Absceso En Los Gatos: Qué Son, Causas Comunes, Síntomas Y Más

155

Al igual que los humanos, las irritaciones de la piel se ven comúnmente entre nuestros amigos felinos. Las pieles felinas, como nuestra piel, pueden ser sensibles y pueden incurrir en muchas de las mismas condiciones, desde erupciones hasta abrasiones y heridas abiertas. Un tipo de afección de la piel, es el absceso en los gatos, aunque común, puede ser alarmante cuando tu mascota desarrolla uno.

No solo son antiestéticas, sino que tu gato puede experimentar otras complicaciones como resultado del absceso. Si descubre que tu gato tiene un absceso, es importante llevarlo al veterinario para una evaluación adicional lo antes posible. El reconocimiento y diagnóstico tempranos pueden ayudar a evitar mayores impactos en la salud de tu gato.

¿Qué es un absceso en los gatos?

En pocas palabras, un absceso se puede describir como un “bolsillo de pus” ubicado en algún lugar dentro o sobre el cuerpo. Típicamente, un absceso se describe con más detalle utilizando su ubicación anatómica. Por ejemplo, un absceso abdominal ocurre dentro de la cavidad abdominal mientras que un absceso subcutáneo ocurre debajo de la superficie de la piel.

Si un absceso no está ubicado dentro de una cavidad corporal o profunda dentro del tejido, generalmente aparece repentinamente como una hinchazón o bulto doloroso que puede ser firme y cálido al tacto, o blando como un globo de agua. Los abscesos pueden ser grandes o pequeños y con frecuencia causan enrojecimiento si es visible debajo de la piel. En algunos casos, un absceso se rompe, descargando una secreción de olor desagradable o puede causar la destrucción local del tejido.

Síntomas del absceso en los gatos

Los abscesos en los gatos suelen ser dolorosos para tu gato y, si no se tratan, pueden provocar afecciones graves e incluso mortales, como el virus de la inmunodeficiencia y el virus de la leucemia felina (FeLV). Un gato con un absceso a menudo tendrá fiebre, incluso si el absceso se ha roto y drenado hacia el exterior del cuerpo.

Si el absceso en los gatos estuviera localizado dentro del cuerpo, en el hígado, por ejemplo, se esperaría fiebre, y podría haber una complicación adicional de una infección interna diseminada o bacterias en el torrente sanguíneo.

Las infecciones del torrente sanguíneo pueden ocurrir si el absceso se ha roto internamente. Es importante buscar atención veterinaria inmediata tan pronto como note alguno de los siguientes síntomas:

  • Señales de dolor, como patear el absceso o cojear
  • Pérdida de pelo en la zona del absceso
  • Mal aliento
  • Hinchazón de la cara o encías.
  • Piel enrojecida, inflamada o inflamada
  • Pus o sangre en la piel.
  • Picazón excesiva
  • Sangrado de las encías
  • Pérdida de apetito
  • Babeando
  • Fiebre
  • Letargo

No todos los gatos mostrarán síntomas notables y, cuando encuentre el absceso, se habrá roto. Esto sucede cuando parte del tejido cercano a la lesión muere, creando un agujero en el que se acumula pus. Pus contiene una mezcla de tejido muerto, glóbulos blancos y bacterias. La acumulación de pus debajo de la piel crea presión sobre la piel, que se rompe y hace que el absceso se drene.

Si se ha drenado, es posible que note una descarga espesa, de color amarillo y con olor desagradable y un orificio en el área del absceso. Si el absceso está muy por debajo de la piel, es posible que note una muesca cuando se aplica presión en el área de la hinchazón. Los abscesos ocurren con mayor frecuencia alrededor de la cabeza, el cuello, las extremidades, la espalda y la base de la cola.

Tipos de absceso en los gatos

Existen varias causas para el desarrollo de un absceso en los gatos. Estas incluyen heridas por mordedura, traumatismo por lesiones penetrantes, problemas dentales y algunas afecciones que pueden predisponer a un gato al desarrollo de abscesos, como la inmunosupresión de medicamentos.

Causas de absceso en los gatos

La causa más común de absceso en los gatos es una infección bacteriana por una herida punzante, generalmente una mordedura de otro gato durante una pelea de gatos. Se sabe comúnmente que incluso las bocas de gatos saludables contienen muchas bacterias.

Cuando un gato muerde a otro gato y perfora la piel, se introducen bacterias en la herida resultante. La herida se infecta y, dependiendo de las bacterias involucradas y de la profundidad de la picadura, se puede producir un absceso. Ciertas especies bacterianas se ven a menudo en la formación de abscesos, y éstas incluyen:

  • Bacterias formadoras de pus como Staphylococcus, Escherichia coli, ciertas especies de Streptococcus, Pseudomonas, Mycoplasma, Pasteurella multocida, Corynebacterium, Actinomyces, Nocardia y Bartonella.
  • Bacterias que solo pueden vivir y crecer en ausencia de oxígeno, como Bacteroides, Clostridium y Fusobacterium

Los abscesos dentales se forman cuando las bacterias invaden la raíz de un diente dañado o fracturado. El daño permite que las bacterias invadan y causen el absceso. Las bacterias también pueden causar daños en los tejidos que conducen a un absceso si el diente de un gato se rompe o si hay una lesión que hace que las encías se rasguen.

Las lesiones penetrantes de objetos inanimados como palos, cercas u otros objetos afilados también pueden introducir bacterias que normalmente se encuentran en la piel de un gato en la herida y conducir a la piel o abscesos internos. Además, haber tenido una infección previa en el sitio aumenta las posibilidades de otro absceso si las bacterias vuelven a entrar en el área.

