatos con cistitis refractaria grave, y pueden ser de ayuda. Tienen una variedad de efectos además de ser antidepresivos, pero también pueden tener efectos secundarios, por lo que deben reservarse para casos graves de cistitis que no responden a otros tratamientos.

Uso de analgésicos

La cistitis en gatos es una condición dolorosa, por lo que en los episodios agudos, y especialmente si el gato muestra signos de incomodidad, el uso de un medicamento analgésico (recetado por su veterinario) puede ser valioso.

Pronóstico

La evidencia reciente sugiere que si se pone suficiente énfasis en aumentar el consumo de agua y enriquecer el ambiente para que los gatos alivien el aburrimiento y el estrés, la mayoría de los gatos con cistitis mejorarán significativamente. En general, los gatos también mejorarán espontáneamente a medida que crecen. Sin embargo, algunos casos muy graves pueden ser más difíciles de manejar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here