Diagnóstico de un absceso en los gatos

Su veterinario podrá hacer un diagnóstico preliminar después de un examen físico inicial basado en la presencia de síntomas y la aparición de irritaciones en la piel. Este examen físico generalmente será suficiente para hacer un diagnóstico, sin embargo, su veterinario puede optar por utilizar pruebas adicionales.

Tales pruebas pueden incluir un cultivo bacteriano o examinar el fluido descargado bajo un microscopio. Estos métodos son particularmente útiles si el absceso es difícil de diagnosticar. Su veterinario también puede tomar una radiografía en el caso de los abscesos dentales para comprender mejor la gravedad del absceso.

Para ayudar con el diagnóstico, asegúrate de informar a su veterinario sobre la extensión y la duración de los síntomas de tu gato, así como las actividades al aire libre de su gato y cualquier historial previo de absceso o infección.

Tratamiento de absceso en los gatos

El tratamiento generalmente involucra la limpieza y la aplicación de lanzas a la piel y luego un régimen de antibióticos. Dependiendo de su tamaño y alcance, la punción del absceso puede requerir que su veterinario ponga a tu gato bajo anestesia general para poner un drenaje en su lugar. Este drenaje evita que la herida se cierre nuevamente, sellando la infección en el interior.

En el caso de los abscesos dentales, su veterinario resolverá el problema en particular a través de un conducto radicular, extracción o salvar el diente afectado. También se pueden recomendar cambios en la dieta, pero su veterinario trabajará contigo para determinar un plan basado en las necesidades específicas de tu gato.

Los antibióticos generalmente se recetan durante al menos tres semanas para los abscesos dentales y de la piel para asegurar que la infección se elimine por completo. En algunos casos, su veterinario también puede prescribir medicamentos para el dolor para ayudar a aliviar el sufrimiento de tu gato.

Para la mayoría de los abscesos, el pronóstico generalmente es bueno con tratamiento inmediato. Sin embargo, eso dependerá de la gravedad del absceso en los gatos y de si surgiera alguna complicación como resultado. Siga las instrucciones de tratamiento de su veterinario de manera explícita y debería ver la curación completa en dos semanas y una mejora en unos pocos días.

Sin embargo, asegúrese de observar a su gato de cerca para no permitirle irritar o perturbar el sitio de drenaje. Hacerlo demorará la recuperación y aumentará los costos del veterinario, ya que será necesario reemplazar el drenaje. Es probable que su veterinario programe una cita de seguimiento dentro de dos a cinco días de comenzar el tratamiento para eliminar el drenaje.

Aun así, no dude en contactar a su veterinario si la condición de su gato no parece estar mejorando con el tratamiento o si nota alguna hinchazón alrededor del sitio de la cirugía.

Si comienza a ver una mejoría en el comportamiento de tu gato y en la apariencia del absceso, es importante que continúe administrando los antibióticos que le administró su veterinario. La interrupción temprana del tratamiento podría dar lugar a una recurrencia agresiva de la infección.

Prevención de absceso en los gatos

Una vez que tu gato haya sanado, su veterinario probablemente recomendará medidas preventivas para ayudar a evitar una recurrencia. Para los abscesos de la piel, asegúrate de controlar o limitar las actividades al aire libre de su gato. Esto es particularmente importante si se sabe que tu gato participa en peleas con otros gatos.

Para los abscesos dentales, una buena higiene bucal es clave para la prevención. Esto implicará cepillar los dientes de su gato con frecuencia, dándoles golosinas dentales, eliminando hábitos dentales dañinos como masticar juguetes o alimentos duros.

Dado que los gatos que permanecen en el interior no corren el riesgo de que el gato u otras mordeduras de animales, excepto en un hogar con varias mascotas, es particularmente importante vigilar de cerca a los gatos que están al aire libre.

Si eliges dejar que tu gato salga afuera regularmente, es crucial examinarlo con frecuencia para detectar raspaduras o heridas nuevas. Esto puede ayudar en la detección temprana. Algunos otros consejos para ayudar a prevenir los abscesos y las infecciones incluyen:

  • Mantenga a su gato al día con su vacuna contra la rabia.  Los abscesos suelen ser el resultado de una “herida por mordedura de origen desconocido”. En otras palabras, su gato no puede decirle con quién o con qué se peleó, por lo que no sabrá qué evitar en el futuro. La mayoría de los estados tienen protocolos rígidos cuando se trata del estado de la rabia y las cuarentenas.

Si tu gato está debidamente vacunado, es posible que se requiera un refuerzo contra la rabia después de sufrir una mordedura misteriosa. Si no está vacunado, puede ser puesto en cuarentena.

  • Mantén todas las otras vacunas al día.  Además de introducir bacterias en una herida, las mordeduras de gato, en particular, pueden transmitir enfermedades graves, incluidos los virus que causan la leucemia felina (Felv) y FIV (SIDA felino). Asegúrese de que su gato al aire libre esté al día con todas las vacunas en todo momento. Un lapso en el calendario de vacunación podría ser costoso para tu felino.

A pesar del tratamiento veterinario rápido y apropiado, algunos abscesos pueden requerir días de hospitalización o atención de heridas y, en ocasiones, incluso cirugías múltiples. Si tu gato fue atacado por un animal salvaje o salvaje, o está en un estado debilitado, las heridas pueden ser potencialmente mortales. Hacer todo lo posible para prevenir o limitar el daño de un absceso ayudará mucho a tu gato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here